Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Festival de las Linternas
Al este de la ciudad Sol Rojo, se encontraba el Río del Jade Cristalino, de unos cincuenta metros de ancho, cuya agua era suave y traslúcida, y sus orillas estaban bordeadas por varios sauces verdes que emitían un característico reflejo verdoso en el agua, lo que lo convertía en un lugar con una grandiosa vista, ideal para relajarse. Al anochecer, gran cantidad de personas visitaba el lugar. A unos cinco mil metros alrededor del Puente de la Luna Sombría, que cruzaba el río, podían encontrarse muchísimas linternas de distintos colores y tonalidades. Algunas incluso parecían ser más brillantes que las estrellas en el cielo. Varias linternas colgaban de los sauces que bordeaban el Río del Jade Cristalino. A ambos lados del puente, se instalaron puestos de venta de linternas, así como otros puestos con diversidad de bocadillos. Luego de cenar, Bai Yunfei y los demás se acercaron al lugar donde se celebraba el Festival de las Linternas. Al llegar, el grupo se dispersó, y cada uno fue a su zona preferida. Intencionadamente o no, la multitud terminó 'juntando' a Bai Yunfei y Tang Xinyun, que fueron acompañados por Huangfu Rui, naturalmente. Bai Yunfei y Tang Xinyun estaban caminando a la par, abriéndose paso entre la multitud, mientras recorrían lentamente el lugar. Huangfu Rui, entretanto, tarareaba una melodía mientras avanzaba, viendo las distintas linternas a su alrededor, sosteniendo a su vez una con forma de pez en una mano y una manzanita confitada en la otra. Xiao Rourou no se separaba de su lado, mientras que el ave penumbra veloz volaba libremente sobre sus cabezas. Los tres continuaron caminando por las afueras de la ciudad, admirando las distintas linternas. Luego participaron en un juego de adivinanzas, ganando otra linterna de pez rojo para Huangfu Rui. "Casi lo olvido, Xinyun. Te agradezco lo que hiciste por mí hace dos meses cuando estuve en coma debido a mi avance al reino de Ancestro de Alma. Gracias por cuidar de mí". Tang Xinyun se sorprendió ante el comentario. Sacudiendo suavemente la cabeza, le mostró una sonrisa nerviosa a Bai Yunfei. "¡Eso fue hace mucho tiempo! ¿Por qué sacas el tema tan de repente? No hay nada que tengas que agradecerme. Después de todo, tú has hecho mucho más por mí, ¡me salvaste la vida!" "Uh… No era un intercambio de favores. Además, aunque aquella vez te he ayudado, no creo que algo así haya 'salvado tu vida'", dijo Bai Yunfei, decidido. "Sin importar qué suceda, definitivamente debo agradecerte de algún modo. ¡Ya sé! ¿Qué tal si eliges algún objeto? Te lo regalaré como agradecimiento". "Bueno…" Ante la mirada seria de Bai Yunfei, Tang Xinyun fue incapaz de negarse. Luego de pensarlo, sus ojos se iluminaron. "De acuerdo, ya pensé en uno". "Ah, ¿sí? Espero que no sea algo muy extraño, así no tendré que buscarlo". "No tienes que buscarlo. Mi regalo está aquí, conmigo". Bai Yunfei se sorprendió al escucharla. "¿Que ya está contigo? ¿A qué te refieres?" Tang Xinyun realizó un ligero movimiento con su mano derecha, y un pequeño objeto apareció en su interior: "Es esto". Echando un vistazo, Bai Yunfei logró identificar un pequeño pájaro de madera tallada del tamaño de la palma de la mano de Tang Xinyun. Sus alas estaban desplegadas, y su pico ligeramente abierto, como si estuviese emitiendo una alegre melodía antes de prepararse para salir volando. "Eso es…", murmuró Bai Yunfei, desconcertado. La escultura de madera le parecía familiar, pero no era capaz de recordar por qué. Tang Xinyun dejó salir una pequeña risa. "¿Lo olvidaste? Tú me dejaste esto cuando nos conocimos en la ciudad Roca Boscosa. ¡Je, je! Como te fuiste tan rápido, no tuve tiempo de devolvértelo, así que he estado guardándolo desde entonces. Por alguna razón, lo he recordado ahora". "¿La ciudad Roca Boscosa?", dijo Bai Yunfei, aturdido. "¡Oh, ya recuerdo! Lo compré en las calles de la ciudad Roca Boscosa. Entonces, Jing Mingfeng me tendió una trampa, y la tía Zhao… Uh, bueno… En un descuido, te dejé esta escultura…" Al recordar la complicada posición en la que Jing Mingfeng lo había dejado en aquella ocasión, Bai Yunfei no pudo evitar sentir algo de ira, ¡y unas ganas incontrolables de volver a darle una paliza! ¡Esa situación no podía haber sido peor! "Bueno, hablando de eso… Cuando te conocí… Uh… Ahora que recuerdo, esa vez fue cuando Jing Mingfeng se hizo pasar por ti…" Tang Xinyun tapó su boca con una mano, dejando escapar una pequeña risa. "Por cierto, ¿qué conseguiría él al incriminarte? Aún no logro entenderlo". "¡Soy inocente, lo juro! Cuando llegué a la ciudad Roca Boscosa por primera vez…" Bai Yunfei le contó toda la historia, desde la vez en la que él y Jing Mingfeng se conocieron, hasta el momento en que fue víctima de su ‘venganza’, metiéndolo en problemas con la tía Zhao. Al escuchar la historia, Tang Xinyun miró a Bai Yunfei con asombro. "Yunfei… Eres… una muy buena persona. Si le hubiese ocurrido lo mismo a algún otro cultivador de Alma, Jing Mingfeng la habría pasado aún peor. Tú no sólo fuiste capaz de perdonarlo, sino también… te hiciste su amigo…" Bai Yunfei dejó salir una risa nerviosa. "Je, je… Si no hubiese recuperado el anillo interdimensional, definitivamente no se la habría dejado pasar. Pero ese no fue el caso, no había necesidad de complicar más el asunto, ¿no crees? Eso es lo que pensaba… Además, ya que todos hemos pasado un tiempo juntos, ¿qué es lo que piensas de Jing Mingfeng, como persona?" Luego de pensarlo por unos momentos, Xinyun tomó la palabra: "De hecho, Jing Mingfeng no es una mala persona, y no me arrepiento que nos hayamos hecho amigos… Pero no existe mucha gente que haga lo que tú hiciste. Eso te hace especial… Puede que para otros sea algo tonto, pero a mí me gusta…" De repente, Tang Xinyun se detuvo. Extrañado, Bai Yunfei preguntó: "¿Te gusta…?" "¡Q-quiero decir que admiro mucho tu forma de pensar!", concluyó Tang Xinyun. "Oh". "¡Hermano Sombrero de Paja, hermana Yun! ¡Miren! ¡Hay una torre brillante frente a nosotros!" Al escuchar una voz risueña, ambos levantaron la mirada para ver a una Huangfu Rui emocionada a unos diez metros delante de ellos, señalando en dirección al río con la manzanita confitada en su mano. Mirando en la dirección a la que señalaba, Bai Yunfei logró ver una gran torre luminosa en medio del Río de Jade Cristalino. Debido a la distancia, le fue difícil calcular el tamaño de la misma, pero pudo estimar que tenía, al menos, unos treinta metros de altura. Incapaz de decirle que no a una curiosa Huangfu Rui, Bai Yunfei sonrió. "¿Vamos a echar un vistazo?" "Hmm… De acuerdo, ¡vamos!", respondió Tang Xinyun, devolviéndole la sonrisa. No tardaron mucho tiempo en llegar al epicentro del festival de las linternas, donde se encontraba el Puente de la Luna Sombría. El número de visitantes en esa zona duplicaba fácilmente al del área del festival. Sin embargo, debido al vasto espacio, no había tanto abarrotamiento. Aun así, de vez en cuando, Bai Yunfei utilizaba su mano derecha para abrir el paso entre las personas, intentando evitar que tanto Tang Xinyun como Huangfu Rui quedasen rezagadas. Cuando llegaron al edificio, los tres comprobaron que se trataba de una especie de faro, construido con linternas de distintos colores.
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500