Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Noticias inesperadas
"¿Qué? ¿A qué te refieres con que te salvaron?" Ye Tianwen miró al trío, y le preguntó a Tianming. "Verás…" Tianming, sin embargo, tardó unos segundos en responder, y volteó a ver a Bai Yunfei, vacilante. Bai Yunfei guardó silencio por un momento, y miró a los seguidores de Ye Tianwen. "Esas personas… son de fiar?" "¿Qué?" Ye Tianwen se quedó sin palabras. Segundos después, reaccionó, y con una sonrisa, respondió: "Ellos son los guardias de élite que hemos cultivado con la familia Ye. Por supuesto que son de fiar". Sólo luego de ver la aprobación de Bai Yunfei, Tianming empezó a contar lo sucedido. "¿Me estás diciendo que entre ustedes dos mataron a Zhao Chuan y a los discípulos de la Secta Domadores de Bestias? ¿Y no sobrevivió ninguno?" Cuando Tianming terminó de hablar, Ye Quan miró a los tres, incrédulo. "¡Hmm…! ¡Si querías evidencias, lamento decirte que todos esos sujetos ahora no son más que cenizas, así que no podremos hacerlo!" Jing Mingfeng, disgustado por la sospecha de Zhao Quan, respondió de un resoplo. "No te molestes, hermano Jing. Mi segundo tío no sospechaba de ti." Ye Tianwen había prestado especial atención al trío desde que Tianming empezó a hablar, notando la indiferencia en su comportamiento, aún frente a Ye Quan, que los superaba ampliamente en fuerzas. Buscando ganarse su confianza, sonrió: "Gracias a ambos por cuidar de mi hermano. Antes que nada, regresemos a Gaoyi. Cuando lleguen a la casa Ye, serán bien recibidos". "¡Claro! Vamos a casa primero." Tianming interrumpió. "Si no fuera por esos sujetos que nos retrasaron, seguramente ya estaríamos en casa". "Por cierto, hermano, ¿qué pasa en casa? ¿Por qué la familia Zhao vino tan repentinamente a capturarme? Además, entre ellos, había muchas personas de la secta Domadores de Bestias…" Mientras todos se dirigían a la ciudad de Gaoyi, Tianming, impaciente, hizo varias preguntas a Ye Tianwen. "¡Oh! Esa es una larga historia". Ye Tianwan suspiró y dijo, lentamente: "El mes pasado, el segundo joven maestro de la familia Zhao, Zhao Liang, vino repentinamente a la casa Ye, y le propuso matrimonio a Ye Yan". "¿Que qué?" Con tan solo escuchar esto, Tianming dio un salto y, enojado, dijo: "¿Ese gordo se cree gracioso?" ¿Está loco? ¿Como se atreve a creer que puede casarse con mi prima? Es solo un sapo que desea comer carne de cisne. ¡Esto es inaceptable!" "Bueno, en ese momento, nuestro padre también se quedó atónito, y pensó que sólo buscaba problemas, así que se negó." Ye Tianwen continuó: "Pero no esperaba que, días después, Ye Yan fuera acosada por Zhao Liang, mientras salía. Ye Yan estaba tan molesta que lo atacó". "¡Ja!" ¡Eso te mereces, gordo! Una persona común y corriente, como él, se atreve a provocar a mi prima, que es una Personificación de Alma en la etapa Intermedia. ¡Se merecía esa paliza!" Tianming exclamó, a su lado. "Tianming, deja que tu hermano hable." Bai Yunfei reprendió a Tianming con una palmadita en la espalda, y preguntó: "Si ese gordo es el joven maestro de la familia Zhao, ¿cómo es posible que salga sin protección? Tu prima podría haberlo lastimado fácilmente. Debe haber algo raro aquí, ¿verdad?" "¿Oh? ¿El hermano Bai, sólo con eso, puede deducir que la familia Zhao está tramando algo raro?" Ye Tianwen miró a Bai Yunfei, sorprendido, y confirmó su sospecha: "Sí, esto fue algo premeditado. Más tarde, la familia Zhao aprovechó la situación para venir nuevamente a la casa Ye, buscando problemas, y este problema fue creciendo, hasta terminar convirtiéndose en lo que es ahora, una disputa entre las dos familias". "¡Oye! Un simple conflicto entre dos jóvenes se convirtió en una disputa entre familias. Esto es claramente una jugarreta de la familia Zhao para empezar una guerra sin razón". Jing Mingfeng no pudo evitar reírse. "Es cierto. Cualquiera podría darse cuenta de lo que estaba tratando de hacer la familia Zhao. Sin embargo, no les importó mostrarse descarados e igualmente continuaron intentando obstruir nuestros negocios. Tres veces causaron un alboroto en nuestra tienda y en la cuarta casi se escaparon con Ye Yan también. Si no fuera por la afortunada aparición de nuestro tío que hirió a Zhao Ye, de seguro la habrían secuestrado". "Más tarde, el jefe de la familia Zhao, Zhao Xing, trajo a un grupo de maestros extraños a la casa Ye, y declaró que, si la familia Ye no se unía a la familia Zhao, sería destruida". "¡¿Qué?!" Tianming volvió a levantar la voz. "¿Ese idiota de Zhao Xing es tan estúpido como su hijo? ¿Con qué derecho la familia Zhao viene a intimarnos así?" Ye Tianwen sacudió su cabeza y suspiró: "Tienen algo con qué sostener sus palabras… ¡porque la familia Zhao se ha unido a la secta Domadores de Bestias! "¡¿La secta Domadores de Bestias?! ¿Cómo se las arregló la familia Zhao, para entrar a una de las diez mejores sectas?" preguntó Tianming, incrédulo. "No lo sé, pero la secta Domadores de Bestias llegaron a su puerta por sí misma. Por alguna razón, la secta Domadores de Bestias se acercó a la familia Zhao. Ellos les hicieron dos promesas, y la familia Zhao aceptó sin dudarlo". "¿Qué promesas?" "Una, darle una bestia de Alma de quinto nivel a la familia Zhao, y la otra, ¡ayudarlos a anexar a mi familia Ye!" Al ver el impacto plasmado en la cara de Tianming, Ye Tianwen continuó: "Con el apoyo de la secta Domadores de Bestias, la familia Zhao supera en fuerzas incluso a la familia Liu, lo que los vuelve la primera familia de la ciudad de Gaoyi, así que, para ellos, es imposible negarse a semejante oferta. Las familias Zhao y Ye tenían fuerzas equiparables, así que ahora, con el apoyo de la secta Domadores de Bestias, la familia Ye está debilitándose inevitablemente, así que, con esa bestia de Alma de quinto grado, ellos serían capaces de acabar con mi familia Ye, ¡y ni hablar de lo que sucedería con el apoyo de la secta Domadores de Bestias!" "Por suerte, la familia Zhao informó que a la secta Domadores de Bestias se les escapó la bestia de Alma de quinto grado. Otros maestros de Alma se la llevaron, y firmaron un contrato de Alma con ella". Ye Tianwen no se enteró que cuando mencionó esto, las caras del trío de Bai Yunfei cambiaron ligeramente. Entonces, continuó: "¡Esta mañana, el maestro de Alma que robó la bestia de Alma apareció en la ciudad de Gaoyi! La gente de la secta Domadores de Bestias lo descubrió, y lo atacó. Ambos bandos salieron de la ciudad. Un maestro de Alma de la secta Domadores de Bestias lideró la persecución, por fortuna, porque de no haber sido así, él también hubiese tratado de arrestarte, seguramente…" "Hermano Tianwen, ¿esa bestia de Alma de Quinto nivel era un ave penumbra veloz? ¿Y esos ladrones eran dos mujeres?" El rostro de Bai Yunfei cambió poco a poco, y finalmente terminó interrumpiendo a Ye Tianwen, ansioso, con una pregunta. "¿Qué? ¿Cómo sabes eso?" Ye Tianwen, sorprendido, preguntó. "Abuelo Bai…" Jing Mingfeng miró a Bai Yunfei, severamente. "¡Oh! ¡La hermana Xinyun!" El rostro de Tianming cambió drásticamente, cuando exclamó, alarmado. "Tianming, ustedes… ¿conocen al maestro de la bestia de Alma capturada?" Ye Tianwen, al observar la reacción del trío, entendió todo, y se dirigió a Tianming. "Bueno… nosotros…" "Hermano Tianwen, ¿Hacia dónde se fueron?" Bai Yunfei interrumpió abruptamente a Tianming, y preguntó, con una voz profunda. "Creo que al este…" Ye Tianwen señaló hacia la derecha, un poco inseguro. "¡Vamos!" Sin dudar, Bai Yunfei le hizo una seña a Jing Mingfeng, y, sin prestar atención a los demás, corrió en la dirección en la que señaló Ye Tianwen. Jing Mingfeng lo siguió de inmediato, y los dos desaparecieron en cuestión de segundos. "¡Hermano Bai! ¡Espérame!" Tianming, confundido en un principio, gritó, antes de despejarse y tratar de seguirlos. Ye Tianwen lo detuvo. "Tianming, ¿qué está sucediendo?" "¡La hermana Xinyun está en peligro! ¡Debemos rescatarla de inmediato!" Tianming respondió, alterado. Sus ojos se iluminaron, y tomó la mano de Ye Tianwen. "¡Debes venir conmigo, hermano! ¡Contigo y con el Segundo Tío de nuestro lado, es más probable que rescatemos sana y salva a la hermana Xinyun! "¿Dices que conoces a la persona que robó a la bestia de Alma?" Ye Tianwen preguntó, con el ceño fruncido. "¡Sí, es nuestra amiga! Hermano, no hablemos de esto, ¡ayúdame!" Tianming pensó en tirar del brazo de Ye Tianwen para que lo acompañe, pero éste no se movió. "¿Hermano? ¿Qué estás…" "¿En serio eres tan ingenuo? Es una pena que seas el segundo joven maestro de la familia Ye. El enemigo es la secta Domadores de Bestias. ¿Quieres enemistar a la familia Ye con la secta Domadores de Bestias? Ellos podrían convertir a nuestra familia en polvo en tan solo un santiamén. ¿Acaso quieres destruir a la familia Ye?" Ye Quan interrumpió sus palabras, y respondió con firmeza. "Pero…" Tianming se quedó sin palabras. Luego, dirigió su mirada a Ye Tianwen. "¿Hermano…?" "Tianming, lo siento. Ni el segundo tío, ni yo, podemos interferir. La familia Ye no puede darse el lujo de importunar a la secta Domadores de Bestias". Ye Tianwen negó con la cabeza, antes de responder. Luego, miró en la dirección en la que Bai Yunfei desapareció. "Tu hermano Bai Yunfei sabía eso y por eso no te llevó con él, ni nos pidió ayuda… Pero ellos se veían muy seguros de lo que hacían. Tienen algo entre manos, así que no te preocupes demasiado". Tianming entendió el mensaje, y se quedó en silencio, pero rápidamente levantó la cabeza de nuevo, y miró a Ye Tianwen con convicción. "Entiendo, hermano. Ustedes regresen primero. La familia Ye no se verá involucrada en este asunto. ¡Iré por mi cuenta!" Inmediatamente después, dio media vuelta, y empezó a correr en la misma dirección que Bai Yunfei. La convicción que reflejaba el rostro de Tianming sorprendió tanto a Ye Tianwen, como a Ye Quan, que no reaccionaron en un principio. Cuando la figura de Tianming apenas se divisaba a la distancia, Ye Quan frunció el ceño. "Tianwen, ¿deberíamos traerlo de vuelta? Él…" La expresión de Ye Tianwen cambió. Suspiró, impotente, pero transmitía algo de alivio. "Vamos a seguirlo a distancia. No hagas nada a menos que sea necesario. Si Tianming es imprudente, nos lo llevaremos de regreso". El rostro de Bai Yunfei estaba sombrío, y sus ojos, ansiosos. El viento golpeaba sus oídos. Eventualmente, salió del bosque, y continuó corriendo a gran velocidad por la llanura. Luego de unas dos horas, una colina de entre doscientos y trescientos metros de altura se alzó frente a sus ojos. Sin disminuir el ritmo, Bai Yunfei empezó a subir por la colina. Sus ojos se iluminaron repentinamente. "¡La encontré! ¡Ahí está!" ~¡Choo!~ Al mismo tiempo, se escuchó el canto de un pájaro. Al otro lado de la colina, había un pájaro lleno de ira y ansiedad… "¡Xiao Bai!"
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500