La Tercera hija del Rey

Capitulo 16
El sol se asomaba entre la gran nubosidad brillando con firmeza. La corte Malón manejaba un ambiente menos pesado que la de su país, una sensación de jovialidad llenaba los rincones de dicha sala, eso sí que extrañó a Jaden. —Hoy nos visita el Duke de Södermanland ¿a qué se debe su presencia, excelencia? —Vengo como emisario de la corte dorada para informarle que me llevaré de vuelta a la esclava que habíamos enviado. Le ofrecemos disculpas y una retribución. —Está bien, Södermanland. Acepto las disculpas —Gracias, majestad. —No retrasaré tu regreso, pero antes déjame darte este mensaje para el rey Dorado. —Me despido de su majestad El Duke de Södermanland hace una reverencia y sale del lugar. *** CORTE DORADA — 1 ENERO DE 1566 La asamblea matutina era encabezada por el rey Dorado, todos los funcionarios se hallaban reunidos en el salón de audiencias esperando la intervención de su majestad con el fin de proporcionar respuestas y sugerencias. Jaden Ahlström miraba con expectación la entrada de la sala como inquieto por el porvenir de la sesión. —Majestad, tengo noticias de un heredero del reino Franco —habla el primer ministro —Habla —Un prisionero de la cárcel Malón ha escapado, posiblemente con la ayuda de la rosa sangrienta. Ahora, han hecho múltiples motines en la capital Malón, su líder Maximo es Iván Andersson, un insurgente de los Franco. Lo peor es que el prisionero que escapó se proclama así mismo como el heredero del norte. —Eso es en el reino Malón, no nos interesa qué les pase a ellos. —responde despreocupado —Majestad, tanto Malón como Dorado conquistaron las tierras norteñas. Si esta gente busca venganza claro que lo harán con ambos reinos. —habla el erudito Henry, uno de los favoritos del rey. —Tienes razón. Establezcan controles en la entrada de la ciudad, si ven alguna irregularidad deben notificar. Protejan todas las entradas del país. —Majestad, yo he traído con usted al heredero del norte —interviene Jaden. El silencio recorre toda la estancia hasta que el rey suelta unas carcajadas —Jaden, no tienes que ganarte mi favor para volver a tener tus poderes en la corte. —No hago eso majestad. Envíe a alguien en su búsqueda y se convencerá usted mismo. El mayordomo salió de la sala. Los pasos del hombre se escuchaban cada vez más lejanos mientras los ojos del rey caían desafiando al Duke. Pronto el hombre regresa y todas las miradas curiosas se posaron sobre la mujer que se alzaba sobre la extensa escalera de piedras. La muchacha entró a la sala de audiencias. La vibra de seguridad no pasó desapercibida por nadie, sus ojos de sangre miraban sin disimulo al rey. Caminando con el mentón en alto llegó hasta la terraza adornada con terciopelo negro e hizo una perfecta reverencia. —Saludos a su majestad —dice con voz potente. —Así que tú eres la famosa heredera de los Franco. Dame pruebas para creerte. —Me presento, soy Xana Lundqvist del clan real de los Franco, la tercera hija del rey Franco. —¿Tiene pruebas que lo afirmen? —prefunta con sorna. —Majestad, ella es una impostora. En nuestra visita a Herem, ella era la gobernadora. No sé por qué Södermanland mete sus manos para engañar al rey. —habla Witgate. —Eso es cierto, majestad. Ella era la gobernadora —secunda Lanes. Xana sonríe con ganas captando la atención del rey. —Su majestad tiene el registro de las familias reales del norte, entre ellos los retratos de sus descendientes. Busque y traiga la pintura de la tercera princesa. El rey con señas ordena a un secretario ir por el retrato de la princesa. El hombre una vez los ha conseguido los acerca hasta el rey. Sin embargo, este le ordena que exhiba el retrato a toda la corte. El enorme papel se extiende a la vista de todos los cortesanos. La imagen de una mujer de cabellos blancos, ojos rojos y piel pálida es lo que hay en la pintura de la tercera princesa. —Se decía que la tercera princesa era de apariencia extraña y muy pocos la conocían. Pero usted no cumple con las características de la mujer, lo único que buscaste es tú muerte. —Su majestad, no debe afanarse en sus juicios. Xana lleva sus manos hasta las cintas del cabello postizo y lo retira. Su voluminoso cabello rizado cae en cascada sobre sus hombros arrancando jadeos de todos los presentes. —Efectivamente desempeñé la tarea de gobernación en Herem, es por eso que sus hijos me conocen con esa identidad. Sin embargo, yo soy Xana Lundqvist, la tercera princesa del reino Franco. Hoy me presento a su majestad no como una princesa sino como un ciudadano más de su reino. Con aquellas palabras Xana se sometía a la autoridad del reino Dorado y dejaba atrás su identidad de princesa real. Xana sabía que para lograr sus intereses debía dejar los orgullos de lado. —Eres una princesa y lo seguirás siendo. Reconoces ser un súbdito más en mi reino por lo tanto yo te otorgo ese nivel. —Gracias, majestad. —Por otro lado, si tú eres la heredera de los francos, ¿quién es en realidad el heredero de la rosa sangrienta? —Mi hermana, la segunda princesa. —finaliza sin expresión alguna en su rostro. 🌟🌟🌟 Me estoy emocionando cada vez más, se acerca poco a poco el ascenso de Xana.🌚🌚 Quiero saber qué piensan, les parece el ritmo, como ven a los personajes o qué esperan que pase. NO SEAN MALOS POR FISS
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
La Tercera hija del Rey

Populares

Populares

close 0/500