Toda Tuya

Explicación
Sara sale para verla cara a cara, le sonríe tiernamente a pesar de sentirse un poco intimidada, Alhelí lo percibe, entonces trata de relajar su expresión. -Yo... Lo siento, ahorita me siento demasiado... aturdida- Sara le toca un brazo y la acaricia. -Descuida, se que todo esto es un caos- Le sonríe. -Desde hace unos días los chicos vinieron a verme para contarme lo que estaba pasando, y bueno si se hubiera llevado a cabo los planes que Víctor tenía en mente, eso habría afectado de alguna manera a todas las razas que han sobrevivido el curso de los años, por eso es que al final mi abuela me enseñó cierta posion muy antigua, los vampiros como tú padre son técnicamente indestructibles, pero lo que acabo de hacer es destruir el veneno en su interior, eso que los hace... ser... así...- Dijo pausadamente mientras la señalaba a ella. -Solo así él podía morir- Dijo con timidez. -Ah... Descuida, no te sientas mal por mí, era necesario y... te lo agradezco, de verdad- Alhelí le sonrió y luego abrazo de nuevo a Drogo. -Pero hay algo que no entiendo, si ya lo tenían planeado, ¿Cómo es que Víctor no lo supo?Debió haber sabido de ella ¿O no?- Señalo a Sara. -Sara es una bruja, tiene sus trucos, y aunque aún así es difícil engañar a alguien tan poderoso como Víctor, hay ciertas cosas que desconocía de las brujas modernas- Drogo señalo al brazalete que Sara llevaba en su mano. Un brazalete que Sara había llevado todo el tiempo desde que Alhelí la conoció, cuyo brazalete tenia un hechizo poderoso para hacerse invisible, no literalmente, protege los pensamientos y la esencia de bruja que para un vampiro sería fácil sentir. Tuvieron que quemar los cuerpos de todos los vampiros y también quemaron la casa. Se dirigieron a la mansión donde encontraron a Lourie preocupada, ya que desde ahí se podía ver como subía la enorme nube de humo hasta el cielo, era ya de mañana, la niña se lanzó sobre Alhelí para abrazarla, y hoy ya no eran necesarias las palabras, sus pensamientos estaban siendo escuchados por ambas. Nicolae usó su influencia en el mundo mortal y fingieron la muerte de Víctor, culpando a un accidente, donde el gas de la cocina estalló y se encendió junto con su casa de verano. Todo quedó en escombros, así que la policía no tuvo más opción que creer la versión de los hijos del conocido magnate Víctor Bartholly, como era conocido entre los humanos. Nicolae también se reunió con los amigos más poderosos y allegados a Víctor, los vampiros tan viejos como él, para acalarar la situación, descubrieron lo que Víctor hizo al morir tomando la mano de su hija, él le transfirió todo su poder a ella, dejándola como la nueva líder de los clanes de vampiros, algo que solo un vampiro original podía hacer. Ella quiso renunciar a ese poder, pero no había nadie que estuviera dispuesto a llevar ese cargo, además que no era tan simple, ella no podría abandonar esa nueva fuerza en ella, al menos no hasta que pudiera dominarla. El resto de la semana, Alhelí se dedicó a descubrir su nuevo "Yo", práctico mucho tiempo con Drogo para poder controlarse, y puso mucho de su parte para que su lado humano resaltará más que su parte vampira, esto incluía su alimentación, estaba renuente a beber sangre, y aunque era de animales pero aún así seguía teniendo conciencia al respecto, entonces lucho contra su propia sed, y como la lasagna era su comida favorita siendo humana, decidió que también lo sería siendo vampira. Para suerte de ella, lo que su padre le transfirió al morir le ayudó bastante en el tema de autocontrol, pudo experimentar la sensación de poder emanar de su cuerpo, desde la mansión podía oír las voces de los muchos pensamientos que salían del pueblo, también los 3 hermanos y Lourie no le podían ocultar nada, aunque ellos trataran de no pensar nada, ella siempre sabia si le ocultaban algo o no. -Entonces, nunca podrás mentirme...- Se burlo de Drogo. -Nunca he intentado hacerlo, pero si me tientas, me esforzaré y no me rendiré hasta lograrlo- La retó. -Quisiera ver eso- Dijo con sarcasmo. Se encontraban en el cerro, el lugar privado de Drogo. -Amor, sabes que no tienes que hacerlo- Él la abrazaba mientras miraban el atardecer. -Tengo que enfrentarlo algún día, ¿O crees que me saldré de mis casillas?- Dijo entredientes. -Claro que no. Confío en ti- Se tomaron de la mano y con rapidez fueron hasta el hogar de Sebastián, ahí estaban reunidos no solo los jefes de la manada de él, sino también habían otras manadas, Nicolae ya se encontraba ahí. Entraron a la casa del padre de Sebastián, y vieron a Pat junto con su hijo, en la cabecera de una larga mesa. A los alrededores se encontraban muchos hombres grandulones, algunos más morenos que otros, y Sebastián era el único joven presente. -Buenas caballeros- Dijo con cortesía Nicolae. -Es un gusto poder conocerlos- Todos asintieron en respuesta. -Aunque lamento mucho las circunstancias- Miró con indiferencia a Sebastián. -Todos saben quién soy, el hijo mayor de Víctor Bartholly, Nicolae. He querido hacer esta audiencia con ustedes por que desafortunadamente mi padre se alió con su alfa legítimo, y estoy aquí para aclarar que nosotros queremos romper ese acuerdo- Todos empezaron a murmurar, Alhelí escuchó cada cosa en las mentes de todos esos hombres, no parecía haber alguno que no estuviera de acuerdo, sin embargo Sebastián no pensaba igual que los demás. -Tambien debo agregar que, en el acuerdo que Sebastián hizo con mi padre, fue que él no tocaría a mi hermana antes del matrimonio, y este joven aqui presente no respetó esa parte, algo que Sebastián sabe muy bien- -Te amo, hermano- Alhelí hablo a la mente de Nicolae, y él sonrió para si mismo. -Sebastián, ¿Eso es cierto?- La voz de Pat hizo callar a todos los demás. -Papá, yo...- Pat negó con la cabeza y puso sus dedos en su frente, claramente estaba decepcionado de su hijo. -Nicolae, tienes razón, rompí el acuerdo con Víctor, pero tenía mis razones, dejé mi marca en ella, tanto mi padre como todos ustedes- Se dirigió a los demás ancianos en la mesa. -Saben que si dejamos nuestra marca, nada más importa, sin embargo ella ya había estado con alguien más antes de mi, y no solo con alguien más, sino con un vampiro- Alhelí tomo con fuerza a Drogo para que la sostuviera, y así pudiera hablar sin matar a Sebastián frente a todos. -Por sangre soy un vampiro, Sebastián, además yo nací estando vinculada con Drogo, tú fuiste el que interfirió en eso. Tal vez eras un estúpido niño, pero aún así tú fuiste el causante de todo esto- Se controlo mucho para no agarrarlo como la vez anterior. -Como sea este acuerdo ya no tiene ninguna validez, mi padre está muerto, y fue con él con quien hiciste este maldito acuerdo, y de todas formas tú marca ya no esta en mi- Sebastián abrió los ojos como platos al escucharla decir aquello. -¿Cómo que ya no está?- Preguntó con molestia, todos los demás también sintieron curiosidad. -Mientras estabas moribundo...- Sonrió con satisfacción. -Mi padre se encargó de quitarme tú marca- Todos la miraron confundidos. -Él me rasgó la pierna, y cuando me volvió a sanar ya no apareció la cicatriz que me dejaste- Dijo con alegría. Drogo le dio un beso en la frente y Sebastián ardía en celos. -Señores, por favor. Lo único que queremos es estar en paz con ustedes, y no albergamos malas intenciones como mi padre tenía en mente, y a pesar de que creo que se lo merece...- Miro a Sebastián con enfado. -No queremos tampoco que quieran castigar a Sebastián, después de todo él fue engañado por mi padre- Dijo Nicolae. Pat se miraba pensativo, los 3 vampiros presentes sabían lo que pensaba, pero eran variadas decisiones las que pasaban por la mente del hombre que se sentía frustrado, su hijo realmente lo había desilusionado. -Bien. Les agradezco mucho que se hayan tomado la molestia de venir a explicarse, a pesar de que todo esto ha sido por nuestra culpa- Miró a su hijo con desdén. -Señorita Alhelí, de verdad lamento lo que le pasó estando al lado de mi hijo, me hago responsable de eso, no lo crié bien- -Señor Pat, no diga eso, por favor. Solo traté con usted una vez y fue suficiente para darme cuenta que es un gran hombre y un gran padre- Ella se giró a Sebastián para mirarlo a los ojos. -Deberias estar agradecido de tener un papá tan especial como él- Hizo una pausa. -Todo está en el pasado, así que, te perdono, de aquí en adelante tú y yo, no tenemos nada más que hablar- Volvió junto a Drogo. -Sebastián será castigado como nuestras leyes lo dictaminan, estamos en deuda con ustedes, cualquier cosa que necesiten solo necesitan pedir- -Muchas gracias, también ustedes tienen la confianza con nosotros. Solo déjenme advertirles, algunos vampiros fueron muy leales a mi padre, aún desconozco si haya alguno que no tuvo suficiente de la pelea que acaba de pasar, así que les pido que se cuiden muy bien y que cualquier señal de peligro por parte de los nuestros, solo nos avisen e inmediatamente interferiremos- Nicolae estrechó la mano de Pat, y luego se retiraron.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Toda Tuya

Populares

Populares

close 0/500