Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Visitando a la Familia Liu
"Hermano Bai Yunfei, ¿qué asuntos tienes con la familia Liu?", preguntó Tianming, intentando ocultar un indicio de sorpresa. "Oh, espera, ya recuerdo. Una vez dijiste que tenías a un amigo que conocía a la familia Liu. Está bien, mañana te llevaré con ellos". Tianming no preguntó mucho al respecto, pero Jing Mingfeng le dio una profunda mirada llena de sospechas a Bai Yunfei, para luego ponerse a conversar sobre las locuras del Príncipe de la Bebida. Yunfei se percató que Mingfeng actuaba de una manera muy fraternal con el chico, casi como si fueran familia… Cualquiera que fuese la causa, no iba a preguntar por ello; todos tenían sus razones. Tampoco les comentó que se encontró con la persona de la que hablaban, y que tuvo que pegarle en la cara con un ladrillo para que no siguiera creando problemas. Por la noche, en la habitación de Bai Yunfei ‘Fortalecimiento Exitoso’. ‘Grado de Objeto: Humano Medio’. ‘Nivel de Fortalecimiento: +10’. ‘Ataque: 337’. ‘Ataque Adicional: 155’. ‘Efecto Adicional de +10: después de realizar un ataque, hay un 8% de probabilidad de aumentar el poder del siguiente ataque en 100 puntos’. "Condición de Fortalecimiento: 70 Puntos de Alma’. Bai Yunfei sujetaba en una mano la hoja corta que consiguió tras eliminar a Zhao Chuan. La fortaleció solo un poco y posteriormente la guardó en su anillo interdimensional. Su intención no era usar el arma; simplemente la mejoró para determinar qué efecto adicional adquiría al llegar al +10, el cual no fue muy interesante. En cuanto al Espejo Protector del Corazón, su efecto adicional de + 10 tampoco resultó nada llamativo. Transcurrió un largo rato en el que Bai Yunfei fortaleció todos los objetos guardados en su anillo interdimensional, hasta agotar su Fuerza de Alma y caer inconsciente en la cama. Al día siguiente, durante la mañana, en una gran mansión al oeste de Gaoyi. Un hombre de mediana edad reprendía fuertemente a un joven que tenía un lado de su cara hinchado como un globo. Este era el tercer hijo de la familia Liu, Liu Shun, quien permaneció inconsciente toda la noche luego de ser golpeado por Bai Yunfei y su ladrillo. Liu Shun oyó los sermones de su padre con la cabeza inclinada y los parpados pesados. Tenía las manos detrás de la espada, y acariciaba el anillo interdimensional en uno de sus dedos; mientras pensaba en todo el vino que guardaba allí; estando deseoso de beberlo cuanto antes. "¡Sinvergüenza! ¡¿Me estás escuchando?!" Liu Kun, líder de la familia Liu, golpeó con un puño la mesa frente a la que tomaba una taza de té. "¡Ah! ¡Sí, sí! ¡He estado escuchando tus sabias palabras, padre!", respondió Liu Shun, el corazón latiéndole rápidamente. "Entonces, ¿qué acabo de decir?" "Dijiste… dijiste…" "Hijo ingrato, ¿cuándo dejarás de cargar tu padre con tantas preocupaciones?" Liu Kun miró fijamente a su hijo menor con rabia en sus ojos. El joven olía fuertemente a alcohol. "Tu hermano mayor se ha convertido en un excelente discípulo de la secta Madera, y tu segundo hermano, aunque no tiene talento como cultivador, ha sabido llevar el negocio familiar y le está yendo muy bien. ¿Qué hay de ti? Todo lo que haces es beber todo el día. ¿Crees que serás como Chen Qiantan, el Señor del Vino? ¡Ya te dicho que nunca llegarás a ser ni una décima parte de lo que es él! Podrá ser un amante de la bebida, pero nunca se emborracha hasta perder el control de sí mismo. ¿Pero tú? ¡Todo lo que haces es emborracharte todo el día y deshonrar a la familia Liu!" Desde que visitó la capital con su padre hace diez años y conoció a Chen Qiantan, Liu Shun empezó a admirar fervientemente al joven Señor del Vino. Qiantan siempre llevaba una jarra con vino en mano y actuaba audazmente, con libre albedrio. Desde entonces nació su sombra, el Príncipe de la Bebida. Pero lamentablemente, Liu Shun se volvió un adicto descontrolado que todo el tiempo apestaba a alcohol, nada impresionante a diferencia de Qiantan. "He hecho la vista gorda hasta ahora debido a que nunca generaste un problema muy serio. Sin embargo… ¡ayer provocaste a un cultivador en el reino de Espíritu de Alma! ¡Tienes suerte de no haber acabado lisiado o muerto!" Liu Shun movió subconscientemente la boca, pero no salió nada de esta. No recordaba muy bien lo sucedido el día anterior. ¿Cómo iba a saber que aquel joven era un Espíritu de Alma? Mientras pensaba en esto, Liu Shun finalmente se percató de la hinchazón de su cara y canalizó Fuerza de Alma para tratar su moretón. En ese momento, alguien caminaba apresuradamente en dirección a Liu Shun y su padre. Este era Su Dong, quien parecía algo agitado. "Con su permiso, mi señor. Ye Tianming ha venido de visita y trajo con él a un amigo". "¿El segundo hijo de la familia Ye? ¿Qué hace aquí? Hay una lucha entre la familia Ye y la familia Zhao actualmente. ¿Acaso viene a pedirnos ayuda? No deberías dejar entrar a un muchacho que solo se pasa su tiempo jugando. ¿Quién es el amigo ese que mencionaste?" Liu Kun notó los nervios en la cara de Su Dong y rápidamente preguntó: "¿Qué pasa? Di lo que tienes que decir". "Mi señor… Quien ha venido con Ye Tianming… es el joven cultivador de ayer…" "¡¿Qué?!" Liu Kun se sorprendió y frunció el ceño. "¿Seguro que se trata de la misma persona?" "No cabe la menor duda, mi señor. Es el mismo joven de ayer. Incluso me saludó normalmente…" Liu Kun arrugó aún más las cejas. "¿Por qué está aquí? ¿Viene a cobrar venganza por lo de ayer? No, no es posible. Si ese fuera el caso, no habría dejado ir a Shun’er. ¿Y por qué viene con Ye Tianming? ¿Será que la familia Ye está reclutando gente poderosa?" Después de un breve silencio, Liu Kun dijo: "Ordena que preparen el mejor té y bocadillos. Recibiremos correctamente a nuestros invitados". Liu Kun se giró para ver a su hijo que estaba a punto de escaparse. "¡Ve a lavarte, vístete adecuadamente y regresa cuanto antes para que te disculpes! ¡Si ese joven no nos perdona por haberlo ofendido, yo mismo me encargaré de romperte una pierna!" "Yo…" "¡Cállate y ve a arreglarte!" A los minutos, Bai Yunfei y Tianming accedieron al salón principal donde un sonriente Liu Kun los esperaba. "¡Ja, ja! Joven Tianming, no puedo creer que hayas venido a visitar a este viejo tío Liu. ¿Cómo está la familia? ¿El hermano Ting ya alcanzó el reino de Ancestro de Alma? Recuerdo que le faltaba poco, ¿verdad?" Liu Kun tomó la mano de Tianming e intercambió saludos de la manera más cordial y natural. Tianming estaba un poco desconcertado. Él no conocía demasiado a la cabeza de la familia Liu. Sin embargo, al ser tratado con semejante respeto por un anciano con la misma jerarquía que su padre, Tianming se sintió halagado. "Es un placer verlo, tío Liu. Mi padre está muy bien, aunque todavía le falta mucho para avanzar al próximo reino. Escuché de mi padre que usted tiene a un hijo que se ha unido a la secta Madera. Espero que tenga un futuro brillante". "Ping'er es muy afortunado, es todo. Y resulta que nosotros tenemos cierta conexión con la secta Madera. Tu padre, por su parte, es un caso excepcional que llevó a su familia adelante con su propio esfuerzo". Liu Kun continuaba actuando con mucha modestia al dirigirse a Tianming. Luego desvió la mirada para ver a la persona a su lado y preguntó: "¿Este joven es…?" Bai Yunfei juntó las manos cortésmente. "Mi nombre es Bai Yunfei. Es un placer conocerlo, señor Liu".
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500