Toda Tuya

¿Vampira?
Todo a su alrededor dejó de existir en cuanto tocó los labios de él, su respiración se había agitado hasta el punto de no poder controlarla, su lengua recorrió cada rincón de la boca de él y así mismo lo hizo Drogo. Se detuvieron poco a poco, con movimientos pausados ella mordió lentamente el labio inferior de él, cerró los ojos con fuerza sin ganas de detenerse pero otro pensamiento empezó a atacar su mente... -Aún hay algo mas que te molesta ¿Verdad mi amor?- Dijo él con sus labios aún entrelazados. -Ahh... es que...- Ella lo tenía sujeto por el cuello de la camisa arrugandosela. -Dímelo hermosa, no quiero que me ocultes más lo que piensas...- Alhelí negó con la cabeza. - Es sólo que... cuántas.. cuántas han visto más allá de esto...?- Haloneo un poco su arrugado cuello de la camisa blanca. -¿Cuántas han visto lo que yo no... no he visto?- No era ella misma diciendo aquellas palabras pero lo único en lo que podía pensar era en eso. -De ahora en adelante, sólo importa que sólo tu podrás verme, nadie más, nadie mi amor, nadie, además eres la unica que me ha hecho sentir eufórico sin necesidad de desnudarte, ¿O ya olvidaste lo que pasó ayer en la mañana?- Alhelí abrió los ojos de golpe, y claro que lo recordaba, sus mejillas se ruborizaron más de lo que ya estaban. -Ves preciosa, todo mi cuerpo te desea, quiero... quiero hacerte mía...- La sostuvo de la cabeza y la beso intensamente. Bajo sus manos hasta sus caderas y la empezó a acariciar de las piernas, poco a poco fue deslizando sus manos hasta meterlas por debajo de su falda, ella soltó el cuello de la arrugada camisa y empezó a desabrochar uno a uno cada botón, deshizo también el nudo de la corbata y con sus delicados dedos tocó el suave y duro pecho de él, los besos no pararon, los gemidos suaves y ligeros de ella se intensificaron al sentir las grandes manos que recorrían sus muslos... Todo iba bien para ambos.... Ring, Ring, Ring, Ring. Vibró un teléfono. -No respondas- Dijo Drogo con la respiración agitada. -Puede ser Rocío, debo responder- Se separó un poco pero sin soltarse de él. -¿Hola?- Ordenó un poco su cabello. -¿Cómo te fue?- Recorrió con suavidad la parte descubierta del abdomen de él. -Bueno esos exámenes siempre son difíciles, al menos estudiaste...- Trataba de no reír, ya que Drogo le provocaba cosquilleos en las piernas con el roce de sus manos. -Nada, no me pasa nada. Mira te llamo más tarde ¿Si? Tengo... algunas cosas que hacer... Rocío... Jeje, está bien, te quiero, adiós- -Creo que si pasará, pero en que estábamos...- Se besaron de nuevo, pero esta vez volvió a sónar otro teléfono. -Ash... ¿Qué? Nicolae... si, si ya vamos...- Hizo una mueca de disgusto. - Ya debemos volver- -Jeje, está bien, volvamos- No tardaron mucho para llegar de nuevo a la mansión. Lourie los esperaba con ansiedad en la entrada... -¿Dónde estaban? Peter nisiquiera se dio cuenta de que no venían detrás de él...- -Fui a enseñarle algo, Lourie, ¿pero que pasa?- Drogo escucho muchas preguntas en la mente de la niña. -No lo sé, Nicolae cree que descubrió algo, pero ha tapado muy bien sus pensamientos así que no se lo que pasa- Entraron, Nicolae y Peter estaban en el salón. - Hola Silene, ¿Sucedió algo malo?- -No, lo siento, tenía que hablar de algo con Drogo, así que por eso me llevo a ver el lago, cerca de aquí, pero no pasa nada. Amm... y tú... Lourie dice...- -¿Qué pasa Nicolae? - Interrumpió Drogo con impaciencia. -Bueno es que... Creo que ya se que es lo que sucede son Silene- Todos prestaron especial atención, Alhelí se acomodó y Drogo junto a ella, Lourie se sentó en el regazo de Peter, Nicolae se paró delante de la chimenea. Eran cerca de las 4:15 de la tarde. -Silene yo... Tengo suficientes razones para creer que tú eres.. Igual que yo- -¿A qué te refieres?- Ella fruncio el ceño. -Mitad humana, mitad vampiro- Alhelí abrió los ojos como platos, se quedó sin palabras, sus manos temblaron bajo el agarre fuerte de las manos de Drogo, sus ojos bailaron de un lado a otro, de arriba abajo, su mente vagaba sin encontrar en que concentrarse, su corazón se aceleró como quien recibe una descarga eléctrica, para ella, eso no podía estar pasando, ¿Cómo podía ser posible? Fue su único pensamiento, el más racional. -P.. p.. p.. pero- Trago profundo. -No, no puede ser. Yo siempre he sido de lo más normal, Nicolae no, yo no soy...- -Silene, tranquila, déjame acabar. ¿De acuerdo? - Alhelí asintió temblorosa. -Bien. Escucha, tu misma has dicho que sanas muy rápido, además nosotros no podemos oír tus pensamientos, tus rasgos físicos, genéticamente te pareces en algunos detalles a nosotros, y además hay algo a lo que nosotros le hemos restado importancia cuando en realidad es lo más importante que debemos tomar en cuenta, Drogo quien es con quien tienes un vinculo muy fuerte, soporta estar contigo sin sentir el deseo de morderte, y nosotros también, incluso Lourie no tiene sed estando tu presente, es muy claro, no se como es que no me di cuenta antes- Todos lo miraron con confusión, Alhelí más que los demás. -Bueno Nicolae, puedes apresurarte, le va a dar un infarto- Dijo Peter señalando a Alhelí con las mejillas muy rojas. - Es que todo coincide Silene, cuando yo... bueno cuando mi padre por fin me explico lo que yo era me dijo que él nunca pudo escuchar mis pensamientos mientras aún era humano y también que el nunca sintió un aroma que provocará sed, recuerdo de que siempre nos visitaban muchos amigos de él, más adelante él me dijo que esos amigos eran vampiros y que ellos nunca percibieron nada en mi, también yo casi nunca me caí ó lastime, pero si me paso una vez y eso nunca se lo conté a mi padre, me golpee una rodilla y me sangro un poco pero en el momento se me sanó, además yo casi no cambie en mi físico cuando me volví vampiro, soy prácticamente igual sólo por el color de piel, y bueno hay otras cosas que si cambiaron como mi dieta pero todo eso fue gracias a que mis primeros 400 años los viví genuinamente como vampiro- Alhelí suspiro lentamente. -Bien, bien. Suponiendo que sea así. Lo que me estás diciendo es que mi madre o mi padre es alguien como ustedes...?- -Eso aún es algo que no te puedo responder, pero al menos tenemos una evidencia, tu collar, es antiguo ¿recuerdas? Si tu mamá te lo dio, probablemente sea ella la diferente, tal vez le pasó lo mismo que a mi padre con mi madre... Bueno, es sólo una suposición- -Yo... quiero estar sola un momento, por favor- Ella se levantó y fue al jardín trasero, avanzó unos cuantos metros en el bosque y cayó de rodillas llorando.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Toda Tuya

Populares

Populares

close 0/500