Toda Tuya

Invitación
Se unieron de nuevo a las chicas y fueron a la cafetería. Llegaron y Drogo fue a buscar algo para que Alhelí comiera. Mientras esperaban en una de las mesas, Alhelí se entretuvo con un libro, hasta que la interrumpieron... -¡Oh! ¿Vas a poder ir ahora en la tarde?- Preguntó Luna entusiasmada. -Oups... Lo siento, olvide preguntar- -Bueno, ahora le diremos a Drogo, haber que dice...- Las chicas parecían realmente interesadas en que Alhelí las acompañará, se miraban una a la otra como un par de cómplices, Alhelí no se dio cuenta gracias a su lectura. Drogo regreso con una bandeja llena de comida, Alhelí lo miró sorprendida... -¿Esperas que me coma todo eso?- Dijo en un tierno susurro. - Si quieres puedes dejar algo, sólo me interesa que comas- -Aahh... Que tierno. ¿Cuándo íbamos a ver a nuestro querido amigo actuar así? Eh, Luna....- Le dio un codazo amistoso a Luna. -Jajaja, tienes razón, nuestro Drogo está madurando- Dijo sabiamente. Alhelí desayuno tranquila y satisfecha por los comentarios de sus nuevas amigas. Antes de entrar a clases le preguntaron a Drogo sobre si estaba de acuerdo en que Alhelí fuera con ellas de fiesta esa misma tarde, él accedió aunque por supuesto se apuntó para ir también, enfatizó mucho en que ni loco la dejaría ir sola. -Jajaja, está bien, puedes venir, siempre vienes, y aunque no lo hicieras la cuidaríamos muy bien- -Juh... Eso sí fueran a estar sobrias- Él bufó. -Buen punto, buen punto- Cassy se hecho a reír y Luna la siguió. Todos se separaron, la mañana fue muy ocupada para ella, Drogo la vio en acción con los estudios, apenas si almorzó con tranquilidad, su aflicción era ponerse al día con todo. La última clase de la tarde la tenía con el profesor Sebastián, y aunque se contuvo por no mencionar nada, se sentía muy emocionada por estar en la clase de él, no podía explicar por qué aquel hombre le causaba tanto interés, sólo podía atribuirle a que le admiraba que siendo tan joven y ya fuera maestro de una materia que para ella no era nada inferior, sino muy compleja y difícil. Se despidió de Drogo que muy a su pesar la dejó entrar sola, ya que él tenía otra clase. El maestro la saludo a lo lejos, ella se limitó a sonreír. Después de una larga hora, la clase terminó; él la llamó y ella fue hasta su escritorio. -¿Me llamaba profesor?- -Si, sólo quería preguntarle algo... ¿Cómo le está yendo?Sé que ha de ser muy difícil ser la nueva, así que espero que se lo tome con calma- -Ah.. Pues todo bien hasta ahora, ya conocí a algunos compañeros y creo que para el Lunes ya voy a estar al día con las clases, tengo suerte que sólo me haya pasado un mes de ausencia, así que creo que todo va muy bien- -Me alegra oír eso. Amm... Tengo entendido que vive con los jóvenes Bartholly, ¿Cierto?- -Si, así es. De hecho trabajo para ellos, soy la niñera de su hermana menor, y ellos me han dado muchas facilidades, así que creo que soy muy afortunada- -Si, me lo imagino- Dijo entredientes. -¿Y ha tenido tiempo de visitar el pueblo? Es extranjera, sino me equivoco..- -Ah, si, soy de Argentina. Y ya pude ver una parte de aquí, es muy hermoso en verdad- -Que bueno escuchar que le guste. Disculpe si estoy haciendo muchas preguntas pero... es difícil ver rostros nuevos en un lugar como este, y sobre todo alguien que se interese por su futuro- -Jeje, no se preocupe, lo entiendo. Ahh, pero ya me tengo que ir, creo que me están esperando- -Oh si, entonces ojalá podamos hablar luego, si le parece bien- -Claro, cuando quiera. Adiós y pase una feliz tarde- Ella salió del aula, ni Drogo ni Peter estaban ahí, así que decidió dirigirse a la salida, pero antes de dar la vuelta para ir al pasillo principal sintió que la halaron del brazo deteniendo su paso. - Hola, chica Bartholly. Hoy no nos hemos saludado- Dijo Loan con una sonrisa burlona. -Ash, tenías que ser tú. Por favor, déjame ir- Ella sacudió el brazo y este la soltó. -Tranquila, sólo quería saludar, por que no vamos a comer algo..? Yo invito- Alhelí enarcó una ceja y sonrió. -Ja, ¿Hablas en serio?- -Por supuesto, ¿Qué? ¿No quieres ir conmigo? Te aseguro que la pasarás mejor conmigo que con esa escoria...- Ella se sorprendió aún más. - Lo siento. Pero no me interesa- Lo rodeó y camino unos cuantos pasos, se detuvo a cierta distancia y dió una media vuelta. -Y por cierto... Esa "escoria", es mi novio, y según tengo entendido tú siempre estás detrás de él, así que más cuidado con tus palabras, por favor- Siguió caminando y llegó hasta el parqueo. Cuando se encontró sola dio un suspiro de alivio, de repente sintió una mano sobre su hombro. - Lo siento amor, un profesor no me quería dejar ir...- Ella se sobresalto. -¿Está todo bien?- -Ah, si. Todo bien, es que me asustaste. ¿Qué quería el profesor?- -Mm.. Por una tarea que no entregué, me estaba regañando- -Drogo...- Él puso una sonrisa encantadora pero ella le dirigió un rostro amargo. - Lo sé, lo sé, ya hablé con él y me dio tiempo para el Lunes, ¿De acuerdo?- -Más te vale...- -Eres igual a Nicolae, sólo que a ti si me dan ganas de hacerte caso- Se inclinó para besarla pero ella le puso una mano en la boca. -No..oo, no te lo has ganado. Lourie ha de estar esperando y por lo que veo Peter ya se fue, así que vámonos- Se subieron al auto y se fueron. Cuando llegaron a la mansión como Alhelí lo había supuesto, Lourie estaba en la puerta esperándolos. -Veo que esto de llegar tarde se les está haciendo costumbre- La niña estaba de brazos cruzados. - Lo sentimos, Lourie, pero un profesor me retuvo y a Drogo también, por eso nos tardamos- -¿Quién te retuvo a ti?- Preguntó Drogo. -El profesor Jones, pero fue rápido- A él no le gustó pero no dijo nada más. Alhelí tomó la mano de Lourie y entraron a la casa. Ella saludo a Nicolae y después subió a su habitación a vestirse, sacó sus cuadernos y libros y adelantó algunas cosas, después bajo al salón y fue hasta el despacho de Nicolae, ahí se encontraba Peter, Lourie y Drogo estaban en el jardín que se podía ver desde una ventana en la oficina de Nicolae. -Ah, Silene, Drogo me informó que van a salir en un rato- -Si, unas amigas me invitaron a ir a un club ó algo así- -Bien, pero tengan cuidado, ¿De acuerdo? No quiero sorpresas- -Jeje, no te preocupes, pero ¿Porque no vienes con nosotros? Te haría bien divertirte un poco ¿No crees?- -Jajaja, Nicolae en un club...? Me gustaría ver eso- Peter soltó muchas carcajadas. -Ves, hasta Peter que es el más sereno frecuenta esos lugares- -¿Cómo lo sabes?- Dejó de reírse. -Sino no te estuvieras burlando de él- Alhelí hablo con confianza. - Jeje, gracias por invitarme Silene, pero también tengo cosas que hacer y muy poco tiempo, tal vez en otra ocasión los acompañe, sólo por que tú me lo has pedido- -Bien, es un trato- Peter contuvo otra explosión de risas mientras que Alhelí le sacaba la lengua con disgusto. No le hacía gracia que se burlará de Nicolae.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Toda Tuya

Populares

Populares

close 0/500