Contra los Dioses

Estrella Oculta de las Estrellas, odio y sacrificio de sangre (2)
"¡AHHHHHHHH!". Una gran cantidad de sangre floreció cuando la parte baja del abdomen de Xiao Yulong se abrió de golpe. El previamente intoxicado Xiao Yulong emitió un sonido similar al de un cerdo moribundo al caer de la cama, ambas manos cubriendo su estómago mientras se revolcaba en el suelo con dolor. La puerta se abrió de repente y Xiao Yang que no estaba tan lejos, volvió a entrar después de oír el grito. Cuando vio la situación ante sus ojos, su tez palideció y sus manos temblaron de pánico: "J... ¡Jefe!". Quería ayudar a Xiao Yulong, pero no se atrevió a tocarlo sin permiso. Después de su primera ráfaga de pánico, rápidamente salió corriendo y rugió: "Maestro del Clan... ¡Maestro del Clan! Xiao Yulong... Xiao Yulong ha sido atacado por un asesino... ¡Maestro del Clan!". Bajo el cielo nocturno, la voz de Xiao Yang viajó una distancia considerable e hizo que el originalmente muy tranquilo Clan Xiao se volviera extremadamente caótico. Mientras miraba al llorón Xiao Yulong en el suelo, Xiao Che se rió fríamente, abrió la puerta de un empujón y salió tranquilamente. No pasó mucho tiempo hasta que Xiao Yunhai, Xiao Gu, y varios ancianos entraron inmediatamente. Después de ver la daga clavada en el abdomen y la sangre brotando del cuerpo de Xiao Yulong, Xiao Yunhai se sintió repentinamente perdido. Se tropezó en medio de las prisas. "Yulong... ¡Yulong!”. La conciencia de Xiao Yulong no se desvaneció en absoluto. Estaba completamente despierto cuando extendió su mano para agarrar la manga de Xiao Yunhai, y soltó un débil sonido de sufrimiento: "Pa... dre...". "¡Deprisa! ¡Deprisa, levántalo a la cama!", Xiao Gu dijo mientras abría rápidamente su botiquín... Las caras de los pocos ancianos que les seguían de cerca estaban llenas de completo asombro... “¿Quién? ¡Quién hizo esto!”. Después de que Xiao Yulong fue levantado en la cama y acostado, Xiao Yunhai y el Primer Anciano usaron su profunda energía para detener la herida sangrante. La tez de Xiao Yunhai se distorsionó por completo: "Xiao Gu, ¿cómo está la situación?". Las cejas de Xiao Gu estaban tensas desde el principio. Cuando escuchó la pregunta de Xiao Yunhai, dio un largo y profundo suspiro: "No hay mayor peligro para su vida. El asesino claramente no estaba apuntando a su vida, pero este corte... es verdaderamente malicioso. Sucedió que la puñalada perforó justo en el medio del corazón de la Vena Profunda Principal. A su vez, esta puñalada a la Vena Profunda Principal es como la perforación de un globo. No sólo la Vena Profunda Principal está dañada, sino que también se ha filtrado toda la energía profunda. "¿¡Q... qué!?". Cuando Xiao Yunhai escuchó que "toda la energía profunda también se ha filtrado", fue como un trueno que instantáneamente cambió su tez a un blanco pálido. Se obligó a sí mismo a mantener la calma y preguntó con un rastro de esperanza: "Entonces.... ¿cuánto tiempo llevará recuperarse?". Xiao Gu sacudió la cabeza: "Es una profunda fuga de energía que ya se había agotado. Es fundamentalmente imposible recuperarse de esto. Pero afortunadamente, su lesión en la vena profunda puede ser reparada y después de la reparación, es posible una vez más.... entrenar desde el principio". El cuerpo de Xiao Yunhai se estremeció abruptamente cuando la tez de Xiao Yulong se cubrió completamente de desesperación. Este corte no quería la vida de Xiao Yulong, ¡pero en su lugar paralizó toda su fuerza profunda! Como un regalo que había caído del cielo, el Clan Xiao finalmente había tenido la oportunidad de entrar en la Secta Xiao. Xiao Yulong se esforzó mucho en aprovechar esta oportunidad extremadamente rara, para poder finalmente elevarse a los cielos. Sin embargo, en la víspera de este hermoso sueño que estaba a punto de suceder, toda su fuerza profunda había sido completamente destruida.... ¡Incluso si tenían que usar los dedos de los pies como garantía, sabían que era imposible para Xiao Kuangyun traer de vuelta a la Secta Xiao un residuo con una vena profunda dañada! "¿¡Quién... quién demonios.... podría ser tan malicioso!?¡Quién!". Todo el cuerpo de Xiao Yunhai tembló cuando su tez se volvió cenicienta. Originalmente, pensó que la partida inmediata de Xiao Yulong a la Secta Xiao era un extraordinario acontecimiento feliz. Incluso pensó en estar disponible por la tarde, y estaba tan impaciente por ello que ya había preparado la ropa de viaje de Xiao Yulong para mañana. Inesperadamente, antes incluso de caminar dos pasos hacia el cielo, había bajado de repente al infierno. "¡Maestro del Clan, debe calmarse primero! Yulong todavía está consciente ahora mismo, así que puede saber quién hizo este acto malvado", Xiao Li dijo con una cara oscura. Xiao Yunhai se despertó de su trance y rápidamente se acercó al lado de Xiao Yulong. Con una voz grave, preguntó: "¡Yulong! ¿Viste quién te apuñaló?". En este momento, el abdomen de Xiao Yulong ya había sido envuelto con capas de vendas por Xiao Gu, por lo que su lesión se había estabilizado temporalmente. Sacudió la cabeza y respondió dolorosamente: "No sé... No vi a nadie en absoluto...". "¿No vio a nadie en absoluto?", Xiao Yunhai abrió los ojos. Entonces, la mirada de Xiao Cheng repentinamente destelló y habló con alarma: "¡Rápido, mira allí, en esa ventana!". Sorprendentemente, en la ventana diagonalmente opuesta, había un agujero adicional del tamaño de un puño. Xiao Yunhai puso sus manos sobre ella y todo su cuerpo reveló su intención asesina. "¡Es evidente que alguien se había escondido detrás de esta ventana, esperó a que Yulong entrara, se aprovechó de su borrachera, y usó esta daga para herir a Yulong!". Xiao Li habló con cautela: "Este patio está situado en el centro del territorio del Clan Xiao, pero alguien se infiltró y cometió un atentado tan silencioso... Esta persona debe estar muy familiarizada con nuestro Clan Xiao, ¡o incluso puede que sean las acciones de nuestros miembros del Clan Xiao!". Después de terminar de hablar, los ojos de Xiao Li miraron inadvertidamente a los respectivos Xiao Bo, Xiao Ze, y Xiao Cheng. El razonamiento de Xiao Li sacudió ferozmente el corazón de Xiao Yunhai.... En la Ciudad de las Nubes Flotantes, el Clan Xiao era considerado uno de los clanes más importantes que practicaban en lo profundo. Sin importar el grado de dificultad, infiltrarse en el Clan Xiao y atacar al hijo del Maestro del Clan era un riesgo extremadamente grande. Y en términos de apariencia externa, Xiao Yulong era usualmente cortés, con una excelente reputación. ¿Quién, y por qué razón, lo atacaría? ¡Si el atacante era realmente una persona del Clan Xiao, entonces de repente sería más fácil de explicar! Si esto fue hecho por los miembros del Clan Xiao, la "infiltración" se haría incomparablemente más fácil, y también comprendería fácilmente este afortunado momento en que Xiao Yulong se emborracharía. En cuanto a la razón... ¡era naturalmente sus celos de la salida de Xiao Yulong a la Secta Xiao! ¡Si es lisiado o asesinado, la Secta Xiao seleccionaría otra persona! ¡El atacante también tendría esa oportunidad! Mientras pensaba en ello, el corazón de Xiao Yunhai se enfrió y su vigilancia se agudizó... ¡porque el Segundo Anciano, el Tercer Anciano y el Cuarto Anciano a su lado eran los mayores sospechosos! ¡Todos soñaban con que su propio nieto fuera enviado a la Secta Xiao! Enfrentados a esta rara oportunidad que vino de los miembros de la Secta Xiao, no sería extraño que hicieran una cosa tan loca y ridícula. "Xiao Gu, ¿cómo está la herida de Yulong ahora?", Xiao Yunhai dijo mientras apretaba los dientes para mantener la calma. "La herida ya ha dejado de sangrar y se ha aplicado la medicina. No hay peligro inmediato. Basado en la condición actual de Yulong, debería tomar casi medio mes para sanar completamente. Pero en el tema de la reparación de su vena profunda, eso puede incluso tomar varios meses. En ese momento, el entrenamiento de la fuerza profunda también debe comenzar de nuevo", Xiao Gu respondió con sinceridad. En ese momento, un grito de pánico vino de repente de fuera de la puerta como el sonido de un trueno: “F…. ¡Fuego! ¡Fuego! La enfermería y el Patio Sur.... ¡están ambos en llamas!". "¡QUÉ!". Xiao Gu se dio la vuelta ferozmente y salió corriendo de una manera que parecía que no le importaba su vida. La enfermería almacenaba un sinnúmero de hierbas y remedios; eran como su vida para él. Xiao Yunhai y los demás también se sorprendieron, ¡porque el Patio Sur era precisamente el lugar donde residían el Maestro del Clan y los Ancianos! Los cuatro Ancianos no hablaron más e inmediatamente salieron corriendo. Xiao Yunhai dudó un poco detrás de ellos y se enfrentó ansiosamente a Xiao Yulong: "Yulong, tu herida ya no es mortal. Descansa bien y no pienses en nada más. ¡Definitivamente arrestaré al culpable de tu atentado tan pronto como sea posible!". Después de decir eso, Xiao Yunhai también salió corriendo rápidamente por la puerta, y se dirigió directamente al Patio Sur. Ese lugar albergaba las importantes posesiones que había acumulado durante toda su vida. Ahora que había oído que estaba en llamas, si no iba personalmente allí, ¿cómo podría sentirse cómodo? Xiao Yulong se quedó de repente solo en su habitación. Con su profunda vena dañada y una grave lesión, Xiao Yulong se quedó inmóvil en su lugar... Su cuerpo, todo su cuerpo estaba tan débil que era incapaz de levantar el más pequeño de los dedos. Se quedó en blanco mirando al techo mientras su visión se atenuaba. Esperaba sinceramente que lo que había sucedido fuera sólo una pesadilla... Tap, tap, tap... Obviamente no debería haber nadie aquí, pero el sonido de pasos apagados entró en los oídos de Xiao Yulong. Este sonido le puso los pelos de punta mientras inclinaba su cabeza hacia su fuente... Vio a una figura que se acercaba caminando más cerca... Un individuo que nunca debería haber aparecido aquí... "Xiao.... ¿¡Che!?". Viendo a una persona emerger como una especie de fantasma, los ojos de Xiao Yulong se abrieron de par en par en incredulidad, como si apenas pudiera creer lo que había visto. Obviamente había sido expulsado del Clan Xiao, y se le prohibió entrar de nuevo.... ¿Cómo podría aparecer aquí? En la mitad de las tres horas del estado de invisibilidad creado por la Píldora Oculta de las Estrellas, a menos que haya sido removida por una fuerza externa, Xiao Che podía cancelar libremente y reactivar el estado oculto; hasta que las tres horas terminaran. Se paró frente a la cama de Xiao Yulong y lo miró fríamente: "Xiao Yulong, pareces estar extremadamente sorprendido". "Cómo... ¡¿Cómo es posible que... estés aquí?!", Xiao Yulong dijo con una evasiva voz ronca. Luchó por levantar su cuerpo a una posición sentada pero apenas pudo levantar su brazo, así que se ablandó completamente, y se recostó. "¿Cómo podría estar aquí?", Xiao Che sonrió. Era una sonrisa fácil, a los ojos del reclinado Xiao Yulong, pero detectó una extraña sensación de asombro de su cuerpo a su mente. Cogió lentamente la daga que Xiao Gu sacó de Xiao Yulong y la apuntó hacia Xiao Yulong: "Por supuesto, he venido a cobrar tu deuda". "¿Cobrar una deuda? ¿Qué deuda? ¡Siquiera sabes lo que estás haciendo!" El cuerpo de Xiao Yulong tuvo un espasmo cuando sus ojos se contrajeron repentinamente en alarma: "El que intentó asesinarme, ¿fuiste tú? No... ¡Imposible! ¡Imposible!". "¡Realmente tienes la cara de preguntarme qué deuda debo cobrar!". La sonrisa en la cara de Xiao Che se desvaneció, reemplazada por la maldad de un demonio mientras sus rasgos faciales se retorcían en una expresión aterradora. La mano que sostenía la daga tembló ligeramente, mientras revelaba su interminable intención de matar y el resentimiento que siempre había guardado... "¡El día de mi boda, intentaste usar el Polvo Cazador de Corazones para matarme! ¡Si no fuera por la protección de mi destino, ya sería hombre muerto!". "Por tu posible éxito, adulaste a Xiao Kuangyun, no dudaste en incriminar falsamente a mi tía, nos forzaste a separarnos a Xia Qingyue y a mí, e incluso causaste mi expulsión... Hmph, mi expulsión no fue gran cosa. ¡Si no fuera porque Xia Qingyue es una discípula del Palacio Inmortal de las Nubes de Hielo y porque su maestra estaba cerca, Xia Qingyue estaría condenada! ¡Mi tía pequeña también tendría que soportar la injusticia de ser llevada de vuelta a la Secta Xiao y sufrir todo tipo de humillaciones! Mi abuelo sufriría la amargura de estar solo y pasaría toda su vida guardando rencor...". "Xiao Yulong... dime... ¡qué tipo de deuda debo exigirte!”. "¡¿Cómo debería tratarte, para dejarte pagar esta deuda?!”. En su rugido de resentimiento, Xiao Che levantó la daga y de repente apuñaló en dirección a Xiao Yulong. "NO... ¡DETÉNTE! ¡AHHHHHH!". La daga parpadeante se dirigió hacia las piernas de Xiao Yulong y la sangre brotó en todas las direcciones, ya que los tendones de ambas piernas fueron cortados sin piedad. Xiao Yulong soltó un miserable aullido que normalmente tendría lugar en un baño de sangre, y la puñalada infernal se hizo aún más aguda al convulsionar de dolor. Mientras lo veía sufrir, el rostro de Xiao Che se llenó de euforia; una vez más levantó la daga recién clavada, y con un bajo gruñido, cortó abruptamente ambas manos. Dos salpicaduras de sangre más tarde, los tendones de ambas manos de Xiao Yulong también fueron cortados con violencia. "¡AHHH! ¡AHHH! ¡AHHH!". El chillido espeluznante de Xiao Yulong era como el aullido agudo de un espíritu maligno. Con los cuatro miembros de su cuerpo empapados en sangre, toda su persona entró y cayó en un abismo doloroso y terrible. No esperaba que el usualmente débil y autocomplaciente Xiao Che quisiera realmente matarlo, y de una manera tan cruel y viciosa. “N… No... Por favor... Por favor... No quiero morir... No quiero morir...". La tez de Xiao Yulong ya se había vuelto tan pálida como el papel y el dolor y el miedo en sus dos ojos se había magnificado en más de diez. Xiao Che volvió a levantar el cuchillo y rió cruelmente: "¿Morir? No, no te preocupes, no te dejaré morir... ¿Por qué haría eso? ¡Dejarte morir tan rápido y sin dolor! "¡Con este corte, quiero que tus ojos no vuelvan a ver nunca más!". Las dos rápidas puñaladas penetraron rápidamente en el par de ojos de Xiao Yulong, y convirtieron sus dos amplios ojos directamente en una especie de pasta blanca y negra. "¡WAAAAAAAAAAHH!". Este miserable chillido que sonaba como si viniera de las profundidades del infierno era extremadamente trágico, tanto que hacía temblar los cuerpos de los que lo habían oído, y adormecer el cuero cabelludo de sus cabezas. Sin embargo, toda la cara de Xiao Che sonreía con alegría, como si escuchara música del cielo. Sacó la daga, entrecerró los ojos y habló con una leve sonrisa: "Ja, ja, qué grito tan sonoro. Disfruta de tu voz ahora mientras puedas, porque después... ya no podrás volver a emitir un sonido tan agradable". "¡Con este corte, quiero que nunca vuelvas a hablar con tu boca en esta vida!". La daga perforó sin piedad el centro de la boca de Xiao Yulong. Al ser extraída, un trozo de lengua roja sangrienta y varias decenas de dientes salieron volando juntos. "¡Con este corte, quiero que nunca vuelvas a escuchar con tus orejas en esta vida!”. La daga destelló hacia adelante mientras el color de la sangre brillante revoloteaba. Las orejas de Xiao Yulong salieron volando de su persona y salpicaron de sangre mientras caían al suelo helado. "¡Con este corte, quiero que mueras sin descendencia! ¡Eres la clase de persona despreciable que no merece tener un futuro así!". La daga sangrienta teñida de rojo se levantó, se inclinó hacia abajo, y se perforó despiadadamente a través de la zona de la ingle de Xiao Yulong... "EEEEAAAAAH..." El cuerpo de Xiao Yulong se volvió rígido, e incluso su grito extremadamente ronco también se calmó lentamente...
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Contra los Dioses

Populares

Populares

close 0/500