Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Luchando contra el Gran Escorpión
En el momento en que Bai Yunfei dio el primer paso, detectó un ligero movimiento por el lado derecho de la cuerva. Una especie de látigo salió disparado, convirtiéndose en un punto rojizo y brillante que estaba apuntando a su cabeza. "Ja, ja, ¡justo lo que esperaba!" Bai Yunfei no se asustó, sino que en lugar de ello, su corazón saltó de emoción. El que hubiesen trampas en la cueva significaba que… ¡definitivamente dentro se hallaba un tesoro! Pese a sentirse contento, no bajó la guardia en ningún momento desde que puso un pie en el interior. Naturalmente, sitios tan misteriosos como ese debían albergar peligros. Y como era de esperarse, el peligro iba en camino. Aunque el ataque fue rápido, Bai Yunfei pudo verlo y consiguió evadirlo saltando a un lado. Posteriormente dio una voltereta, esquivando otro coletazo que impactó en el suelo, abriendo una grieta y levantando una pequeña lluvia de piedras. Al darse la vuelta, pudo ver a la criatura que era su atacante. "¡Una bestia de Alma!" Yunfei no pudo evitar gritar de la sorpresa. Un enorme escorpión negro le bloqueaba la entrada. Su tamaño comprendía aproximadamente dos metros de largo, con dos filosas tenazas y una gruesa cola elevada casi hasta tocar el techo. El escorpión chocaba sus tenazas de manera amenazante, haciendo saltar chispas de estas y mirando al extraño con sus diminutos ojillos rojos. "Quinto Nivel… ¡Es del Quinto Nivel!" La frente de Bai Yunfei se perló de sudor y frunció el ceño. Percibió Fuerza de Alma brotando del escorpión. "Así que hay bestias de Alma en un sitio como este…" Yunfei estaba realmente sorprendido. Durante todo el tiempo que llevaba viajando, internándose en espesos bosques y escalando dificultosas montañas, no es que nunca se hubiese topado con una bestia de Alma, pero todas eran inferiores al Tercer Nivel, por lo que no llamaban mucho la atención. Sin embargo, ahora una bestia tan poderosa como el ave de Rayo apareció frente a él. "Una bestia de Alma del Quinto Nivel que custodia un tesoro… Me pregunto qué tan valioso será…" La emoción crecía cada vez más en el pecho de Yunfei. Sin duda lo que sea que cuidara el gran escorpión debía ser un magnifico premio. Se imaginaba un exótico objeto de Alma. O puede que fuera algo comestible, como una hierba u otra cosa similar, algo que una bestia de Alma deseara proteger para alimentarse y crecer con mayor poder. A diferencia de los seres humanos, las bestias de Alma gozaban del entorno natural en el que se desarrollaban salvajemente. Los alimentos que ingerían llegaban a ser dañinos para los cultivadores, pero no se ignoraba la posibilidad de convertirlos en suplementos con los cuales adquirir beneficiosos resultados durante sus entrenamientos. En resumen, si una poderosa bestia de Alma custodiaba un determinado territorio, existía la gran posibilidad de estar protegiendo un tesoro, fuese comestible o no. Bai Yunfei vigiló las reacciones del gran escorpión, que se mantuvo inmóvil durante un rato. Aparentemente no estaba dispuesto a atacar, por lo que luego de sondear el área con su Sentido de Alma y comprobar que no había más bestias en la cercanía, Yunfei juntó las manos a modo de saludo y dijo: "Una bestia de Alma del Quinto Nivel en la etapa Temprana, es equivalente a un cultivador en el reino de Ancestro de Alma. Je, je, que suerte. ¡Permíteme probar mi fuerza contigo!" ~¡Chiii!~ El gran escorpión soltó un chillido. Tras comprobar que el humano invadiendo su territorio no pretendía marcharse y que su poder era inferior a la suyo, se preparó para atacar. Alzó sus dos grandes tenazas, pero en lugar de arremeter contra Bai Yunfei, lo que hizo fue clavarlas en la tierra. Después las usó de soporte para inclinar la parte trasera de su cuerpo hacia adelante y manejar su alargada cola como si fuera un látigo de punta filosa. Debido a las dimensiones de la cuerva, con un interior muy pequeño, costaría mucho evadir la cola del escorpión. No obstante Bai Yunfei empleó los Pasos Superpuestos, dejando numerosas imágenes residuales tras sus movimientos. El escorpión lanzó más de una docena de coletazos veloces, pero ninguno pudo darle a Yunfei. Mientras Bai Yunfei esquivaba tranquilamente los ataques del gran escorpión, buscaba con la mirada algún punto vulnerable en su cuerpo. La bestia sacudió la cola frenéticamente y la punta pasó rozándole una oreja al joven, para acto seguido torcerse y regresar con la intención de apuñalarlo en la espalda. El aguijón consiguió alcanzar un costado de Bai Yunfei antes que este último pudiera esquivar, rasgando su camisa y produciendo numerosas chispas. La armadura Seda Dorada quedó con una larga abolladura como resultado de ese ataque. Yunfei contuvo un quejido. Antes de estabilizarse y concentrar sus energías en cargar directamente contra el escorpión, presintió un inminente peligro que lo obligó a detenerse de golpe para luego retroceder con un salto. ~¡Chiii!~ El escorpión chilló de nuevo. Al retirar sus tenazas del suelo, estas brillaban con una energía elemental amarillenta. Entonces una enorme grieta apareció en el suelo junto a numerosas estalactitas que cruzaron todo el camino en dirección a Bai Yunfei. Si él no hubiera reaccionado lo bastante rápido, la sobrenatural formación de tierra filosa lo habría atravesado de pies a cabeza. "¡Mierda, eso fue realmente peligroso!" En pleno aire, Yunfei agitó la muñeca derecha y de pronto ya sujetaba tres relucientes dagas, que disparó a los tres ojos rojos del escorpión. La bestia cruzó las tenazas delante de la cabeza, bloqueando los proyectiles con suma facilidad. Luego se abalanzó rápidamente, apuntando con su aguijón al corazón de Bai Yunfei al mismo tiempo que intentaba apresarle el brazo izquierdo. Los ojos de Yunfei brillaron. Ladeó su cuerpo, esquivando el golpe del aguijón. Pero no se retractó, con la intención de evitar ser atrapado por la tenaza, sino que estiró el brazo izquierdo, facilitando que pudiera atraparlo. Los tres ojos del gran escorpión mostraron un rastro de sorpresa. ¿Acaso ese humano no valoraba su vida? Debía hacer todo lo posible para evitar que su tenaza lo alcanzara, no lo contrario… ~Kah-Kah~ Sin embargo, cuando la tenaza se cerró fuertemente, se oyó un fino sonido metálico. El cuerpo del gran escorpión se retorció, concentrando energía elemental. Pero por mucho que apretó con la esperanza de quebrar el brazo del humano, no lo consiguió. Claramente la defensa del Brazalete Hoja Infernal era muy superior. Bai Yunfei sonrió. Cerró la mano derecha y utilizó el peso del gran escorpión a favor para mantenerse firme en tierra. Las venas de su brazo se abultaron, brillando de un color azul, y entonces golpeó con todas sus fuerzas la cabeza de la bestia. ~¡Crack!~ El cuerpo del gran escorpión chocó contra una pared acompañado de un estruendoso sonido quebradizo. La pared a espaldas de la bestia de Alma se destruyó parcialmente, haciéndole caer de espaldas y liberando a Bai Yunfei de su tenaza. Acto seguido. Yunfei le propicio otro poderoso golpe en el abdomen. ~¡BaM!~ Al mismo tiempo que el puño de Bai Yunfei se estrelló en el escorpión, hundiéndolo más en la pared, la mandíbula de la bestia se abrió, disparando un líquido verdoso a su rostro.
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500