Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Solo mátalos
"¡Tiene un cómplice! ¡Esten atentos y no los dejen escapar!" Al frente del grupo de personas que perseguían a Bai Yunfei y a Jing Mingfeng se encontraban un cultivador de alma en la etapa temprana del reino Espíritu de Alma y otro del mismo reino en la etapa Intermedia. Habían alrededor de veinte cultivadores de almas en el reino Personificación de Alma siguiéndolos por detrás, los cuales eran de gran estatura. Todos ellos emitían un aura asesina muy abrumadora, alertando a Bai Yunfei en gran medida. ¡No era la ira lo que generaba esa intención, sino que esos cultivadores de alma simplemente emanaban un aura de pura intención asesina! Bai Yunfei agarró con su mano el cuello de Jing Mingfeng, quien estaba corriendo a su lado, mientras rugía: "¡Bastardo! ¿Qué diablos hiciste?" La velocidad a la que corría Jing Mingfeng disminuyó ante el fuerte agarre, incluso Bai Yunfei disminuyó la velocidad un poco. Jing Mingfeng luchó por liberar su cuello, mientras trataba de explicarse como si fuera inocente de cualquier crimen que haya cometido: "Yo tampoco lo sé, ¿de acuerdo? Solo quería ir a una mansión y divertirme un poco, ¡no había pensado que habría tantos expertos en una familia tan pequeña! ¡Tan pronto como me vieron, comenzaron a perseguirme incansablemente! ¡Se trataba de una trampa mortal! ¡Ha habido momentos en los que casi me matan!" Luego que Jing Mingfeng terminara de hablar, él hizo una mueca de dolor, mientras rápidamente ponía su mano derecha sobre su hombro izquierdo. Solo entonces, Bai Yunfei se dio cuenta que ese hombro había sido atravesado por un arma, creando una profunda herida. Aunque el sangrado ya se había detenido, la sangre que había emergido antes casi había manchado la mitad de su ropa de color rojo. “¿Realmente no hiciste nada?” Bai Yunfei rápidamente agarró su brazo derecho y, utilizando la habilidad Pasos Ondas Superpuestas, ambos aumentaron todavía más la velocidad a la que avanzaban. Los ojos de Jing Mingfeng brillaron con gratitud, mientras asentía con la cabeza, "no lo sé, ni siquiera tuve el tiempo para hacer algo. Estaba pasando por una azotea cuando alguien dentro del edificio me vio. Solo pude ver a dos personas que parecían estar discutiendo sobre algo. Ambos eran muy fuertes, ni siquiera me había dado cuenta de ese hecho en ese entonces. Estuve a salvo por un momento, pero, repentinamente, un gran grupo de personas salió de la nada y comenzó a perseguirme... " Bai Yunfei estaba furioso con Jing Mingfeng, pero no dudaba de sus palabras. Volviendo a observar al grupo de personas que los perseguían por detrás, una mirada hosca se vio en los ojos de Bai Yunfei. Obviamente, él había sido reconocido por ellos como el cómplice de Jing Mingfeng y, a juzgar por la apariencia de ambos, si terminaran siendo alcanzados por el grupo de cultivadores de alma, ellos ni siquiera le darían la oportunidad de explicarse, solo lo rodearían y lo golpearían hasta la muerte. "¡No me ha pasado nada bueno desde que te conocí!" Bai Yunfei le transmitió su ira a Jing Mingfeng atreves de su mirada, deseando fervientemente el poder golpearlo en la cara, la cual era idéntica a la suya. Pero, cuando vio la expresión desamparada y con una pizca de disculpa en el rostro de Jing Mingfeng, no pudo hacer nada más que dejar escapar un suspiro. "¡Ajustaremos nuestras cuentas luego! ¡Por ahora, deshagámonos de nuestros perseguidores!" "Tu habilidad de alma basada en el movimiento es lo suficientemente rápida, tú adelántate. Después de todo, yo soy su objetivo, tratare de alejarlos lo más que pueda y me las arreglare para poder escapar solo..." Jing Mingfeng observó momentáneamente al grupo de personas que los perseguían por detrás y, luego, volvió a mirar a Bai Yunfei. "¡No digas tonterías! ¿Crees que ellos me dejarán en paz ahora?" Bai Yunfei resopló y, luego, habló suavemente: “Aun quiero que vayas a explicarle a aquella dama y a esa tía los problemas que me causaste. ¿Acaso no sabes que por culpa tuya terminé siendo etiquetado de ‘pervertido’?” "Eh..." Jing Mingfeng se avergonzó un poco al escuchar las palabras de Bai Yunfei, pero, su gratitud hacia él aumento. “¡Deja de hablar tanto y corre más rápido! ¡Si seguimos así, nunca nos los quitaremos de encima!” Jing Mingfeng dijo a regañadientes: "He sufrido algunas lesiones, por lo que me es imposible correr más rápido. Solo es gracias a que utilice la mayor parte de mi viento elemental que aún no me alcanzaron..." "¡Tsk!" La ansiedad invadió el interior de Bai Yunfei. A este ritmo, incluso si llegaban a las puertas de la ciudad, aun así, no podrían deshacerse de los cultivadores de alma que los perseguían por detrás. Si Bai Yunfei abandonaba a Jing Mingfeng y huía, él sería capaz de despistar fácilmente a sus perseguidores. Sin embargo, ese pensamiento pasó por su mente solo durante un instante antes que Bai Yunfei rápidamente lo desechara; si él hacía eso, no sería diferente de una persona que es capaz de sacrificar a todos a su alrededor con tal de sobrevivir, y realmente no podía hacerlo. Además, aunque se encontraba nervioso, él todavía no consideraba que la situación fuera tan desesperada y por último Jian Mingfeng tenía su rostro ahora y, en definitiva, ignorar la situación podría ser contraproducente para él en un futuro. Sus ojos continuaron brillando hasta que paso corriendo por otra esquina de la calle. Luego, Bai Yunfei, pareciendo haber tomado algún tipo de decisión, hizo un rápido movimiento con su mano derecha y dos anillos instantáneamente aparecieron en la misma. Entregándoselos a Jing Mingfeng, él le ordenó: "¡Póntelos!" “¿Huh?” Jing Mingfeng había estado completamente concentrado en observar el terreno frente a él, sin pensar en ninguna otra cosa. Sin embargo, cuando vio los dos anillos que Bai Yunfei le entregó de repente, no pudo evitar quedarse desconcertado. Mirándolo de forma extraña, él le preguntó a Bai Yunfei: "¿Qué dijiste?" "¡Nada de tonterías! ¡Apúrate y póntelo! ¡Solo un anillo en cada mano!" Al mirar la expresión seria en el rostro de Bai Yunfei, las cejas de Jing Mingfeng se fruncieron levemente, como si estuviera pensando en algo. Luego, sin más palabras, él recibió los dos anillos y los colocó rápidamente en los dedos índices de cada mano. En el momento en que se puso los anillos, los ojos de Jing Mingfeng repentinamente se iluminaron, su expresión rápidamente cambió a una sorprendida, mientras una sensación extraña se extendió por todo su cuerpo. ¡La velocidad a la que corría instantáneamente aumentó! "¡Y también ponte estos dos!" Esta vez, Jing Mingfeng no vaciló y, recibiendo las dos pulseras que Bai Yunfei le entregó, se las puso a gran velocidad en sus dos muñecas. ¡Su velocidad instantáneamente aumentó de nuevo! "¿Qué? ¿Cómo es posible que su velocidad aumente tan de repente?" El líder del grupo de cultivadores de alma, un hombre de mediana edad en la etapa intermedia del reino Espíritu de Alma, no pudo evitar quedarse sorprendido al ver como la velocidad de las dos personas frente a él repentinamente aumentaba. Luego de perseguirlos por varios minutos, viendo como sus dos objetivos se alejaban cada vez más, la ansiedad comenzó a lentamente llenar el interior del líder. Él miro a detrás suyo, echando un vistazo a sus hombres, los cuales ya no podían mantener el ritmo al encontrarse cansados, perdiendo gradualmente velocidad. Uno de sus hombres estaba preparándose para causar un estallido de su Fuerza de Alma con la intención de aumentar su velocidad para poder alcanzarlos. "No hay necesidad de continuar persiguiéndolos..." En ese momento, una voz débil provino de detrás del grupo de cultivadores de alma. Estando alarmados, todo el grupo repentinamente se detuvo mientras rápidamente desviaban sus miradas hacía la fuente de la voz. A diez metros en el aire, dos figuras, una de color negro y otra de color violeta, se encontraban caminando tranquilamente en el cielo como si estuvieran caminado en el suelo. La persona a la izquierda era un hombre de mediana edad vestido con ropas de color violeta. Su cabello era blanquecino y tenía una cicatriz de dos metros de largo en la parte izquierda de su cara. Su rostro era inexpresivo. Aquel era el hombre que acababa de hablar. Cada paso que daba atreves del vacío del aire, una luz púrpura se formaba debajo de sus pies, como si la luz fuera una plataforma por la cual pudiera caminar. La otra persona era un hombre cuyo cuerpo entero estaba envuelto en una túnica negra, cuyo rostro era muy difícil de distinguir al estar tan cubierto. Similar al otro hombre, una tenue luz dorada se formaba debajo de sus pies, permitiéndole caminar por el aire. Los dos parecían estar caminando lentamente, pero unos momentos después que el grupo se detuviera, ellos cruzaron cientos de metros en un instante, deteniéndose justo encima del grupo. "Maestro...", dijo respetuosamente el líder del grupo. El hombre de mediana edad asintió levemente y dijo: "Regresa con tus hombres y asegúrate de no haber alertado a ningún otro cultivador de alma". “¡Como usted ordene!” El hombre no dudo en responder y, sin decir nada más, rápidamente se marchó junto con su grupo del lugar. “¿Crees que ese joven escuchó nuestra conversación?” Al hombre de mediana edad ya no le interesó aquel grupo de cultivadores de alma y, junto con el hombre de túnica negra, se dirigieron caminado hacia Bai Yunfei y Jing Mingfeng, quienes continuaban corriendo en la distancia, mientras continuaban hablando entre ellos. “No importa si escuchó nuestra conversación o no, simplemente matémoslo”. Una débil voz se escuchó de debajo de la túnica negra, la cual de hecho sonaba como la voz de un hombre joven. "Bueno, sigámoslos por ahora para ver si tienen más compañeros. Si no los tienen, entonces inmediatamente los matamos".
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500