Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Muchas Formalidades
"Espíritu de Alma, en la etapa Intermedia…" Liu Kun, pese a ser un Espíritu de Alma en la etapa Tardía, no podía subestimar la fuerza actual de Bai Yunfei. "Juzgando por su apariencia, debe tener unos veinte años. Llegar al reino de Espíritu de Alma siendo tan joven… ¡sin duda es una persona con un talento excepcional! ¿De qué familia es este joven? Bai… No había escuchado ese apellido antes. ¿A qué secta pertenece? ¿Y cómo la familia Ye consiguió su apoyo?" Aunque muchas preguntas circulaban por la mente de Liu Kun, su semblante no cambió en absoluto. "Señor Bai, no necesita ser tan formal. Por favor, venga y charlemos un rato". Los tres se sentaron en torno a una mesa con elegantes tazas de té frente a ellos. A los pocos segundos, Liu Kun preguntó: "Joven Tianming, ¿qué te ha traído por aquí el día de hoy? ¿De casualidad buscas a Shun’er?" "Te equivocas, tío Liu. En realidad es el hermano Bai Yunfei quien quería venir a visitarlos. Yo solo le indiqué el camino", explicó Tianming señalando a Bai Yunfei. "O-oh… ya veo…" Liu Kun estaba un poco aturdido. "Entonces, ¿qué necesita de nosotros, señor Bai?" Bai Yunfei sonrió. "No se preocupe tanto, señor Liu. Pasaba por la ciudad y quise venir de visita. Cuando lea esta carta lo entenderá todo". Su Dong se apresuró a recibir la carta que You Qingfeng le dio a Bai Yunfei antes de salir de la ciudad Sauce Verde y se la entregó a su señor. Liu Kun la recibió con un gesto desconcertado y comenzó a leerla. La cara del anciano entonces cambió repentinamente. Primero adoptó una expresión de sorpresa. Luego enderezó la espalda mientras leía la carta con seriedad. El corazón de Liu Kun comenzó a latirle rápidamente. Bajo la atenta mirada de Bai Yunfei y los curiosos ojos de Tianming, leyó la carta unas tres veces más para asegurarse de su autenticidad. Finalmente, Liu Kun cerró la carta y alzó la vista hacia Bai Yunfei, con una ancha sonrisa en sus labios que parecía albergar algún significado especial. Por su parte, Tianming guardaba unas cuantas dudas. De pronto le parecía que la forma en la que Liu Kun miraba a Bai Yunfei era de alto respeto. "No puedo creer que el señor Bai conozca al maestro You Qingfeng. Espero que pueda disculparme, señor Bai. De haber sabido que se encontraba en la ciudad, habría enviado a alguien a buscarlo". "Sus palabras son muy serias, señor Liu. Conocí al maestro You en la secta Sauce Verde y me dio esa carta. Fue él quien me recomendó visitar a la familia Liu una vez llegara a Gaoyi, eso es todo". "Es usted muy amable, señor Bai. Si hay algo en lo que mi familia pueda ayudarlo, no dude en decirlo". "Bueno, entonces le daré las gracias por anticipado, señor Liu. Me quedaré en la ciudad unos pocos días. Si necesito algo, pasaré a visitarlo nuevamente". "Bien, señor Bai. Pero, por favor, no sea tan formal. No quisiera que el maestro You Qingfeng piense que he sido un mal anfitrión para usted". Tianming alternaba la mirada entre de ambos. Se estaba divirtiendo por la situación. Le daba la impresión que Liu Kun deseaba que Bai Yunfei le pidiera ayuda en lo que fuera. Sin duda era obra de la carta. En cuanto a ese ‘maestro’ al que se refería Liu Kun, solo hizo que Tianming se creara una mejor imagen de Bai Yunfei El resto de la conversación fue bastante agradable. Liu Kun no descuidó su tono y contuvo sus nervios, expresándose cordialmente y sin dejar de lado a Tianming. Después de una hora aproximadamente, Bai Yunfei consideró que era momento de marcharse. Sin embargo, el sonido de pasos de oyó en el pasillo cercano, y un joven vistiendo pulcras y elegantes ropas, con el largo cabello peinado hacia atrás, hizo acto de presencia. "Padre, estoy aquí". Liu Shun entró al salón y saludó primeramente a Liu Kun. Seguido le dijo a Tianming: "Tiempo sin verte, Tianming. ¿Qué tal ha sido la aventura por allí afuera " Tianming, quien claramente estaba muy familiarizado con Liu Shun, sonrió. "Je, je, tiempo sin verte, hermano Liu Shun. He aprendido muchas cosas de mi último viaje". Liu Shun asintió y se giró para mirar a Bai Yunfei. Cuando comprobó que era más joven que él, no pudo evitar volverse hacia Su Dong y preguntar: "¿Es él? ¿Estás seguro que es la misma persona que me noqueó ayer? ¿Realmente está en el reino de Espíritu de Alma? Me cuesta creerlo…" "¡Shun’er, no seas grosero!", bramó Liu Kun, con el rostro pálido. "Hermano Liu Shun, ¿a qué te refieres con ‘noqueó? ¿Te has encontrado antes con el hermano Bai Yunfei?", preguntó Tianming con curiosidad. "Pues…" Liu Shun miró a Yunfei sin saber que decir. Antes que Liu Kun dijera algunas palabras en defensa de su hijo, Bai Yunfei sonrió y se le adelantó. "Joven maestro Liu, parece que no me recuerda ya que estaba muy borracho ayer. Espero no haberlo ofendido mucho y que sea capaz de disculparme". "Eh…" El anciano no esperaba que Bai Yunfei tuviera esta actitud. "Señor Bai, es muy amable. Escuché de Su Dong que fue mi hijo quien lo ofendió a usted. Espero pueda perdonarlo". Tras decir eso, Liu Kun se giró para ver a su hijo. "El señor Bai es muy caballeroso y honorable. En cambio tú eres irrespetuoso e irresponsable. ¡Discúlpate de una vez!" Liu Shun se sorprendió de ver a su padre comportarse de esa manera. Estando sobrio, entendió que había un motivo especial para ello, algo que lo dejaba desconcertado. Sin embargo, juntó las manos en forma de saludo y se dirigió a Bai Yunfei. "Ayer, debido a mi estado de ebriedad, me comporté de manera indebida y le causé problemas, señor Bai. Le pido que me perdone. Si no me hubiera dejado inconsciente, seguramente habría hecho más el ridículo. Como agradecimiento, prepararé un banquete en su honor". Esas disculpas no convencieron a Liu Kun. Arrugando las cejas, estuvo por regañar a su hijo otra vez pero Bai Yunfei volvió a adelantársele. "Joven maestro Liu, es usted muy educado. No hay necesidad de hacer eso". "Es mi manera de expresarle mis sinceras disculpas. Debo compensarle de alguna manera", insistió Liu Shun. Pero internamente consideraba oportuno el momento. Si Bai Yunfei no aceptaba la compensación, ya era cuestión suya; Liu Shun cumplió con su parte al disculparse. No obstante, luego de pensarlo un momento, Bai Yunfei asintió. "Si tanto insistes, muy bien… No seré tan formal, entonces".
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500