Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Sólo Quedan Dos
"¡Mierda! ¡Eso estuvo cerca!", gritó Jing Mingfeng exageradamente. Abrió mucho los ojos al ver que otra ráfaga de viento se dirigía en su dirección. Para evitar ser alcanzado por el ataque, propició un salto de más de cinco metros de altura. Sin embargo, se sintió horrorizado al ver que el jabalí se había recuperado; ahora se encontraba en medio del asedio de tres bestias de Alma que lo atacarían al caer, mientras que Bai Yunfei estaba tratando con sus propios problemas… Anteriormente, cuando Mingfeng atacó a unos de los Guerreros de Alma, Yunfei se lanzó a su vez contra el otro. Aunque Bai Yunfei no poseía un atributo de origen de Viento, su velocidad casi se comparaba a la Jing Mingfeng, desplazándose de un punto a otro mientras dejaba imágenes residuales. El hombre al que enfrentaba Bai Yunfei era un poco más astuto, pues en lugar de hacer que su bestia de Alma lo atacase deliberadamente, le ordenó con un casi imperceptible movimiento de labios que se enroscara alrededor de su cuerpo; convirtiéndola prácticamente en un escudo después que esta se hinchara hasta ser del grueso de un brazo. Al momento en que Bai Yunfei estaba por golpear al Guerrero de Alma, se detuvo rápidamente al ver que este se protegió con su bestia de Alma. Entonces la serpiente alzó la cabeza y abrió la boca en grande, propagando un asqueroso hedor desde sus fauces; su cabeza sobresalía por encima de la del domador. Al instante, se estiró lo suficiente para alcanzar a Yunfei, tratando de morderlo. Ante el ataque del animal, Bai Yunfei apretó los dientes y eludió saltando hacia un lado. La serpiente intentó morderlo de nuevo, pero Yunfei deslizó los pies por la tierra, inclinándose y dando un salto para esquivar. "¡Hmph!" Cansado de la serpiente, Bai Yunfei resopló y apretó el puño derecho. Los músculos de su brazo se hincharon y sus venas relucieron de un tenue color azul, antes de lanzarle un puñetazo al animal. ¡Puño de los Tres Pilares! ~¡PaM!~ Se oyó un extraño sonido cuando el puño de Yunfei impactó en el cuello de la serpiente, que se dobló para atrás y salió volando por los aires, dejando al descubierto a su domador. El Guerrero de Alma quedó boquiabierto al ver que su bestia de Alma de Tercer Nivel había sido derrotada con un simple movimiento. Bai Yunfei estaba por acabar con su enemigo pero de repente presintió peligro a sus espaldas. Giró sobre los talones y retrajo el puño derecho para lanzar un potente revés al momento que volteaba su cuerpo. Sin embargo, una enorme figura voló a escasos centímetros sobre su cabeza. Yunfei pudo ver un par de garras doradas cerniéndose sobre sus ojos. Si no retrocedía en ese preciso momento, el dolor de recibir ese ataque iba a ser indescriptible. Bai Yunfei se las arregló para retroceder a tiempo, evitando las garras del ave. No obstante, algo se estaba moviéndose bajo sus pies. La otra serpiente, la de varios colores, emergió de entre la hierba, dispuesta a morderlo en el brazo derecho. Cuando la serpiente de colores parecía haber hecho contacto con Bai Yunfei, los ojos del líder de los domadores brillaron con malicia, y entonces gritó: "¡Se acabó! ¡No importa que estés en el reino de Espíritu de Alma! ¡El veneno de la serpiente arcoíris de Tercer Nivel en la etapa Tardía te llevará a la muerte!" ~¡PaF!~ La alegría en el semblante del hombre se disipó cuando escuchó el sonido de una aparente bofetada. La serpiente arcoíris fue repelida y voló varios metros por los aires antes de caer al suelo. Por el sonido de antes, daba la impresión que la habían golpeado con una placa de metal. Al ver a Bai Yunfei, se comprendían dos pequeños agujeros en la manga de su brazo, que eran claramente producto de los colmillos de la serpiente. Entonces, ¿cómo es que el veneno no surtió efecto? Fue debido a que antes de ser alcanzado por los colmillos del animal, Bai Yunfei hizo aparecer su brazalete Hoja Infernal. Era imposible que una pequeña bestia de Alma del Tercer Nivel pudiera perforar la defensa de ese objeto. Después de derribar a la serpiente, Yunfei echó un pie para atrás y encalló el talón en la tierra. Posteriormente se lanzó hacia adelante luego de empujar el suelo con fuerza. El Guerrero de Alma, quien ya no contaba con la protección de su propia serpiente negra, sintió el miedo recorriéndolo de pies a cabeza al ver que Bai Yunfei se estaba dirigiendo a una velocidad monstruosa hacia él. Pensó que atacaría al líder de su grupo, pero aprovechó la oportunidad para cambiar de objetivo. Bai Yunfei le asestó un poderoso golpetazo al hombre y, sintiendo que una ráfaga de viento que se propagaba detrás de él, inclinó su cuerpo para adelante, dio un salto con voltereta en pleno aire y cayó firmemente al suelo, adoptando una postura defensiva. Yunfei se tomó un instante para mirar al otro lado del campo, donde Jing Mingfeng estaba tomándose su tiempo para apalear a su enemigo luego de haberse librado del asedio de las bestias, noqueando primeramente al jabalí. El otro Guerrero de Alma voló por los aires al recibir una patada que le hizo escupir sangre. En el poco tiempo que llevaba la batalla, animales y hombres estuvieron volando y cayendo con mucha frecuencia… En menos de diez minutos, todos los domadores, excepto los dos en el reino de Espíritu de Alma, fueron derrotados y se hallaban inconscientes. Aunque Jing Mingfeng sonrió maliciosamente luego de patear a su enemigo, no se atrevió a relajarse. Un fuerte batir de alas se manifestó a sus espaldas, por lo que saltó a un lado, evitando una ráfaga de viento que iba destinada a golpearlo. Antes que el murciélago se abalanzara sobre su cabeza, Jing Mingfeng se encorvó y dio una voltereta hacia adelante en la tierra, posicionándose a pocos metros delante del animal. Inmediatamente se acuclilló, canalizó energía elemental de Viento, que se notaba como un aura verdosa alrededor de su cuerpo, y saltó mientras giraba invertidamente en el aire, trazando una preciosa doble patada en forma de media luna antes que el murciélago lo alcanzara. ~¡PaM!~ El murciélago cayó al suelo y sus alas se agitaron débilmente antes de dejar de moverse. En tan solo un instante, otra bestia de Alma había sido derrotada. A una docena de metros, los dos Espíritus de Alma miraban a los desconocidos con sus rostros enrojecidos por la furia. No se esperaban que estos dos fueran así de habilidosos. Estimaban que Bai Yunfei sería el desafío al estar en la etapa Intermedia del mismo reino que ellos, pero no estimaban que Jing Mingfeng, un poco por debajo, fuese tan rápido y fuerte. "¡Maldita sea! ¿Quiénes son ellos? No parecen que tengan motivos para enfrentarse a nuestra secta, ¿entonces por qué nos atacan?", preguntó el líder a la vez que maldecía. El otro hombre, que se caracterizaba por ser más bajito a comparación del líder, miraba con los ojos entrecerrados como Jing Mingfeng continuaba esquivando fácilmente las ráfagas de aire que generaba una de las águilas. "¡No importa a que grupo pertenezcan o si trabajan solos! Una bestia de Alma del Quinto Nivel y sin maestro, como lo es esta ave penumbra veloz, llamaría la atención de cultivadores de Alma de todo tipo. ¡El riesgo vale la pena!" "¿Pero son ellos personas que podamos derrotar?" El líder sacudió la cabeza y centró su atención en sus enemigos. Bai Yunfei esquivaba los ataques de su águila dorada. Aunque ambas aves estaban en la etapa Intermedia del Cuatro Nivel, aquellos dos sujetos se las ingeniaban para hacerles frente con cierta facilidad. Y otro detalle era que, mientras Yunfei y Mingfeng esquivaban los ataques de las bestias de Alma, parecían estar acortando distancia hacia ellos…
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500