Toda Tuya

Vínculo
Alhelí se quedó extrañada, su mente trabajaba a mil por hora, tenía muchos pensamientos y aún muchas más preguntas que hacer, pero ahora todo se definía a que ella tenía un tipo de relación con estos hombres que de la nada habían venido a cambiar su tranquila vida para volverla una de las muchas historias de fantasía que había leído. Ella sentía que se había adentrado a las muchas páginas y letras de todos los libros que a lo largo de su vida había leído con ansiedad, todo parecía salido de una novela, no estaba soñando, tampoco estaba leyendo desde su cama en el orfanato en horas muy altas de la noche, tampoco estaba en la biblioteca donde la bibliotecaria tenía que ir a recordarle que tenían hora de cierre, nisiquiera estaba en su habitación leyendo mientras Rocío dormía a unos metros de distancia, no, todo estaba pasando en la realidad, y tuvo que llenarse de valor para oír el resto... -Silene, tú posees en tu interior una parte del alma de Drogo- -¿Q..qué?- Miró los profundos ojos avellana de Drogo que la miraban con preocupación. -P..p..pero, no dijiste que la persona tiene que estar presente cuando... eso.. pasa..?- -Si, eso dije, y se muy bien que tu no estuviste ahí, y no se como, ni de que manera pudo haber pasado, pero lo cierto es que, esa parte de Drogo ahora vive en ti. Obviamente tu no tenías que sentir algo diferente, al menos no hasta que lo conociste. Mi padre me ha instruido muy bien en todo lo relacionado a nosotros, aún en lo que puede ser improbable que suceda, pero esto ha pasado y ninguno de los dos lo puede evitar. Dime, ¿Verdad que te sientes intensamente atraída por Drogo? - Ella lo vio perpleja, su respiración se agitó. -Ahhh... yo..- Evitó la mirada de Drogo sobre ella. -Tomaré eso como un si, ese es el efecto que tu puedes sentir, por otro lado Drogo tiene unos síntomas un tanto diferentes- Ella se recompuso y miro sutilmente a Drogo. -¿Qué síntomas? - Dijo sonriendo. Ahora todo su aturdimiento había desaparecido de golpe. -Pues, ayer vino muy apresurado después de encontrarse contigo, yo lo llame por que tenía temor de que fuera a cometer... algún error.. Verás, mi querido hermano...- Drogo vio hacia donde se encaminaba Nicolae, claramente iba a delatarlo mencionando sus muchas conquistas así que... -Nicolae... No te salgas del tema, hermano- Dijo entre dientes, interrumpiendolo. -Jeje, de acuerdo, de acuerdo- Peter soltó una pequeña carcajada. -Como te decía, ayer vino con la respiracion muy acelerada, y nosotros no respiramos como ya te lo dije, no nos cansamos tampoco, aunque el no venía cansado, era más como.. am.. una excitación- Mostró su blanca dentadura en una sonrisa. -Además, tenía las mejillas coloradas, nosotros estamos, bueno, prácticamente somos cadáveres, no hay sangre que fluya de nosotros, no podemos sonrojarnos...- -Y ¿Sus ojos? ¿Porque se hicieron... rojos?- Le interrumpió. -Bueno, nuestros ojos se tornan así cuando...- Suspiró. -Cuando tenemos sed- Alhelí se sorprendió. -¡Oh!- Exclamó. -Pero sucede otra cosa, Silene, aunque tu aroma provocó algo en Drogo, no fue del todo sed, quiza fue por la.. excitación, por que si así fuera él tendría ganas de morderte desde que te conoció. Lo cual es extraño, según lo que sé, si ustedes tienen este tipo de vínculo el tendría que sentir una insoportable sed y necesidad de tu sangre, y también tendría que oír claramente tu mente, pero no es así. No digo que no sea lo que suponemos, porque definitivamente tu portas en tu interior parte del alma de él, pero quizá hay alguna otra situación que desconocemos acerca de.. ti- Alhelí parpadeo ligeramente. -Bueno te aseguro que no escondo nada, y no se.. ¡Ah! Casi lo olvido, am.. lo de que ustedes son fríos, es cierto ¿verdad?- -Ya te lo dije, nuestros cuerpos son como cadáveres- -Si... amm.. bueno, yo no sabía eso hasta que Rocío me lo dijo- -¿A qué te refieres?- -Es que.. yo..- Abrazo con sus manos el brazo de Drogo apoyándolo a su pecho. - No siento frío a Drogo en absoluto- -¿En serio? ¿Y a mi?- Nicolae le extendió su mano, ella se la tomó sin soltar a Drogo. - No, para mí estas cálido, quizá mi misma temperatura- Soltó a Nicolae y se llevó su palma a su frente, Peter también le extendió su mano y ella lo tocó. -No, a ninguno lo siento así, Rocío me dijo que los sentía así, pero no le tomó mayor importancia, yo ya habia visto los ojos de Drogo así que supuse que no era algo normal- -Y no es normal que tu no nos sientas así, eres humana, deberías de congelarte si pasas mucho tiempo aferrada a Drogo- -Deberíamos intentarlo- Susurro Drogo al oído de ella, Alhelí se sonrojo. -Bueno por lo menos hemos aclarado algunas dudas, si tienes más preguntas sólo debes decirnos, Drogo también puede aclararte muchas más cosas. Yo de verdad, lo siento, no queríamos perjudicarte en ninguna manera, nisiquiera sabíamos de tu existencia hasta ayer, y aun mas ignorabamos que lo tuyo con Drogo fuera posible, nunca lo hemos visto y es algo muy nuevo para nosotros, en cuanto a ti, pues en casa tendremos mucho tiempo para investigar un poco más- Alhelí asintió. Sólo cruzaron un par de palabras más, y cuando tuvo la fuerza para ponerse de pie, Alhelí tomó sus cosas y se despidió de Nicolae y Peter. Drogo la acompañó hasta su casa, ya eran la 1:00 p.m. Mientras iba en el auto con Drogo, ella comenzó a reaccionar un poco. Vio los autos que pasaban al lado de ellos, las personas afanadas en sus compras, algunos almorzando en los puestos de comida callejera, y sólo podía pensar en que hace poco más de un día ella era como todas esas personas en su día a día, ignorando los misterios de un mundo irreal, pero a la vez tan real que ahora ella ya formaba parte de él. Drogo llamo su atención tomándola de la mano y besándole los dedos, traspasando su mano con la de ella. - Lo siento- Susurró ella. -¿Por qué? - El la vio fijamente, sin poner atención a la carretera. -Por.. por lo... que te paso...- agachó la mirada avergonzada. -Fue hace mucho, preciosa. He aprendido a vivir con ello. Y pensándolo bien, ha valido la pena la espera de 620 años- -¿Por qué? Nisiquiera quiero imaginar por todo lo que has tenido que pasar...- Sus ojos se humedecieron y tomó con más fuerza la mano de él. -Mírame amor, todo, todo ha valido la pena, sólo para poder llegar hasta el día de ayer, haber ido a ese parque y haberte encontrado ahí. Lo demás no importa, ahora te tengo a mi lado y no voy a soltarte- Los dos se vieron con dulzura, ella acaricio las mejillas de él, y se detuvo en sus labios. Llegaron al edificio de ella y Drogo se estacionó en frente. -Gracias por traerme- Se mordió el labio inferior. - ¿No vas a invitarme a pasar?- Él la miro coquetamente. -Mmm... No se si Rocío este ahí- -¿Y sería un problema si ella está?- -Jeje, no, creo que no- Drogo le abrió la puerta del auto, después llegaron al departamento, Rocío no estaba, y como cualquier habitación de chicas, estaba adornado y arreglado, o al menos las camas estaban ordenadas, pero nada fuera de lo normal, Alhelí le ofreció algo, pero rápidamente se disculpó, usualmente tenían visitantes que si comían, en esta ocasión ese no era el caso.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Toda Tuya

Populares

Populares

close 0/500