El secreto de la oscuridad

siempre soy yo...
-Hermano, apúrate. Hoy colocan el anuncio de los que son admitidos como magos oficiales- -Dame un momento. Ya casi estoy listo.- -Papa, Víctor y yo estamos por ir a ver si fuimos admitidos como magos.- -Está bien, solo no te alejes de tu hermano.- -Ya tengo 13, puedo cuidarme yo solo papa- Víctor salió de su habitación y la expresión del padre cambio de indiferencia a orgullo. Albert lo noto pero no le dio importancia. -Víctor, me alegra ver que te graduaras de la academia dos años antes de lo normal. No hay duda que tienes un gran talento. Solo quisiera que tu abuelo no lo hubieran matado el reino tierra para que estuviera aquí viendo este día.- -Hermano, no tenemos tiempo que perder, debemos ir a ver el anuncio.- Los dos hermanos salieron de su casa a caminar por las calles del país del fuego. Este es uno de 8 países en todo el mundo. Cada país cuenta con un elemento que controla con su magia. -Parece que papa tiene muchas esperanzas en ti- -Las tiene en los dos Albert, solo que no suele decírtelo. Pero también está orgulloso de ti.- -Bueno, si tú lo dices. Pero cambiando de tema, si nos volvemos magos, ¿crees que nos manden a pelear a la guerra?- -Lo más probable es que si, esta guerra entre países ha estado desde antes de que naciéramos. Y aunque la orden de la luz ha intentado apaciguarla por años no han tenido grandes resultados. La búsqueda de magos para pelear es tan grande que no me sorprendería que aprueben a magos que no pasaron.- -Pero te recuerdo que en el último año han reportado ataques de los que se hacen llamar ´´la hermandad oscura´´. Han atacado bases que todos los países incluyendo el nuestro. Deberíamos planear algo en caso que vuelvan. Por lo que dicen usan una magia nunca antes vista. Magia negra.- -No te preocupes, he estado investigando y analizando todo lo que se sabe de ellos. Al ritmo que voy en dos años podre descifrar como funciona esa magia y creare un método para matarlos. No lo verán venir.- -Como siempre, te gusta pensar a futuro.- -Por eso el talentoso soy yo- Entre la charla ninguno de los dos se dio cuenta que ya estaban frente al anuncio. Había decenas de niños de entre 12 y 15 años rodeando el anuncio. -Mira hermano, estoy en la cima de la lista, parece que me gradué con honores- -Papa estará muy orgulloso- -¿y tú?, ¿no ves tu nombre por ahí?- Pasaron un par de horas. La mayoría de las personas se habían ido pero Albert se negaba a admitir que no fue admitido. Pese a que miraba una y otra vez no veía su nombre en la lista de admitidos. -Hermano, ya es hora de comer, volvamos a casa o nos regañara papa.- - Yo… solo no puedo soportarlo, yo soy el mayor, me esforcé por años para saber todo lo d la magia de fuego y aunque no te derrote se moverme en combate. ¿Por qué me rechazan todos? Solo por no ser tan bueno.- -Estarás bien hermano, solo tuviste mala suerte. Seguro que estuviste cerca de pasar. Pero el siguiente ciclo escolar puedes volver a intentarlo.- -Albert, me alegra que no se hallan marchado. Felicidades por pasar.- -Maestro. En realidad yo no pase.- -Claro que pasaste, aquí está la lista- -¿Qué?, pero esta es una lista diferente. ¿Cómo?- -Son los alumnos que pasaron gracias a que al quedarse horas extra en la escuela ganaron puntos extra. Y tú te quedabas un par de horas más que los demás. Eso aumento tu calificación lo suficiente para pasar. Se puede decir que tu esfuerzo si dio frutos.- Las lágrimas de la emoción salían a chorros del niño que ya era pate de la organización más grande y honorable del país. Servir como mago en batalla. Luego de eso pasaron 2 días tan rápidos como este párrafo que lees. Era el día de las insignias. Que marcaba que eran parte de la armada de magos del país, aunque en el más bajo rango. Los hermanos empezaron su labor patrullando la ciudad regularmente. Todo era tranquilo ya que la ciudad casi nunca tenía delitos. No fue hasta dos semanas después que la vida de Albert cambiaria drásticamente. -¡Alerta, la hermandad oscura está aquí¡- El aviso llego rápidamente a casa donde los hermanos estaban listos para salir a pelear pero el padre les ordeno como superior que se quedaran a proteger la casa y a su madre. De una u otra forma no podían desobedecer y se quedaron. Luego de media hora desde que el padre se había ido se escuchaban gritos y sonidos de metal chocando con metal. No cabía duda que a pocos metros se encontraban los miembros de la hermandad oscura. -Víctor, ¿Qué hacemos si entran?- -Mama está en su habitación, así que está segura. Tenemos que escondernos y si entran entonces los atacaremos por sorpresa. Escóndete en donde papa siempre nos sorprende al llegar- A los pocos minutos entraron a la fuerza tres soldados magos de la hermandad oscura junto con el que parecía ser el comandante. Albert con sus dos espadas mato por sorpresa a uno de los soldados mientras que Víctor trato de hacer lo mismo con el líder pero este lo noto y lo derribó sin que pueda moverse. -niños, deben ser recién graduados como para tener un plan así. Serán perfectos para nuestro plan.- -No nos subestimes- Albert con sus espadas cubiertas en fuego intento ayudar pero el brazo derecho del líder se rodeó de una armadura negra que lo protegió del ataque. De inmediato los súbditos reaccionaron y con cadenas rodeadas con un aura morada atraparon a Albert. Víctor con una mano le lanzo fuego a quemarropa en la cara al líder quien lo soltó y retrocedió. -Imbécil, ¿quieres ver un verdadero hechizo?- El hombre toco el pecho de Víctor con sus dos dedos índices dándole un gran dolor en el pecho. Este cayó al suelo donde murió poco después. Todo en frente de Albert que no aguantaba el llanto y la ira. En un esfuerzo desesperado lleno su cuerpo en llamas. Estas viajaron por las cadenas hasta quemar a los soldados obligándolos a soltar las cadenas. En una ira descontrolada fue corriendo a matar al líder pero con el brazo que aún tenía la armadura negra golpeo a Albert en la cara noqueándolo.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
El secreto de la oscuridad

Populares

Populares

close 0/500