Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Una Rotunda Victoria
Aprovechando su conmoción, Chen Huanghua levantó su espada para lanzar un poderoso golpe al indefenso Bai Yunfei. Aunque el ataque iba dirigido al hombro derecho y por ende era fácil de esquivar, Bai Yunfei no podía moverse; de recibirlo por completo, saldría gravemente herido. Después de un breve momento conmoción, Bai Yunfei no entró en pánico como Chen Huanghua había esperado. Mirando la enorme espada, una luz brillante destelló en sus ojos mientras apoyaba la lanza Punta de Fuego en el suelo. Acto seguido, canalizó una poderosa cantidad de Fuerza de Alma en su brazo derecho, haciendo aparecer una cuchilla en llamas. ¡Hoja Flameante! La hoja voló en forma perpendicular desde el brazo de Bai Yunfei. Si ninguno de los dos se detenía, entonces la gran espada golpearía el brazalete Hoja Infernal y la Hoja Flameante a su vez al hombro de Chen Huanghua. La aparición instantánea de la Hoja Flameante causó que los ojos de Chen Huanghua se dilataran. El hecho que algo de aspecto tan aterrador pudiera manifestarse de la nada fue algo sorprendente. Entonces volteó su mano para bloquear con la gruesa hoja de su espada. Al impactar, la cuchilla en llamas se disipó como una ola golpeando una superficie dura y engulló todo el cuerpo de Chen Huanghua en una bola de fuego. Sin embargo, un arco de luz naranja cortó la bola de fuego a la mitad, deshaciéndola y revelando al enojado Chen Huanghua. Dando un paso adelante, se preparó para atacar de nuevo, pero, antes de poder hacer otra cosa, algo lo sorprendió nuevamente. Al sentir una terrible sensación de peligro, vio el rabillo del ojo que una lanza carmesí iba dirigida hacia él. ¡Y en realidad eran dos lanzas! ¡Dos Bai Yunfei iban hacia él, desde la izquierda y la derecha con una lanza en la mano cada uno! "¡Imágenes residuales!" Chen Huanghua se había ‘dado cuenta’ de lo que pasaba a primera vista, pero de igual forma, no pudo reconocer cuál era el real. "¡Maldita sea! ¡Cómo puede haber una técnica de Alma que pueda hacer esto!" Chen Huanghua no tuvo tiempo para identificar al verdadero Bai Yunfei, por lo que soltó un rugido de ira y, apretando los dientes a la vez que empuñaba con fuerza su espada, golpeó la lanza que blandía el Bai Yunfei de la derecha. ~Dang~ Con un fuerte sonido, la lanza rebotó y Chen Huanghua se regocijó por haber acertado al correcto. ~PaF~ No obstante, sintió un dolor en el lado izquierdo de su cintura e involuntariamente comenzó a tropezarse hacia un lado. "¡¿Cómo es posible esto?!" Chen Huanghua estaba aturdido. No era capaz de reaccionar a lo que tenía delante de él. ¿Podría ser que el Bai Yunfei de la izquierda también era real y lo había atacado? En el siguiente momento, casi por reacción instintiva, Chen Huanghua empuñó su gran espada con ambas manos y la movió violentamente, haciendo un corte en diagonal a las dos figuras frente a él… Pero todo fue en vano, ya que no había nadie. Al segundo instante, se congeló al sentir el filo de la lanza Punta de Fuego en el lado derecho de su cuello. Aunque emitía un calor abrasador, Chen Huanghua sintió frío. A su lado, obviamente estaba Bai Yunfei, mostrando una expresión tranquila. Todo el lugar cayó en un profundo silencio y los que estaban observando la batalla quedaron desconcertados al ver el repentino contraataque de Bai Yunfei. Nadie esperaba que una batalla, que inicialmente parecía igualada, terminase de esa manera. Una sonrisa apareció en el rostro de Bai Yunfei y con un ligero movimiento de su mano derecha, la lanza Punta de Fuego desapareció antes de decir: "Hermano Chen, por favor acepta mis felicitaciones". El cuerpo de Chen Huanghua tembló ligeramente y su rostro se puso azul por momento, sin poder aceptar el inexplicable resultado de la batalla. Sin embargo, ese era el final del combate. Por mucho que no quisiera creerlo, había perdido ante todos los espectadores. Chen Huanghua se dio la vuelta lentamente con una expresión molesta. "Hermano Bai… Has ganado. No tengo nada que decir". La bravuconería que anteriormente mostraba Chen Huanghua desapareció por completo. Él no tenía ninguna excusa sobre el resultado de la pelea, incluso Bai Yunfei pudo ver el cambio en su comportamiento. Con una alegre sonrisa y negando con las manos, Bai Yunfei dijo: "Sólo estábamos practicando, no de decir eso". "Hermano Bai, todavía tengo cosas que hacer, así que me despido". Chen Huanghua no pudo soportar las extrañas miradas a su alrededor, por lo que se marchó rápidamente del lugar. "¡Hermano Chen, espera!" "¿Qué más me tienes que decir?" "Los discípulos deben ayudarse entre sí, así que espero que no hagas las cosas difíciles para Si Kongxian o los demás hermanos en el futuro". Chen Huanghua se quedó en silencio por un momento y dijo: "Si es lo que tú dices, lo haré. Adiós". Las personas que observaban la batalla abrieron paso para que Chen Huanghua caminara y finalmente desapareció de la vista de Bai Yunfei. La multitud comenzó a hablar entre sí sobre la pelea de la que acababan de ser testigos. No importaba si eran discípulos de la secta interna o externa, todos conversaban compartían sus opiniones. Pero cuando los ojos de Bai Yunfei cayeron sobre ellos, se callaron al instante, como si le tuvieran miedo. Sin decir nada más, Bai Yunfei retiró su mirada y vio a Si Kongxian, que ya se había acercado a su lado. "Hay que volver", dijo Yunfei. El rostro de Si Kongxian estaba sonrojado por la emoción, mientras miraba a Bai Yunfei con adoración. "Hermano Bai, realmente eres asombroso. Pensé que lucharías hasta el empate, pero nadie se hubiera imaginado que derrotarías al hermano mayor Chen en un abrir y cerrar de ojos… ¿Qué fueron esos últimos dos movimientos? ¡Eran increíbles! ¿Se trata de una poderosa técnica de Alma?" Bai Yunfei sonrió y asintió con la cabeza. "Algo así". En medio de las miradas de asombro y pavor de la multitud, Bai Yunfei y Si Kongxian caminaron hacia el fondo de la montaña. Pero entonces alguien gritó: "¡Hermano menor Bai, espera un momento!" Bai Yunfei se detuvo y miró sobre un hombro, sólo para reconocer un apuesto joven con una túnica púrpura caminando rápidamente en su dirección. Con el actual ‘estatus’ de Bai Yunfei, las pocas personas que podían llamarlo ‘hermano menor’, naturalmente eran algunos discípulos directos. Aquel joven era Ling Yan, el tercer discípulo de Kou Changkong, líder de la secta Alquimia.
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500