Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Pasando el Rato
"Has oído bien. Acaba de ser aceptado como discípulo directo del antiguo líder Zi Jin, volviéndose así mi superior", respondió Fei Nian con impotencia. Aún no podía tragarse ese hecho. Bai Yunfei asintió ligeramente a Sima Dong. "Sólo es una generación. Aún nos tratamos como si fuésemos compañeros, hermano Sima. Gracias por ayudarnos". Sima Dong miró al sonriente Bai Yunfei frente a él, incapaz de recuperarse de la conmoción producida al recibir semejante noticia. ¡Era el nuevo discípulo directo del antiguo líder de la secta Alquimia! Si se tratase de otras sectas, como Viento y Trueno de los Cinco Elementos, los comentarios sobre tal suceso habrían llegado a cada rincón del continente. Sin embargo, la secta Alquimia había actuado con excesiva discreción, excepto por la asamblea anterior. Sima Dong, probablemente era el primer ‘forastero’ de la secta Alquimia en enterarse de ello. Debido a su amistad con Fei Nian, sabía que él no bromearía con algo así. Dándose cuenta que había estado divagando durante varios segundos, Sima Dong se apresuró a mirar fijamente a Bai Yunfei, sacudiendo su mano. "N-no hace falta que me agradezca, sólo fue una pequeña ayuda, se-señor Bai… uh…" Sima Dong se avergonzó un poco al no saber cómo debía dirigirse a Bai Yunfei. Percatándose de la situación, Bai Yunfei esbozó una sonrisa. "No son necesarias las formalidades, hermano Sima. Como he dicho antes, podemos tratarnos como iguales para evitar sentirnos incómodos". "¡Ja, ja! De acuerdo. Entonces, te llamaré 'hermano Bai'", respondió Sima Dong, calmándose y hablando con seguridad. "Todos ustedes son amigos de la secta Alquimia, ¿verdad? Ya que se han tomado la molestia de visitar la ciudad Sol Rojo, lo menos que puedo hacer por ustedes es servirles de guía personal. Me encargaré de que disfruten su visita, y prometo hacer lo posible para que se diviertan". Al terminar de hablar, Sima Dong vio que todos estaban algo indecisos. Considerando que su oferta podría haber sido demasiado repentina, cambió sus palabras. "Mi hermana y yo planeábamos visitar el teatro al oeste de la ciudad. Una compañía de ópera muy famosa ha llegado recientemente y los rumores dicen que es muy buena. Soy un gran aficionado a ese tipo de cosas, ¿les gustaría acompañarnos?" "¿Realmente son tan buenos? ¡Entonces, no me lo puedo perder! ¡Vamos a verlo!" Para sorpresa de todos, el primero en acceder a la oferta, casi sin dudarlo, fue Fei Nian. Extrañado, Bai Yunfei lo miró de reojo, notando que la atención de Fei Nian estaba fija en Sima Yue, comprendiendo así sus intenciones. Entonces decidió seguir explorando la ciudad por su cuenta. Yunfei visitó varias tiendas de materiales de forja, pero no visitó las de objetos de Alma. Después de todo, al formar parte de la secta Alquimia, ¿quién necesitaría comprar esas cosas? Sin saber a dónde ir, Bai Yunfei estuvo vagando por la ciudad por el resto de la tarde. Durante el anochecer, fuera del restaurante Fragancia Carmesí, en el centro de la ciudad… Tang Xinyun, Ye Zhiqiu, Si Kongxian y los demás caminaban en dirección al restaurante, conversando alegremente. Sin embargo, junto a Tang Xinyun había una joven alta con un vestido largo, color carmesí, charlando en voz baja con ella. Ocasionalmente, giraba la cabeza para dirigirse a Ye Zhiqiu, a su otro lado. Esta joven resultó ser la cuarta hermana mayor del Pico Este en la secta Alquimia, Ling Yiyi. Tan pronto como entraron al restaurante, lograron ver a Sima Dong, Fei Nian y los demás, saludándolos; ellos habían llegado antes. Sima Dong esbozó una sonrisa y dijo: "Hermano Ye, señorita Tang, han llegado en el momento indicado. Ya he reservado el restaurante. Deben estar algo cansados luego de caminar durante tanto tiempo, ¿verdad? ¡Entren, entren!" Tang Xinyun asintió ligeramente. "Siento las molestias". "No te preocupes, no es nada. Por cierto, ¿la joven es…?" "Oh, ella es la hermana mayor Ling Yiyi. Me encontré con ella en el camino. ¿Le importa si nos acompaña?" "No hay ningún problema. No puedo esperar para darle la bienvenida". Sima Dong saludó cordialmente a Ling Yiyi. "Por cierto, ¿por qué aún no ha llegado el hermano Bai?" "No lo sé. No hemos vuelto a ver al hermano Bai", dijo Mo Xiaoxuan, negando con la cabeza. El único que faltaba era Bai Yunfei… "¡Por aquí!" Una voz se oyó a lo lejos y el grupo logró divisar una figura saltando desde el tejado de enfrente, aterrizando frente a ellos. Se trataba de Bai Yunfei. Esta repentina 'caída del cielo' hizo que varias personas a su alrededor se sobresaltaran. "Hermano Bai, ¿qué…?", balbuceó Sima Dong, desconcertado. Luego de toser torpemente un par de veces, Bai Yunfei empezó a hablar, sonriendo despreocupadamente: "Como me alejé demasiado, temía llegar tarde, así que tomé un pequeño atajo". "Ya veo…", murmuró Sima Dong, sin superar el desconcierto. Dejando el tema de lado, continuó: "Ya que el hermano Bai también ha vuelto, entremos". "Sí, entremos. Muero de hambre", dijo Bai Yunfei, mirando a la multitud. Al ver a Ling Yiyi, ligeramente nerviosa, se sorprendió. "Hermana Ling, no esperaba verte por aquí". Como Bai Yunfei ya llevaba bastante tiempo en la secta Alquimia, ya se había familiarizado con los demás discípulos, especialmente con los discípulos directos ya que se veían con mayor frecuencia. Ling Yiyi sonrió a Bai Yunfei y respondió: "Estaba comprando algunas cosas y me encontré con la hermana menor Tang. Ella me comentó que todos ustedes vendrían aquí, y me invitó a acompañarlos". "Oh, ya veo…" Bai Yunfei dio una mirada a Ye Zhiqiu, junto a ella. Existía el rumor que Ye Zhiqiu y Ling Yiyi tenían una muy buena relación. Finalmente, todos entraron al restaurante, dirigiéndose a una habitación grande y lujosa. Antes de llegar a la ciudad, el grupo era de once personas. Sin embargo, con la aparición de Sima Dong, Sima Yue y Ling Yiyi, terminaron siendo un total de catorce. Poco tiempo después de haberse acomodado en sus asientos, varios platillos deliciosos fueron llevados a la mesa. Aunque la comida de la secta Alquimia era buena, no podía compararse con los manjares que se servían en un restaurante de lujo. Además, todos estaban hambrientos. "Por cierto, esta noche habrá un festival de linternas. ¿Les gustaría ir a verlo?", preguntó Sima Dong. "¿Un festival de linternas?" Zhang Sanxian reveló cierto interés. "He oído de ese tipo de cosas. He visto a algunas personas instalándose cuando regresábamos. ¿Por qué no vamos a echar un vistazo? ¡Parece entretenido!" "¡Bien! Entonces, ¿por qué no vamos todos? Será la mejor forma de terminar con un gran día como este", dijo Fei Nian. Todos descubrieron sus intenciones al notar que sus ojos estaban fijos en Sima Yue. "¡Quiero ir, quiero ir! ¡Quiero ver las linternas!", exclamó Huangfu Rui, alegremente. Como nadie pareció oponerse a la idea, todos giraron para ver a Bai Yunfei. Al final simplemente sonrió y dijo: "Parece que todo está decidido. Vayamos cuando oscurezca".
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500