Toda Tuya

Toda Tuya
Se miraron un par de segundos, Drogo se acercó y ella se quedó inmóvil, aún no podía leer claramente sus pensamientos así que él optó por hablarle, pero de un momento a otro ella lo empujó hacia un lado sin darle oportunidad de defenderse, y sin esperar tomó de la cabeza a Sebastián que tenía a muchos vampiros sobre él, les advirtió que se alejaran con un fuerte siseo y lo arrastró con toda su fuerza sacándolo hasta afuera de la casa. Todo a su alrededor eran golpes, mordidas y luchas de vampiros contra lobos, solo los 3 hermanos intentaban parar ayudando a ambos lados para que no se mataran entre ellos, y pocos eran los vampiros que se atrevían a oponerse a ellos, pues sabían que eran mucho más fuertes gracias a su padre. Víctor por su parte disfrutaba viendo a su hija pelear contra el alfa de la manada ya que era esencial someterlo o matarlo para lograr lo que quería, por eso no le importaba lo demás, Tom estaba a su lado esperando meticulosamente por qué sabía que no era el momento de intervenir. Ella solto al inmenso lobo y se puso frente a él, empezaron a caminar en un gran círculo viéndose las caras, el lobo gruñía ante ella y aunque era difícil saber lo que pensaba, su expresión era de confusión pues no mantenía una posición de ataque. -¿Qué? ¿Lo olvidaste? ¿Olvidaste lo que me hiciste?- Hablo ella con odio. -Me violaste después de decirme tantas veces que me amabas y querías, bien, arreglemos cuentas aquí y ahora, haber si ahora si te enfrentas conmigo cuando ya no soy más vulnerable a ti- Dicho esto se hecho sobre él, le metió sus afiladas uñas que habían crecido un poco más de sus dedos, y le encajó los dientes en la nuca, el lobo chilló y se dio la vuelta sacuendiendosela de encima, ella cayó con una mano en el suelo y volvió a chocar su cuerpo contra el lobo, fue una dura pelea, pero el lobo se debilitó en menos de 2 segundos, ella era recién convertida por lo tanto su fuerza era mayor que la de cualquiera en esa casa incluido su padre, y cuando tuvo al lobo donde quería, lo agarró del cuello y lo arrastró de nuevo por el suelo, justo iba a morderlo cuando... -¡Alhelí! - Nicolae gritó mientras tenía un lobo y otro vampiro a cada lado. Drogo corrió hacia ella quitándose dos lobos de encima y la agarro de la cintura haciéndola rodar por el suelo. Ella se incorporó de inmediato y se enfrentó a él, pero justo cuando se topó contra su duro pecho él la tomó del rostro y la besó efusivamente. Alhelí se resistió y le mordió los labios pero él lo soportó, la rodeó con sus brazos y la puso contra la pared de la casa que tembló con el fuerte golpe. Se encontró con sus ojos color avellana que la miraron con furia. -¡Basta ya!- Le dijo Drogo, ella se impulsó contra él pero no pudo soltarse. -¡Dije basta! - La volvió a estrellar contra la pared. -¡No! Suéltame, suéltame- Le gritó. -Tiene que pagar, no sabes lo que me hizo- Gruñó con fuerza dejando salir sus nuevos y grandes colmillos. Drogo se sintió impotente, ya que ahora si les había quedado claro que era lo que pasaba, y definitivamente tuvo el deseo de ser él mismo quien se encargara del lobo que yacía tirado en suelo moribundo, pero sabía que eso no solucionaría nada, y que muchos inocentes podían salir heridos o más bien muertos en ese instante. -Lo sé, lo sé mi amor- Le acarició las mejillas pálidas y chocó su frente contra la de ella. Alhelí se fue calmando poco a poco, pero sus afilados dientes no desaparecían y eso solo indicaba que no estaba dispuesta a rendirse, Drogo le levantó el mentón y le plantó de nuevo otro beso más apasionado, no solo por que quería hacerlo, sabía que la conexión que tenía con ella podría ayudar a calmar un poco la rabia que salía de todo su cuerpo, la sujetó con fuerza para besarla profundamente hasta que por fin ella dejó de insertarle las uñas en los brazos y lo agarró del cuello para abrazarlo más, le siguió el beso sin parar, era lo que tanto necesitaba, sentir que no era más vulnerable, que no importaba lo que Sebastián le había hecho, ella seguía siendo de él. Comenzó a pensar una y otra vez el momento que Sebastián la tomó por la fuerza, y su cuerpo se volvía a tensar, pero al sentir la lengua de Drogo dentro de su boca recorriendo y tomando por posesión todo a su paso, las imágenes del momento que lo miró por primera vez reemplazaron el otro horrible suceso, recordó como él le besó la mano aquella vez en Argentina, también cuando la distrajo en el avión, y cuando la miro desnuda por primera vez, hasta el momento que la hizo suya para siempre, recordó las palabras que se dijeron esa noche en la playa, sin olvidar ni la menor sílaba. -Siempre serás mía, solo mía- Drogo leyó por fin todo lo que ella estaba pensando viendo cada imagen en su cabeza. -Toda tuya- Susurró ella con sus ojos cerrados. Drogo confió en que ya podía soltarla un poco, pero justo en ese momento Víctor se apareció en medio de todos, para él nada había acabado. Fue hasta donde Sebastián y puso su pie en el hocico del lobo, este solo chilló al sentir la presión, Víctor estaba dispuesto a aplastarle la cara cuando Tom se puso frente a él. -No Víctor, esto no la traerá de vuelta- Le trato de decir pero Víctor estaba renuente a escuchar. -Ellos, me la quitaron...- Dijo con fuerza. -Sabes que no, fuiste tú, por tú culpa ella está muerta- Tom habló con resentimiento. -Deben someterse. ¡Yo soy su amo!- Gritó. Mientras que casi todos los lobos habían sido sometidos por los vampiros algunos inconscientes y otros ya... muertos. Alhelí se recuperaba de su ansiedad, pues aún sentía la adrenalina en su interior pero empujó un poco a Drogo por precaución y se acercó a Víctor. -Esto ya acabo- Dijo con furia. -Mamá está muerta, y eso no lo puedes cambiar- Víctor la miró con enojo y confusión. -¿Vas a perdonar a esta escoria?- Preguntó con sarcasmo. -No querida, este salvaje no se librará tan fácilmente- Presionó más su pie contra el lobo, los demás empezaron a aullar de dolor al ver a su líder caído y derrotado, Alhelí se abalanzó sobre Víctor y logró separarlo, lo puso contra las gradas que estaban en la entrada usando su fuerza y el peso de su cuerpo para que no se le escapara. -Hija, ¿Te atreves a enfrentarme?- Le hablo con burla. -No, padre- Dijo con seriedad. -Tal vez tengas razón Tom...- Víctor habló desde el suelo. -No fue culpa de ellos... Pero.. ese bastardo que está tirado ahí, hizo algo que no debía- Puso sus manos contra el suelo por debajo de su espalda y se levantó con fuerza quitándose Alhelí de encima. Cayó sobre sus manos y sus pies y luego corrió para enfrentarse contra ella. Alhelí lo vio venir y puso enfrente sus manos para detenerlo, Drogo se abalanzó junto con Nicolae y los dos pelearon contra Víctor, pero este los venció fácilmente dejándoles un dolor inmenso en las extremidades, Peter intentó también pelear contra él impidiéndole llegar hasta Alhelí pero fue inútil, también lo venció. Todos los demás solo estaban de espectadores, esperando órdenes de que Víctor chasqueara los dedos para abalanzarse contra sus hijos, pero él pudo solo, por último fue Tom quien se puso frente a ella para defenderla. -Sobre mi cadáver...- Dijo Tom con fuerza. -Ha sido un placer, amigo mío- Dijo Víctor en tono burlón. Y empezaron a pelear.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Toda Tuya

Populares

Populares

close 0/500