Cásate conmigo Mary

capítulo 4
Mary lo miraba sorprendida y dudosa, el corazón se le aceleró y le retumbaba en el pecho, era lo más bonito que le habían dicho en mucho tiempo. La había dejado atónita, sin palabras y totalmente paralizada ¿le estaba proponiendo matrimonio?. Ella no sabía que decir, Su mente había quedado totalmente en blanco y casi podía ver a los enanitos en su cabeza buscando la respuesta correcta. Pero había alguien frente a ella que esperaba una respuesta, había dos personas en esa mesa que esperaban su respuesta y sobre todo había un restaurante completo en silencio esperando su respuesta. — ¡Si! — Dijo con una sonrisa. Esta simple respuesta hizo que el restaurante entero — que ya tenía su atención en ellos — estallara en aplausos. Él colocó el anillo en su dedo y se puso de pie y por impulso Mary también lo hizo, entonces él la tomó de la cintura, la acerco a él hasta que sus cuerpos chocaron él uno con el otro y la besó. Al separarse se dirige a ellos con una sonrisa. — Espero nos disculpen, pero no podemos quedarnos a esperar la cena, entenderán que tenemos mejores cosas por la cual celebrar que su boda. — dice victorioso, dejándolos con la boca abierta. — ¿Nos vamos amor? Dijo con cariño hacia Mary, la cual solo asintió antes de ser guiada a la salida por él. Salieron del hotel aún de la mano y Mary estaba absorta en sus pensamientos. — Gracias por aceptar — dijo con una leve sonrisa por lo que Mary lo miro confundida. — la proposición de matrimonio, por un momento pensé que dirías que no y lo entendería si lo hubiera hecho, eso no estaba en los planes. — S... Si — dijo Mary volviendo a la realidad, por un momento se había creído todo. Enseguida soltó su mano y tomó distancia. Ya era de noche y las estrellas brillaban en el cielo y era tan hermoso que se detuvo a verlas y lo vio hacer lo mismo. ¿Qué rayos le pasaba? Lo acababa de conocer a penas está mañana y ahora se sentía como si le conociera desde hace una eternidad. — Lamento haberte besado — dice aún mirando las estrellas. — ¿Tan malo fue? — dice en modo gracioso viéndolo de reojo. — No!... No es eso besas estupendo, es solo que te Lo había prometido y falte a mi palabra. — dice nervioso con un leve sonrojo. — Y siempre cumples tu palabra ¿No es así? — dice alzando una ceja y sonriendo. — Siempre. Mary se quedó mirándole pensativa, entonces ¿Por qué con ella fue diferente? Además tenía mucha curiosidad referente a esto y no se quedaría con la curiosidad, quería, necesitaba saber. — ¿Esto estaba en tus planes? Digo lo de proponerme matrimonio. — pregunta regresando a mirar el cielo, algo cohibida. — Algo así — responde cerrando los ojos y respirando profundamente. Más lo que responde no sacia la curiosidad de Mary. — ¿Por eso compraste este vestido? Él la mira pensativo ¿Debía decírtelo? Y luego suspira con un deje de tristeza. — Ese ya lo tenía. — dice y su mirada va hacia el suelo. — ¿¡Um!? — dice Mary confundida. — Se lo iba a regalar en su cumpleaños, era dos días después de la boda. Mary lo miraba atónita y enfadada ¿Le había dado el vestido de ella? ¿Qué clase de persona hace algo como eso? ¿Qué clase de persona todavía tendría esto guardado? — ¿Y por qué me lo diste? — pregunta respirando hondo, no debería enojarse y menos por eso. — Te ves hermosa con él — dice simple y sin mirarla. — ¿Y el anillo? — pregunta ¿cómo es que tenía un anillo a la mano? Él la mira confundido. — Lo guardaba. — dice volteando a verla. — No es el mismo que le diste a ella ¿cierto? — se queda callado lo que incentivo el enojo de Mary — Y ese discurso de pura cursilería lo habías escrito para ella ¿Cierto? En ese momento se sintió estúpida, únicamente la estaba usando para darles celos a ella. Eso no era para que ella se alejara, era para que ella se arrepintiera, para que vea lo que puede tener a su lado y vuelva. Y no sabía por qué esto la frustraba tanto. — ¿Por qué te enojas tanto? Actúas como una novia celosa a la que estuve engañando toda la noche, tú sabías que todo esto era un engaño y te estoy pagando para ello. — dijo algo molesto. Ella lo vio ofendida y dolida; ahí estaba de nuevo ese demonio, ese ser frío, sin sentimiento que ella odiaba tanto. Le había ayudado toda la noche, se había dejado besar por él y ahora la trataba como una mujer fácil, alguien que se estaba vendiendo. Si quería que las cosas fueran así, pues así serían. — Pues si y ahora yo me quiero ir, así que como solamente me compro por unas cuantas horas págueme ya y me iré! — dice furiosa. Él la mira con culpa. — Yo no quise... — ¡¡Pero lo hiciste!! Solo dame el dinero y mi ropa y me iré ahora mismo. — dice interrumpiendo sus disculpas. Suspira resignado. — Es que tu ropa está en el departamento, te pagaré el taxi y mañana puedes venir por ello, no te preocupes por el dinero te haré un cheque. — dice mientras saca su teléfono. Ella evita su mirada, mientras él pide un taxi para ella. Al llegar el taxi ella se dirige hacia allá, más él la detiene. — Mary por favor, no quería ofenderte; es solo que actuar como mi novia cuando no lo eres. — dice incentivando su ira. — ¡Claro! Eres como los demonios que esperan a la oscuridad para mostrar su verdadera cara, porque cuando me necesitabas podías actuar como un cachorrito asustado, pero ahora que resolviste tu problema comenzó el plan desechemos a Mary y me insultas por decirte la verdad!! — dice enojada y sin pesar dos veces antes de hablar, dejándose llevar por el enojo. «Pues escúchame bien, ella es una arpía que parece querer acostarse con ambos hermanos y separar a tu familia. Y tú eres peor, eres patético y tu hermano también, ustedes prefieren separarse por ella que sacarla de sus vidas.» «Son como un huésped que le da la bienvenida con bombos y platillos a un parásito, porque eso es ella, pero tú sigues con la ilusión de que volverá contigo cuando sabes que no es así, y ¿sabes por qué? — se libera con furia de su agarre.» Él la estaba mirando con desprecio, sus dientes estaban muy apretados y sus músculos muy tensos. «Por. Que. Eres. Plato de segunda mesa. — dijo palabra por palabra remarcando cada una.» Él alzó la mano para golpearla, más la detuvo a centímetro de su cara, Mary ya tenía los ojos cerrados lista para el golpe y al no sentir nada abrió los ojos y lo miro sorprendida, estaba apunto de golpearla. Él estaba igual de sorprendido nunca le había levantado siquiera la mano a una mujer, era ella, ella lo hacía actuar sin pensar en las consecuencias y sería mejor que se alejara de ella antes de que eso terminara mal. — Vete, no quiero volver a verte nunca más, enviaré todo a tu trabajo. — dijo evitando su mirada. — Creo que concuerdo contigo. Y sin más que decir subió al coche y este arrancó. Le dio al taxista la dirección del bar donde trabajaba su amiga y al llegar se bajó y fue directo a la barra. Eran como las 12:00 pm y el bar estaba repleto, sin embargo era el horario en el que su amiga salía. — ¡Dame algo fuerte! Dijo al llegar a la barra colocando su cabeza sobre ella a punto de llorar. — ¡Oye Mary! ¿Qué rayos te pasa? Matthew estaba histérico cuando me llamó diciendo que habías ido a entregar un paquete y no habías vuelto, no solamente eso, sino que no contestabas el teléfono — dice furiosa. — ¡Cierto! ¡¡Arg!! Se me olvidó por completo. — dice lamentándose, Su amiga estaba enojada y tenía toda la razón. — Dijo que no le volviera a recomendar a nadie y que estas despedida, pero eso no es todo, te tuve que cubrir con mi jefe porque no llegaste en tu primer día ¿¡Qué te pasa Mary!? ¿¡Dónde rayos estabas!? — reclama enojada. Mary no puede contener las lágrimas y la abraza para luego llorar. — ¿Qué pasó Mary? ¿Y por qué estás vestida así? — pregunta con suavidad y haciendo pequeños círculos en la espalda para calmarla, después la lleva hacia afuera para que pueda tomar aire. — ¿Qué pasa linda? Sabes que puedes contar conmigo, dímelo. Mary se endereza y ambas se sientan en la cera, entonces ella le cuenta lo que pasó en ese día, ese largo día.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Cásate conmigo Mary

Populares

Populares

close 0/500