Especialista en Fortalecimiento de Objetos

¿Acaso Jing Mingfeng se está preparando para pelear?
Bai Yunfei se encogió de hombros sin prestar atención a las ‘duras’ palabras de Jing Mingfeng. Volviéndose, él se dispuso a abandonar el callejón. Tan pronto como guardó el ladrillo en su anillo interdimensional, Bai Yunfei repentinamente se detuvo. Mirando el anillo interdimensional en su mano, él dijo con los ojos entrecerrados: “Mierda, cuando tomé el anillo interdimensional, ¡él ya lo tenía puesto en el dedo de su mano! Eso significa que él ya sabe sobre los efectos especiales del anillo. Si se las arregla para…” Luego de pensarlo por un instante, Bai Yunfei sacudió ligeramente su cabeza y murmuró por lo bajo: “Él emanaba un sentimiento igual al de Chengfeng. A juzgar por las palabras que dijo cuando estaba fuera de control, él debe de ser un hombre roto. Con todo su clan muerto… ¿Qué tanto dolor debe causarle ser el único sobreviviente? Con tanta gente tratando de matarlo por algún tipo de secreto que tiene… ¡Su situación es muy parecida a la mía! ¿Por eso tuve una impresión tan buena de él? Incluso si conoce los atributos especiales del anillo interdimensional, no será capaz de saber a qué se debe, por lo que debería estar bien. Pero, si está interesado en saberlo, podría estar dispuesto a aceptar un trato…” Bai Yunfei se volvió para mirar hacia la dirección por la que Jing Mingfeng había desaparecido. Luego de pensarlo profundamente por unos momentos, sus cejas se relajaron, mientras caminaba hacía la salida del callejón. Por otro lado, Jing Mingfeng había estado caminado por dos calles más antes de entrar cautelosamente en una posada. Luego de alquilar una habitación, entró y cerró la puerta, diciéndole a la sirvienta que se encargara de que nadie lo molestara. Luego de quitarse su ropaje arrugado y ponerse una camisa azul limpia, él agitó un pequeño espejo que tenía en su mano derecha, haciendo una mueca mientras observaba su reflejo en el espejo. Luego de hacer algunas expresiones mientras se miraba en el espejo, Jing Mingfeng se concentró en mirar detenidamente sus ojos, como si tratara de controlar algo. Un tiempo después, las arrugas en su rostro comenzaron a retorcerse de una extraña manera antes de gradualmente desaparecer por completo. Su nariz había comenzado a cambiar de tamaño y forma, mientras su barbilla lentamente se ensanchaba. Incluso sus mejillas comenzaron a estirarse. Su boca, sus cejas y hasta su frente… todo su rostro se transformó gradualmente. ¡En tan solo un minuto, el frágil anciano reflejado en el espejo se había transformado en un joven de aproximadamente veinte años con buen aspecto! Echando un vistazo a la expresión indiferente reflejada en el espejo, Jing Mingfeng asintió con satisfacción, antes de decir: “Bien, no está mal. Voy a usar este aspecto por ahora”. Dejando a un lado el espejo, repentinamente se sintió un poco cansado. Caminando hacia su cama, él se recostó boca arriba mientras dejaba escapar un largo suspiro, antes de mirar fijamente el techo. “Pensé que me había encontrado con un joven inocente e indefenso, pero, ¿quién habría sabido que él era realmente más fuerte y capaz que yo?” Jing Minfeng recordó su primer encuentro con Bai Yunfei con una expresión pensativa. “Mis técnicas ‘Ocultación de Alma’ y ‘Técnica de Disfraz’ son muy efectivas. Incluso un Ancestro de Alma no podría ver a través de mi fachada fácilmente, entonces, ¿cómo fue capaz de detectarme tan rápido?” “¿Podría ser que el problema no fue mi disfraz sino… el anillo interdimensional?” Los ojos de Jing Minfeng se iluminaron. “Tiene que ser eso. Apenas me encontró, inmediatamente agarró mi mano izquierda, la cual era la que tenía el anillo. Claramente él sabía la ubicación exacta del objeto. Es una lástima que no tuve el tiempo suficiente para mirar lo que había dentro del anillo. Aun así, ese anillo…” Jing Minfeng frunció el ceño, como si estuviera pensando en algo que no tenía sentido. “Cuando llevaba el anillo, sentí una extraña sensación, como si mi poder hubiera aumentado. Si sólo hubiera tenido el tiempo para verificarlo, habría sabido si esa sensación era real o solo un delirio mío”. “También esta ese inexplicable ladrillo. Es la primera vez que veo a un cultivador de alma utilizar un ladrillo como arma. Claramente, ese ladrillo no era para nada ordinario. ¡No hay forma que sea un artículo de alma, pero es por lo menos la mitad de poderoso que eso! Fui enviado a volar fácilmente por ese ladrillo e incluso había sentido una sensación vertiginosa en aquel momento… ¿Tal vez utilizó algún tipo de técnica de alma que sólo se puede utilizar con un ladrillo? Eso es ridículo, nunca he oído sobre algo como eso antes, pero ¿y si me falta conocimiento?” “Bai Yunfei… ¡hmph! ¡No olvidare esto! Has jugado conmigo como si fuera un maldito mono, pero, tarde o temprano, ¡sabrás las consecuencias de hacerme enojar!” Jing Mingfeng gruñó airadamente, ignorando el hecho que fue él quien provoco a Bai Yunfei al robarle el anillo en primer lugar y, como resultado, terminó siendo golpeado por el ladrillo… Luego de descansar sobre la cama por un tiempo, Jing Mingfeng se levantó y salió de la habitación. Marchándose de la posada, él camino por las calles, mezclándose con la bulliciosa multitud. Incluso si llegara a caminar al lado de Bai Yunfei, él no sería capaz de reconocerlo ahora. Jing Mingfeng fingió mientras caminaba por la calle, haciéndose pasar por un erudito que había estudiado todo el día y que terminó saliendo a tomar aire fresco. Pero, en realidad, sus ojos miraban agudamente por todas las calles, en busca de su próxima ‘presa’. “Por desgracia, pese a que esta es la ciudad más prospera de la provincia Roca del Norte, con muchos cultivadores de almas paseando por sus calles, ¿por qué no puedo encontrarme con un cultivador de alma que lleve un anillo interdimensional que pueda robar?”, murmuró Jing Minfeng, mientras observaba detenidamente a la multitud de gente. “Sería bueno encontrarme con algún antepasado de una familia de cultivadores sin mucho prestigio, el cual llevara todas sus riquezas para presumirlas, eso sería genial. El anillo interdimensional que obtuve del cuarto joven maestro de la familia Chen no estaba en absoluto carente de riquezas. Podría cambiarlos por dinero y cristales de alma más tarde”. Jing Mingfeng observó a dos arrogantes cultivadores de alma, los cuales estaban con un rizo de desdén en sus labios, “Sólo los idiotas hacen alarde de su poder frente a la gente normal. Con lo arrogante que es el mundo del cultivo, es un milagro que todavía no hayan muerto”. “Señorita, se está haciendo tarde. ¿Por qué no volvemos a la posada y volvemos mañana para comprar las otras cosas que necesitamos? Jing Mingfeng acababa de pasar por una tienda de ropa cuando escuchó hablar a una mujer de mediana edad. Había inconscientemente desviado su mirada hacía la fuente de la voz, pero, entonces, sus cejas se arquearon por el asombro. “¡Un cultivador de alma! ¡Y una muy poderosa!” En el exterior de la tienda se encontraba una mujer de mediana edad que, a juzgar por lo que Jing Mingfeng veía, era más alta y fuerte que él. Probablemente era una mujer que se había acostumbrado a hacer el trabajo duro en su aldea, pero, Jing Mingfeng no se atrevió a subestimarla. A juzgar por el poder que ella emitía, ya sea voluntaria o involuntariamente, era al menos del reino Espíritu de Alma. Habiéndola observado detenidamente, él no pudo evitar ver detalladamente su aspecto: la mujer iba vestida con hermosos ropajes blancos, su bello y largo cabello parecía una cascada. Sus mejillas blancas como la nieve tenían un ligero tono enrojecido a causa de la iluminación de la tienda. A pesar que solo la estaba viendo desde un lado, Jing Mingfeng ya pudo determinar que ella era una mujer impresionante. Quedándose atónito por un momento, Jing Mingfeng abruptamente inclinó la cabeza y rápidamente fingió ser un transeúnte que paseaba por el camino. La mujer pareció sentir su mirada, ya que desvío la suya hacía donde Jing Mingfeng se encontraba en estado de alerta. Pero, Jing Mingfeng ya no se encontraba allí, habiendo reaccionado a tiempo al mezclarse con la multitud. “Los miembros de la familia Jing no roban a ancianos, pobres, mujeres o niños. Buscaré a otro objetivo”, pensó Jing Mingfeng. Luego de caminar por las calles por un tiempo, Jing Mingfeng repentinamente se detuvo, como si hubiera pensado en algo, sus ojos parpadearon constantemente. Unos segundos después, una sonrisa maliciosa se vio en su rostro mientras susurraba fríamente: “Bai Yunfei, no había pensado que tendría la oportunidad de vengarme de ti tan pronto. ¡Te haré conocer el sabor de mi venganza! A pocas calles de distancia, dentro de una ordinaria posada, Bai Yunfei se encontraba sentado con las piernas cruzadas sobre la cama de una habitación que alquiló, cultivando su alma con los ojos cerrado. Hasta que de repente… “Siento una extraña punzada en mi corazón. ¿Por qué tengo el presentimiento que algo malo va a suceder?” Luego de pensarlo por unos momentos, Bai Yunfei terminó sacudiendo la cabeza mientras pensaba: “Es sólo mi imaginación, no he molestado a nadie…” “No creo que haya rencor entre Jing Mingfeng y yo”.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500