CORAZÓN DE AVENTURERO

PROBLEMA DE CHICAS
Un rato después de que las dos chicas se encontraron se fueron a dar un paseo a solas por el lugar para conversar. Manari: No volveré Shinon: Manari... ¿Oíste lo que dijiste? Mientras seguían hablando, Claudio estaba en el bar. Cantinero: Mira ahora tienes a un tercer miembro, tu gremio no está arruinado después de todo Claudio: Con esto, hay poca esperanza Respondió con una sonrisa. Mientras tanto, fuera del bar. Shinon: Manari... No tendrás la intención de ir al laberinto, es demasiado pronto para eso Manari desinteresada miraba para otro lado. Shinon: Pero cuando llegue el momento te prestaré mi fuerza Manari: ¿Cuando será eso? Shinon: Cuando hayas aprendido más, entonces tal vez la Maestra Ichika te dejara ir por tu cuenta La pistolera se cruzó de brazos muy molesta. Manari: ¡Falta mucho para que eso ocurra! ¡Además ya me estoy volviendo una adulta! Luke: Rrrrrrr... El tigre le agarró suavemente de un brazo a Manari para luego jalar de ella. Manari: ¿Luke, tu también? Shinon: Luke El felino le soltó obedeciendo la orden, Shinon dió un suspiro mientras que Manari la observaba molesta. Un rato después, las dos chicas volvieron al bar Manari: Hmph Cantinero: Oigan, ustedes dos Manari: Viejo Cantinero: De todos modos, el sol se entrará pronto El señor los guiño el ojo mientras seguía hablando. Cantinero: No hay necesidad de apresurarse, pueden pasar la noche para despejar su cabeza y conversarlo mañana Después, de eso las dos chicas entraron para comer algo. Cantinero: ¡Coman tanto como gusten! Luke comía un gran trozo de carne en el suelo cuando Manari se levantó para darle vegetales Manari: Luke, también deberías comerlos El samurai lo observaba con temor en su rostro mientras que Shinon tomaba tranquilamente de una copa. Claudio: ¿Qué come para que sea tan grande? Shinon: Básicamente todo, pero la carne es su favorita Claudio: Todo... La carne es su favorita... Se imaginaba a Luke comiéndole la cabeza. Manari: ¡Oh si, Luke! La cara de Manari brillaba como cuando se le ocurre una gran idea. Manari: Apuesto a que podrías comer cualquier cosa si entras al laberinto Shinon: Manari... Regresaremos al pueblo mañana Manari: Hmph *Bucheros* Cambio su cara a otra de desinterés y se levantó molesta. Manari: ¿De cualquier forma, cuántas veces tengo que decirte? ¡Soy una aventurera! Shinon: Todavía no eres una aventurera oficial La maga continuó su conversación al mismo tiempo que cortaba la carne con la ayuda de unos cubiertos. Manari: Y tendrás que dejarme en paz hasta que mi compañero tenga una katana nueva. Claudio: Cuidado, si hablas de más... Como sea El samurai se levantó para alejarse del lugar. Claudio: No me quedaré en medio de esta discusión, avísenme cuando terminen Manari: ¡Claudio! Estrecho la mano como si quisiera sujetarle para que no la abandone, pero fue inútil. Shinon: Manari Manari: Ah... La maga le observaba a Manari molesta y ella ponía una cara de perdición. Shinon: ¿Él es tu novio? Manari: ¡Cómo se te ocurre pensar eso! No se sabría decir si la cara de Manari estaba roja de vergüenza o de furia. Luego comenzaron nuevamente a discutir. Claudio: (Dios mío) *Suspiro* En el mostrador había una chica joven junto con una niña pequeña hablando con una aventurera. Stella: ¡Por favor ayúdanos! Aventurera: Lo siento Claudio: Es la chica de ayer Aventurera: Entiendo tus circunstancias, pero será difícil de hacerlo después de hoy. Mi gremio se va a separar, no sé si poder reunirme con otro gremio para formar un equipo Stella: Tienes que hacer algo, por favor, su condición se pone peor cada día... Por la fiebre, no sé si podrá aguantar hasta mañana Aventurera: La noche en el laberinto es mucho más peligroso, lo siento, pero no hay nada que pueda hacer por mí misma El samurai se acercó hacia ellas Claudio: Necesita un aventurero? Un rato después, Stella le hablo a Claudio de la situación. Claudio: Ya veo, esta niña estaba en el laberinto buscando hierbas medicinales para su hermano? Stella: ¡S - Sin duda le recompensaré! ¿¡Tome, lo hará por esto!? La chica joven desesperadamente le mostró lo que tenía en su mano. Claudio: ¿Un anillo? Puede que valga algo, pero... La aventurera le guiño el ojo. Aventurera: ¿Lo que tomarás es su anillo de boda, de su marido muerto? Claudio tomó de mala gana el anillo. Miri: U - Um, señor? Claudio se inclinó para mirar a la niña. Miri: ¿Esta Manari contigo? Manari: ¡Estoy aquí misma! ¡Eh! La chica pistolera se quedó boquiabierta al contemplar la escena: "Claudio estaba arrodillado frente a Stella con un anillo en su mano". Claudio: ¡N - No es lo que piensas! Aventurera: Vaya pero que divertido Stella: ¡Por favor puedo explicarles! Después de aclarar el malentendido. Shinon: Así que era por eso Manari: ¡Yo iré! ¡Te prometo que lo salvaré! Shinon: ¿¡Manari!? Manari: No te preocupes Shinon, estaré bien, y además, el hermano de esta niña necesita su medicina Cantinero: ¡Claudio, te prestaré esto, atrápala! El señor le lanzó a Claudio una espada, lo recibio con una mano. Claudio: ¿Una katana? Cantinero: No hay tantos samurais por aquí, sé que le darás un mejor uso, no lo rompas Claudio: No pienso que podría romper una espada tan gruesa *Sonrisa* Manari: ¡Claudio, en marcha! Claudio: ¡Si! Y así los dos se fueron rumbo al laberinto. Shinon: ¿Ahora señorita, puedes llevarme con su hermano? Tambien sé algo de enfermedades Miri: Um... La niña le miraba con duda a Shinon. Shinon: ¿Um? ¿Te pasa algo? Miri: ¿No estás preocupada por Manari? Shinon: Manari es muy fuerte. Ella salvó mi vida una vez Miri puso una sonrisa de confianza. Shinon: Es que... Aunque... Miraba al cielo por la ventana, comenzaba a oscurecerse, muy pronto daría lugar a la noche.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
CORAZÓN DE AVENTURERO

Populares

Populares

close 0/500