No me Dan un respiró (Naruto y hinata) .

Noche juntos
Narra Naruto. *Estaría llegando de haber salido a correr, habría estado alrededor de dos horas corriendo y entrenando fuera de la aldea, hoy tendría una junta con los nueve bijus y como su cuerpo era el centro de el chakra de todos el tendría que asistir junto a Kurama, al tocar la puerta de la entrada un sirviente de el clan le abrió y al saber que era Naruto le dio paso, Naruto camino por el gran patio hasta la casa y tocó la puerta de la casa atentó a esperar que le abrieran, cuando está fue abierta por una sirvienta la cual después de una reverencia le dio paso a Naruto y este agradeció por ello, camino por el medianamente largo pasillo y tocó la puerta de la sala donde solían almorzar, al esta puerta abrirse Naruto incómodo por las miradas vio a todas las personas arrugadas presentes* - H-hola. - ¿Necesita algo Naruto-San? *está pregunta fue hecha por una voz gruesa y firme, Naruto ya la conocía... Era del líder de la casa Hiashi* - No sabía que estaba ocupado, perdón *Naruto se disponía a salir de la habitación cuando uno de los ancianos lo llamó* -Porfavor siéntese, será un honor hablar con el héroe de la cuarta gran guerra. - *Naruto se lo pensó dos veces antes de sentarse, camino a un asiento libre que estaba en mitad de la mesa y se arrodilló como todos los presentes* un gustó conocerlos, soy Uzumaki Naruto. - Un placer *todos hablaron al unísono y esto fue algo perturbador para el Uzumaki*. - Naruto-San justo estábamos hablando de su estadía en la casa del clan Hyuga. *habló un señor mayor con una mirada perdida y agotada, como si su angustia fuera un problema* - Si representa alguna molestia me puedo ir en cualquier momento, no habrá inconveniente. *hablo tranquilo el peli-amarillo* -Disculpé, no nos referíamos a eso, solo queríamos saber si estaba a gusto en la habitación que se le otorgó por Hiashi-sama. - Si, es perfecta, mucho espacio y muy cómoda, estoy muy a gusto en ella dattebayo! *su sonrisa no faltaba, estaba alegre de recordar como se encontraba viviendo en este momento* - Nos alegra escuchar eso. *la mirada de los ancianos se volvió más tranquila, excepto por la de Hiashi la cual siempre estuvo igual* bien... Hiashi-sama quisiéramos saber que pasará con su sucesora. *Cada vez hablaba un anciano distinto, esto impresiono a Naruto ya que todos parecían entenderse muy bien, hasta que vio a Hiashi hablar* - Me veré obligado a dejar a mi hija mayor en el liderazgo de el clan, se que no es de su agrado. *hablo Hiashi esperando la respuesta de los mayores un poco preocupado* - La joven Hinata desconoce el cómo liderar, no podemos dejarle ese puesto a alguien sin experiencia de este estilo *hablo un anciano* - Además sus habilidades son muy lentas, con todo respeto quisiera exigir otro postulante. - No aceptaré que le falten el respeto a mi hija. *hablo Hiashi un poco ofendido por lo que decían*. - Yo tampoco *todo quedaron en silencio y observaron al Uzumaki quien estaba con el ceño fruncido rascándose la cabeza con su única mano* creo que desconocen las habilidades de Hinata, es muy buena cuando pelea con todo y toma decisiones muy buenas en momentos de necesidad, me salvó la vida dos veces en la cuarta gran guerra y eso ya es decir mucho. *Todos se mantuvieron atentos a lo que el había dicho, que una joven como Hinata lo salvó los dejó algo descolocados hasta que Hiashi habló imponente* - Hinata será la próxima líder hasta que Hanabi este preparada para ese cargó, eso debería ser suficiente. *Mientras ellos discutían el futuro de el clan, Naruto discutía con Kurama ya que era hora de ir a la reunión, Naruto se levantó y varios lo vieron algo tranquilos ya que este tenía una mirada sonriente, Kurama lo estaba molestando y eso lo hacía sonreír, de un momento a otro Hiashi le habló* - ¿Ya tienes que irte Naruto-San?. - *Este pensó por un segundo tomando en cuenta que Kurama le hablaba y respondió a la pregunta de Hiashi* em, si, si ya me tengo que ir a una reunión con unos bijus dattebayo! *su sonrisa no faltaba caminando lentamente a la puerta soltando un "permiso" saliendo de aquella habitación ya estirando su brazo dirigiéndose a la habitación de Hinata tocando su puerta* *Hinata se encontraba cepillando su cabello viéndose a un espejo con su ropa normal, hasta que escucho la puerta y con calma se aserco a abrirla y se percató de los ojos azules que la capturaron al momento sonrojandose sin opción alguna.* - H-hola Naruto-kun.... ¿T-te puedo ayudar en algo? *ella nerviosa veía directamente a los ojos sonrojada, ¿Que quería el? ¿Que hacía en su habitación?, preguntas aparecían en la mente de Hinata.* - Hola Hinata!, quería pedirte un favor si no es mucha molestia *el estaba apenado por molestar a su amiga, pero no tenía a nadie más serca para pedir ayuda en ese momento y solo ella era de confianza* - E-está bien, no te preocupes Naruto-Kun *ella nerviosa jugaba con sus dedos esperando a que el le pidiera algo no muy fuera de lo normal* - Podría dormir en tu habitación por un rato. *decía esto sonrojado viendo a otro lugar un poco apenado por lo que le pedía a su amiga* - ¿D-disculpa? *las mejillas de ella se tornaron de un color carmesí más intenso viendo a Naruto más sorprendida* - Porfavor no pienses que soy un pervertido, tengo que hablar con los bijus pero mi cuerpo quedará desmayado por un rato, no intentaré algo pervertido lo prometo! *dijo esto último en una pequeña reverencia hacia ella* - E-está bien *los nervios la consumían, dejó un espacio en la puerta para que Naruto pasara y esté entró a la habitación sentándose en el suelo a los pies de la cama de Hinata tomando pose de meditación* - Gracias Hinata, dormiré aquí para no molestarte lo prometo, dattebayo!! - *Ella asintió tranquila, se sentó al borde de su cama nerviosa, su mente era un lío en ese momento tan caótico* (Naruto-kun dormirá en mi habitación....estamos solos y ya es de noche..... Pasaré una noche junto a Naruto-kun en mi habitación) *Hinata entro a su baño para limpiar sus dientes, quería verse educada ante su adorado Naruto el cual estaba meditando llegando al punto de dormirse apareciendo en su mente junto a los nueve bijus los cuales lo rodearon en un gran círculo y junto a ellos los pocos jinchuriquis que aún quedaban.* - Buenas noches Naruto-kun *ella al ver como se encontraba el sentado se sintió un poco angustiada, como toda chica ella quería ver a su persona especial cómoda, pensando en lo que podría hacer un sonrojo llego a su mejilla y "solo tienes una opción" decía mentalmente* *Hinata tomaría las mantas de su cama y colocaría una en el suelo para que fuera más cómodo, se acerco a Naruto viendolo descansar, se veía inocente y tranquilo "besalo" sus mejillas se tornaron carmesí al pasar esa palabra por su mente, con delicadeza movía a Naruto recostandolo sobre la cobija, colocando una almohada debajo de la cabeza de el, casi por impulso no pudo evitar jugar con ese cabello amarillo que le encantaba ver todos los días, enredando sus dedos en el dándole una forma divertida, le era cómodo para ella ver a su amado tan tranquilo, luego recordó que Naruto podría despertar lo cual le causó nervios, tomó la otra manta que tenía en su cama y tapo a Naruto con ella acostando se ella a unos sentimetros de él, quería abrazarlo, pero sabía que no podría mantenerse cuerda después de ello*.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No me Dan un respiró (Naruto y hinata) .

Populares

Populares

close 0/500