No escaparas de mi

Solo piensas en ti
~Felipe~ Las palabras de Jane, me han hecho pensar en muchas cosas...en lo tonto que puede ser mi hermano y en lo poco considerada que puede ser Serena, a pesar de que mi corazón se vuelva loco al verla o sentirla cerca, esp no quita que tenga cosas que no son muy lindas. - ¿ Felipe?- Como invocada por mis pensamientos, Serena entra a mi despacho con una carpeta- Cristián me ha pedido que te traiga esto. - Dejalo en el escritorio de Jane- Digo girandome evitando su mirada, estoy en parte, enfadado con ella. - Bien...- Dice confusa- ¿ Estas bien, Felipe ? - Deja la carpeta que viniste a dejar y vuelve al trabajo- Digo aún dándole la espalda, este no es su asunto, ¿ tanto desea arruinar la relación de mi hermano ? - Oye, si te hice algo, dímelo de frente- Dice ella jalandome para mirarla. - Deja las cosas en paz Serena- Digo con el rostro enojado y ensombrecido- Tu no tienes por qué meter tu cuchara en el problema de Cristián y Jane. - ¿ Tu también?- Dice ella mirándome exasperada- Es la decisión de Cristián, como su amiga, debo apoyarlo. - ¿ Como su amiga ? no seas hipócrita ¿ quieres? solo piensas en ti- Digo caminando al rededor de mi escritorio. - Ey, tampoco me hables así- Dice ella enojada, siguiendome. - ¡ Solo admítelo!- Digo dando un manotazo en el escritorio haciendo que ella se paralice- Solo haces esto para que Jane y mi hermano...no vuelvan, por que aún lo quieres...- Digo mirándola, ella abre los ojos de par en par y luego la aparta- Tu misma lo has dicho, es la decisión de Cristián, así que el decide si cambia el rumbo de sus acciones o no, opiniones ajenas no juegan. - ¿ Y qué se supone que haga ?- Dice ella con lagrimas llenando sus ojos- Al fin vi una brecha en su relación ¡ Sabes que lo que más quiero es el corazón de Cristián! - Esa no es razón para herir a dos personas que se aman...- Digo caminando hacia ella, abrazandola soltando un suspiro- Debes entender de que lo más importante cuando amas a alguien, es que velas por su felicidad, aunque esa felicidad no sea contigo...si no, toma mi ejemplo- Ella me mira sorprendida y confusa a la vez- He estado enamorado de ti desde que somos niños y me ayudaste con esos brabucones...y tu solo miras a mi hermano... - Felipe...- Dice ella con una expresión que no puedo describir, al cabo de unos segundos vuelve a mirarme con lágrimas- Perdoname...no se que pensaba, perdóname... - No hace falta pedirme perdón...- Digo limpiando sus lágrimas...- Dejame llegar a ti corazón y cambiar el rumbo de lo que sientes...- Ella me mira a los ojos, luego desvía la mirada sonrojada y asiente, yo la abrazo y nos quedamos así por buen tiempo. ~Cristián~ Estoy solo en mi despacho, William a estado ocupado estos últimos días, no sé en realidad con que, pero ahora es lo último en lo que pienso...La cara ensombrecida y enojada de Jane se ha grabado en mi mente. ¡¿ Por qué deje que las palabras de Serena me detuvieran?! Al fin había conseguido que Jane me ame y yo...solo voy y lo arruino, ella estaba, básicamente pidiendo que volviéramos a estar juntos, mi corazón saltaba de alegría al tenerla tan cerca de mi, podía sentir su calor en su piel otra vez. Desde mi ventana veo a Jane caminando hacia su casa, quiero ir tras ella pero un mensaje bajo mi puerta me hace detenerme abruptamente. Es un sobre amarillo de papel, que contiene fotos mías en el hospital, con Jane, con Felipe, Serena...¿ Quien es esta persona..? ha tomado fotos de mi con quienes convivo todos los días pero...¿ por qué no con el ? Si mis pensamientos son correctos, y espero que no, se quien esta chantajeandome. Solo por protección, dejo el sobre en mi escritorio y salgo disparado a mi auto, le dejo un mensaje rápido a William de que no necesito de sus servicios hoy, y cojo el auto. Encuentro a Jane a una cuadra de la empresa y sin dejarla decir algo la montó en el auto. - ¡¿ Qué estás haciendo?! ¡ Dejame bajar !- Dice ella antes de paralizarse al ver mi cara enojada. Llegamos a casa y verifico que nadie me siga, llevo a Jane dentro y cierro todas las puertas con seguro. - ¿ Qué está pasando?- Dice Jane antes de ser interrumpida por un beso que estado deseoso de darle hace una semana, como un calmante, siento que sus brazos se relajan y me corresponde el beso. - Antes que nada, lamento haberte apartado y tratado de esa manera, debí oír fuertemente lo que me gritaba mi corazón- Digo tomándola de las manos y llevándola conmigo al sofá, donde la abrazo por la cintura y la acerco a mi- Te amo más de lo que puedes imaginar, nos e que haría sin ti en mi vida Jane. - No vuelvas a hacerlo- Dice ella abrazandome por el cuello con fuerza- Te extrañé demasiado, Cris... - Yo igual, Jane...no debes cuanto...- Digo abrazandola firmemente- Pero te traigo conmigo, por que creo saber quien nos esta observando y amenazando. - ¿ Quien ?...- Dice ella casi asustada. - Aún no puedo decirlo, pero en cuanto esté totalmente seguro, te lo contaré- Digo arreglando un mechón de su cabello detrás de su oreja. - Cristián, mi mamá...- Dice ella como recordando de repente. - Ya la he llamado, esta de acuerdo en que te quedes aquí un tiempo- Digo Sonriendo un poco, ella se sonroja y aparta la mirada. - Co...¿Cómo esta tu papá?- Dice ella volviendo a mirarme. - Ha mejorado, pronto saldrá del hospital- Digo levantandome para quitarme el saco, cuando recibo una llamada, al ver la pantalla, me sorprendo un poco. 📱- Hola, Felipe- Digo rápidamente, oigo la agitada respiración de mi hermano tras el teléfono. 📲- Debes venir al hospital...- Dice el casi sin aliento. 📱- ¿ Cómo? ¿ porqué? ¿ le pasó algo a papá?- Digo en tono serio y Jane se pone de pie a mi lado. 📲- ¡ Lo han secuestrado !- Dice mi hermano recuperando el aliento y yo dejo caer mi teléfono junto a mi en el sofá.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No escaparas de mi

Populares

Populares

close 0/500