Eres Mía

Capítulo 6
_En realidad no sabes por qué, ¿no es eso? _le pregunté _No sabes porque soy distinta a las demás _ _No lo sé _ reconoció Jacod, y me miró de reojo _Pero, Alice, no quiero que te claves con esto. Es difícil de explicar y... para nuestras intenciones, carece por completo de importancia. _¿Que intenciones? _Lo mire entrecerrando los ojos. _Pará qué nuestra amistad funcione tendrás que aceptar que hay determinadas cosas que no voy a contarte _Dijo Jacod con mucha seguridad _No pretendo ser un imbecil pero es lo que hay. _Y si yo no lo acepto? _Entonses no podremos salir más_Intento sonar tajante, pero capté la tristeza en su voz. _Esto no tiene ningún sentido _dije, aunque empezaba ya a claudicar _¿Y porque no puedes contarme esas cosas? _ _!No puedo contartelas, porque no puedo contartelas! _Lo dijo en modo como si aquello bastará a modo de explicación, como si yo fuera a decirle entonses "Oh claro , ya entiendo" _Esto me frustrara como no te imaginas _Me enfurruñe, pero aquello nada más insisto en el una sonrisa. _Lo sé. _seguía sonriendo, pero lo dijo en modo de disculpa _Te dejaré en casa y te tomas todo el tiempo que quieras para pensar y decidir si salir por ahí conmigo vale la pena. Y si llegas a la conclusión de que quieres repetir, me envías un mensaje. ¿Te parce bien? _De acuerdo _Intenté que mi respuesta sonara lo más abatida y enojada posible, confiando en qué aquello lo hiciera cambiar de idea y me revelará su información confidencial. Pero se limitó a sonreír de nuevo cuando llegamos a la entrada de mi edificio. Se estacionó y al salir del coche le dije que hablaríamos más atrde, pero el solo se despidió de mi diciendome adiós con la mano y entre en casa. Me acosté tarde esa noche tarde horas en dormirme mientras elaboraba un millón de teorías distintas sobre Jacob. ¿Un extraño experimento del gobierno? ¿De la CIA? ¿Un hombre lobo? Pero nada de aquello encajaba. Mi teoría más prometedora era que se trataba de un famoso que llevaba una doble vida vida tipo Hannah Montana. Eso explicaría porque todo el mundo se fija en el. Y si había optado por una identidad secreta, no podía contramelo. Pero esa teoría seguía sin explicar porqué todo el mundo lo reconocía excepto yo, o porque quería andar de incógnito. Como estuve despierta hasta tarde intentando averiguar el misterio de Jacod y no tenía escuela, decidí que me pasaría el día seguiente durmiendo, acurrucada bajo la suabe calidez de mis sábanas. Pero por desgracia el bloqueo que había levantado sobre Jenni se frustró. O mejor dicho, irrumpió en mi habitación, destruyendo cualquier posibilidad de seguir durmiendo. _¿Que demonios pasa? _preguntó Jenni entre dientes. Abrió la puerta de mi habitación con tanta fuerza que la mejilla dejó su huella en el revoque de la pared. Me levante de un brinco, envuelta en un amasijo de sábanas y confusión inducida por el dueño. Apenas podía centrar la vista en la imagen borrosa de Jenni, que se plantó en el umbral de la puerta, las manos en las caderas y mirándome fijamente. _Puedes bajar la vos si despiertas a mi madre nos matar a ambas _Además,¿que sucede porque viene de esa manera ah esta hora Jenni?_realmente no tenía idea de qué hora era pero a mi parecer era muy temprano para que viniera así de la nada. _Lo sabes perfectamente _Sus labios se torcieron en una sonrisa socorron avanzó hacia mí pisoteando con sus tacones de diseñador la ropa sucia que cubría el piso de mi habitación. Por el rabillo del ojo vi que el despertador marcaban las 7:13 de la mañana eh hice una mueca de discuto. No era ni siquiera medio día y Jenni andaba ya de tacones y los labios pintados de rojo. _La verdad es que no. _Bostecé y volví a taparme. _Por qué no has respondido de mis chorro cientos mensajes y llamadas_Jenni me destapó con rabia, obligándome hablar con ella. _Pues porque eran chorrocientos _le respondí, y me senté en la cama a regañadientes. _¡Uf! _Refunfuño Jenni. Se sentó a mi lado, ingdinadisima _No habría tantos si te hubieras tomado la molestia de responderme. _Lo siento. _¿Y? _Jenni se quedó mirándome. Su expresión se hablando como si me hubiera perdonado, lo que me resultaba verdaderamente asombroso. Pará Jenni, el peor pecado mortal era que la ignoraran, y yo hice durante casi todos días seguidos. _¿Qué? _La verdad es que no sabía dónde Quería llegar ¿tenía quizás que darle las gracias por algo? _¿Has hablado con él?_ me preguntó, y yo puse los ojos en blanco. _¿Con el? ¿Con quién? _ para ser sincera la obsesión instantánea que Jenni mostraba hacia Jacod era lo primero que me puso de verdad nerviosa con respecto a todo aquel asunto. Si generada aquella reacción en ella ¿Qué reacción generaba en otra gente? ¿Y porque yo no era igual? En ese momento mi madre apareció en la puerta de mi habitación traía puesta su pijama y su cabello totalmente desalineado. _¿Era Jacod el tipo con el que saliste ayer?_ _¿Mamá? _quedé totalmente sorprendida cómo mi madre sabía de eso ella estaba en su trabajo. _¿Qué saliste con él? _preguntó Jenni casi jadeando. _Fuimos a un concierto nada del otro mundo_ dije finjiendo indiferencia para tratar de restarle importancia, pero me di cuenta de que Jenni respiraba agitado. _Alice, saliste con el chico más fabulo del mundo y no me lo dijiste! _ _No es mas que un chico _apunté, siguiendo con mi tono de ultra indiferencia, que acompañe con un gesto de encogimiento de hombros por su acaso. _¿Como puede decir eso? _Preguntó Jenni. Pará ella era comparable con los dioses y sólo se le podía hablar efusivamente empleando el tono de reverencia normalmente reservado a los zapatos y a los bolsos. _¿Sabes que? No acabo de entenderlo _Me devolví a Jenni _¿Qué le encuentras que te gusta tanto?. _¿Hablas enserio? _Sí. _¡Pero si tu también lo viste! _Sí, Ya lo sé. Pero sigo sin entenderlo.Es tás loca por el tienes que ser capaz de expresar qué es lo que te gusta tanto que es lo que te atrae tanto de él. _Es simplemente...... _Jenni se quedó sin palabras. Desde que que lo conoció no había hecho otra cosa que pensar en él pero¿ porque no podía explicarlo? _Es como.... Es algo que tiene. Es completamente indescriptible. Lo deseo y ya. Mas que nada que haya podido desear. _Ya. _Fue lo único que se me ocurrió decir. _¿Estas diciendome que tu no lo deseas?_Me pregunto Jenni con incredulidad. _Pues no. _Respondi sinceramente. Me gustaba Jacod de una forma muy extraña, pero no como Jenni. Era algo más sencillo y menos carnal. O, al menos, era eso lo que ella daba entender por su forma de hablar y actuar. _¿Mencionó algo sobre mi?_ Jenni volvió al único tema que en realidad le interesaba : ella. _No. _ me levanté para tomar algo de ropa de los cajones del armario la conversación por mi parte había acabado y me disponía a darme un baño e iniciar mi jornada. Pero antes de llegar a la puerta vi a mi madre había olvidado por completo que ella estaba aquí. _Tu y yo hablaremos después Alice. _Si mamá. _¡Te dejo con tu charla madre eh hija!. _Muchas gracias Jenni_Genial, estoy a cada y todo gracias a mi dolor de cabeza preferido.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Eres Mía

Populares

Populares

close 0/500