Toda Tuya

Primer día II
Salieron del despacho, y a Alhelí fue inmediatamente a cambiar sus ropas deportivas por un vestido celeste pálido de tirantes gruesos y con caída de campana, y unas zapatillas blancas. Bajo y Drogo la esperaba en la entrada. -¿Y los demás?- -Ya están en los autos, Lourie se irá con Nicolae, tu vendrás conmigo- -¿No iremos juntos?- -No... Jeje, cada uno irá en su auto amor, ya... recuerdo que la cochera no te la enseñe, de todos modos no hay nada interesante ahí, sólo nuestros autos- Ella negó con la cabeza. Salieron al jardín principal y los demás iban saliendo por la rejilla automática. Ella giró su vista al muy hermoso y llamativo convertible rojo que estaba estacionado a unos metros de ella. -¿E..este es tuyo...?- Drogo sonrió halagado. -Vamos, sube- Le abrió la puerta del copiloto y en una centésima de segundo él estuvo al lado de ella. Regresaron por el mismo camino por el que llegaron a la mansión anteriormente. Esta vez Alhelí pudo ver con mayor claridad y atención el hermoso paisaje a la luz del sol de la mañana, aprovechó para sacar algunas fotografías, recordó y obendientemente hizo lo que Rocío le había pedido. Cuando paró de tomar fotos aprovechó el tiempo a solas... -Amm... Lourie, ¿ha tenido problemas?- -Umm... Si, pero fue hace unos años- -¿Qué pasó? - Él entrecerro los ojos. -Pues... a veces la llevábamos frecuentemente al parque, para que saliera un poco, a Nicolae no le gustaba que pasará encerrada en su cuarto sola, así que nos turnamos en llevarla, a veces al parque y otras a los festivales que hacen en el pueblo cada año, pero como en 2 ocasiones le sucedió que se relacionaba con otros niños y para ella eso era un poco... era demasiado peligroso, los niños la tocaban mucho y como ellos simplemente buscaban jugar con ella, ya ves, ella es muy bonita, llama mucho la atención, una de esas veces no lo soporto y acorralo a un niño, llegamos a tiempo... El niño nisiquiera se dio cuenta, pero ella estuvo a punto de morderlo, él... el pensó que iban a jugar a las escondidas, la otra vez no fue tan así, pero casi la ven en su... forma, ya sabes- -Mmm... así que por eso la preocupación- -Si, escucha amor, Nicolae siempre tiene sus razones, créeme nunca hace nada ó deja de hacer algo a menos que lo considere necesario. Yo... nunca estoy dispuesto a admitirlo pero, se que el tiene razón en muchas cosas. Pero después de ver como te enfrentaste a él ahora, creo que se encuentra muy satisfecho de no ser el único que cuide de nosotros- Drogo la vio sonriente. -Bueno es que, imagino como ha de ser para Lourie, es una niña, y tener una vida así, de verdad se ha de sentir sola...- -Creo que, tú no sólo has venido para completar mi existencia, con tan poco y ya estás cambiando nuestra forma de vida, me pregunto que más pasará después- -Jeje, me das mucho mérito. Yo sólo vivo- Dijo despreocupada. -Si, es verdad, y aunque sólo en mi tiene efecto, creo que los otros también lo han sentido- Él perdió su mirada en el paisaje. -Vida, hace tanto tiempo que deje de sentir eso, ya nisiquiera lo recordaba- La volvió a ver. -Gracias, ahora tú eres mi vida- Ella se conmovió. Siguieron a Nicolae y a Peter hasta el centro comercial. Drogo la sostuvo de la mano casi todo el tiempo; fueron principalmente a una librería muy bien abastecida de todo lo necesario para cualquier tipo de estudios, compraron libros, cuadernos, y todo lo necesario, después pasaron por una tienda de bolsos, le compraron una mochila de última edición limitada, era demasiado cara, ella objeto pero obligada la hicieron que aceptará, aunque en ese momento descubrieron su debilidad, bastaba con que Drogo la convenciera y se lo pidiera de forma irresistible para que ella diera su brazo a torcer. Luego pasaron por una tienda de ropa y calzado, le compraron demasiado para su gusto, aunque considerablemente menos de lo que habrían llevado si ella no los hubiera convencido. Se sentía apenada, insistió demasiado en que no se preocuparan por ella, tenía más que cosas suficientes pero no la escucharon, sobre todo Nicolae, de alguna manera él se sentía responsable de ella, no hizo caso de la extraña sensación de familiaridad que le sentía a Silene como él la llamaba, sólo siguió el instinto que le decía que debía cuidar de ella. Por otro lado, Drogo disfruto mucho de ella, era imposible para él soltarla y ella correspondía a sus caricias con mucha facilidad, sentía que podía confiar sin importar nada a su lado, incluso en un momento se separaron aunque sin perderse de vista, él tuvo que acompañar a Peter por cierto asunto, pero desde lejos no dejó de verla, cuando regresaron de nuevo con ella y Nicolae, ambos se abrazaron... -Creo que ya lo perdimos- Peter se dirigió a Nicolae. -Jajaja, si me hubieran dicho hace un año que veríamos algún día esa mirada en Drogo por una chica, hubiera apostado a que no era cierto- Nicolae rió a carcajadas. La pareja no hizo caso de los comentarios, pero si se vieron interrumpidos por otra cosa... Lourie halo de la falda del vestido a Alhelí. -Alhelí dijiste que comprariamos mis muñecas- -Oh si, vamos- Ambas se tomaron de las manos. Los hermanos se quedaron boquiabiertos al ver como su pequeña hermana actuó con tanta naturalidad con Alhelí. Fueron al local más grande de juguetes, habían juguetes de todo tipo, los chicos las esperaron afuera, Lourie eligió las muñecas más caras que había en la tienda, Alhelí le mostró muchas alternativas y a algunas accedió. -Lourie, mira estas- Le señaló un estante muy alto, habían unas muñecas de porcelana muy bellas. -¡¡Si!! Esas...- La vendedora se las bajo. -Haber, ¿Qué tal si yo te regalo estas?- Dijo Alhelí con entusiasmo. - Pero, ¿puedes pagarlas con tu dinero?- -Claro que si, son tus hermanos los que no me han dejado gastar en nada, pero estas quiero comprartelas yo- La niña sonrió y sus ojos se iluminaron; salieron de la tienda cargadas con bolsas que contenían muñecas de todo tipo.. -¡Vaya! Tu la conscientes más que nosotros Alhelí- Peter las ayudó. -Jaja, no lo creo, sólo son unas cuantas- -¿Unas cuantas? Más parece que se trajeron toda la tienda- Todos rieron efusivamente. Su última parada fue el supermercado, le preguntaron sus gustos en cuanto a comida y también ella eligió todo lo que necesitaba en cuanto a lo íntimo. Drogo no se le despegó y le resultó difícil tener que concentrarse con él a sus espaldas a la hora de elegir sus cosas personales, él lo sabía pero aún así no estaba dispuesto a dejarla, sólo se limitaba a darse la vuelta si ella se lo pedía. Al final del día, regresaron a la mansión, ya eran casi las 6:00 p.m. Iban por la carretera... -Uff... Creo que nunca había comprado tanto en mi vida. ¿No crees que me compraron demasiado...?- -Claro que no amor, deja que mi hermano se sienta feliz, creo que se ha entusiasmado contigo- -¿De verdad? Creí que estaría molesto por ver que Lourie no se descontrolo y que no tendría que regañarnos ó algo parecido- -Jajaja, se que el se mira así, pero en realidad va muy contento, todos lo estamos, ya teníamos mucho tiempo de no pasar un tiempo en familia, otra cosa más por la que agradecerte- -Yo no he hecho nada, en verdad siento que este es mi ambiente, es un poco extraño, nunca he confiado verdaderamente en nadie y con ustedes... pues... Creo que me siento muy cómoda, más de lo usual- -Si, lo vi en la mente de Rocío, y que bien. No me gustaría saber de algún ex con el que compartieras lo que haces conmigo- Ella explotó en risas. -Jajaja, lo bueno es que algunas cosas Rocío no las sabe... por lo tanto.. tú tampoco...- Susurró. -¿Qué? Haber ¿Qué es lo que no sabe ella?- Dejó de ver la carretera para verla ella, pero Alhelí hizo el famoso gesto de cerrar su boca simulando un ziper y lanzando la llave al aire. Drogo hizo cara de sorpresa y un poco de molestia. -Esta conversación no ha acabado- Dijo seriamente.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Toda Tuya

Populares

Populares

close 0/500