Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Un Día Lleno de Momentos Extraños
La sonrisa de la chica se marchitó y sus enormes ojos se tornaron vidriosos. Estaba asustada de Jiannan, por lo que comenzó a llorar repentinamente. "¡Buah! ¡Eres malo y feo! ¡Asustas a Dai Dai!", gritó la niña, limpiándose las lágrimas con el dorso de sus pequeñas manos. "Pff. ¡Ja, ja, ja!" Bai Yunfei, anteriormente con un rostro severo, no pudo contener las risas. Li Jiannan se quedó quieto por varios segundos antes de finalmente reaccionar. "Tú... Tú…" El joven permaneció diciendo ‘tú’ por unos cuantos segundos más. No supo cómo actuar en un principio. Pero luego, henchido de rabia, levantó una mano, dispuesto a abofetear a la chica. Los ojos de Bai Yunfei relucieron. Con un imperceptible movimiento de muñeca, hizo aparecer una daga en su mano. Sin embargo, antes de arrojarla, ocurrió otro suceso inesperado. ~¡BooM!~ El árbol junto a la chica de pronto estalló, y ella fue envuelta por una intensa aura de color rojo. "Ancestro… ¡Ancestro de Alma!" Los ojos de Bai Yunfei casi se salieron de sus orbitas. La joven concentraba una cantidad absurda de Fuerza de Alma a su alrededor junto con energía elemental de Fuego. Ese poder era equivalente al de un Ancestro de Alma. Chen Lu también se quedó inmóvil, sin saber cómo actuar. La poderosa energía elemental de Fuego se condensó en la mano derecha de la joven, anteriormente cubierta por un pequeño guante rosado. Al levantar la mano sobre su cabeza, esta se había convertido en una especie de garra de gato, enorme y reluciente de pura energía elemental y Fuerza de Alma. Mientras la chica se limpiaba las lágrimas del rostro con su mano izquierda, bajó la derecha y abofeteó al pobre Li Jiannan, aplastándolo contra el suelo. "Eres muy malo y feo. Asustaste mucho a Dai Dai", dijo la chica. "¡Joven maestro!", gritó Chen Lu. Canalizó energía elemental purpura alrededor de su cuerpo y se lanzó a gran velocidad. Cuando Chen Lu se lanzó hacia adelante, la chica se asustó aún más. Entonces su garra de gato se estiró y creció, interceptando al hombre y dándole un fuerte empujón con el que lo mandó a volar hasta estrellarse con una serie de árboles a la distancia. Tal como si estuviera aplastando a una mosca, levantó la mano una vez más para golpear al inconsciente Li Jiannan. Debido a que continuaba sollozando, no se daba cuenta que, si el joven recibía más golpes, muy probable terminaría muriendo. Bai Yunfei estaba congelado, viendo la situación frente a él. Sin embargo, consiguió reponerse y decir: "¡Hey, hermanita, si sigues golpeándolo vas a matarlo!" Sin embargo, la chica aplastó el cuerpo de Li Jiannan. La tierra se sacudió un instante por el efecto. Particularmente, a Bai Yunfei no le importaba lo que le pasara al joven, pero no quería ver a una niña tan linda asesinar a alguien frente a sus ojos. Tras gritarle un par de veces más, la chica seguía sin reaccionar a sus palabras. Estaba muy alterada y asustada como para prestarle atención. Así que Bai Yunfei no tuvo más opción que moverse y detenerla. Bai Yunfei no esperaba que esa ‘gatita asustada’ le respondiera con un manotazo que lo envió por los aires. Dando una voltereta hacia atrás, se estabilizó y cayó de pies sin problemas. Acto seguido, una sombra roja pasó por delante de los ojos de Yunfei, no sin antes hacerle algo de daño. Algo había rasgado la manga de su camisa. Incluso con la protección del brazalete Hoja Infernal, un intenso dolor se propagó por su brazo. "¡Una bestia de Alma!" Al centrar su atención a la criatura que de pronto lo atacó, Bai Yunfei entornó los ojos para reconocer a un… "¿Cerdo? ¿Es un cerdo?" Efectivamente. Aquello frente a él era un cerdo, parado firmemente en dos patas como si fuera un ser humano, de miembros músculos y afiladas pezuñas. Sus ojos destellaban y su cuerpo estaba envuelto por una melena de energía elemental rojiza. Bai Yunfei no se atrevió a relajarse ni un poco. Por muy graciosa que fuera la apariencia del cerdo, su mirada reflejaba una clara intención asesina. Además, ¡estaba en el Quinto Nivel! Ese día sí que estaban ocurriendo muchas cosas extrañas… Lo último que faltaba era ver a un cerdito súper poderoso. "¿Eh? ¡Xiao Rourou, regresaste!", dijo la chica, refiriéndose a la bestia. "¿Dónde has estado? Ese hombre malo y feo estaba molestando a Dai Dai. ¡Dai Dai tenía mucho miedo!" El cerdito bajó la cabeza con expresión apenada. Luego se giró para ver a Li Jiannan, aplastado en el suelo como si fuera un perro muerto. Posteriormente, centró su atención en Bai Yunfei y frunció el ceño. "Uh… Lo entendiste mal. Yo no estoy con ese tipo. De hecho, vine para ayudar a esta hermanita que estaba en problemas..." Bai Yunfei agitó ambas manos rápidamente. Lo último que le faltaba era enfrentarse a un cerdito súper poderoso. Chen Lu de pronto apareció a un lado de Yunfei, con sangre escurriéndosele de entre la comisura de los labios. Su rostro era de dolor y amargura, mirando fijamente el cuerpo de su joven maestro tendido en el suelo. Rápidamente se apresuró y lo examinó. Después suspiró, aliviado; el joven continuaba con vida. Hubo un extraño silencio. Dai Dai esperaba parpadeando con gesto inocente. Xiao Rourou no apartaba la mirada de Bai Yunfei. Los otros dos guardaespaldas de Li Jiannan desde hace rato que no movían un musculo, aterrados. Aprovechando que el cerdo tenía su atención dirigida a Bai Yunfei, Chen Lu tomó el cuerpo de su joven maestro y se fue del lugar seguido de los otros dos hombres. Cuando la niña vio como los hombres se alejaban, dijo: "¡Se fueron, Dai Dai venció al mal! ¿Viste eso, Xiao Rourou? ¡Dai Dai se enfrentó al hombre malo y lo venció! ¿No es Dai Dai increíble?" El cerdito se encogió de hombros y le acarició la cabeza a la chica. Bai Yunfei suspiró, considerando marcharse. Pero algo, emergiendo por un costado del bosque y envuelto completamente en fuego, se abalanzó hacia él.
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500