Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Una Merecida Lección
Bai Yunfei quedó atónito y volteó a mirar hacia atrás, sólo para ver un robusto joven de unos veintitrés o veinticuatro años con cuatro seguidores de una edad similar a la de él. Al verlo, Bai Yunfei notó una mirada de desdén hacia su persona, así que supo que quien lo había llamado había sido él. Yunfei frunció el ceño y preguntó: "¿Qué ocurre? ¿Tienes algún problema?" "Él te está preguntando algo, ¿y así te atreves a contestarle? Todos los que estamos aquí tuvimos que pasar por la examinación de manera justa y tú eres la única persona que llegó directamente hasta aquí. ¿Desde cuándo la secta Alquimia ayuda de esta manera a los aspirantes…?" El joven miraba con desprecio a Bai Yunfei. No era de extrañar que aquel joven se encontrara molesto. Él era tratado como un genio en su familia, en cambio allí, tuvo que esperar por horas para tomar la primera prueba, mientras que Bai Yunfei ni tuvo que realizarla. Así que, cuando el guía de Bai Yunfei se marchó, él quiso desquitar su envidia con él. Yunfei le echó un vistazo a aquel joven, notando que era un Guerrero de Alma en la etapa Tardía y, aunque parecía tener talento, no tenía un buen carácter. Por lo tanto, ni siquiera se molestó en prestarle atención y se giró para mirar el lugar de la prueba a la distancia. "¡Chico! ¡Mi hermano mayor te está hablando! ¿Con qué derecho te atreves a ignorarlo?" "Así es, mi hermano mayor Li Jianren es un gran cultivador de Alma, es un Guerrero de Alma en la etapa Tardía y tiene un gran talento con la energía elemental de Fuego. Incluso es posible que uno de los ancianos de la secta lo tome como discípulo". "Eres muy arrogante. ¿Crees que tenemos miedo de darte una lección?". Los cuatro seguidores de Li Jianren comenzaron a burlarse de Bai Yunfei cuando vieron la reacción que tenía hacia ellos. Lucían como unos lamebotas; recién conocían al joven. Bai Yunfei se dio la vuelta un poco sorprendido, viéndolos y obligándose a no reírse. "¿Li Jianren? ¿Eres hermano de Li Jiannan?" Li Jianren estaba alegre por la supuesta expresión de ‘miedo’ que tenía Bai Yunfei. Sus seguidores silencio cuando lo señaló y dijo: "Te perdono por tu ignorancia, pero si respondes a mi pregunta y si me tratas con respeto tal vez te dejaré ser parte de los míos". "Hay una gran cantidad de cultivadores de Alma en el mundo, pero no sabía que incluso gente como tú podían unirse a la secta Alquimia. Gracias por la oferta; no estoy interesado". "Cómo te atreves…" "¿Hermano Bai?" Una voz alegre interrumpió a Li Jianren. Luego, un grupo de cuatro personas se acercó a donde estaba Bai Yunfei. Los que iban al frente eran Zhong Xuhao y Liu Mang. Bai Yunfei estaba igual de sorprendido que ellos. "No esperaba que ustedes dos hubieran pasado la prueba". "Je, je, tampoco esperábamos eso. Resulta que tengo un talento medio y eso es suficiente para mí. Pero si pasamos la siguiente prueba, podremos convertirnos en discípulos de la secta Alquimia", dijo Zhong Xuhao con entusiasmo, rascándose la cabeza. Bai Yunfei volteó a ver a los dos jóvenes que estaban detrás de Zhong Xuhao y dijo: "Y ellos dos son…" "Oh, permíteme presentártelos. Este es Mo Xiaoxuan y este es Xi Yan. Ambos son unos talentosos Guerreros de Alma en la etapa Tardía". "¿En serio?" Bai Yunfei miró a los dos jóvenes con más sorpresa que antes. Ser bendecido con esa fuerza y talento a tan corta edad significaba que seguramente tendrían éxito en el futuro. Mo Xiaoxuan era un joven de cabello corto que saludó alegremente a Bai Yunfei. Por otra parte, Xi Yan era bastante callado y reservado, así que simplemente asintió con la cabeza antes de hacerse a un lado y observar a la distancia. Liu Mang, que no había hablado en ningún momento, se acercó a Yunfei y le susurró al oído: "Hermano Bai, te vi saludar a una hermosa joven hace rato. ¡Eres realmente increíble! No llevas mucho tiempo aquí y ya estás conquistando mujeres. Espero que en el futuro no te olvides de tu hermano menor". Bai Yunfei se quedó sin palabras. Era cierto que antes había saludado a Lian Lingmin, pero ¿en qué momento Liu Mang lo vio? "Por cierto, hermano Bai, ¿estas personas son amigos tuyos?", preguntó Liu Mang, refiriéndose a Li Jianren y a sus seguidores. Bai Yunfei negó con la cabeza. "No los conozco en lo absoluto". La cara de Li Jianren se volvió azul por un momento. Después su cuerpo comenzó a temblar por el enojo que le había provocado Bai Yunfei. Finalmente, no pudo evitar dar un pisotón al suelo con su pie derecho, fragmentando el piso y señalando a Bai Yunfei de manera agresiva. "¡Pequeño arrogante! ¡¿Cómo te atreves a…?" ~Pum~ Li Jianren nuevamente fue interrumpido, pero ahora fue por un golpe que lo mandó a volar, haciéndolo girar en el aire antes de caer al suelo. Bai Yunfei miró fríamente a Li Jianren, que se había levantado del suelo con una pizca de perplejidad. "Hay algunas cosas que no puedes decirle a la gente. ¡Si lo haces de nuevo, te arrancaré la lengua!" Este suceso se produjo tan repentinamente que casi todos los presentes quedaron atónitos. Bai Yunfei hasta hace un momento estaba charlando tranquilamente con Mo XiaoXuan y los demás, pero de pronto se volvió tan aterrador que golpeó a un Guerrero de Alma en la etapa Tardía, provocando que todos a su alrededor se sintieran un poco abrumados por su reacción. "Tú…" ~Coff~ Li Jianren reaccionó después de varios segundos de estar aturdido. Sin embargo, cuando quiso abrir la boca para decir algo, tosió una bocanada de sangre mientras temblaba del miedo. "Tu…" De pronto, Bai Yunfei adoptó una postura de combato. Alzó su mano y aparecieron llamas sobre la palma mientras miraba firmemente a Li Jianren. "¡No pienses que estoy fanfarroneando! ¡No te atrevas a retarme!" "¡Un Espíritu de Alma!" El repentino estallido de la Fuerza de Alma de Bai Yunfei una vez más sorprendió a todas las personas que estaban alrededor de él. "¡Realmente es un Espíritu de Alma! ¡Y tiene afinidad con la energía elemental de Fuego! No es de extrañar que haya podido llegar hasta este punto con tanta facilidad…" "¿Es un Espíritu de Alma? ¿Por qué querrá unirse a la secta Alquimia?" "Es impresionante que sea un Espíritu de Alma a una edad tan corta. ¿A qué familia pertenecerá?" Cuando entró en contacto con la fría mirad de Bai Yunfei, Li Jianren no se atrevió a decir ni una sola palabra. Estaba atónito, no sabía qué hacer y para ese punto, todos sus seguidores ya se habían ido a esconder en algún lugar. "Está estrictamente prohibido pelear en el lugar de la prueba. ¿Qué creen que están haciendo?" En ese momento, llegaron Zhang Sanxian y un pequeño grupo de discípulos de la secta Alquimia. Sanxian le echó un vistazo a Li Jianren, cuya mejilla derecha estaba muy hinchada. Luego vio a Bai Yunfei y frunció un poco el ceño. "Hermano Bai Yunfei, ¿qué está ocurriendo aquí?" Yunfei disipó su energía elemental de Fuego, pidiéndole una sincera disculpa al discípulo de la secta Alquimia. "Hermano Sanxian, lo siento mucho, no quería causar ningún problema, es sólo que este hombre estaba hablando de forma muy grosera, así que no pude evitar darle una lección". "Oh…" Zhang Sanxian asintió con la cabeza y no hizo más preguntas. En su lugar, se dirigió directamente a Li Jianren con una mirada seria. "Ve a recuperarte a otro lado. Si causas más problemas, serás reprobado". Este discípulo claramente estaba dándole preferencia a Bai Yunfei, haciendo que la gente a su alrededor no pudiera evitar empezar a especular sobre su identidad, preguntándose por qué alguien de la secta Alquimia tenía tanta consideración con él. "Hermano Bai Yunfei, la primera prueba terminará pronto, así que sólo debes esperar un poco más. Después podrás hacer la siguiente". Posteriormente Sanxian se marchó. Cuando Bai Yunfei regresó con Zhong Xuhao y los demás, hubo un sutil cambio en la forma en que lo miraban. Incluso Mo Xiaoxuan y Xi Yan, que eran jóvenes talentosos, mostraron una pizca de respeto. "¡Fallaste, el siguiente!" Un discípulo de la secta Alquimia gritó después de mirar la piedra que apenas se iluminaba. Un joven en el reino Personificación de Alma se dio la vuelta con un rostro de decepción y se marchó del lugar. Detrás de él había otro joven de pelo largo y aproximadamente veintidós o veintitrés años. Lucía un poco delgado, pero tenía un cuerpo tonificado y una gran sonrisa en rostro, siendo grácil y apuesto. Cuando fue su turno, en lugar de poner su mano sobre el cristal, sonrió y dijo: "Eh… Hermano, no creo que necesite hacer esto". "¿Hmm? ¿Qué quieres decir con..." El joven levantó un poco la mano y entonces… ~¡Boom!~ Una bola de fuego apareció en su palma y un tenue brillo verde la rodeó sorprendentemente. El joven irradiaba una Fuerza de Alma de igual magnitud que la de un Espíritu de Alma. "¡Mi nombre es Ye Zhiqui, tengo veintidós años! ¡Provengo de la Ciudad de Canglan en la provincia de Huangchuan! ¡Soy un Espíritu de Alma en la etapa Tardía y tengo afinidad con la energía elemental de Fuego y Madera!"
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500