Dulces Traiciones (Dulce Traición #2)

Capítulo 9
El auto para frente a la puerta del instituto y ese es el aviso para bajar, bajo de él. Dejo la puerta abierta para Camille, estoy segura que Antonie la ayudará a bajar, así que me hago a un lado a prisa. Salgo y veo a Leonel que puedo asegurar espera a Cami. Les ha tocado trabajar juntos y aunque eso no le gusto al principio a ella, ahora parecen llevarse bien. O al menos eso parece y demás está decir que a Antonie eso no le hace ni una pizca de gracia. Pobre Antonie le compadezco en eso. Lo supe porque ayer llegó hecho una furia y le pregunté lo que sucedía, me respondió que "un tipo" que rondaba a Cami era el problema, luego supe que es Leonel a quien se refirió. Con él esperándola estoy más que segura que no está nada feliz. Observo a Leonel que está frente a mí, quiero detallarlo pero no me lo permito. Le doy una ligera sonrisa y él la corresponde junto con un saludo. Se ve mucho más guapo sonriendo. Mi mente traicionera. Cassie te recuerdo que es el primo de tu ex. Me dice mi conciencia. Siempre tan aguafiestas pero tiene razón. ¿Qué se diría de mí si al final lucho por Leonel? –Hola –habla cuando paso a su lado, solo le sonrío más. Me gustó su voz, quise responderle pero no lo ví conveniente para mí propia salud mental. Continúo mi camino hasta el interior del instituto, voy en busca de Zack que está en la biblioteca, él es el encargado de traer nuestro trabajo dado que lo hemos hecho en su casa, y como aún nos faltan detalles por hacerle quedamos de vernos en la biblioteca. Justo cuando la biblioteca entra en mi campo de visión recibo un mensaje suyo. Hola Cassandra, estoy en la biblioteca. Voy para allá. Respondo solamente. Entro a la biblioteca y en efecto ahí está Zack aún con su móvil en la mano, acaba de ver mi respuesta. De lejos se ve muy atractivo. Deja de ver de ese modo a los chicos, me reprendo mentalmente. No está solo, James y un chico que también está con nosotros en clases le acompañan. No sé su nombre pero si lo he notado. Alto, fornido, moreno, de cabello negro con corte casi a rape, de ojos cafés y atractivo. –Hola –saludo al llegar. –Cass –me responde James. Se pone de pie y abre los brazos en mi dirección. –Jamie –le digo y voy a abrazarlo –Zack. Frunce las cejas por mi forma de llamarlo y río por eso, pero me corresponde el abrazo. –También estoy feliz de verte –dice –él es Mark. Me presenta al chico y le dedico una sonrisa. –Me han hablado de ti –dice Mark –eres más agradable de lo que dijeron. Su profunda voz me toma por sorpresa. Les sonrío a todos. –No quisiera interrumpirlos pero debemos terminar esto Cassandra. Zachary nos saca de nuestro momento de socializar. –Vale, tienes razón –digo decidida. Eso hacemos, nos dedicamos a ultimar detalles mientras Mark y James se la pasan bromeando y contándome sus aventuras durante el primer semestre de instituto en el que les tocó compartir clases y en las que se volvieron muy amigos. Me parecen unos chicos muy divertidos, me río por cada una de sus ocurrencias y me gusta que sean tan divertidos. Zack resulta ser un chico muy divertido y muy sonriente, eso me agrada mucho de él, no es nada comparado a lo que imaginaba, al notar eso y lo que le sucedió a Camille con Leonel comprendo que la primera impresión no es siempre la que cuenta. De alguna manera extraña, siento una especie de conexión con él, hay muchas cosas que compartimos y otras que no, pero en todas llegamos a un punto medio. Me encanta. Entramos juntos a la clase y rato después es nuestro turno de entregar el trabajo. Nuestra nota es de las mejores y ese hecho nos pone felices a ambos, tanto que sin poder evitarlo nos damos un efusivo abrazo, al cual ambos resultamos avergonzados cuando nos separamos. A pesar de que su piel es de un tono oscuro logro visualizar como sus mejillas adquieren cierto rubor, lo que le hace ver muy tierno. ¿Qué chico de la actualidad se sonroja por ese tipo de cosas? –Lo siento Cass –me dice. Su voz se nota avergonzada y por supuesto que también se le ve nervioso, se rasca la nuca con inseguridad. Ya le había dado el derecho a decirme Cass y lo hizo. Me gusta mucho que lo diga. –No, discúlpame tú a mí –pido. –Yo fui quien te abrazó. –Fui yo. Inspira hondo y habla. –Tema zanjado –sugiere y acepto su propuesta. No tiene caso discutir. El timbre suena y es el comienzo del descanso, Charlotte me intercepta sin darme tiempo a esperar a Cami. –Sé que te sucede algo Charlie –afirmo y la veo abrir los ojos como platos. He acertado. –¿Me dirás que es? –continúo. Ella asiente. –Justo por eso te traje conmigo –dice un poco nerviosa. Es tan expresiva. –¿Y...? –la incito a hablar. –Cuéntame de George –me pide un poco avergonzada. Primero frunzo el ceño pero luego el entendimiento se abre paso en mi mente. Así que de eso va todo, espero no estarme equivocando, aún así dejaría que me dijera ella. –¿Eh? –pregunto sorprendida. –Lo que oíste Cassie. –Oh –digo sin comprender. –Solo dime una cosa –dijo ansiosa –¿tiene novia? –No –dije –pero por lo que sé esta colado por Camille. Veo la tristeza surcar su rostro y eso me hace darme cuenta de lo que sucede, no hay duda. A Charlie le gusta George. –Si te consuela –digo –Cami le rechazó cuando se lo confesó, presiento que ella está enamorada de alguien más. Me mira estupefacta y yo le sonrío dándole esperanza y mi estado de animo, se le contagia. –¿Lo conozco? –pregunta curiosa. –No –contesto –de hecho no lo sé con certeza pero supongo que él ya de lo confesó y aunque no sé la respuesta de ella, estoy segura de que puede haber algo entre ellos, hay muchas señales. Asiente un poco más feliz. Buscamos la mesa que a menudo ocupamos, nos sentamos y esperamos a que vayan llegando nuestros amigos y así lo hacen. George llega unos minutos después con su charola en la mano, desde la lejanía noto el porque de que le atrae a Charlie. Con sus rizos negros se ve genial, combinado con su altura y su piel clara le dan un buen aspecto, entonces ahora entiendo el porque. Un rato después veo venir a Camille, acompañada de Leonel, eso me descoloca. Sé que Camille ya no le odia como en un principio, pero el hecho de que vengan juntos me sorprende bastante y para acabar de rematar, veo como ella suelta una de sus melodiosas risas, está de más decir que para que Camille te regale una risa debes ser muy gracioso o debe de estar muy familiarizado contigo. Caminan hasta estar cerca de la mesa donde nos encontrámos, la veo mover los labios. –Nos vemos luego –articula y avanza hasta nosotros, se sienta y finge como si nada hubiera pasado. –¿No sabía que te llevaras con él? –quiere saber George. –Ni yo –dice y ríe por su propio chiste, yo también lo hago. –Vamos Cami, hablo en serio –dijo George. –Yo igual George, no pensé llevarme bien con él y mira –responde con una sonrisa –dicen que no juzgues a la gente a la ligera y tienen razón. –Vale –comenta –tal vez tengas razón. –Seguro que la tengo. Todos nos quedamos en silencio, en ese momento Cami va por su comida, luego vuelve y se sienta en su mismo lugar. –¿Cuanto es para siempre? –me pregunta Cami. –No lo sé –dije –para siempre puede ser solo un segundo. Cami y yo somos muy fanáticas de "Alicia en el país de las maravillas". Cuando eramos pequeñas jugábamos a decir ese fragmento del libro, es algo que hace mucho no decíamos y ya lo extrañaba, es nuestra forma de decirnos "te quiero". –¿Siguen haciendo eso? –pregunta George. –Si –dijo Cami –tiene tiempo que no lo hacíamos. Sonrío por eso. –¿Alicia en el país de las maravillas? –pregunta Charlotte. –Si –responde Cami –¿haz leído el libro? –No, solo he visto la película –responde –¿es donde sale el "Sombrero loco"? –Sip –contesto –Jonny Deep del "Sombrero loco", esa caracterización de él me fascina. Charlie alza una ceja y la mira raro. –¿Te...? –empieza a decir pero es interrumpida por la voz de Leonel. ¿Leonel? ¿Qué hacía él aquí? Mi boca cae abierta por el asombro y estoy segura que él lo nota pero no menciona nada. –¿Puedo sentarme? –pregunta calmadamente. Camille está frente a mí, veo como sus pupilas se dilatan y sus cejas se alzan. Se lleva el jugo a la boca y al tragar comienza a ahogarse. Genial Camille, eres tan obvia, me dieron ganas de reírme de sus gestos, más no lo hago. –¿Pasa algo Camille? –pregunta, sé por su cara que quiere reírse pero por respeto a ella no lo hace. Charlotte a su lado le golpea la espalda y ella reacciona. –Gracias –dice aliviada y a apenada a la vez. Mi hermana no responde la pregunta de Leonel, por estar en su asunto de evitar atragantarse, pero aún asi él deja ir eso. –¿Y bien? –insiste. Me doy cuenta que va en serio su pregunta, sé a que se refiere. Esta vez dirije su vista a mí y yo le devuelvo la mirada, miro a Camille, ella se encoge de hombros. –Si –digo siguiendo los gestos de Camille –no hay problema con ello. Noto como él me observaba pero finjo como que no me doy cuenta mientras come y yo estoy centrada en ello. –Leonel –llama su atención Camille a su lado y él lleva la vista a ella. –¿Mmm? –responde. –Mira ellos son mis amigos –presenta sonriente –Charlotte, George y mi hermana, supongo que ya los conoces pero creo que debo hacerlo. –Por supuesto –dice solamente. Él comienza a comer mientras Camille y Charlotte continúan platicando de las caracterizaciones de Jonny Deep. Cami lo trata de incluir en la plática y él de vez en cuando hace algún comentario oportuno respecto al tema, al parecer también ha visto la película. –Sinceramente pienso que sus caracterizaciones son muy geniales –comenta Camille –lo ves como Jack Sparrow y luego como Barnabas y te asombra. –Lo que pasa es que estás enamorada de Jonny Deep –le ataca Charlotte. –No lo creo –digo metiendome en la conversación, sé que Camille me querrá matar pero es necesario decirlo –para mí que es otro del que está enamorada –sigo diciendo y le dedico una mirada cómplice, a lo que ella me responde con una mirada fulminante de su parte. –Agh –replica Camille –son imposibles –sigue hablando entrecerrando los ojos y luego rodandolos. Los días van pasando, Leonel se empieza a relacionar más con Camille y aunque al principio es un poco extraño, con los días me acostumbro, incluso yo me estoy relacionando más con él y llego comprobar por mi misma lo que decía mi hermana, el chico no es igual que Landon y eso me agradaba en demasía. La semana termina, con ello viene el fin de semana, esos dos días pasan muy rápido para mi gusto, el lunes llega y otra vez una nueva semana. Leonel con cada día se va acercando más a nosotras, con esto digo que también a mí y a Charlotte pues al ser cercanas a Camille estamos con ella casi todo el tiempo, con los días nos hacemos muy cercanos y hasta me atrevo a asegurar de que ya empezamos a ser amigos. Por otro lado Camille empieza a portarse un tanto indiferente con Antonie y hasta puedo notar que eso le está afectando de a poco. Al mismo tiempo mi atracción por Leonel va incrementando, con el pasar de los días me va pareciendo el chico perfecto. Y podría decir que eso se está convirtiendo en enamoramiento.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Dulces Traiciones (Dulce Traición #2)

Populares

Populares

close 0/500