Especialista en Fortalecimiento de Objetos

La trampa de Jing Mingfeng
Esquivando otro golpe que se dirigido a su rostro, Jing Mingfeng repentinamente sonrió con malicia y gritó: “¡Mira esto!” Levantando abruptamente las manos, el flexionó sus dedos en garras. Luego, él ignoró el golpe que la mujer intento asestarle y de forma descarada… agarró los pechos de la tía Zhao. La Tía Zhao se quedó atónita ante la repentina acción de Jing Mingfeng: “¡Esto era una batalla entre cultivadores de alma! ¿Qué tipo de cultivador de alma pelearía agarrando los pechos de su oponente? ¡Qué tan desagradable y obsceno hay que ser como para hacer algo así!” Casi instintivamente, la tía Zhao dejo de atacar, quedándose protegiendo su pecho con sus brazos. Jing Mingfeng se echó a reír, mientras mantenía sus manos levantadas hasta su pecho. Pisando fuertemente el suelo con su pie derecho, él salió disparado en diagonal hacia izquierda, abandonando la oportunidad de atacar a la tía Zhao para dirigirse rápidamente hacía la joven detrás de ella, quien se encontraba a unos metros de distancia. “¡Oye, preciosa, ven aquí y dame una sonrisa! ¡Él maestro Bai tiene una sorpresa para ti!” Jing Mingfeng se río maliciosamente antes de extender su mano para tocar la mejilla de la joven. El rostro de la misma se tornó aún más rojo antes de rápidamente mover la cabeza, esquivando las lujuriosas manos de Jing Mingfeng. Al mismo tiempo, sus ojos se volvieron tan fríos como el hielo mientras levantaba su pierna derecha para lanzar una patada a la entrepierna de Jing Mingfeng. “¡Oh, mierda!”, gritó Jing Mingfeng antes de dirigir su mano izquierda para atrapar el golpe. Corriendo hacia un lado, él esquivó una bofetada dirigida a su rostro y rápidamente se alejó unos dos metros de distancia de la joven. Luego, con miedo notándose en su voz, dijo: “¡No pensé que, en comparación con esa mujer, serías aún más violenta! ¡Casi pierdo mis pelotas por culpa tuya!” Mientras hablaba, Jing Mingfeng repentinamente sintió una fuerte ráfaga de viento golpear su rostro. Era una advertencia que le decía que la tía Zhao venía a atacarlo. El rostro de la tía Zhao estaba rojo por la indignación. Nunca se habría imaginado que su oponente sería tan desvergonzado, o que casi había sido lo bastante descuidada como para dejar que aquel depravado entrara en contacto con su joven señora de nuevo. En ese momento, ella ya no deseaba nada más que arrancarle todos los miembros antes de romper su boca, para que su ira se disipara por completo. Jing Mingfeng esquivó hábilmente hacia un lado y volvió a precipitarse hacia la joven, mientras gritaba: “¡Preciosa, aquí estoy otra vez!” Alarmada, la tía Zhao intento volver para detenerlo. “¡Ja, ja, te engañe!” Los ojos de Jing Mingfeng brillaron con malicia. Moviendo su mano a la velocidad de un rayo, él agarro la solapa bajo el cuello de la tía Zhao mientras su mano izquierda se movía para bloquear el poderoso golpe que ella le lanzó. ~¡BooM!~ Se escuchó una explosión apagada en el lugar, Jing Mingfeng finalmente había sido golpeado por primera vez desde que comenzó el combate y terminó siendo enviado a volar. Sin embargo, él había estado preparado para una situación como esta. Utilizando el impulso del golpe para retroceder, él dio varias volteretas en el aire, logrando aterrizar de pie a varios metros de distancia de las dos mujeres. Jing Mingfeng apretó los dientes y agitó su mano izquierda, soltando un gemido de dolor. Sin embargo, en su mano derecha, había un extraño objeto de color marrón. ¿Acaso ese objeto era… un corpiño de mujer? Jing Mingfeng observó nuevamente a la tía Zhao, quien repentinamente se quedó parada en su lugar sin precipitarse para atacarlo. El rostro entero de ella se había tornado de color rojo por la rabia que sentía. Todo su cuerpo temblaba ligeramente, mientras cubría su pecho con las manos, dándole a Jing Mingfeng una mirada de muerte. Jing Mingfeng de alguna manera había conseguido robar el corpiño que la tía Zhao llevaba puesto. La joven también pudo ver claramente el corpiño en la mano de Jing Mingfeng con los ojos abiertos. Su diminuta boca se abrió con absoluta incredulidad ante la repentina acción de Jing Mingfeng. Jing Mingfeng sonrió satisfecho. Originalmente, él había planeado llevar el corpiño a su nariz para olfatearlo, ya que estaba fingiendo ser Bai Yunfei. Cuanto más vulgar actuase, sería mejor. Pero, cuando vio lo furiosa que estaba la mujer frente a él, las comisuras de su boca se crisparon y decidió no hacer una acción tan obscena. “La… ¡Ladrón pervertido!” El cuerpo entero de la tía Zhao tembló con furia. Con un movimiento de su mano derecha, una espada de un metro y medio repentinamente apareció en la misma. Rodeada por una luz de color naranja, la espada emitía un sonido nítido. Con un rápido movimiento, la punta de la espada hizo un agujero en el suelo de alrededor de un pie de profundidad. Pisando fuertemente el suelo, las losas de piedra que la conformaban fueron destruidas mientras la tía Zhao causaba una explosión de fuerza de alma, cargando rápidamente hacia Jing Mingfeng, el cual se encontraba a más de diez metros de distancia. Sus ojos brillaban con un furioso deseo de matar. “¡Mierda, esto ha ido demasiado lejos! ¡Es hora de retirarse!” Cuando una presión abrumadora golpeó su cara, el rostro de Jing Mingfeng repentinamente comenzó a cambiar. Incapaz de pensar en cualquier otra solución para escapar, Jing Mingfeng sólo pudo utilizar la fuerza de alma para fortalecer sus piernas, pudiendo retroceder aún más rápido. Al igual que un perro salvaje corriendo por el bosque, Jing Mingfeng se precipitó rápidamente hacia la entrada del callejón en el lado derecho. “¡Bella dama, esa sirvienta tuya es demasiado violenta! Si ella no desea que estemos juntos, entonces, me iré primero. Estoy seguro que el destino se asegurará de que nos volvamos a ver de nuevo en el futuro. Hasta entonces, ¡no te olvides de este guapo joven maestro!” Mientras Jing Mingfeng corría desesperadamente por su vida, no pudo evitar decir unas últimas palabras de coqueteo. La tía lo persiguió furiosamente. Sin embargo, tuvo que contenerse de atacar, a pesar de su furia, debido a que vio que Jing Mingfeng se dirigía hacia una calle con mucha gente. Si fallaba un golpe, había una buena probabilidad que terminara lastimando a las personas comunes. Por supuesto, Jing Mingfeng había pensado en eso también, así que, cuando salió a la calle, gritó en voz alta: “¡Ayuda! ¡Hay una asesina! ¡Huyan!” Su voz hizo que todas las personas en los alrededores se detuvieran. Aprovechando la confusión, Jing Mingfeng corrió rápidamente y se mezcló con la multitud de personas. Al llegar a la entrada de la calle, la tía Zhao abruptamente se detuvo con una expresión repleta de furia. Mirando a la multitud de gente delante suyo, ella resopló con frialdad y comenzó a contener su ira para poder extender su fuerza de alma, con la intención de encontrar la fuerza del alma de Jing Mingfeng. Unos momentos después, sus cejas se levantaron por la sorpresa que sintió, mientras se preguntaba estando confundida: “¿Se ha ido? ¿Pero cómo? Ni siquiera puedo detectar su presencia…” “Tía Zhao, ¿estás bien…?” La tía Zhao se sobresaltó al escuchar la voz preocupada de su joven señorita, quien se encontraba detrás de ella. Volviéndose para observar a la joven, respiró profundamente varias veces para lograr calmar la indignación que sentía. Guardando la espada, le dirigió una pequeña sonrisa a la joven y sacudió ligeramente la cabeza. “Estoy bien, pero ese desgraciado de alguna manera oculto su fuerza de alma y logró escapar”. La joven se sorprendió. Mirando a la multitud de gente que ya había vuelto a la normalidad, ella preguntó: “Ese hombre… ¡era realmente extraño! ¿Cómo podría… haber un cultivador de alma tan desvergonzado…?” “¡Ese desvergonzado y pervertido! No sólo trató groseramente a mi señorita, sino que… en realidad…” El rostro de la tía Zhao comenzó a distorsionarse de nuevo con resentimiento, mientras sus brazos cubrían inconscientemente su pecho. Con resentimiento notándose en su voz, ella declaró: “Si alguna vez lo vuelvo a encontrar, ¡definitivamente le cortaré las manos! ¡Entonces, arrancare esa maldita boca suya!” “Está bien, tía Zhao, no te enojes. Por ahora, volvamos a la posada. Si alguna vez vuelve a aparecer, solo enséñale una buena lección…” Mientras las dos mujeres caminaban por la calle, dirigiéndose a la posada en donde se alojaban, la tía Zhao siguió susurrando palabras como ‘ladrón depravado’ una y otra vez, mientras la joven mujer trataba de consolarla suavemente. Sin embargo, las dos mujeres no se dieron cuenta que había un hombre siguiéndolas silenciosamente a cien metros de distancia. Se trataba de un hombre con una barba muy prominente. Él las siguió hasta que las vio entrar en la posada, se quedó mirando por unos momentos y luego se dio la vuelta, marchándose del lugar. El hombre caminó hasta otra posada cerca de allí y reservó una habitación. Cerrando la puerta de la misma, el hombre se sentó junto a la mesa y se sirvió una taza de té para beber. Con sus ojos parpadeando constantemente, el comenzó a reflexionar. “No revelé el atributo de mi alma y utilicé la habilidad de ocultamiento para mezclarlo un poco, así que, deberían de estar pensando erróneamente que escondí mi fuerza de alma. Ja, ja… de esta manera, la culpa se fijará en alguien más…” Las esquinas de sus labios se curvaron en una siniestra sonrisa. Con un movimiento de su mano derecha, un corpiño de mujer de color naranja apareció en la misma. Observando la ropa interior por un momento, la sonrisa en su rostro se hizo cada vez más vulgar. “Je, je, Bai Yunfei, estas son las consecuencias por ofenderme a mí, Jing Mingfeng… ¡Voy a jugar contigo hasta que mueras!” Dentro de la habitación de una posada al este de donde se encontraba Jing Mingfeng, Bai Yunfei repentinamente sintió un escalofrío recorrer por su espalda, despertándolo de su cultivo. “¿Que está pasando esta noche? ¿Por qué estoy tan inquieto? Siempre tengo una sensación de pánico…” “¿Quizás el viaje fue demasiado agotador? Olvídalo, mejor dejo de cultivar por esta noche y descanso un poco…”
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500