Toda Tuya

Mansión Bartholly
Todos bajaron de la camioneta. Alhelí espero a Drogo que estuvo a su lado en un segundo. La niña que estaba parada en la puerta, dio un salto, y casi como un gato, cayó con elegancia sobre los brazos de Drogo que tuvo que soltar a Alhelí para recibirla. - Hola chicos. ¿Drogo me extrañaste?- Dijo la niña con una voz suave pero imponente. -Claro que si princesa, ¿Te portaste bien en mi ausencia?- La niña asintió. Y dirigió su mirada a Alhelí que aún sostenía de un brazo a Drogo. Alhelí se había quedado mirando a la bella niña ante sus ojos, era una pequeña de unos 7 u 8 años, su piel era de un blanco pálido, al igual que los 3 hermanos, sus ojos verde olivo combinaban a la perfección con su pelo rojizo casi rosado que llevaba sujeto en dos coletas ubicada cada una detrás de sus orejas. -¿Quién es ella?- Pregunto con aparente molestia. - Ella...- Drogo volvio a ver a Alhelí. -Es mi novia, princesa- Los ojos de Alhelí se abrieron como platos, la niña se asombro y en cuanto a Nicolae y Peter simplemente se limitaron a sacar las maletas y entrar a la casa, después de besar en la mejilla rápidamente a la niña, como saludo. -¿T.. tú... novia? P..pero si, Drogo tu no tienes novia, es decir... Nunca has dicho tener una- La niña estaba exageradamente impresionada, miro a Alhelí dubitativa y Alhelí no comprendía la situación, ni los comentarios de la niña, y tampoco la actitud de Drogo. -Eso fue antes, pero ahora creo que debes saludar, no querrás que Nicolae te regañe por tu falta de modales ¿O si?- La niña puso los ojos en blanco. -Hola- Dijo con indiferencia. - Hola, mucho gusto, soy... Alhelí- Intercambiaron miradas y la niña enarco una ceja sin responder. Nicolae salió por la puerta y se dirigió a la niña. -¿Lourie?- -¡Ash...! Yo soy Lourie- Se bajo de los brazos de Drogo y entró invisiblemente a la casa. -Al parecer tenía razón, no le caeré bien a nadie- Se mordió el labio inferior. -Tranquila amor, ella casi siempre es así. Por cierto ella es nuestra hermana menor, Lourie, es un poco... difícil de tratar, pero descuida no le dura mucho, además no creo que te genere un problema, ya has lidiado con niños ¿no?- -Jeje, agradezco tu confianza. Dijiste ¿Hermana? Imagino que... es como ustedes ¿verdad?- Drogo asintio y la invito a pasar. Le mostró cada parte de la mansión, fueron por todo el trayecto tomados de la mano o en algunos momentos la llevaba abrazada. Detrás de la inmensa puerta principal que se abría en dos, estaba un recibidor con una mesa larga rectangular pegada a la pared, más adelante el camino se dividía en dos pasillos. El de la izquierda conducía a un salón donde habían 4 sofás de una tela muy suave y fina color rojo con detalles en los bordes de madera, también había una chimenea al frente y sobre ella un televisor muy grande, alrededor de los sofás se encontraba una mesa redonda con algunos libros, en la pared que daba hacia el exterior había un gran ventanal que abarcaba casi toda la pared y dejaba ver el jardín de enfrente; por un lado más arrinconado había una puerta que se dirigía al despacho de Nicolae que parecía muy elegante, tenía un escritorio de madera muy fino y radiante, sillas acolchonadas, una librera llena de libros y documentos, en las paredes habían pinturas muy hermosas de paisajes y algunas abstractas, esa puerta también conducía a un jardín trasero mucho más grande que el de enfrente, tenían hermosas plantas alrededor de una zona de descanso donde había también una gigantesca piscina, y lo demás del jardín era el inmenso bosque con árboles y muchas más plantas que daban vida a un inimaginable paisaje. Por el pasillo derecho que estaba después del recibidor se encontraba una habitación quizá del mismo tamaño que el primer salón, donde había un comedor de madera para unas 10 personas, ni muy grande ni muy pequeño, también había una ventana pero un poco más pequeña que la del otro lado de la casa, habían algunas pinturas que decoraban las paredes del comedor, y por un extremo había una puerta que abría para los dos lados, está iba a dar a una cocina muy bien equipada, había un lugar para las hermosas vajillas y un refrigerador muy grande y todos los electrodomésticos dignos de una cocina. Aparte de los dos pasillos que salían del recibidor a unos cuantos pasos, por el frente iniciaba una escalera que iba pegada a la pared pero formando una media Luna, hasta arriba había un pequeño descanso, a partir de ahí el suelo se dividía en 2 pasillos, por cada pasillo habían 4 habitaciones con una considerable distancia. En una de las habitaciones se encontraba un hermoso piano de cola, también habían muchos libros de música y todo lo relacionado a ese tema, también habían unos pequeños sofás y unas mesitas adornadas con floreros; en otra habitación había una biblioteca, esa habitación parecía ser mucho más grande que las otras, habían muchos estantes con libros y también habían 2 mesas cuadradas con sillas y en una parte más cómoda había un sofá largo de terciopelo. En cuanto a las otras habitaciones, Drogo sólo le mostró cuales pertenecían a cada quién, una para Nicolae que estaba muy bien ordenada, otra de Lourie, (a la cual no entraron por temor a enojar a la niña) estas dos estaban en el mismo pasillo con las otras dos habitaciones, (música y la biblioteca) por el otro pasillo estaba la habitacion de Peter que parecía muy conservadora pero también en una pared se notaban algunos títulos de reconocimiento en cuanto a composiciones que había hecho, y también en dicho pasillo se encontraba la habitacion de Drogo, la cual por si misma decía todo lo que Alhelí sabía aunque no lo había confirmado de él, estaba muy bien ordenada, pero a la vez tenía un estilo gótico muy moderno, habían algunos carteles de música rock, pinturas abstractas de la oscuridad, incluso los muebles tenían un estilo sombrío, y lo que llamó la atención de ella que pegados a la pared frente a un escritorio estaban unas fotos de algunas modelos en bikini muy explícitas, Drogo se dio cuenta y rápidamente corrió a quitarlas y tirarlas a la basura hechas pedazos. -Fingire que no he visto nada- Ella negó con la cabeza. Después de salir de la habitación de él, entraron a la siguiente que estaba justo al lado, ella le pregunto por la última que estaba al final del pasillo, pero el le dijo que esa habitación era el único lugar al que no podía entrar ya que ni ellos sabían exactamente que había adentro, ella ya no pregunto y entraron a la habitación que desde ese día en adelante sería de ella. Abrió la puerta, y vio una inmensa cama al centro de la habitación que tenía 2 mesitas de noche con lámparas en cada una, también había un armario de 2 puertas y un tocador muy fino, había un baño con ducha y tina incorporada, y también al igual que las otras habitaciones había una puerta de vidrio que daba a una pequeña terraza, toda la habitación era muy bonita, Alhelí se sorprendió y no pudo estar más agradecida.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Toda Tuya

Populares

Populares

close 0/500