Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

°°NO PUEDO°°
— Tenía hambre y quise hacer algo de comer. - respondió con una linda sonrisa. — Deja, me hubieses dicho para hacerlo yo. — Ya no soy un niño, yo puedo. — Lo sé y eso me pone aún más triste. — Pero siempre estaré a tu lado. De pronto suena el teléfono de JAYDEN a lo que él deja que su madre se ocupe de la comida iba a recoger la llamada. — ¡Madre te puedes fijar por favor, parece que alguién me llama! - pidió al oír sonar su teléfono. — Ve hijo, yo lo hare.- respondió tomando el sarten entre su manos. — Halo, quién habla. - dijó JAYDEN contestando la llamada. — Ha pasado mucho tiempo de haber cruzado palabras. - comentó en tono sarcástico. — ¡ESTEBAN! — Veo que aún recuerdas mi nombre. — ¡Que quieres! — No me hables de esa forma, he dejado mi orgullo aún lado para hablarte, todo por LINSAY. — ¿Que paso? ¡le ocurrió algo! ¡esta bien! - comenzó a preguntar muy desesperado al escuchar el nombre de su amada. — ¡Oye! cálmate, no le ha pasado nada...aún. — A que te refieres. — Realmente no la amas, élla es tan increible, lista, muy capaz, no entiendo que esperas para luchar por élla. No te quise decir esto pero, ya no aguanto más verla tan triste. Estos días ha trabajado tres veces de lo que hacía, llora por las noches y sus ojos siempre estan muy hinchados y rojos, su rostro a dejado de tener esa alegría que la caracteriza, su estado de animo es muy deprimente, cómo si estuviera pagando por un grave error, no sabes lo mal que se ve, ¡Ven y lucha por élla! yo se que élla aún te ama y si la dejas otro lo ara por tí... - expresó ESTEBAN muy enojado, triste ya que él aún sentía algo por LINSAY y ese amor lo hacía hacer cosas que nunca imaginó hacer por alguién. — ¡No puedo! — ¡Que no me escuchaste! ¡élla te necesita! — Quizas yo sea su más grande dolor, y creo que será mejor que la deje ir... - respondió entre lágrimas al escuchar lo mal que estaba su amada, pero al mismo tiempo tenía mucho miedo, de ser él la persona que le causa mucho dolor, con la tristeza más profunda en el mundo no hizo caso a ESTEBAN. — ¡Estas loco! élla te ama, que mas quieres que te diga, para mí ya es difícil decirte esto, ya que aún yo siento algo por élla. — Tu no me entiendes, que pasa si élla ya no quiere estar conmigo. ¡Tu crees que podre vivir con su rechazó! — Esta bien, no vengas. Pero escucha bien esto, ¡Yo lucharé para que élla sea mía, y te juro que lo voy a lograr! - gritó colgando la llamada. — ¡ESTEBAN, ESTEBAN! - repetía varias veces JAYDEN al escuchar lo último que le dijó. — ¿Que pasa hijo? — Me llamó ESTEBAN. — Escuche que discutieron ¿fue por LINSAY? — Él me dijo que élla esta muy cambiada, esta muy triste y que esfuerza mucho a su cuerpo. — Vaya niña, sigue siendo hací. — Tú ya lo sabía madre. — No, pero recuerdo una vez que hizo lo mismo, era los primeros años de su entrenamiento había una prueba de golpes que élla no podía, la trate tanto que de frustración se salió del entrenamiento sin mi permiso, pero algo vio en la televisión que minutos mas tarde cúando yo no estaba, volvió al cuarto de entrenamiento y golpeó esa bolsa hasta hacer sangrar sus manos, perdió tanta sangre que cayó tres días en cama, su salud no era muy buena y los doctores decían que era un milagro que siguiera viva, días después me enteré por ESTEBAN ya que él la había encontrado tirada en él suelo, que había visto la boda de seu ex, me imaginó que fue la tuya. - dijó Elena mirando a su hijo con ternura. — ¡Encerio madre! — Si, ya sabes que hacer ahora. — A decir verdad, es el miedo que no me deja moverme. — ¡Miedo a que! — A ser rechazado. — Lo intentas otra vez. — No tendre las fuerzas ni el valor para hacerlo. — Yo se que sí. — Gracias por tu apoyo, pero tengo un poco de sueño ire a dormir, hasta mañana madre. — Ests bien, duerme hijo mío. - dijó Elena viendo a su hijo subir a su habitación. [ Al día siguiente con LINSAY ] — ¿En dónde estabas ESTEBAN? — No me digas que te hago falta. — No seas tonto. — Los superiores te estan buscando. - dijó con la voz muy débil. — ¡LINSAY! estas enferma. - preguntó tocando su frente. — Quita tu mano, ¡estoy bien! - gritó enfadada, empujado aún lado la mano de ESTEBAN. — ¡Que mal humor! uno que quiere ayudarte y tú tan grosera cómo siempre. — Ya te dijé que estaba bien, porqué insistes, ve adentro los superiores te mandan a llamar, hoy me toca regar estas rosas y tú me estorbas. — Te puedo ayudar además hace un poco de frío, y aún no ha salido el sol. - dijó tratando de acercarse a LINSAY para ayudarla. — ¡Ya te dijé que no! - respondió haciendolo caer por una técnica que élla sabía muy bien. —Esta bien me voy antes de que me dejes rotos los huesos. - argumentó enojado al ser golpeado por su compañera. — Élla esta débil, tambien tiene fiebre y su salud no es la mejor ahora, pude sentirlo cuándo me dió ese golpe, solía hacerlo mas fuerte y precisa pero como esta mal no pudo hacerlo bien - se dijó a si mismo, mientras caminaba al base, dejando a su compañera en medio del patio con frío. — ¡Tonto! no estoy enferma. - se dijó LINSAY mirándolo con enojó, sacando las mangueras para regar. Cúando comienza a regar, entre los árboles y rosas logra ver la silueta de una persona, parecida a la de un hombre, por él agua que élla soltó para las flores no podía ver con claridad, llevó sus manos a sus ojos para limpiarlos y verlo con claridad de quien se trataba... — ¡Tú! - susurró en voz baja, desmayadosé a causa por la alta fiebre que tenía, debido a su mal estado de salud, lo que la dejó incosciente.... [ Con JAYDEN ] — ¡Hijo baja a comer! ya he preparado el desayunó. - dijó su madre tocando la puerta de JAYDEN... Toco por varios segundos sin resivir respuesta, haci que decidió entrar y observa que su cama esta tendida cómo si no hubiese dormido en su habitación, de pronto escucha sonar la ducha cómo si alguién se estuviera bañando, a lo que se acerca y toca la puerta... — ¡Hijo estas ahí!
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

Populares

Populares

close 0/500