Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Gemelos de la Luna Creciente
"¿Quién demonios está buscándome?" La ansiedad y la confusión se apoderaron del corazón de Bai Yunfei, al escuchar a Shao Ling. Ansioso por la captura de Xiao Fang, y confundido por la aparición tan repentina de enemigos desconocidos. "¿Será de la secta Glacial? ¿O tal vez de la secta Domadores de Bestias?" Luego de pensarlo por un rato, consideró sus dos conjeturas eran improbables. Además, la secta Domadores de Bestias no caería en artimañas tan desleales. "Es evidente que ellos capturaron a Xiao Fang porque me quieren a mí. Si sabían que con esto podían amenazarme, es porque ya tenían algo de información sobre mí. Así que no estaba equivocado cuando sentía que me espiaban… Y pensar que creí que, en esta aldea remota, no podría haber enemigos, ¡qué iluso soy!" "Además, si ellos vinieron a buscarme, quiere decir que conocen mi existencia como cultivador de Alma. Y si raptaron a Xiao Fang, ¡significa que no se atreven a enfrentarme directamente!" "Si son dos personas, es evidente que no son más fuertes que un Espíritu de Alma Tardío. De lo contrario, no habrían hecho nada de esto. Incluso si hubiese cómplices, eso sólo significaría que son aún más débiles de lo que pienso. De todos modos, la fuerza total del enemigo debería equipararse a la mía, siempre y cuando sepan hacer algo útil en combate; y no sólo tomar rehenes, tender trampas, y ese tipo de cosas…" "Pero ¿quiénes son estas personas? ¿Qué buscan de mí?" Los pensamientos de Bai Yunfei se arremolinaban rápidamente. "Si no es por venganza, puede que sepan algo útil sobre mí… ¡La técnica de Fortalecimiento de Objetos!" Bai Yunfei abrió sus ojos, impactado. "Estos cultivadores saben que llevo objetos de Alma poderosos, y son conscientes de que mi fuerza no puede tomarse a la ligera. Seguramente, estuvieron observándome desde hace ya varios días… ¡Claro! ¡El cultivador de Alma que robó el tesoro de la cueva del gran escorpión!" Cuanto más pensaba en eso, se volvía una teoría cada vez más difícil de refutar. Bai Yunfei, repentinamente, estalló en cólera. "¡Asqueroso ladrón codicioso! ¡Te robaste "mí" tesoro y ahora raptas a una inocente e indefensa chica para robarte mis objetos fortalecidos!" "¡Pero, sin importar qué suceda, lo más importante es salvar su vida!" Luego de conectar todos los cabos sueltos, Bai Yunfei tomó su decisión, seguro de sí mismo. Considerando que, para algunos cultivadores de Alma, la vida de la gente común no tiene ningún valor, Bai Yunfei decidió apresurarse. Si llegase a sucederle algo a Xiao Fang, ¿cómo podría tener la conciencia tranquila en un futuro? Shao Ling se recuperó por completo de la lesión, mientras Zhu Zi, antes gravemente herido, ya se encontraba estable. Bai Yunfei se concentró en recuperar su brazo izquierdo, antes de dirigirse a ambos. "¡Ustedes regresen! ¡Traeré a Xiao Fang de vuelta como dé lugar!" "¡No! ¡También tengo que ayudar a Xiao Fang!" Zhu Zi, mientras sostenía su brazo izquierdo, recuperado y completamente vendado, respondió con convicción. "¡Yo también quiero ir! ¡Quiero ser de ayuda!" Shao Ling, también convencido, interrumpió. Bai Yunfei frunció el ceño. "¿Y qué vas a hacer? No es algo en lo que puedas intervenir. Déjame esto a mí". "¡No te lo estoy preguntando, yo iré!" "¡Por favor, hermano Bai! Estaremos escondidos. Tal vez podamos serte de ayuda…" Luego de escuchar a Bai Yunfei negarse nuevamente, Shao Ling suplicó. Bai Yunfei no tenía tiempo que perder. Luego de pensarlo rápidamente, se vio forzado a acceder. "¡Bien! Pueden venir conmigo, ¡pero tendrán que hacer exactamente lo que les diga!" Los Gemelos de la Luna Creciente eran personajes muy conocidos en el bajo mundo de la Provincia Roca del Norte. Los hermanos Tang Ya y Su Xia se encontraban en el reino Espíritu de Alma en la etapa Tardía, y ambos tenían afinidad con el elemento Viento. Hasta un Ancestro de Alma Temprano preferiría evitar combatir contra unos enemigos así. Ambos poseían un objeto de Alma, o, dicho propiamente, dos objetos de Alma muy poderosos, las Hojas de la Luna Creciente. Debido a eso, su fama se construyó bajo el nombre de los "Gemelos de la Luna Creciente". Eran conocidos como cazadores de fortunas, pero sus "fortunas" no eran tesoros en oro o plata, sino aquellas cosas que más anhelaría un cultivador de Almas: objetos de Alma poderosos, cristales de Alma, entre muchas otras cosas preciosas. Cualquier objeto que atrajese su atención, era un objeto por el cual lucharían para conseguirlo. Todo debidamente planificado, por supuesto. Si lo hiciesen a ciegas, ya habrían sido derrotados por algún cultivador más fuerte, por lo que nunca escogían enemigos más fuertes que ellos. Si, por accidente, llegasen a enfrentarse a un enemigo superior a ellos, no dudarían en renunciar a obtener el objeto, y se retirarían de inmediato. Durante sus primeros ocho años como cazadores de fortunas, el nombre de los Gemelos de la Luna Creciente se dio a conocer por toda la provincia Roca del Norte. Al recibir la información sobre el gran escorpión, los dos habían llegado a esa cordillera. Su plan consistía en que, mientras uno hacía de señuelo para el gran escorpión, el otro se robaría el Hongo de Viento Milenario. Pero se trataba de una bestia de Alma de quinto nivel, al nivel de un Ancestro de Alma Temprano, por lo que, aunque tenían una posibilidad alta de éxito, la peligrosidad de la misión los hizo replantearse el asunto. Sin embargo, la aparición de Bai Yunfei les permitió no sólo obtener el Hongo de Viento Milenario, sino también tenderle una emboscada al cansado gran escorpión, asesinándolo poco tiempo después. Haber obtenido algo de esa misión ya era un milagro, pero, al descubrir la gran cantidad de valiosos objetos de Alma que Bai Yunfei tenía en su arsenal, estos dos pusieron sus codiciosos ojos en él. Incluso aunque Bai Yunfei formase parte de la secta de Alquimia o alguna de las diez grandes sectas, eso no sería capaz de detener su ambicioso deseo de apoderarse de algo de semejante valor. Después de todo, según ellos, Bai Yunfei estaba solo y en medio de la nada; por lo que sería muy difícil que, si acababan con él, fueran descubiertos. Tras tomarse un día para localizarlo, y estudiarlo durante otros dos días, decidieron hacer su movimiento esa misma tarde, raptando y llevándose a una persona cercana a él. "Hermano, ¿estás seguro de que este es un plan bien pensado? No creo que un cultivador de Alma tan poderoso arriesgue su vida para salvar a una persona común. Después de todo, si realmente estuviera interesado, ¿por qué tarda tanto?" Su Xia, con los ojos bizcos de nacimiento, miró hacia atrás, donde tenía a Xiao Fang, inmovilizada, debido a que varios de sus puntos de acupuntura estaban presionados. Luego, miró en dirección a donde estaba la aldea, mientras preguntaba al hombre de ropa blanca y cabello largo que estaba a su lado, Tang Ya. Tang Ya, calmado y disfrutando de la brisa del valle, respondió vagamente. "¿Cuál es la prisa? De acuerdo a la información que recolectamos, es una buena idea. Incluso si no viniese, no perdemos nada. Pero si llega a venir, ¡lo enterraremos aquí mismo! Mientras hablaba, algo llamó la atención de Tang Ya. Utilizando su Sentido de Alma, detectó a un cultivador de Alma acercándose desde el frente de forma frenética. "¡Aquí viene!"
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500