Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Regalo Inesperado
"Señor Jing, ¿qué está pasando?", preguntó Ye Ting echando un vistazo a la escena. Las cejas de Jing Mingfeng se arrugaron. "No tengo los detalles, pero parece que Bai Yunfei está realizando un contrato con un ave de Rayo del Quinto Nivel". "¡¿Ave de Rayo del Quinto Nivel?!" Ye Ting y los otros se vieron a la cara. Sabían que Bai Yunfei acabó con la vida de varios miembros de la secta Domadores de Bestias, pero ignoraban cuales bestias de Alma se hallaban dentro de los anillos robó. Al ver el rostro tenso de Jing Mingfeng, nadie se atrevió a hacer más preguntas. Permanecieron quietos en el mismo lugar, empleando el Sentido de Alma para detectar los sucesos dentro de la habitación. "¡Realmente es un ave de Rayo!", exclamó Ye Ting, sorprendido. "¡Una bestia de Alma del Quinto Nivel! La familia Zhao se unió a la secta Domadores de Bestias solo por el deseo de poseer una de esas criaturas. Pero Bai Yunfei ha realizado un contrato con una, así de la nada… Es desconcertante. ¿Quién rayos es él?" ~¡BooM!~ Fue entonces cuando ocurrió la explosión mental. Todos en el exterior vieron como las luces, purpura y roja, se separaban y las fluctuaciones de Fuerza de Alma iban disminuyendo lentamente. El ave de Rayo permaneció quieta mientras la luz purpura se fundía con su cuerpo. Al mismo tiempo, la roja regresaba al cuerpo de Bai Yunfei, devolviéndole la movilidad de su cuerpo. "¿Qué significa esto…?" Ye Ting miró fijamente la habitación, albergando muchas dudas. Percibió claramente como Bai Yunfei estaba por concretar su unión con el ave de Rayo, pero al último momento rechazó el contrato. Jing Mingfeng no pudo resistir más y abrió la puerta de la habitación. "Bai Yunfei, ¿qué está pasando? ¿No es esa bestia un ave de Rayo? ¿No estabas realizando un Contrato de Alma? ¿Por qué razón lo rechazaste?" "No estoy seguro, pero creo que el cambió producido en esta ave de Rayo tiene una relación con su fallida autodestrucción. Y ahora empieza a recuperar la consciencia", explicó Yunfei, sacudiendo la cabeza. "En cuanto a lo del contrato, no sé cómo pasó. Pero afortunadamente reaccioné a tiempo y pude rechazarlo". "¿Qué? ¿Dices que… voluntariamente te negaste a tener de compañero a una bestia de Alma del Quinto Nivel?" Jing Mingfeng miró a Yunfei con los ojos muy abiertos. "Sí. No estoy muy familiarizado con el ave de Rayo. Creo que habría sido mala idea". Bai Yunfei asintió con la cabeza. "No lo comprendo…" Mingfeng frunció el ceño, susurrando para sí mismo. "Si no te conociera, definitivamente pensaría que estás mintiendo". "Por cierto, esta ave de Rayo no puede ser almacenada en un anillo especial, ¿qué haremos con ella?", le preguntó Yunfei a Mingfeng. Jing Mingfeng se encogió de hombros y dijo: "¿Cómo voy a saber? Tú te creaste ese problema. Seguramente encontrarás la forma de solucionarlo". "¿Por qué no realizas un Contrato de Alma con el ave? En su estado actual no impondrá mucha resistencia. Si te vuelves su compañero, podrías conseguir que se mueva", dijo Bai Yunfei. Jing Mingfeng se quedó sin palabras por un largo momento. Al igual que él, Ye Ting y los otros, que acababan de acercarse para enterarse del suceso, no supieron que decir. La oportunidad de formar un contrato con una bestia de Alma del Quinto Nivel, una oportunidad única e invaluable… Desde que conoció a Bai Yunfei, Ye Ting sentía que cada una de sus acciones era un puñal directo a su corazón, pues no dejaba de sorpréndelo en grande. Sin embargo, al escuchar primeramente que Yunfei le ofreció a Mingfeng convertirse en el compañero del ave de Rayo, le provocó una ligera arcada de envidia. Jing Mingfeng reflexionó durante unos segundos y al final negó con la cabeza. "Olvídalo. Aunque tener a una bestia del Quinto Nivel suena muy tentador, quiero que mi compañero sea del mismo atributo elemental que yo. En un futuro conseguiré a mi propia bestia de Alma". Se podía formar un Contrato de Alma con una bestia cuyo elemento fuera diferente al del cultivador, pero normalmente los cultivadores buscaban bestias de Alma que tuvieran una mayor compatibilidad con ellos, es decir, de iguales elementos. Ye Ting casi se ahogó con su propio aliento. Le echó una rápida mirada a Jing Mingfeng. Lo conoció poco después que a Bai Yunfei, por lo tanto, imaginaba que se trataba de una persona con una mentalidad diferente. ¡Pero resultaba ser igual de impredecible! Y entonces, las siguientes palabras de Bai Yunfei fueron más de lo que Ye Ting pudo soportar. "Oh, entiendo". Bai Yunfei asintió y se volvió para mirar al hombre. "Señor Ye, Tianming me comentó una vez que usted posee el atributo de origen de Rayo. ¿Le gustaría hacer un contrato con esta bestia de Alma?" Esta vez, Ye Ting casi se tropieza al dar un paso atrás. Ye Quan, igualmente sorprendido, se encargó de sujetarlo de los hombres. "Joven Bai… ¿Qué has dicho…?" "Que si te gustaría formar un contrato con el ave de Rayo", repitió Bai Yunfei. "Hermano Bai Yunfei, ¿lo dices en serio? ¿De verdad le entregarías esta poderosa bestia de Alma a mi padre?" Después de un momento de silencio, el primero en hablar fue Tianming. El chico era ingenuo, por lo que no tenía claro las intenciones de Bai Yunfei. No obstante, se sentía muy emocionado. "Si, y de esa manera el señor Ye podrá abrirse paso al reino de Ancestro de Alma. Esta bestia debería ser un poderoso aliado con el que contar a la hora de enfrentarse a la familia Zhao". Bai Yunfei asintió. Entonces recordó algo: "Pero sería mejor que nadie supiera de la existencia del ave de Rayo al menos hasta que recupere su consciencia. Hay que prevenir cualquier anomalía que pueda producirse a causa de su estado actual". Bai Yunfei no estaba dispuesto a contarles que esa bestia de Alma se la había robado a un integrante de la secta Domadores de Bestias… Ye Ting y Ye Quien se vieron a los ojos. Eran incapaces de ocultar su emoción. "Señor Bai, entonces… ¿realmente piensa darme al ave de Rayo?", preguntó el líder de la familia Ye. "¿Podría ser que el señor Ye no quiere al ave de Rayo?" Bai Yunfei sonrió. "No, no, yo..." Ye Ting estaba un poco avergonzado y agitaba la mano repetidamente. "Acepto gustosamente su regalo. Gracias, señor Bai. La amabilidad que le ha demostrado a la familia Ye es algo que nunca olvidaré. Si tienes alguna petición, no dudes en hacerla. Siempre que esté en nuestras posibilidades, haremos cuanto podamos para ayudarte". "Es usted el amable, señor Ye. En ese caso, solo pediré que no trate al ave de Rayo como si fuera una herramienta. Apréciela como a un verdadero compañero. Si utiliza su Sentido de Alma, podrá visualizar una estela purpura con la cual llevar a cabo el contrato. El resto es todo suyo". Ye Ting asintió y dijo: "No hace falta decirlo, señor Bai. Trataré muy bien al ave de Rayo". Jing Mingfeng y Tianming fueron detrás de Ye Ting y los otros para ver la conclusión de ese increíble momento; como realizaba su Contrato de Alma. Por su parte, Bai Yunfei simplemente se encerró en su habitación. Sentado sobre la cama, con las piernas cruzas, Bai Yunfei cerró los ojos y se concentró en su mano derecha. Al poco tiempo, un destello rojizo se manifestó en forma de llamas que se mantuvieron ardiendo en la palma de su mano. Lo más curioso era que, en el interior del oscilante fuego, se reconocía un brillo purpura. Bai Yunfei miró la llama en su mano y murmuró: "Nunca hubiera imaginado que conseguiría algo como esto…"
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500