Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Reencuentro
Al posar los ojos en la joven a su lado, vestida de blanco, Bai Yunfei se sorprendió. "¿Es… Tang Xinyun?" Para sorpresa de Bai Yunfei, esa jovencita no era ni más ni menos que Tang Xinyun. Mientras Yunfei permanecía aturdido, Lian Lingmin y Tang Xinyun ya se habían acercado a la escena. La cara de Tang Xinyun expresó la misma sorpresa, demostrando que también lo había reconocido. "¡Oh! Hermano Bai, no pensé que estuvieras aquí. Luego de nuestra despedida anticipada, he escuchado sobre tu excelente rendimiento durante el día de la prueba". Lian Lingmin saludó a Bai Yunfei alegremente, cuando lo vio. "Uh… ¿qué? Oh, lo siento. Hola, hermana mayor". Volviendo a sus sentidos, Bai Yunfei se inclinó ante Lian Lingmin, devolviendo el saludo. Tras asentir alegremente con la cabeza, Lian Lingmin giró la cabeza hacia Tang Xinyun, que seguía a su lado. "Quinta hermana menor, este es el hermano mayor Bai. El mismísimo líder de la secta hizo una excepción para aceptarlo como su discípulo directo. Seguramente, como has estado tanto tiempo cultivándote en solitario, no has podido…" "¿Uh? ¿Qué te sucede, quinta hermana menor?" A mitad de su frase, Lian Lingmin se dio cuenta de la expresión de Tang Xinyun. Al ver una expresión similar en la cara de Bai Yunfei, preguntó: "Acaso… ¿ustedes dos ya se conocen?" "Uh… Lo siento otra vez, hermana mayor. De hecho, sí nos conocemos…" Bai Yunfei sonrió torpemente, antes de dirigirse a Tang Xinyun: "Qué coincidencia, señorita Tang… No esperaba verla por aquí". Recomponiéndose, Tang Xinyun le devolvió una sonrisa a Bai Yunfei. "Señor Bai, no esperaba verlo por aquí. Le agradezco nuevamente por salvarme aquella vez…" "No necesitas agradecerme. Es lo que cualquier persona haría", respondió Bai Yunfei, agitando su mano. "Luego de lo sucedido, le pedí a Tianming que enviase a alguien a buscarla, pero no pudo dar con su paradero. La tía Zhao y usted estuvieron huyendo durante un largo trayecto, por lo visto. No encontraron más peligros luego de eso, ¿verdad?" Saltando rápidamente a otro tema, continuó: "Por cierto, ¿qué sucedió con la tía Zhao? Aquella vez resultó gravemente herida. ¿Se encuentra bien?" "Acciones como esa no las haría cualquier persona". Tang Xinyun suspiró para sí misma. "Gracias por preocuparse. La tía Zhao está bien. Luego de dejarme en la secta Alquimia, se fue directamente a casa". "Esperen, esperen". A un lado, completamente confundida, Lian Lingmin detuvo la conversación entre ellos. "Hermano Bai, quinta hermana menor, ¿se conocen desde hace mucho? ¡Qué coincidencia! ¿De qué hablan? ¿Quién salvó a quién?" "La señorita Tang y yo nos conocimos hace mucho tiempo. Viajamos juntos por un tiempo a través de la provincia Roca del Norte. La señorita Tang vino hasta aquí directamente, pero yo tenía algunos asuntos que resolver. Me sorprende que nuestros caminos se hayan cruzado nuevamente…", explicó Bai Yunfei. Entonces, Tang Xinyun continuó: "En ese entonces, corría peligro. Fue el señor Bai quien me rescató. Luego seguí mi camino hasta llegar a la secta Alquimia". "Oh, eso es…" Lian Lingmin asintió. "Entonces… ustedes dos deben estar unidos por el destino. No sólo lograron entrar en la secta Alquimia, sino que también se volvieron discípulos directos. Sólo puede ser obra del mítico 'destino', ¿no creen?" "Uh…" Agarrándose torpemente el cuello, Yunfei respondió: "Fue casualidad, fue casua…" ~¡Pío!~ El canto de un pájaro se escuchó en el aire. Levantando la cabeza, Bai Yunfei vio a un ave penumbra veloz del tamaño de un gorrión volando hacia él, Xiao Bai, que también se veía alegre de volver a verlo. "¡Oh, Xiao Baibai!", exclamó Huangfu Rui, emocionada, antes de soltar al cerdito blanco y empezar a agitar su pequeña mano en el aire. "¡Xiao Baibai! ¡Baja y ven a jugar conmigo! ¡Volvamos a jugar a la cuerda voladora!" ~¡Pío!~ Xiao Bai, aún en el aire, perdió ligeramente la estabilidad al escuchar las palabras de Huangfu Rui, y empezó a agitar rápidamente sus alas, ¡volando en la dirección opuesta! "¡No te vayas, Xiao Baibai! ¡Si te atrapo, tendrás que jugar con Dai Dai! ¡Vamos, juega con Dai Dai!" Los pies de Huangfu Rui empezaron a emitir un ligero resplandor rojo, e inmediatamente después, empezó a perseguir al pequeño pájaro blanco a gran velocidad, provocándole pavor. El cerdito blanco, al percatarse de esto, dejó salir un sonido amargo, antes de empezar a correr detrás de ella. "¡Dai Dai, no corras! ¡Espérame!" Al ver cómo Huangfu Rui volvía a correr a toda velocidad, Lian Lingmin se sintió abrumada. "Hermano mayor Bai, quinta hermana menor, de seguro tienen muchas cosas de las que hablar. Yo tengo que ocuparme de la hermana menor. ¡Charlen a gusto!", agregó antes de empezar a perseguir a Huangfu Rui, que ya casi había desaparecido. "Uh… Esto…" Bai Yunfei, abrumado por la situación, se apresuró en esbozar una sonrisa. "La hermana menor es realmente linda. Es tan inocente y alegre…" "Bueno, la hermana menor tiene una mente simple, y las personas no pueden evitar querer mimarla. Tanto el líder como el segundo anciano, y el resto de los integrantes de la secta la adoran, y no soportarían verla sufriendo algún daño…", dijo Xinyun. Retirando su mirada, Tang Xinyun continuó hablando con Bai Yunfei, en voz baja: "Por cierto, señor Bai… Sobre lo que sucedió aquella vez, ¿se encuentra bien?" Dándose cuenta que ella se refería a lo sucedido luego de su último encuentro, Bai Yunfei sacudió la cabeza, antes de responder con una sonrisa: "Se preocupa demasiado, señorita Tang. Estoy muy bien". "Es grato saberlo…", suspiró Tang Xinyun, aliviada. En aquella ocasión, pese a que ella quería regresar a buscarlo, había sido detenida por la tía Zhao. Desde entonces, al no recibir información sobre él, estuvo preocupada. Si Bai Yunfei hubiese sido fatalmente herido o asesinado, ella no se lo habría perdonado nunca, seguramente. Evitando profundizar en el asunto, Bai Yunfei cambió repentinamente de tema. "Por cierto, señorita Tang, ¿cuándo llegó a la secta Alquimia? Escuché de la hermana mayor Lian que usted se había vuelto una discípula directa de la tercera anciana. ¿Por qué no la he visto antes?" "Llegué hace unos cincuenta días. Aún faltaba medio mes para que la secta Alquimia empezara las pruebas de iniciación. Fue muy difícil llegar hasta la cumbre para lograr ser una discípula. Por fortuna, conocí a la maestra, que acababa de regresar, y me llevó a la montaña. Tuve suerte que no sólo mi talento de fuego fuera alto, sino también que mi talento de alquimia fuese excepcional. La maestra me aceptó inmediatamente como su discípula directa, algo que, en un principio, no pude creer", dijo Tang Xinyun, lentamente. "Sabes que antes de llegar aquí, yo aún estaba en el reino de Guerrero de Alma en etapa Tardía. Como aún no había roto en el reino Espíritu de Alma, era incapaz de forjar mi propio objeto ligado al Alma. Bajo la tutela de la maestra, aprendí sobre el método para refinar un objeto de Alma en uno ligado al Alma. Entonces, he estado cultivándome en reclusión durante más de un mes. Ayer, finalmente, pude lograr romper en el reino de Espíritu de Alma. Como he estado tanto tiempo recluida, todavía no entiendo varias cosas sobre la secta". "Oh, entiendo…", respondió Yunfei. "Entonces, ¿refinaste un objeto ligado al Alma?" Sonriendo orgullosamente, Tang Xinyun respondió: "Naturalmente. Es una lástima que mi objeto de Alma de grado Tierra no se haya elevado al grado Cielo. Sin embargo, la maestra me dijo que tendría una nueva oportunidad de aumentar el poder del objeto y su grado, por lo que debería concentrarme en cultivarme, así, cuando sea el momento, ella me dará los detalles necesarios". Luego de pensarlo por un momento, Bai Yunfei se percató que ella se estaba refiriendo a aquel espacio misterioso. "No se preocupe, señorita Tang. Hay un lugar especial para ello. Tal y como le dijo la tercera anciana, necesitará prepararse muy bien, si quiere entrar ahí. Estoy seguro que su objeto ligado al Alma podrá ascender, por lo menos, al grado Tierra Medio, o incluso más". Sorprendida, Tang Xinyun indagó: "¿Oh? ¿El hermano mayor Bai sabe sobre ese lugar?" Bai Yunfei asintió con la cabeza. "De hecho, ya he estado en ese lugar. Fue ahí donde refiné mi objeto ligado al Alma. Cuando comencé, ya pertenecía a la etapa Tardía del reino Espíritu de Alma, por lo que perdí mi primera oportunidad de refinación. Por fortuna, el maestro…" Parados en el borde de la montaña, ambos estuvieron intercambiando palabras durante un rato. Bai Yunfei comentó sobre lo sucedido con la familia Ye en la ciudad de Gaoyi, mientras que ella también comentó sobre sus propias aventuras. Ambos se quedaron en ese lugar, hablando como viejos amigos, hasta el mediodía. Mirando al cielo, Bai Yunfei dijo: "Señorita Tang, se está haciendo algo tarde. El maestro me enseñó algunas cosas sobre el arte de la alquimia esta misma mañana, y tengo que regresar…" Tang Xinyun asintió ligeramente. "Oh, cierto. Yo también tengo algo que hacer. Podemos continuar hablando otro día…" "Claro. Después de todo, ambos somos discípulos de la secta. Además, como somos discípulos directos, podremos seguir llevándonos de la misma manera". "Si…", dijo Tang Xinyun. Esbozando una sonrisa malintencionada, continuó: "Hablando de eso… Yo empecé medio mes antes que tú, así que debes llamarme 'hermana mayor'". Al ver cómo Tang Xinyun se alejaba, Bai Yunfei sonrió. "La señorita Tang… parece haberse vuelto más alegre…" "¿Así que hermana mayor, eh?"
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500