Especialista en Fortalecimiento de Objetos

El ataque inesperado
Bai Yunfei, que era la persona que intentaba consolar a Tang Xinyun, ahora estaba igual de deprimido, y Tang Xinyun no pudo evitar quedar sorprendida, y por un momento, el ambiente en el techo de la posada cayó en un profundo silencio. "Señor Bai, su madre…" Después de un rato, Tang Xinyun habló en voz baja. "Mi madre murió cuando yo era muy joven, precisamente cuando yo tenía nueve años, luego quedé al cargo de mi abuelo que también falleció. Y vivía moviendo bolsas de arroz en una tienda…". Bai Yunfei también se perdió por un momento, pero rápidamente se recuperó, viendo la cara desconcertada de Tang Xinyun, sonrió débilmente y continuó: "Más tarde, ocurrieron algunos sucesos extraños que me condujeron a conseguir mi fuerza actual". "Mi madre me dijo una vez que esperaba que un día yo fuera una nube blanca, flotando libremente y sin preocupaciones por el cielo..." Bai Yunfei miró hacia el oscuro y tenebroso cielo, como si pudiera ver las nubes a través de la interminable oscuridad. "Bueno, estoy segura de que serás capaz de conseguirlo, eres fuerte y honorable, en el futuro podrás hacer del continente tu propio cielo". Tang Xinyun asintió y habló. "Hmm…". Bai Yunfei habló, pero de repente se congeló, rascándose la cabeza con un poco de vergüenza, y dijo, "Esto… Pensé que yo debía consolarte, ¿en qué momento cambiaron los papeles?" Viendo que parecía un poco avergonzado, Tang Xinyun no pudo evitar reírse suavemente y con coquetería, pareciendo que se sentía mucho mejor, y aunque Bai Yunfei estaba un poco desconcertado, sentía como si todo esto hubiera valido la pena. La atmósfera en el techo parecía haberse vuelto de alguna manera un poco más sutil. "Señorita Tang, ¿a usted le gustaría…" "¡Ejem!" Bai Yunfei intentó preguntarle a Tang Xinyun si le gustaría permanecer junto a su grupo desde ahora, pero antes que pudiera terminar su frase, fue interrumpido por a una tos a sus espaldas, quedándose atónito. De manera impotente, giró la cabeza para mirar a la tía Zhao, que había aparecido en la esquina del tejado. Bai Yunfei estaba un poco molesto por la interrupción de la tía Zhao, pero de igual manera sólo contuvo sus palabras de enojo… "Señorita, es hora de volver y descansar, mañana nos marcharemos temprano". La tía Zhao miró a Bai Yunfei con un poco de desprecio. "Está bien". Tang Xinyun no reaccionó de forma alarmada, sin embargo sí le respondió con calma. Luego volteó su cabeza para mirar a Bai Yunfei, mientras se preparaba para regresar a su habitación con la tía Zhao. "Señorita Tang, ¿le gustaría irse con nosotros? La dirección es la misma de todos modos, así que podríamos irnos juntos sin problemas". Bai Yunfei no pudo quedarse callado y le preguntó a Tang Xinyun, aún a pesar de la interrupción de la tía Zhao. "No es necesario, tenemos que cosas importantes que hacer y no estamos de humor para hacer turismo, así que no viajaremos más con ustedes, señor Bai". Antes de que Tang Xinyun pudiera responder, la tía Zhao ya estaba negándose, ahora ella estaba firmemente segura que no podía dejar que Tang Xinyun se quedara con ellos, desde que los había conocido, parecía haber cambiado mucho y aunque no podía asegurar que los cambios fueran necesariamente malos, siempre sintió que si se quedaba junto a ellos, los problemas y el peligro definitivamente volverían, no quería que Tang Xinyun estuviera en ningún peligro, sólo quería que llegara a salvo a su destino. Viendo a Tang Xinyun y a la tía Zhao marcharse del tejado, Bai Yunfei impotentemente sacudió su cabeza y se paró en el tejado por un rato, preguntándose en qué estaba pensando cuando hizo esa pregunta. Después, también bajó y regresó a su habitación. Al día siguiente, poco después del desayuno, la tía Zhao consiguió un carruaje en la ciudad, luego se despidió de todos y se llevó a Tang Xinyun con ella e inmediatamente dejaron la ciudad y se dirigieron al norte. Bai Yunfei y los demás pasaron un día más en la ciudad, comprando muchas cosas, y luego también dejaron la ciudad por la mañana, en dirección a la ciudad de Gaoyi. En cuanto a Xiao Hu y su abuela, regresaron a ciudad Roca Boscosa con Huang Wan y los demás. Después de salir de la ciudad de Guyi, Bai Yunfei y los demás se relajaron, parando algunas veces a lo largo del camino. A veces avanzaban muy rápido, otra veces muy lento, siempre caminando a través de las pequeñas pero diversas ciudades, con Tianming y Jing Mingfeng todavía inseparables, su relación era muy buena, y hasta Bai Yunfei se sorprendió al descubrir que Jing Mingfeng le había enseñado la técnica Disfraz de Rostro a Tianming. También, le enseñó a cómo robar, y usaba a Bai Yunfei como objetivo pero siempre que lo intentaba sólo recibía una paliza por parte de Yunfei. Luego, cambió su objetivo, de modo que cada vez que llegaba a un lugar, los matones locales siempre eran robados sin razón aparente y casualmente las familias pobres de repente encontraban una bolsa extraña con monedas. Jing Mingfeng y Tianming estaban felices con su lema 'robar a los ricos y malos, para dárselo a los pobres', Bai Yunfei se preocupaba un poco por esto, pero ellos no era tan imprudentes como para causar problemas. Aun así, Bai Yunfei se molestaba con Jing Mingfeng por enseñarle ese tipo de cosas a Tianming. ¿Quién iba a pensar que un cultivador de Alma estaría robando como si fuera un carterista? Y cuando Bai Yunfei le preguntó a Jing Mingfeng por qué le gustaba tanto robar, Jing Mingfeng le respondió: "En realidad, ser un ladrón no es más que un trabajo secundario para mi". Su explicación fue que nunca hizo daño a nadie mientras robaba, y si conseguía algo que no necesitaba y que era importante para el dueño, se lo devolvía responsablemente, ¿así que se podría decir que era un 'ladrón honorable'? Sin embargo, no dijo cuál era su trabajo principal. Tres días después, Bai Yunfei tomó una decisión muy difícil, que fue estar de acuerdo con la sugerencia de Jing Mingfeng y Tianming de cruzar un bosque entero como si fuera un atajo, cuando ya había tenido malas experiencias con decisiones similares en el pasado. De hecho, según Bai Yunfei, no había necesidad de tomar un atajo, ya que no tenían prisa, y tomar el camino original sería casi lo mismo, pero Jing Mingfeng y Tianming pensaban de otra manera y desde que habían oído en el último pueblo que aquel bosque estaba lleno de bestias de Alma, querían ir para ver qué ocurría. El hecho que Tang Xinyun haya tenido al ave Penumbra Veloz como compañero tuvo un gran impacto en ellos, especialmente en Jing Mingfeng, quien juró que si realmente había alguna bestia de Alma con afinidad al elemento de Viento en ese bosque, definitivamente lo haría que fuera su compañero. Mientras dialogaban, sacaron el mapa y lo estudiaron durante un tiempo, observando que si atravesaban el bosque, podrían ahorrar por lo menos dos o tres días de viaje. Además, podrían aventurarse a través del bosque para ver si los rumores eran ciertos y a la vez tomar un atajo, así que con esa idea, Bai Yunfei finalmente aceptó su sugerencia. Los tres buscaron durante dos días y dos noches en el bosque hasta que salieron de este, pero no vieron ni una sola bestia de Alma, ni siquiera algo sospechosamente parecido a una bestia de Alma, aunque sí se encontraron con muchos tipos diferentes de bestias feroces, lo que decepcionó a Jing Mingfeng y a los demás, quienes al principio estaban muy contentos y llenos de expectativas. En el momento en que volvieron a la ruta principal, habían ahorrado mucho tiempo de viaje. Bai Yunfei dio un suspiro de alivio, contento de que no se hubieran perdido en el camino como le sucedió en el pasado. Otros tres días después, por la mañana, los tres estaban en una casa de té junto al camino. Los tres estaban sentados en una mesa, bebiendo té tranquilamente, observando a los peatones que iban y venían por el camino. Tianming dijo que el lugar donde estaban no estaba muy lejos de la ciudad de Gaoyi y que si se daban prisa, podrían llegar a la ciudad por la noche, y luego podrían ir a su casa a descansar. En su camino, tuvieron que hacer senderismo por una montaña y desde ahí pudieron ver la ciudad. De acuerdo con la explicación de Tianming, en el centro se encontraba el área de residencia principal y las que estaban distribuidas en forma de triángulo equilátero eran las casas de las tres grandes familias de la ciudad de Gaoyi, las familias Liu, Ye y Zhao. Faltaba poco para llegar a su casa, Tianming lucía un poco más emocionado que antes. Incluso gritó dos veces en la ciudad, luego volteó a ver a las personas que estaban detrás de él y dijo, "gran hermano Bai, gran hermano Jing, llegamos más rápido de lo que esperaba, ¡incluso podríamos llegar a tiempo para la hora de la cena familiar!" "Tianming, luces muy emocionado, ¿no? ¿No tienes miedo de volver a casa y ser castigado?" Viendo su mirada algo ansiosa, Jing Mingfeng se burló de él. "No, eso es un asunto muy poco importante, no es la primera vez que hago esto, sólo que esta vez duré más tiempo fuera de casa de lo normal, pero aun así lo peor que puede pasar es que mi padre me reprenda con algunas palabras duras, pero mi abuela y mi madre no le permitirán darme un solo golpe, jeje…" Tianming negaba con sus manos, y le respondió sin preocupación. Después de decir eso, corrió por la colina y cada tanto se giraba para ver a sus hermanos con emoción. Bai Yunfei estaba a punto de levantar su pie para seguirlo, pero de repente su cara cambió bruscamente, aumentó la velocidad de su andar y aún con la gran velocidad innata de su cuerpo, tuvo que usar los Pasos Superpuestos para poder perseguir a Tianming. Mientras lo hacía, le gritó fuertemente, "¡Tianming, cuidado, detrás de ti!" A metros de distancia, en el instante en que la cara de Bai Yunfei había cambiado, una larga cuerda negra salió de los arbustos que estaban a la derecha de Tianming, y tan pronto como Bai Yunfei reaccionó, se disparó hacia Tianming, intentando enrollarse alrededor de su cuello. A primera vista, se veía como algo similar a una cuerda, pero cuando se veía de cerca, estaba claro que la cuerda era realmente una serpiente negra de Alma de casi diez metros de largo. La fuerza de Tianming era baja, pero en este punto su reacción no fue lenta en absoluto, tal vez por la confianza que le tenía a Bai Yunfei, casi en el momento en que escucho la palabra 'cuidado'¸ y sin siquiera haber visto a la bestia de Alma que lo acechaba, no dudó en reaccionar, se inclinó hacia atrás violentamente y afortunadamente evitó el problema por poco. La cabeza de la serpiente negra de Alma casi le rozó el cuello y luego la bestia de Alma se retorció, volviéndose para ver a su presa y finalmente lanzarse al ataque otra vez.
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500