Especialista en Fortalecimiento de Objetos

¿Acabo de llegar a Roca Boscosa y ya me han robado?
La provincia Roca del Norte está cerca del extremo norte del Imperio Alma Celestial. En este octavo mes del año, ha habido un largo período de sequía en la provincia Roca del Norte. La mayor parte del tiempo hacía un calor infernal y el sol abrasador calentaba a la tierra con intensidad. La ciudad Roca Boscosa era la capital de la provincia Roca del Norte y el lugar más próspero en toda la provincia. Incluso estando de pie en la montaña más distante, era casi imposible ver la enorme ciudad entera. Lo más peculiar del lugar era que alrededor del muro había muchas piedras esparcidas, altas y bajas, que lo hacía lucir como un bosque de piedras, y la ciudad estaba rodeada por estas. Mientras el sol se ponía en el horizonte y la temperatura disminuía un poco, una figura de gran estatura que vestía con ropas de color blanco y portaba un sombrero de paja; caminaba tranquilamente hacia la ciudad por la carretera principal. El joven elevó su mirada hacia el cielo, se quitó el gastado sombrero de paja que tenía en la cabeza y lo desapareció con un movimiento de muñeca. Su cabello corto y simple, junto a la expresión firme y seria de su rostro, le daba a cualquier observador la sensación de que era alguien confiable. El joven era Yunfei, que después de salir de la ciudad Sauce Verde a través de los caminos principales, había continuado su camino casi sin peligro alguno. No tenía ninguna prisa por llegar y en cambio prefería sentir la emoción del viaje. De forma pausada, pero no lenta, caminó a su propio ritmo para poder familiarizarse con el mundo que lo rodeaba. Había pasado un mes de viaje antes de llegar hasta su destino, la ciudad Roca Caída. La razón por la que fue ‘casi sin peligro’ es que hace unos veinte días había tomado una ruta que era realmente simple y por la que sería completamente imposible perderse. Estuvo medio día hasta darse cuenta que el camino que seguía era totalmente diferente a como salía en el mapa. Pensó que sería muy fácil salirse del bosque en el que se había adentrado, pero no fue justamente así… Después de haber perdido el día entero tratando de salir del confuso bosque, finalmente pudo lograrlo y también fue muy afortunado al encontrar una posada cerca de aquel bosque. Aunque pareciera un sitio bastante extraño para una posada, Yunfei tampoco quiso darle muchas vueltas al asunto ya que necesitaba un lugar decente en donde poder descansar un rato y no se cuestionaría la razón por la cual halló uno tan fácilmente. De hecho, él se encontró con una de esas 'posadas oscuras' como las que aparecen en las historias. Afortunadamente, la droga de mala calidad que utilizaban en las bebidas para dopar a los incautos no tuvieron efecto alguno en Yunfei. Una persona común hubiese sido completamente sedada, pero para alguien como Yunfei, quien es un cultivador del reino Espíritu del Alma en la etapa Intermedia, sólo había necesitado circular su Fuerza del Alma para deshacerse de los efectos adversos. Este grupo de malvivientes, originalmente tenían una peligrosa mirada con un particular destello de maldad; pero después de la violenta paliza que les propinó, trataron de huir mientras lloraban a gritos por sus padres como si fueran niños pequeños. Entre lamentos y lloriqueos, le aseguraron que no tenían otras intenciones además de robarle su dinero y que no deseaban hacerle daño alguno. Él confirmó que esto no era mentira y luego los dejó ir. Si Yunfei pensará peor de ellos, los hubiese quemado a todos. Pero todo parecía indicar que simplemente eran unos inadaptados sociales que buscaban alguna forma de sobrevivir. Finalmente, regresó a la carretera principal y decidió que sin las indicaciones claras de otra persona, ya no cambiaría la ruta o tomaría ningún intento de atajo. Luego de haber viajado a su antojo por todo el camino, finalmente llegó al centro de provincia Roca del Norte, habían pasado unos cuarenta días desde que dejó la ciudad Sauce Verde. Yunfei miró el bosque de rocas que rodeaba a la ciudad y se sintió un poco shockeado por la magnitud de las piedras. El hecho de ver esta magnífica escena lo había emocionado un poco, y la fatiga del viaje también había desaparecido, hasta se sentía aliviado después de todo. "¡Ya me encuentro a mitad del camino! Descansaré dos días y luego seguiré mi rumbo. ¡Pronto llegaré hasta la provincia Roca del Norte y de ahí a la secta Alquimia!" Yunfei aceleró paso mientras caminaba hacia la ciudad. Cada vez se acercaba más al bosque de rocas que la rodeaba y descubrió que la distancia que había entre cada pila de piedras era bastante grande. Algunas de estas medían decenas de metros y otras eran del tamaño de una persona de baja estatura, algunas tan gruesas como para que varias personas se formaran haciendo un anillo a su alrededor y otras tan delgadas como un tronco de bambú que sobresalían del suelo mientras que otras estaban enterradas en el suelo. Parecía que ninguna de ellas estaba en riesgo de colapsar. El camino era completamente recto desde el comienzo del bosque hasta las puertas de la cuidad, por lo que no hubo ningún desvío, y al caminar entre las piedras se sintió vigilado; como si de guardias se tratasen o como si le dieran una severa bienvenida. Después de entrar a la ciudad, Yunfei se sintió maravillado en un nivel nunca antes concebido. En el pasado, pensaba que la ciudad Sauce Verde tenía un increíble nivel en cuanto a desarrollo, pero comparado con Roca Boscosa, la ciudad Sauce Verde era como un principiante frente a un gran mago. Se necesitaban de cinco o seis carretas normales para llenar el ancho total de la calle principal. Incluso de noche, todavía se podían ver las calles llenas de gente paseando por ellas. A veces, incluso uno que otro carruaje exquisitamente ornamentado pasaba por allí causando un bullicio. Aunque todavía no hubiese oscurecido, muchas viviendas habían encendido las luces, iluminando la ciudad. Yunfei volteó su mirada para fijarse un enorme quiosco de tres pisos, que en la parte superior tenía un gran letrero que decía 'McBollo', un negocio claramente especializado en la venta de bollos rellenos al vapor. Además, de que el edificio estaba lleno de clientes y parecía ser un negocio extremadamente próspero. El olor de los bollos de carne se podía sentir desde afuera y la gente que pasaba no podía evitar olisquear aquel delicioso aroma. Muchos de los que recién acababan de entrar en la ciudad, muertos de hambre por el viaje, de seguro quedaban deslumbrados por el letrero del edificio. Yunfei también sintió hambre al pensarlo. Y pensándolo mejor, esta tienda se veía mucho mejor que la tienda anterior por la que había pasado antes llamada ‘La tienda del bollo feliz’, por lo que entró rápidamente. Después de ser conducido al segundo piso del establecimiento por la mesera le contaron sobre la variedad de bollos que tenían para ofrecer. Con la mesera recomendándole las especialidades, el muchacho comió como un rey. Entendió muy bien cómo es que esta tienda era tan prospera. Al comer estos bollos tan únicos, cualquier podría estar feliz. Totalmente satisfecho, luego de haber devorado alrededor de unos diez bollos, tomó un sorbo de su té y aprovechó para limpiarse los dientes con un palillo antes de pedir la cuenta. Antes de levantarse, sacó algunas monedas mientras se alistaba para pagar la cuenta. Finalmente bajó por las escaleras y salió del restaurante. Yunfei estaba completamente lleno y feliz como para siquiera fijarse en las otras tiendas de los alrededores al salir del edificio. Sacó el monedero de su anillo interdimensional, sin tener en cuenta de que era observado desde una de las esquinas en el segundo piso del edificio, por un hombre de edad media, con un cabello enmarañado y una apariencia bastante ordinaria. Al ver el monedero, los ojos del hombre brillaron de la emoción. Después de que Yunfei bajara al primer piso, el desconocido también se levantó para pagar la cuenta y lo siguió de cerca. ¡Incluso al ser un reino Espíritu de Alma no se dio cuenta de que lo seguían! No era tan tarde y por lo tanto no había oscurecido aún, incluso muchas personas caminaban de un lado a otro por las calles. Yunfei no tenía prisa alguna por encontrar la posada para pasar la noche, así que en cambio decidió dar un pequeño paseo por la ciudad, para poder entender mejor el diseño de sus calles y hacer algunas compras. Después de haber pasado al menos media hora de deambular por la ciudad, se dio cuenta que habían muchos cultivadores de alma a su alrededor. La Fuerza de Alma de los cultivadores es única y abundante más allá de la Fuerza de Alma ordinaria, por lo que era bastante fácil de crear resonancia entre ellos. Incluso si no podía saber la fuerza real del cultivador de alma, pero siempre y cuando la diferencia entre la intensidad de estas no sea demasiado amplia, entonces se podría saber que se trata de un cultivador de alma. Yunfei también notó como algunos cultivadores de alma preferían actuar de forma arrogante y no intentaban siquiera ocultar su poder, e incluso lo utilizaban para intimidar a alguno que otro civil que se les cruzara, los cuales huían por temor a provocarlos. Los cultivadores de alma parecían estar acostumbrados a eso. Continuaban caminando por las calles mientras reían como tiranos, como si fueran los únicos allí. "¿Cómo un cultivador del alma de nivel intermedio se atreve a ser tan arrogante? ¿No tienen miedo de enojar a otros cultivadores de alma más fuertes? O... ¿Pertenecen a alguna fuerza poderosa en la ciudad?". Yunfei observó como uno de los cultivadores de alma tiró al suelo a un hombre mediana edad, y lo sostuvo con su pie hasta dejarlo incapaz de moverse en absoluto. Frunció el ceño al presenciar como los civiles eran tirados hacia el suelo, solo para levantarse torpemente luego e inclinar sus cabezas para disculparse una y otra vez. Negó levemente con su cabeza, lamentando el asunto, pero también era muy perezoso para hacer algo, por lo que dobló en una esquina y siguió su camino hasta la siguiente calle. En el momento en que se dio la vuelta, no pudo evitar el chocarse con una figura desconocida. Él se quedó totalmente quieto, pero el hombre soltó un leve grito justo antes que sus piernas flaquearan, casi haciéndolo caer para atrás. Yunfei aunque fue tomado por sorpresa, inconscientemente extiende la mano derecha para agarrar al hombre por la muñeca, el hombre también pareció haberse asustado, aunque rápidamente tomó su mano para evitar caer al suelo. "¡Ey, tú! Cómo puedes dar la vuelta de repente sin siquiera fijarte". El hombre de mediana edad se frotó el hombro derecho con la mano izquierda y dijo con desaprobación una vez que ya estaba de pie. "Bueno, lo siento" Inesperadamente la otra había hablado primero, por lo que Yunfei quedó completamente atónito, aunque tampoco le dio mucha importancia. Sin discutir, prefirió disculparse con el hombre en voz baja para luego ver como el sujeto se alejaba, murmurando algo mientras seguía su camino. Suavemente negó con la cabeza, a Yunfei tampoco le importó. Movió sus pies hacia adelante, pero solo consiguió dar dos pasos, de repente frunció el ceño ligeramente y su cara se llenó de desconcierto. "Aquí hay algo extraño, ¿qué será?" Respiró profundo y pensó con detalle hasta que repentinamente cambió su expresión facial, sin poder evitar abrir su boca por la sorpresa de lo que notó. ¡Sobre su dedo anular de la mano derecha, el anillo interdimensional había desaparecido!
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500