CORAZÓN DE AVENTURERO

SEPARADOS
La brujita se encontraba acostada en el suelo sin fuerzas frente a una ventisca. Niña misteriosa: Nieve... Junto a ella había un paladín con una armadura desgastada protegiéndola con su gran escudo. Paladin: ¡Huye! Niña misteriosa: ¿Huye? (Huir cuando ya está acabado fue uno de los malos hábitos de Roland) La bruja mientras estaba echada en la nieve recordaba algo del pasado. Roland: ¡Déjamelo a mí! Niña misteriosa: ("Déjamelo a mí y quédate detrás". Todos los protectores actúan como esos paladines originales) Médica: "En una situación difícil, debemos superarlo usando todas nuestras fuerzas" Niña misteriosa: ¿Roland? ¿Chicos? Cuando se levantó de la nieve observo a varios cadáveres tirados en el suelo, entre ellos estaban una médica, un guerrero, y un paladín. Y detrás de ella estaba una criatura gigante mirándola fijamente. Niña misteriosa: La nieve... Luego ella despierta del sueño en otro lugar. Manari: ¿Ya despertaste? Niña misteriosa: ¿Esto es? Se parece a una cueva Manari: No parece que está en mi mapa, así que es posible que sea un área inexplorada. El lugar era como si estuvieran dentro de unas ruinas subterráneas. Niña misteriosa: (Cuando la tierra colapso... esta persona...) Cuando pensaba observaba a la pistolera. Manari: ¿Eh? Niña misteriosa: No es nada, solo estoy sorprendida de como hiciste que todo colapsara. Manari: Si, así es... Dentro del laberinto hay muchas áreas que han sido rodeadas de plantas y se ha puesto frágil debido a la erosión, aunque tuve que usar casi toda la pólvora explosiva que tenía. Las dos chicas se levantaron para observar una gran montaña de rocas que bloqueaban un hoyo en el techo. Manari: Así que de ahí caímos. Sí, no parece que podamos salir por ahí Niña misteriosa: Eso quiere decir que debemos ir en busca de otra salida... Esto va a tardar demasiado... Manari: Pero hay algo que debemos hacer antes de eso Niña misteriosa: ¿Qué? ¿Revisar nuestro equipo? Manari: Eso también, pero primero... La niña le estrecho su mano hacia la brujita con una sonrisa mientras que ella le miraba con curiosidad. Manari: Presentarnos, sería complicado si no conocemos el nombre de cada uno. Yo soy Manari una pistolera. ¿Cuál es tu nombre? La brujita observo la mano de Manari por un rato y luego volteó su mirada con preocupación. Niña misteriosa: Yo soy... Rain... Blue Rain. Mis compañeros siempre me llamaban Rain... Mientras tanto en otro lado, Shinon trataba de hacer un hoyo con su bastón desesperadamente, Claudio y Luke lo observaban. Claudio: Detente Shinon Shinon continuaba su intento ignorando las palabras de Claudio hasta que su bastón se partió en dos. El Samurai tomo de su hombro cuando seguía intentando lo imposible. Claudio: ¡Basta ya! ¡Aun si haces eso, no sirve de nada! La maga se dio la vuelta muy enojada Shinon: ¡Estás diciendo que debemos dejarla atrás! Claudio: ¡¡No, digo que te calmes!! El samurai le gritaba silenciando a Shinon. Claudio: ¡Ahora, gracias a ellas nosotros seguimos vivos! ¡Es hora que tambien las salvemos! ¡Así que cálmate y pensemos en que podemos hacer! Nunca nadie le hablo así a Shinon, fue una sorpresa para ella, tanto que se quedó mirándola callada por un momento. Shinon: ¿Lo siento, pero que se supone que podemos hacer? Claudio: ¿Shinon, no te hagas ilusiones, pero no te parece raro este lugar? Claudio miraba a unos escombros que estaban medio hundidos en el suelo. Shinon: Ahora que lo mencionas, el montón de rocas parece mucho más pequeño La mente de Shinon comenzaba a trabajar. Shinon: ¡Eso es! No podríamos verlo por el polvo, pero la tierra también colapso con la avalancha. Manari no fue aplastada por las rocas, pero cayó en algún lugar debajo del derrumbe. Claudio: Luego las rocas cubrieron el hoyo en el suelo, en otras palabras... Shinon: ¡Hay un área oculta dentro del laberinto aquí abajo Claudio: Correcto, por lo que debe haber una entrada escondida en alguna parte, busquemos juntos, Shinon Shinon: ¡S Si! Continuando con Manari, caminaba junto a Rain en busca de una salida. Manari: Que mal, ya no me queda casi nada de pólvora. Rain: Aun así... Un pistolero que no puede usar un arma no es de ninguna ayuda Manari: ¿Pero, no usaste también tus hechizos ahí arriba? Rain: Fui enterrada sin querer por el descuido de alguien, así que no puedes ser de ayuda esa persona Manari: Pero, si encontramos a un enemigo ahora, sería un proble... La pistolera se puso pálida de repente. Rain: Porque te det... Manari le tapó la boca a Rain después de detenerse en una esquina. Las dos escucharon los gruñidos de cansancio de una criatura. Era nada más ni nada menos que el mismo mono gigante descansando sentado en el suelo de la otra habitación. Manari: (Por supuesto, si logramos sobrevivir, no sería raro que él siga vivo, también) Las chicas hablaron más bajo entre ellas. Rain: ¿Qué deberíamos hacer? Manari: Debe estar muy herido, si lo dejamos debería morir pronto Rain: En realidad esperaría que vengan a rescatarnos, pero... No tenemos comida ni agua Manari: ¿Cuál de nosotras se moverá primero? Rain: Es arriesgado Las dos se quedaron sentadas pensando en algún plan. Manari: Lo golpeamos y corremos La pistolera sacó una pequeña espada. Rain: Pensaba que dirías eso Manari: ¿Te opones? Rain: No, si fuera tú, lucharía de frente La bruja se puso de pie para ir directamente hacia el monstruo. Rain: Seré el señuelo, tú hazle un ataque sorpresa con esa espada y le golpearé en un punto débil Manari: Espera Rain: ¿Hmm? ¿Tienes una mejor idea? Negaba con la cabeza. Manari: Antes, tengo una sola pregunta Rain: ¿Mmm...? Manari: ¿Porqué... Porqué entraste al laberinto?
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
CORAZÓN DE AVENTURERO

Populares

Populares

close 0/500