Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Un Pequeño Entrenamiento
La expresión de Chen Huanghua cambió por un momento al ver a Bai Yunfei y Tang Xinyun caminando juntos y, después que sus ojos parpadearan varias veces, de pronto dijo en voz alta: "¡Hermano mayor Bai, espera un momento!" Bai Yunfei frunció el ceño y detuvo el paso. "¿Qué ocurre, hermano Chen?" Chen Huanghua dudó durante unos segundos y apretó su puño. "Aprendí mucho la última vez que me enseñaste y esta vez, mi fuerza ha aumentado ligeramente, por lo que me gustaría entrenar contigo de nuevo". "Uh, ¿todavía quieres pelear?" Bai Yunfei estaba atónito, negándose rotundamente. "La asamblea de la secta está a punto de comenzar, creo que es mejor dejar eso del entrenamiento por ahora. Pero tal vez podamos hablar después". Chen Huanghua dijo: "Sólo serán unos cuantos movimientos. Además, la hermana mayor Tang está aquí, así que podemos pedirle que nuestra juez. ¿El hermano mayor Bai tiene miedo de perder porque ahora soy un Ancestro de Alma?" "¿Oh? Realmente alzaste el reino de Ancestro de Alma". Bai Yunfei se sorprendió un poco, pero al mismo tiempo, también estaba desconcertado porque el joven había mencionado a Tang Xinyun. Giró la cabeza y pudo ver la mirada indefensa de la chica. Luego volteó a ver la mirada ligeramente hostil y celosa de Chen Huanghua. Inmediatamente entendió lo que estaba pasando: Chen Huanghua era un pretendiente de Tang Xinyun, por lo que Bai Yunfei representaba una piedra en el camino. "¿Te atreves o no, hermano mayor Bai?" Chen Huanghua esperaba que Bai Yunfei se retirara del desafío después de escuchar que era un Ancestro del Alma, pero en vez de eso, Yunfei parecía como si estuviera ansioso por pelear. Después de su primera derrota a manos de Bai Yunfei, la vergüenza que sintió Huanghua fue muy grande, por lo que tan pronto como regresó a su dormitorio, se encerró para dedicarse a su cultivación durante dos meses enteros. Estaba tan confiado que empezó a mirar con desprecio a Bai Yunfei de nuevo y ahora estaba abrumado por una gran cantidad de celos, pensando que podría usar su gran fuerza para derrotarlo y recuperar la dignidad que había perdido antes. A Huanghua le llevó unos días más en consolidar su fuerza después de su gran avance. Justamente acababa de salir de su habitación el día anterior, por lo que no sabía sobre lo que Bai Yunfei hizo en el acantilado y mucho menos sobre el aumento de su fuerza. "Bien, entonces pelearé contigo de nuevo". Bai Yunfei se estiró un poco mientras pensaba. "Será difícil para ti. Te usé para demostrar mi fuerza la última vez y ahora te usaré para probar mi poder actual, así que no tendré piedad contigo". En ese momento, repentinamente se escuchó una voz. "Bai Yunfei, finalmente pude encontrarte, pelea conmigo, ¡quiero demostrarle a nuestro hermano menor que soy mejor que tú!" Bai Yunfei giró la cabeza sólo para ver a Fei Nian con quien no se había encontrado desde hace mucho tiempo. Yunfei no pensó mucho el asunto y dijo: "¿Tú también quieres pelear? Muy bien… ¡Vengan!" "¿Eh…?" Fei Nian estaba un poco desconcertado. Antes que pudiera decir algo, Mo Xiaoxuan se acercó corriendo y le susurró algo. "Oh, ¿ellos dos van a pelear?" dijo Fei Nian, luego miró a las dos personas que estaban frente a él y se dijo a sí mismo: "¿No es ese hombre Chen Huanghua, un discípulo interno del Pico Oeste? He oído que rompió en el reino de Ancestro de Alma poco tiempo. También es considerado el mejor entre los discípulos internos. Es poderoso, tal vez lo deje probar primero la fuerza de Bai Yunfei". Bai Yunfei ya se encontraba en el reino de Ancestro de Alma, lo que Fei Nian naturalmente sabía, pero la razón por la que aún se atrevía a desafiarlo en este punto era porque él también alcanzó dicho reino". A diferencia de Chen Huanghua, su avance no fue significativamente difícil. De hecho, ya estaba a punto de romper en el reino de Ancestro de Alma desde hace mucho tiempo, pero si no lo hizo antes, es porque no quería. La razón se debía a que, al abrirse paso a otro reino, se tenía una valiosa oportunidad para aumentar la Vinculación de Alma, consiguiendo un mejor desempeño en el uso de objetos ligados al Alma. Este tipo de razones diferenciaban a los discípulos de la secta Alquimia con otros cultivadores de Alma, ya que estos los últimos generalmente estaban ansiosos por mejorar pronto, mientras que los discípulos de la secta Alquimia suprimían ese deseo y esperaban el mejor momento para hacerlo. En ese momento, Fei Nian no sólo había duplicado su propia fuerza, sino que también aumentó el poder de su objeto ligado al Alma, por lo que estaba lleno de confianza. Aunque se sorprendiera por los logros pasados de Bai Yunfei, Fei Nian estaba seguro que podría derrotarlo con su gran experiencia. Sin embargo, él ignoraba que Bai Yunfei había refinado un objeto primario de Alma. Bai Yunfei y Chen Huanghua se encontraban a una docena de metros de distancia. Mientras que Chen Huanghua tenía una expresión seria y concentrada, Bai Yunfei lucía más tranquilo y sin la más mínima intención de atacar primero, esperando con calma a que su contrincante diera inicio al combate. Chen Huanghua analizó la situación por unos momentos, porque, aunque confiaba en su fuerza, no se atrevería a ser descuidado como la última vez. Chen Huanghua sacó su gran espada Corta Rocas mientras concentraba una gran cantidad de Fuerza de Alma que dejó sorprendidos a los discípulos a su alrededor. Después de unos segundos más, Chen Huanghua vio que Bai Yunfei era increíblemente arrogante al no sacar su lanza Punta de Fuego, y entonces cargó contra él. Estando muy cerca de Yunfei, Huanghua lanzó un corte vertical. Era la misma apertura que usó en la última batalla, pero ahora ese ataque tenía más poder y velocidad. A medida que la espada se acercaba, algunos de los espectadores incluso lanzaron gritos involuntarios de alarma, hasta Chen Huanghua comenzó a dudar si retirar o no su golpe. Pero, de pronto, Bai Yunfei comenzó a agitar su mano derecha e instantáneamente, un deslumbrante brillo naranja apareció sobre su cabeza y con un ligero temblor, se reveló una barrera color naranja delante de él. ~¡PaM!~ Un fuerte sonido resonó cuando la espada chocó con la barrera, haciendo retroceder a Chen Huanghua. "¡Cómo es eso posible!" Con un furioso rugido, Chen Huanghua una vez más atacó a Yunfei con un corte en horizontal. ~¡PaM!~ Aunque el Escudo de Tierra se deformó un poco cuando la espada lo golpeó, de nuevo hizo retroceder a Chen Huanghua. ~¡PaM!~ ~¡PaM!~ ~¡PaM!~ Sin detenerse, Chen Huanghua golpeó tres veces con su espada de forma consecutiva, pero todo fue en vano. Chen Huanghua lanzó otra docena de ataques continuos, pero ni uno fue capaz de romper el Escudo de Tierra. El cuerpo de Bai Yunfei era como un pino, fijo en el mismo lugar donde estaba de pie y con los brazos cruzados mientras miraba la barrera con satisfacción. Bai Yunfei tenía una sonrisa mientras miraba a Chen Huanghua, que ya se había retirado unos metros. "Hermano mayor Chen, ¡es mi turno de atacar!" Su mano derecha se levantó como si estuviera dirigiendo algo y de acuerdo con su movimiento, la barrera se disipó. La energía elemental de Tierra que había estado cubriendo el ladrillo fue engullida por la de Fuego, y luego el ladrillo salió disparado hacia Chen Huanghua cuando Bai Yunfei lo apuntó con su dedo. Chen Huanghua se sobresaltó un poco, pero sus movimientos no fueron en absoluto lentos cuando levantó su gran espada para bloquear el ataque. En el momento en que las dos armas estaban a punto de tocarse, el dedo de Bai Yunfei se movió ligeramente, como si operara una cuerda invisible que estaba atada al ladrillo. En respuesta a los temblores de su dedo, el ladrillo cambió su trayectoria y pasó por delante de la espada de Chen Huanghua. La expresión en el rostro de Chen Huanghua cambió repentinamente, aunque se las arregló para levantar su espada y bloquear el ataque. ~¡PaM!~ Con un fuerte impacto, el ladrillo rebotó varios metros mientras que Chen Huanghua retrocedió involuntariamente tres pasos seguidos. "¡¿Qué poder es ese?!" Chen Huanghua estaba atónito. Sin embargo, no sabía que Bai Yunfei había estado reservando su fuerza por miedo a causarle algún daño. Cuando apenas se estaba estabilizando, Chen Huanghua vio volar una vez más el ladrillo rojo, girando alrededor de sí mismo y atacándole por la espalda. Girando su espada para protegerse, Chen Huanghua consiguió bloquear exitosamente antes de retroceder de nuevo por el impacto. ~¡Pow!~ Repentinamente, se escuchó una sucesión de impactos, pero esta vez la situación se invirtió, siendo Bai Yunfei quien atacaba consecutivamente y Chen Huanghua quien se estaba defendiendo. No obstante, la situación por la que pasaba Chen Huanghua era más miserable que la de Bai Yunfei, ya que el Sello del Cataclismo revoloteaba arriba y abajo como una ágil mariposa, buscando una apertura para atacarlo y, aunque Huanghua bloqueaba cada parte de su cuerpo con su gran espada, se encontraba en completa desventaja y sin oportunidad de contraatacar. ~¡Pow!~ Una vez más, Chen Huanghua bloqueó uno de los ataques del Sello del Cataclismo, pero en el momento en que los dos objetos estaban a punto de separarse, una ráfaga de fuego deslumbrante surgió del objeto primario. Las llamas tomaron la forma de una serpiente que se deslizó por la espada de Huanghua, luego envolvió su brazo y al final cubrió todo su cuerpo. Los ojos de Bai Yunfei se iluminaron como la luz del sol. Efecto Adicional de +10: ¡Enredadera Ardiente! Antes que Chen Huanghua pudiera recuperarse de la conmoción de estar enredado en las llamas, el Sello del Cataclismo lo atacó con una deslumbrante bola ígnea. Con un tambaleo de sus pies, Chen Huanghua trató de escapar. Pero en el siguiente instante, se sorprendió al ver que su cuerpo no obedecía sus movimientos. Sus pies se sentían pesados y más lento de lo normal. Levantando su espada gigante, Chen Huanghua se las arregló para bloquear con éxito el ladrillo. Sin embargo, esta vez hubo una diferencia en la colisión: la fuerza detrás del ladrillo era mucho más grande que antes. Esto significó que Chen Huanghua no fue capaz de mantenerse firme y en su lugar fue empujado. ~Whoosh~ Chen Huanghua incrustó su gran espada Corta Rocas en el suelo para usarla de apoyo. No obstante, después de erguirse, todo su cuerpo parecía estar indispuesto a seguir luchan, temblando completamente. Acto seguido, un brillo verdoso apareció por el lado izquierdo del cuello de Huanghua. ¡Una de las hojas Luna Creciente! A diez metros de distancia, Yunfei estaba de pie con una hoja idéntica en su mano derecha, el Sello del Cataclismo sobre su cabeza, y una sonrisa en los labios.
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500