Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

°° SOSPECHAS°°
— ¡Diganme! van a mandar al grupo de rescate para LINSAY. - grito muy exaltado tomando el teléfono, por medio de el contacto a la Agente que estaba acargo de la misión, en un acto de desesperación. — ¡Agente ESTEBAN!, no tiene que gritar, además no mandaremos equipo de rescate. — ¿Cómo de que no mandaran? LINSAY esta pérdida y quien sabe si ella no esta herida, no pueden dejarnos solos. - insistio muy enojado. — Si nosotros mandamos al equipo de rescate puede que el enemigo nos reconozca y pongamos en sobre aviso de que estan siendo perseguidos. La misión tiene que ser perfecta confiamos en que la agente esta a salvo ella no a sido entrenada para debilidades, veras de lo que es capaz.- argumentó muy sería. — Si algo le pasa a ella, les aseguró que me encargare de destruir todo lo que hemos logrado. - dijo colgando el teléfono con fuerzas, al no haber logrado nada. [ En la Base ] — Me colgó, que agente tan irritante. — ¿Que paso? - preguntó uno de sus colegas. — Su actitud no me gusto, el simplemente actuó como si estubiera enamorado perdio el control estaba desesperado es un caso típico de amor hacía alguién. —Eso es peligroso, ellos no pueden enamorarse. Tenemos que informarle a nuestro superior. - expresó sorprendido, rápidamente dio unos pasos para salir. — Espera. - dijo poniendo su mano en su pecho para detenerlo. —Que ocurre. — No le digas nada aún, lo que dije fue una suposición espera a que lo confirme, de acuerdo. - comentó rápidamente, para evitar que dijiera algo que perjudicará la misión. — Bueno esta bien, pero tenemos que ser cuidadoso. — Déjalo en mis manos. - comentó seriamente. [ En la Selva ] — Listo estas contento, ya parezco tu sirvienta. - protestó LINSAY al terminar de abrochar la camisa de JAYDEN. — Me gustaría hacer este tipo de cosas, todas las veces que pueda para tenerte cerca de mi. — iluso, sigue soñando mejor vámonos tenemos que seguir adelante quien sabe si nos estan siguiendo tenemos que salir de aquí como sea. - ordenó LINSAY tomando unas plantas entre sus manos. — Haci te quiero. - susurró con una sonrrisa al ver a su bella chica caminando en otra dirección. [ En el Hotel ] — Padre ya esta listo todo, estamos mandando aún equipo de rescaté para LINSAY y JAYDEN. - informó HUNTER entrando a la oficina de su padre. — Listo, lo dejo en tus manos ahora tengo que investigar quien me traicionó y hacerlo pagar. — Esta bien padre. - respondió saliendo de su oficina. — HUNTER ya sabes que haran para salvar a mi esposa. - preguntó ESTEBAN al verlo salir. — Tranquilo mi padre ya dio la ordén de rescatarlos, haci que no te preocupes are lo posible para encontrarlos. — Ire contigo. — Vamos ire al lugar del incidente. - dijo caminando hacía la pista. [ Con LINSAY y JAYDEN ] — ¡Mira parece una casa abandonada! gritó LINSAY al ver una cabaña, corrió rápidamente hacía a ella. — ¡Espera LINSAY!, dijo tomandola de la mano para alcanzarla. Lo que hizo, causó que JAYDEN se resbalara, haciendo que LINSAY cayera sobre él. No se dieron cuentan, de que dos personas los estaban observando... — Tu tienes, la culpa. - protestó LINSAY al caer sobre el. — Mi espalda. — Quedense quietos. - ordenó un hombre, sosteniendo un palo entre sus manos. — Quienes son ustedes. - preguntó LINSAY confundidas al ver a esas personas. — Son marido y mujer. - pregunto una mujer. — Claro que no... - fue interrumpida por JAYDEN. — Claro que lo somos, de hecho ella esta embarazada de mi hijo es nuestro primer hijo. - dijo tocando el vientre de LINSAY. — Qué. - hablo LINSAY sorprendida. — Es verdad. - preguntó el hombre con el palo entre sus manos. — Si. - respondió LINSAY dudosamente ante lo dicho de JAYDEN. — Cariño dejalos, mas bien tratemos de ayudarlos se nota que estan perdidos. - pidió su esposa del hombre. — La verdad estamos perdidos, nos pueden ayudar. - preguntó JAYDEN. — Vamos pasen esta es nuestra casa, es un poco modesta pero es cómoda. - invito la mujer con alegría. — Pasen, no puedo dejar que dejes a una mujer aqui afuera y peor en su estado. Los cuatros pasaron a la cabaña, JAYDEN se sento en una silla, LINSAY en un pequeño cojín. — Es muy bonito por dentro, por fuera es diferente. - comentó LINSAY entre risas. — Es para no llamar la atención, veo que tu marido tiene una herida puedo verla. - preguntó la mujer de aspecto un poco mayor. — Si claro, cuándo veniamos se cayo y se lastimó. - respondió LINSAY nerviosa. — Traere u botiquín. - dijo su esposo de la señora. La Mujer se acercó a JAYDEN pidió que se sacara la camisa, al ver su espalda vio una herida casi curada lo que causo su asombro. — Tu herida marcha muy bien ¿quien te curo? - preguntó. — Fueron las hermosas y delicadas manos de mi esposa. - contestó JAYDEN tocando la mano de LINSAY. — No es para tanto. — Tienes unas manos muy curativas. - respondió la mujer. —Aquí esta el botiquín mi vida. — Veo que su marido la ama mucho. - comentó LINSAY, al oir al hombre. — Bueno es el hombre que amo pero aún no es mi marido. — ¿Cómo? pero lo parecen. - dijo JAYDEN. — Esta mujer me trae muy loco, haci que no me la roben. - argumentó entre risas el hombre que traía el botiquín. — Bueno solo pondre gasa en su herida y dentro de dos días estara totalmente cicatrizada. - comentó la mujer. El día paso y la noche se hizo notar las dos parejas se encontraban muy contentas en esa cabaña. — Le ayudo. - expresó LINSAY tomando los platos para ponerlos en la mesa. —Tranquila... yo puedo. — Para nada, ya somos dos mujeres y te ayudare. — Que bueno, ya tendre con quien hablar. — Claro. - respondió entre risas, llevando los platos entre sus manos. Sirvieron la cena, y todos comenzaron a gustar sobre la rica comida. — Y bueno ya digan como se conocieron. - preguntó en un tono gracioso el hombre en la mesa. — Que. - contestó LINSAY. — La conocí en la escuela de medicina, ella me robo el corazón tras el día que la vi, lo malo es que no sabía como llamar su atención. — Encerio, dime que te gusto de el. - preguntó la mujer muy intrigada. — Lo que me gusta de él, es su sonrisa, sus habilidades, su forma de ser y lo considerado que es con algunas cosas. - hablo lentamente mirándolo al rostro, recordando algunos momentos que vivio con el.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

Populares

Populares

close 0/500