After the sweet blood

Pesadillas
Esa noche tuve pesadillas... Me perseguía un lobo... Me mordía y me arrancaba un trozo de piel del brazo... Que tardaba en sanar... Era un sueño muy sangriento... Yo mataba a personas deborándo hasta la última gota de sangre para sanar... Pero no funcionaba... Y el lobo se convirtió en persona... Era Matt... Pero solo aparentemente pues me decía cosas horribles y decía que no me resistiera que yo podía ser como el... Pero yo ya tenía suficiente siendo un monstruo...como para ser dos... Se notaba que lo estaba pasando mal pues Anne me despertó asustada. -¿Estas bien ?, chillabas en sueños... Decías no Matt no quiero ser como tu... ¿Una pesadilla? - asentí mientras me levantaba a lavarme la cara... Hoy era mi primer día, ya tenía los horarios, la primera hora la tenía con el brujo amargado. Después de las amenazas de White, decidí el primer día ir con una trenza muy básica, sin maquillar y con unas gafas para ver de lejos... Parecía nerd y todo... Y intentaría no sacar de quicio al chico mucho... Tampoco prometo nada. Después de desayunar seguí las instrucciones de Anne para llegar al aula, estaba lejos. Esa mañana no había visto a Matt después de mis pesadillas... Estaba desaparecido en combate. Andaba distraída cuando me tropecé con alguien. -Joder, ¿quieres mirar por donde vas ? - me miraban esos ojos grises.Malfoy... -Anda mira el amargado, al fin te encuentro. -¿Y esas pintas? - me miraba con una mueca de desagrado, vaya le gustaba más mi otra yo... -Bueno alguien me tiene amenazada y le estoy haciendo la pelota-- subí y bajé las cejas-pero si lo prefieres para tu clase me pongo más cañón. -No saques mis palabras de contexto rarita. - ¿rarita yo?, él era el que iba en traje negro como si estuviera de luto... Bueno... Quedar le quedaba como un guante... Pero no entendía porque yo tenía que ir con uniforme y el no. -¿Y tu por qué no llevas uniforme? -Eso no es de tu incumbencia, solo hablaremos de las clases, que suficiente vas a tener... - me puso una mirada arrogante, me estaba infravalorado, lo miré por encima de mis gafas, y resoplé, le seguí hasta el aula. -Siéntate. - estábamos solos... Me lo dijo tan serio que obedecí. -Empecemos por lo básico,no puedes obligarme a nada. - sonreí, en menos de dos segundos lo tenía cogido del cuello y estampado contra la pizarra... Lo miraba a los ojos grises que me observaban sin un ápice de miedo. -¿ estás sorda?... Y como se te ocurre ponerme las manos encima... -Niñato repelente y amargado... Hoy acabaremos antes las clases y le darás un parte positivo al director... - dije seductoramente, pero mi cara fue un poema cuando el chico rubio me cogió fuerte de la muñeca con la que lo tenía agarrado y la apartó hacia abajo acercándome a él mucho. -Repito... No puedes... Soy tu profesor... Más listo y experimentado que tu... No vuelvas a tocarme... -¿Experimentado? - empecé a reírme muy fuerte, apretó más de mi muñeca... - au, escucha estoy muerta pero siento e... - lo miré enfadada. -Pues compórtate... O tendré que castigarte o amenazarte como White. -E... ¿Cómo sabes eso...? -Es algo que aprenderás aquí... Si te comportas... -Joder... Vaya amargado me a tocado de profesor... Así no aprenderé, muermo... - me solté y me sonrió con una mueca muy sexy. -Evans siéntate ahora mismo... - noté un dolor de cabeza y como una voz... Como mi conciencia que me decía hazle caso... Que cojones.... Se reía seguro que era un truco de los suyos... -Está bien seré buena alumna... - cogí boli y libreta-podemos empezar. -Esa es la actitud. - comenzó a explicarme historia de la magia... Vamos un coñazo... Porque... Hola soy un vampiro no podré hacer magia... Bostecé un segundo sin darme cuenta, enfadando al chico. -Evans, ¿te aburren mis clases? - notaba que se metía en mi mente... Mierda... -No sólo me aburren... Pienso que no sirven para nada... Y ahora mismo te estaría haciendo de todo... Joder que bien te queda el jodido traje...- no dije ni una palabra pero... El escuchó todo... -Está bien... - me miraba des de su posición detrás del escritorio, se sentó en la silla apoyando los codos. - no está bien que pienses eso de tu profesor Evans... -Estúpido gilipollas...- Me levanté... - No tienes ningún derecho a entrar en mi mente así... -¿Y tu si de intentar obligarme ? ¿O de quitarle la vida a alguien porque si? - me quedé un poco parada... - se la clase de monstruo que eres... Todos sois iguales... - respiré hondo y me volví a sentar... -Escucha... Profesor amargado... Si tenemos que soportarnos el tiempo que nos diga el director... Deberíamos frenar un poco con el odio mutuo... Contra antes aprenda antes dejaras de ser una de mis tres niñeras. -Está bien... Una especie de tregua... Yo no entro en ti - me puse roja-y tu no me vuelves a tocar... - ahora me miraba lascivo... Era mi imaginación de vampira pervertida o ese juego de palabras significaba algo... Solo asentí y siguió con su muermoclass hasta que sonó el timbre, me disponía a irme sin decir nada, pero cuando iba a cruzar el umbral de la puerta soltó. -Nos vemos mañana a primera hora rarita... No vengas tarde no quiero tener que castigarte... - tragué saliva y lo miré de soslayo... -Sí, profesor... - y entre dientes sin saber si me escucharía o no dije- amargado... -Evans te he oído... - pero yo ya iba pasillo abajo en busca de mi siguiente clase. Me tocaba mi niñera Matt, eso sí me ponía feliz, llegué al aula, estaba vacía, que raro llegaba tarde, y de repente noté a alguien detrás iba a girarme cuando el individuo en cuestión soltó. -No puedo creer lo que ven mis ojos... - esa voz pedante era de White... - señorita Evans estoy tan orgulloso.- no me moví... No quería estar ya con ese pesado... Quería a mi Matt... Pero el mismo me giró. - ¿qué estas sorda? ¿O te a comido la lengua el gato? - lo miré a través de mis gafas. -¿Dónde está Matt? - entró en mi mente mientras se acercaba. -Matt hoy está indispuesto... Así que eres toda para mi... - abrí la boca mientras me alejaba un paso... Dos... Tres... Estaba ya contra la pared. Cuando le quedaba un centímetro para llegar a mi cara soltó ahora si en voz alta. -Bien empecemos Evans. - se dio media vuelta y me instó a sentarme... Otro muermo... Estuvo 4 horas... Sin exagerar, hablándome de la historia de los colonos... De los vampiros originales... Que no tenían nada que ver con los cañones de la serie de televisión... Hay si existiera Klaus... -¿Quién cojones es Klaus...? ¿Pero te estas enterando de algo ? - me miraba enfurruñado. -Disculpe profesor... No volverá a pasar - le dije con una sonrisa traviesa. -No me llames así... Con White me vale... Ni más ni menos confianza. -Jajajaja ja se exactamente como te tengo que llamar-justo cuando iba a decirlo sonó el timbre de la última hora. - liiiiibre-salté de la silla y sin dejar que dijese nada salí a toda velocidad del aula, es lo que tiene ser vampiro. Busqué la habitación de Matt, pregunté a unos chicos que estaban cerca de las habitaciones. -Es la 403, guapa. - sonreí. -Gracias por la ayuda. - piqué insistente pero nadie abrió... -¿Matt? ¿Estás ahí? - nada... Decidí entrar y recé por no incomodar ni a él ni al compañero... Entonces me quedé parada en la puerta... El chico, uno que dormía solo, dos estaba semidesnudo... En calzoncillos para ser exactos y tres... Tenía sangre por el cuerpo... La boca... Y estaba teniendo una pesadilla pienso yo por las caras y los sudores fríos... Entre y cerré, pues... Supuse que esto no era bueno... -Matt-le moví con energía, se despertó de golpe, pero sus ojos azules... Daban paso a unos amarillos y verdes... Muy intensos... Me tenía cogida del cuello... Estaba acojonada en ese momento... -Joder Mia... No hagas eso... - me soltó y me caí sentada en la cama... Me quedé bloqueada... - perdona... No deberías haber entrado... -Estaba preocupada-dije mirando al infinito...-perdona-me levanté para irme pero era más rápido que yo. Me estampó contra la puerta. -No puedes decirle a nadie lo que acabas de ver... - me miraba intensamente a los ojos... -Pero... - volvió a cogerme pero esta vez del mentón para que lo mirase fijamente. -A nadie... - me dijo serio, pude ver como volvía su color natural azul y me miraba intrigado por como reaccionaría. -Por favor... ¿Puedo irme?, no le diré nada a nadie... - asintió y cuando estaba saliendo se metió en mi mente y me dijo. -No me tengas miedo Mia... Es lo último que quiero... Y te lo noto... -Adiós Matt... - sin mirarle me fui. Que cojones había pasado... Continuará Espero que os guste 😍🐍🦇🐺
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
After the sweet blood

Populares

Populares

close 0/500