Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

°° LINSAY y JAYDEN°°♡
La noche comenzó a verse, poco a poco el sol se fue entrando y la oscuridad comenzó a reinar, solo la luna quedo cómo luz para esa pareja que se encontraban en medio de la nada. — Descansemos aquí, hay arboles grandes y estamos cerca aún charco de agua para cualquier cosa. - propusó LINSAY mirando el lugar, para recostarse en la tierra fria. — Espera, pondré mi saco en el suelo, para que no sea tan frío. - dijó JAYDEN sacándose el saco para extenderlo y que LINSAY se sintiera más cómoda. — No es necesario, estoy bien. - contestó nerviosamente al ver tal acto. — No seas, tan orgullosa LINSAY solo quiero cuidar bien de ustedes dos, considerarlo cómo un pago por haber curado mi herida. — No soy orgullosa y no quieros que me pagues. - argumentó incómodamente al escuchar que cuidaba a los dos, ya que su embarazo en falso. — Si no lo haces, pensaré que no quieres cuidar a tu bebé. — Esta bien, no seas tan caprichoso y deja de hablar de mi hijo. - habló muy molesta a la insistencia de JAYDEN. LINSAY se recostó sobre el sacó de JAYDEN, pero al ver que él se recostó un poco lejos de ella, se sintió mal ya que el igual estaba herido, de reojo lo miro y lo vio acurrucado en la corteza de un enorme árbol. — ¡JAYDEN! - grito LINSAY, - ven por favor sabes tu tan bien estas herido y además no quiero que mi esfuerzo sea embano ven a lado mío compartamos tu saco, y haci te calenteras un poco, si mueres por frío sera dificíl llevar tu cuerpo. - propuso LINSAY timidamente, pero en el fondo de su corazón, era todo por amor. — Tranquila, estoy bien no morire y cuidaré mi herida. — No quieres venir. — Te quitare espacio, y lo mas valioso para mi eres tú. — ¡Callate! no te rogaré y no curare mas tu herida. - argumento disgustada. — Bueno, no te enojes le ara daño al bebé ire para que no le hagas daño. - dijó JAYDEN poniendose de pie para acercarse a LINSAY. — Acomodaté aquí y no te muevas. - exclamó LINSAY haciendose aún lado, para hacerle un campito. — Me quiero recostar aqui. - propuso poniendo su cabeza sobre las rodillas de LINSAY, mirando la luna. — ¡Oye! - gritó sorprendida, movió sus piernas para sacarlo. — ¡auuu! me duele, solo un ratito además si sigues moviéndote lastimaras mi herida. - se quejó JAYDEN por el dolor sentido. — Chantajista, que sea solo por un momento. - contestó enojada y sonrojada al tenerlo de una manera distintas. — Sabes una cosa, ahora que estoy recostado puedo ver la luna me hace recuerdo a la noche que te propuse que seas mi novia. - dijó JAYDEN apuntando la luna, ante el recuerdo que recordó por LINSAY. — No hablemos del pasado, ahora estoy casada y me incómoda tu comentario. - trato de decirlo, sin llorar ya que esos recuerdos le traían mucho dolor a LINSAY no pudo evitar sentirse mal, desvío su mirada a otro lugar. — Sabes, cuanto daría por volver en el tiempo para arreglar algunas cosas. — Y para que quieres volver. - preguntó LINSAY confundida ante las palabras dichas del hombre que una vez amor. — Dime que harias tu, si la oportunidad se te diera. - comentó casi al borde del sueño. — Lo que haría, es simple volveria para evitar hacer mi postulación a la academia y haci evitar todo lo que paso. - respondio sarcásticamente, para ver la reacción de JAYDEN. — Te arrepientes de haberme conocido. - susurró en voz baja. — Me gustaría borrarte de mi vida. - contestó al borde de las lágrimas. — Lo siento, si yo volvería sería para no dejarte ir y tenerte a mi lado. - dijó cerrando sus ojos por el cansancio. — Porqué me confundes. - argumentó LINSAY triste y desconcertada. - Llevó mucho tiempo planeando mi venganza, pero no me imaginé que tu actuarias de esta manera, parece cómo si te importara pero si me hubieses amado no habrías hecho lo que hiciste años atrás. - habló cálidamente al ver a JAYDEN, totalmente dormido. Se recostó lentamente sobre el árbol y se durmió. JAYDEN abrió sus ojos, fingió tener sueño y quedo triste ante lo que dijo su LINSAY. — Se que te confundí, pero te demostraré mi amor sincero se que te lastime mucho cada día que pasa me siento tan mal, porque no estas a mi lado.- susurró mirandola tiernamente, al gran amor de su vida, la tomo de la espalda y la recostó cerca de el, como una pareja de recien casados. [ Al día siguiente - 07:00 am ] Me despierto, y veo la persona mas preciada para mí a mi lado, despertar contigo cada mañana y verte me da energía para seguir adelante, luchare por tu amor. JAYDEN tenía en sus brazos a LINSAY, ella estaba recostada en su brazo, acurrucada en su pecho como un bebé parecía una pareja muy unida. Hasta que LINSAY abri sus ojitos. — ¡JAYDEN! - grito del susto, al estar tan cerca de su amado, abrio lentamente sus ojos y no dudo en apartarse de su lado. — JAYDEN, rodeo la espalda de LINSAY con sus manos para evitar que escapara y de esa manera mantener el momento por un tiempo más. — Que haces, - pregunto LINSAY al sentir que no podía zafarse. — Tranquila, si sigues haciendo fuerza terminaras lastimando mi herida. - argumentó tranquilamente. — Es verdad. - susurró LINSAY al notar su herida quedandose quieta. - No se porque lo haces, pero solo por unos segundo mas de ahi me voy. — Solo deja, que me haga la idea de que tu eres mi esposa. — ¡No seas bobo! estas casado y ya vamonos que el día vale oro para nosotros. - argumentó LINSAY seria ante lo escuchado, se zafó de los brazos de JAYDEN sin lastimarlo, se puso de pie rápidamente para seguir su camino. — No te olvidas de algo. — De que. — La herida necesita tus delicadas manos- propuso mostrando su herida. — ¡Verdad! ire a conseguir un par de ojas. - dijó saliendo rápido del lugar. — ¡Te espero! — Espero que esto sirva,- decía LINSAY mirando unas hojas enorme, dando unos pasos para ir hasta JAYDEN. — Llegaste, pensé que huirías. — Que dices, no soy tu familia ponte derecho ire a traer agua para cambiar esa herida. — Es verdad, tu eres mil veces mejor. - susurró viendola ir al río. — Ya tengo todo, no te quejes. — No lo are, porque eres tu la que me esta curando. — Ya cállate me desconcentras - gritó LINSAY ante la forma de actuar de JAYDEN. — Te puse nerviosa. - preguntó traviesamente. — Claro que no. - dijó haciendo presión en su herida para hacerlo gritar de dolor. — ¡Auuu! eso me dolió. — Listo, ya termine ponte la camisa y sigamos. — Me ayudas. — No puedes hacerlo solo. — Por ahí, abro los puntos. —Ya esta bien. - contestó acercándose a el tanto que estaban respiración a respiración, llevando su camisa al cuerpo de JAYDEN, abrochó uno por uno cada botón. Siempre quize que la mujer que amo me ayudara a ponerme la camisa haci veria su rostro tan cerca que enamoraría mas de élla. - dijo en su mente, mirando a su mas grande amor, cerca de él...
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Amor Militar 2Vs Médico Militar.." Mi Venganzá"

Populares

Populares

close 0/500