Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Bajo la luz de la luna
Bai Yunfei levantó a la anciana, canalizando ligeramente su Fuerza de Alma en ella para que se sintiera un poco mejor, luego miró a las cuatro personas que estaban levantándose de suelo en el otro lado de la calle. A su vez, Bai Yunfei los observaba con una mirada fría. "¡Largo!". Los cuatro hombres estaban confundidos por el repentino ataque, y uno de ellos, que estaba menos herido miró a Bai Yunfei con enojo, "¿quién demonios eres? Nosotros somos la Banda del Águila Depreda…". Mientras el hombre hablaba, de pronto se detuvo abruptamente antes de poder terminar su frase, y una poderosa presión se apoderó de él, un miedo penetró todo su cuerpo, causando que se tragara el resto de sus palabras. Bai Yunfei tenía una intención asesina en sus ojos y con una voz escalofriante dijo: "¡Si no se van de aquí ahora mismo, los mataré a todos!" Los cuatro hombres comenzaron a temblar casi al mismo tiempo, incluso el que tenía la pantorrilla perforada dejó de quejarse de manera involuntaria. Los miembros de la banda se miraron entre sí, sin atreverse a decir nada, y huyeron del lugar de manera desordenada, ayudándose mutuamente a marcharse. El joven llamado Xiao Hu también había sido ayudado por Jing Mingfeng, transmitiéndole también su Fuerza de Alma para ayudarle a recuperarse de sus heridas, y gracias a eso se encontraba mucho mejor. Para los cultivadores de Alma, la Fuerza de Alma de otros cultivadores puede ser aceptada temporalmente y utilizada para recuperar sus heridas, pero no puede ser retenida por mucho tiempo, y si las afinidades de la Fuerza de Alma no son compatibles, tendrá el efecto opuesto, pero para la gente común, simplemente sería aceptada sin problemas y estimularía algunos de sus puntos de acupuntura de su cuerpo para fortalecer la velocidad de recuperación de su carne, y también pueden lograr el efecto de la curación. Después de que Xiao Hu se levantó, se acercó de inmediato a la anciana, observándola con preocupación, pero cuando se dio cuenta de que ella no estaba en ningún problema serio, dejó escapar un profundo suspiro de alivio y miró a Bai Yunfei con gratitud, "¡gracias!" Bai Yunfei sonrió mientras negaba con su cabeza. "No hay necesidad de que me agradezcas, de hecho, esto fue causado por nosotros en primer lugar…", dijo, consolándola. Después de pensarlo un poco, Bai Yunfei le dijo: "Podría ser peligroso para ti quedarte aquí, esa gente podría volver por ti en cualquier momento, me permites ayudarte una vez más, ¿vendrías conmigo?" Xiao Hu estaba aturdido, por un momento miró a la anciana, después a Bai Yunfei, luego inclinó su cabeza por un rato y se quedó en silencio, hasta que finalmente pareció haberse decidido y miró hacia arriba de nuevo. "¡Si!" Bai Yunfei sonrió y asintió con la cabeza, y de pronto gritó, "¡Tianming, ven aquí!" "¿Eh? ¡Voy!". Tianming corrió con Bai Yunfei y se preguntó, "hermano Bai, ¿qué pasa?" "Lleva a esta anciana, volveremos con el jefe Huang". "¿Eh? Este…". Tianming no sabía qué decir, mirando a la anciana con la ropa hecha jirones y polvorienta, inclusivo tenía un aroma amargo, y hubo un indicio de disgusto por parte de Tianming "¿Qué? ¿No lo harás? ¿Crees que la pobre mujer está muy sucia? Entonces olvídalo, lo haré yo". Las cejas de Bai Yunfei se arrugaron, y luego se puso en cuclillas para llevar a la anciana. Tianming de inmediato reconoció su error después de quedar atónito, y un rastro de culpa apareció en sus ojos y rápidamente dijo: "No, no… Hermano Bai, lo lamento, yo lo haré". Bai Yunfei se levantó con una nueva sonrisa en su rostro, viendo a Tianming llevar cuidadosamente a la anciana, luego asintió con la cabeza a Xiao Hu y a Jing Mingfeng, y dijo: "Vámonos". Tang Xinyun tenía un rostro extraño cuando vio a Bai Yunfei caminar de regreso, mirando a la anciana en la espalda de Tianming y al Xiao Hu sostenido por Jing Mingfeng. Abrió la boca para hablar, pero no salió palabra alguna, incluso sus ojos se humedecieron y tenía un sentimiento de culpabilidad. Mirándola, Bai Yunfei negó con la cabeza y dijo: "Tú no tienes la culpa de esto". Luego, miró a la tía Zhao que también parecía culpable junto a Tang Xinyun, y agregó en voz baja. "Sin embargo tú si hiciste mal…" Después de eso, Bai Yunfei no dijo nada más y volvió a caminar hacia la calle. Al llegar al comedor de la Posada del Bienestar, Bai Yunfei encontró a Huang Wan y a los demás, que ya estaban esperando allí y que habían pedido más de una docena de platillos. Había muchas personas sentadas alrededor de la mesa, platicando y riendo, la mitad de esas personas nunca las había visto, supuso que debían ser los socios comerciales de Huang Wan. Tan pronto como Huang Wan vio entrar a Bai Yunfei y a los demás, se levantó inmediatamente de la mesa para darles una cordial bienvenida junto con un hombre de mediana edad que vestía con ropas lujosas y era bastante obeso. El sujeto mostraba una gran sonrisa en su rostro y lucía respetuoso, e incluso un poco nervioso, parecía saber la identidad de Bai Yunfei y los demás. Después de una breves y educadas palabras por parte de Huang Wan, Bai Yunfei le sugirió a Huang Wan que acogiera a Xiao Hu y a su abuela, y que permitiera al jovencito trabajar en su tienda para tener un trabajo honesto que le permitiera ganarse la vida y ayudar a su abuela. Bai Yunfei también dejó claro que él y Xiao Hu no se conocían y no le pedía un cuidado especial, simplemente que los trataran como trabajadores ordinarios, y Huang Wan naturalmente estuvo de acuerdo con él sin dudarlo, era sólo pequeño asunto para él. Aunque él sabía que no llevaba mucho tiempo de conocer a Bai Yunfei, fue un gran honor para su persona tener incluso una corta y no muy fuerte relación con un poderoso cultivador de Alma; aunque probablemente haya sido una amistad innecesaria, debido a que era muy posible que no volviera a verlo en toda su vida. Los cultivadores eran personas altas y poderosas que rara vez se preocuparían por alguien insignificante como él. Por la noche, acostado en la lujosa y cómoda cama de la posada, Bai Yunfei no entrenaba, sino que apoyó sus manos en la parte posterior de su cabeza, pensando en las cosas con una considerable emoción. Pensando en las impresionantes y halagadoras miradas que Huang Wan y el otro hombre rico le había mostrado esta noche. También, en la facilidad con la que había salvado al joven y a la anciana de aquellos bandidos, analizando el hecho que con unas cuantas palaras pudo cambiar su destino y, por alguna razón, Bai Yunfei tuvo un toque de 'nostalgia'. Él mismo, sabía que ya era un poderoso cultivador de Alma, ya no es un adolescente ordinario que estaba a merced de la intimidación de los poderosos y con los que sólo podía tragarse su ira antes de intentar hacer algo en su contra… "Algún día, cuando crezcas, serás como una nube blanca, flotando libremente y sin preocupaciones por el cielo..." Como si las suaves y amorosas palabras de su madre volvieran a sonar en sus oídos, Bai Yunfei levantó su mano derecha frente a sus ojos y murmuró: "Madre, ahora soy más fuerte que la gente normal y puedo hacer cosas que antes ni siquiera podía atreverme a pensar. He vivido una vida muy agradable y feliz durante este tiempo… Entonces, ¿a esto te referías con 'vivir libremente'? "Pero…", Bai Yunfei recordaba cuando era perseguido por la Secta Glacial, y también cómo fue perseguido y casi asesinado por un poderoso cultivador de Alma en la ciudad Roca Boscosa, y cómo tuvo que depender de otros para poder escapar de la desgracia. "Tal vez esto sólo sea temporal… El continente es muy extenso, sólo he viajado una distancia muy, muy pequeña, todavía tengo un largo camino por recorrer en la vida. Pero incluso si no provoco a los demás, no garantiza que los problemas no vendrán a mí más tarde. Hay demasiada gente en el mundo que es más fuerte que yo, y si quiero seguir siendo 'libre' en el futuro, ¡tendré que seguir haciéndome mucho más fuerte!" "Y esto no es algo que haga por obligación, madre. Encuentro alegría entrenándome para hacerme más fuerte, no es una carga, es mi motivación para continuar en mi viaje. Cultivadores de Alma, Técnicas de Alma, bestias de Alma… Siento que hay muchas cosas que descubriré e investigaré, y estoy muy satisfecho con mi vida… Madre, puedes estar seguro de que yo, tu hijo, seguiré siendo alguien libre y feliz; y no te decepcionaré…" Pensando en ello, Bai Yunfei comenzó a extrañar los vagos momentos que pasó con su madre, así como los momentos con su abuelo y al final esos pensamientos se fueron; pero fue incapaz de dormir y entrenar de forma tranquila. Suspirando, Bai Yunfei simplemente se levantó de la cama, abrió la ventana y saltó desde su habitación en la posada, listo para dar un paseo normal. "¿Eh?" Tan pronto como caminó unos pasos por la calle, Bai Yunfei dio un ligero suspiro y se dio la vuelta para mirar hacia el techo de la posada, donde parecía haber alguien. Veía una silueta sentada en silencio, observando el hermoso cielo estrellado. Tenía una mirada vaga, como si se perdiera en sus pensamientos. El ave Penumbra Veloz estaba su hombro, ocasionalmente chirriando, como si intentara consolar a su compañera. De pronto se escuchó un ligero sonido de pasos, Tang Xinyun se sorprendió un poco, pero inmediatamente recuperó la compostura, viendo ligeramente a Bai Yunfei antes de volver a mirar el cielo nocturno, su estado de ánimo parecía algo decaído. "¿Qué ocurre? ¿Sigues pensando en aquel incidente?" Bai Yunfei se sentó a más o menos un metro de ella y le preguntó en voz baja. Tang Xinyun asintió ligeramente, luego miró a Bai Yunfei, y con un poco de duda dijo: "Yo le agradezco mucho, señor Bai, y… lo siento…" "No tienes que agradecerme, y una disculpa es aún menos necesaria", Bai Yunfei soltó una pequeña carcajada y negó con la cabeza, "No es su culpa, no hay necesidad de preocuparse demasiado por el asunto…" "¿Cómo no tengo que disculparme? Fue mi culpa que ustedes se hayan metido en problemas con esos bandidos, si no le hubiera dado esas monedas de oro, esos bandidos no los hubieran asaltado…" Tang Xinyun bajó la cabeza y dijo con culpa, "Pero… Yo realmente quería ayudarlos, no pensé que pasaría eso…" "Ahora que lo pienso, solía ser de esta forma cada vez que hacía algo así, la tía Zhao siempre encontraba una excusa para irse. Supongo que lo hacía para ayudarme a tratar con las consecuencias de mis tontas acciones…" Tang Xinyun sacudió un poco su cabeza en forma de burla, "es una pena que fuera tan ingenua como para pensar que los estaba ayudando, todo para sentirme complacida…" "La tía Zhao sólo está tratando de proteger tu inocencia y tu bondad", le dijo Bai Yunfei para consolarla. Tang Xinyun apenas sonrió, "lo sé, soy consciente que todo lo que la tía Zhao hizo siempre ha sido por mí bien, era igual en casa, y ahora que estoy fuera de ella también es así… En el pasado, cuando aún estaba en mi casa, pensaba que entendía todo, pero ahora me doy cuenta de que en realidad no entiendo el mundo exterior en lo absoluto". "¿Acaso no entendiste algo nuevo ahora? Cuanto más experimentas ganas, más entenderás y de eso se trata el asunto de explorar el mundo, ¿no lo crees? Si piensas de estos errores en el futuro, los verás como una lección aprendida". Viendo que Tang Xinyun estaba todavía un poco deprimida, Bai Yunfei ya no sabía cómo consolarla, así que simplemente cambió de tema, "Por cierto, señorita Tang, nunca le pregunté, ¿cuál es el propósito de su viaje?" Bai Yunfei había querido cambiar de tema para distraer a la otra parte, pero no pensó que una vez que cambiara el tema, Tang Xinyun estaría todavía más deprimida. "Quiero tener mucha más fuerza, deseo ser tan poderosa como para poder proteger a mi madre de más sufrimiento…", Tang Xinyun dudó por un momento y finalmente le contestó. Bai Yunfei se quedó en silencio por un rato y dio un suspiro, "señorita Tang, no debería estar tan deprimida. Por el bien de su madre, aunque los problemas sean graves, debería sonreír y alegrarse, haga saber a su madre que eres feliz, ya que creo que su felicidad es el mayor deseo de su madre…" Luego, dando un suspiro cargado de emociones, agregó: "Me hubiera gustado salvar a mi madre, aunque tuviera que sufrir más y más, pero no tuve ninguna oportunidad…" Bai Yunfei, que era la persona que intentaba consolar a Tang Xinyun, ahora estaba igual de deprimido que ella, y Tang Xinyun no pudo evitar quedar sorprendida, y por un momento, el ambiente en el techo de la posada cayó en un profundo silencio.
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500