La Tercera hija del Rey

Capitulo 17
Los presentes en la sala jadearon. ¿Ambas hermanas enfrentadas? Jaden miró asombrado a la mujer, ¿por qué había revelado ese dato? Algo pretendía ella con eso. La sesión se terminó y todos los funcionarios salieron lentamente del recinto. Jaden Ahlström siguió de cerca a la princesa y la detiene fuera de la sala —¿Por qué hiciste eso? —Suelteme, sospecharán de nosotros. —Ya lo están haciendo. Dígame por qué dijo ese dato sobre su hermana. —En cualquier momento sabrían la identidad de mi hermana, solo adelanté el momento. Debo hacer que ellos confíen en mí. Mi hermana estará bien, la rosa sangrienta la protegerá. Södermanland ve alejarse a Xana. ¿Acaso estaba perdiendo su astucia que no se dió cuenta de las intenciones de la princesa? Debía concentrarse en seguir sus objetivos y no pensar en otras cosas. Siguiendo su camino entró a la mansión de su padre, el marqués de Midler. El lugar estaba tal como lo recordaba, siguiendo el mismo orden desde que su madre había muerto pocos años después de él haber nacido. —Padre —saluda Jaden al envejecido hombre —Hijo, estás aquí. ¿Qué te trae por aquí? —He pasado cerca y he decidido visitarlo. La nostalgia azotó repentinamente el corazón del marqués y una lágrima solitaria brilló en su mejilla. El hombre la secó con rapidez. Aunque, el gesto no fue desconocido por Jaden. Su padre siempre había sido una persona sensible y hasta las cosas más sencillas le recordaban a su amada esposa, Freya. —Eres un hombre famoso y poderoso en la corte. No defraudé a tú madre. Pero solo te pido una cosa, no busques más poder o terminarás muerto. —Padre... —Ahora eres el blanco de todos, muchos te envidian. Si terminas muerto habré vivido en vano. —Padre, sé que no le gusta hablar conmigo de madre, pero ya han pasado muchos años desde su muerte y debo saber más de ella. Yo lo necesito. —suplica —Jaden, entre menos sepas será más seguro para tí. Jaden Ahlström no entendía la actitud de su padre, desde pequeño había querido saber de su madre pero nunca lograba sacar una sola palabra sobre ella por parte de su padre. Con las palabras atascadas en su boca sale de la mansión del marqués. A las afueras un hombre lo intercepta y le da un mensaje de parte del rey —Excelencia, su majestad lo convoca para una audiencia, sígame por favor. Jaden entra nuevamente a la sala de audiencia encontrándose con el rey. —Jaden, me han enviado un informe desde las provincias del norte. Una peste está arrasando con los aldeanos, hay muchos afectados. Necesito que vayas allá y lidies con la situación. —Majestad, ¿qué pasó con el príncipe heredero? Él es el encargado de lidiar con las emergencias. —Lo sé, pero Dylan ha viajado al reino Malón para una asamblea. Tú eres un funcionario importante para mí, viajarás dentro de las próximas horas, prepara todo lo que consideres necesario. Jaden tenía la oportunidad para añadir al principe de Witgate en el tablero a jugar para él. Una vez las palabras abandonaron su boca, el rey aceptó sin problemas que Carlo Ahlström, principe de Witgate, abandonara la capital con rumbo a las aldeas. El trabajo que le habían asignado a Jaden era riesgoso, pues, podía resultar contagiado. Sin embargo, trataría de ser lo más cuidadoso posible. Después de todo Witgate no perdería ninguna oportunidad para eliminarlo. El Duke de Södermanland sale del salón con pasos calmados, tenía un viaje que preparar. *** Xana estaba sentada frente al tocador y con fijeza mira su figura en el espejo. La mujer se sentía diferente, estaba rodeada de lujos y comodidad. Sin embargo, pensaba que todas esas cosas carecían de encanto. Había padecido de los estragos de la guerra y la muerte de casi todos los miembros de su familia, el clan real de los Lundqvist. Su hermana se había convertido en una rebelde, alguien muy distante a ella. Y lo que más temía era que tarde o temprano tendría que enfrentarse a ella. Había perdido mucho, y en ese momento se preguntaba su motivación. Ya no tenía familia, no era una princesa de verdad, solo una fachada de cordialidad frente a sus enemigos, una muñeca que movían a su antojo. Sin embargo, sería mentira si no reconocía que quería poder y Jaden Ahlström era quien se lo ofrecía en bandeja de plata. ⭐⭐⭐ Buenas noches 😴🌚
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
La Tercera hija del Rey

Populares

Populares

close 0/500