Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Retirar al enemigo y atacar por la espalda
¡Bai Yunfei retiró su lanza Punta de Fuego y usó el brazalete rojo para protegerse de la Palma Glacial de Zhang Zhenshan, y antes que él pudiera estabilizarse, ¡otro golpe ya se acercaba a gran velocidad! Los ojos de Zhang Zhenshan se habían vuelto de color carmesí, estando en un profundo estado de locura. Él había renunciado a todo tipo de defensa con la intención de atacar violentamente. Las imágenes de su palma se habían difuminado por los veloces ataques que lanzaba. Incluso las lesiones en su mano izquierda habían sido forzosamente congeladas antes de atacar. Retrocediendo un paso tras otro, Bai Yunfei continuó agitando sus brazos para bloquear los rápidos y sucesivos golpes de su oponente. Aunque parecía estar siendo acorralado por Zhang Zhenshan, sus ojos no mostraron ningún rastro de pánico; en cambio, en medio de esquivar y bloquear las palmas, sus ojos parpadeaban con un extraño brillo, como si estuviera pensando en algo… En términos de capacidad de combate cuerpo a cuerpo, Bai Yunfei claramente no estaba al mismo nivel que su oponente. Aunque no era para nada lento y sus habilidades corporales eran muy diestras, había comenzado a revelar varios agujeros en su defensa luego de varios minutos de combate, por lo que su oponente terminó aprovechando esas aberturas, golpeando con éxito su hombro izquierdo. A pesar de estar equipado con la armadura de alma Seda Dorada, la cual proporcionaba una gran defensa, Bai Yunfei aun así fue forzado a retroceder dos pasos, sintiendo un profundo dolor. Al mismo tiempo, la energía helada comenzó a esparcirse rápidamente por todo su cuerpo. Circulando su Fuerza del Alma, una energía ardiente se esparció por el hombro izquierdo de Bai Yunfei, haciendo que su cuerpo se hinchara y contrajera por unos momentos, disipando casi al instante la energía helada. Repentinamente, una fría brisa golpeó su rostro. Abriendo un poco los ojos, ¡Bai Yunfei vio una palma rodeada de energía helada precipitándose rápidamente para golpearlo! Siendo demasiado tarde para esquivar, él tuvo que levantar ambos brazos, formando una cruz, para proteger su rostro. Luego que se escuchara un fuerte sonido apagado, Bai Yunfei había sido obligado a retroceder medio paso nuevamente. Pero, gracias a la defensa proporcionada por el brazalete, apenas había sufrido daños aparte del que proporcionó el impacto del golpe. Luego de una palma, otra palma más llegó a atacar con aún más poder que la anterior. Permaneciendo en la misma posición, Bai Yunfei permitió que el brazalete recibiera todos los golpes. Después de varios golpes de palma, Zhang Zhenshan se dio cuenta de que era incapaz de golpear la cabeza de su oponente con solo sus palmas y desvió sus golpes para atacar el hombro dañado de Bai Yunfei. Luego que Bai Yunfei diera un paso en falso, él levantó su brazo derecho horizontalmente mientras intentaba esquivar. Esto lo había dejado expuesto a otro golpe de palma de Zhang Zhenshan, antes que este desatara otra lluvia de golpes sobre él. La posición de los dos hombres se había invertido. Ahora, era Zhang Zhenshan quien estaba atacando frenéticamente, mientras que Bai Yunfei se mantenía defendiendo. Pero, si se observaba detenidamente, uno sería capaz de ver que había algo extraño en las acciones de Bai Yunfei. Él había renunciado a varias oportunidades de contraatacar y, en cambio, seguía defendiéndose de los golpes de su oponente, como si estuviera esperando algo… Finalmente, luego de ser golpeado por otra palma en el abdomen, Bai Yunfei utilizó su brazalete para bloquear el segundo golpe. Entonces, sus ojos centellaron con un brillo de ira, como si el momento que estuvo esperando durante mucho tiempo finalmente hubiera llegado. Luego de bloquear otra palma más poderosa que la anterior, todo su cuerpo repentinamente tembló por un momento. Su mano derecha se retiró a su cintura en vez de ser levantado para bloquear el golpe de Zhang Zhenshan, el cual se dirigía hacía su estómago. Dejando atrás cualquier tipo de maniobra defensiva, el pie derecho de Bai Yunfei se adelantó medio paso. Con su mano derecha formando un puño, él lanzó un golpe sin dudarlo. ~¡BooM!~ ¡La Palma Glacial de Zhang Zhenshan golpeó en el estómago de Bai Yunfei, al mismo tiempo que el puño de Bai Yunfei impactó contra el pecho de Zhang Zhenshan! “¡Puño de los Nueve Pilares!” ~¡BooM!~ ~¡Crack!~ ¡Con un sonido de agrietado, el cuerpo de Zhang Zhenshan salió disparado como una bala, alejándose a varios metros de distancia de su oponente, mientras vomitaba una bocanada de sangre! Bai Yunfei se tambaleó varios pasos hacia atrás, con sangre derramándose de sus labios. Ese fue el primer contraataque que Bai Yunfei había realizado luego que él guardara su lanza. Y así, justo en el momento en que Zhang Zhenshan lo estaba acorralando con una lluvia de palmas, ¡él había dejado una apertura que Bai Yunfei aprovechó de forma exitosa! ‘+10 Efecto Adicional: Al bloquear, hay un 9% de probabilidad de absorber y convertir el poder de un ataque en poder de ataque propio, liberándolo en el próximo ataque. La cantidad de poder de ataque convertido no puede exceder la fuerza defensiva de este artículo’. Bai Yunfei se había defendido durante mucho tiempo de la lluvia de palmas, ¡esperando a que ese efecto se activara para atacar con el poder combinado de la palma que había absorbido junto con su habilidad de alma Puño de los Nueve Pilares! Este abrupto suceso había sido demasiado repentino, al punto de impresionar a cada uno de los espectadores que observaban detenidamente la batalla. Naturalmente, para los individuos extremadamente poderosos como Hong Yin, Yan Xi y los demás, sus ojos centellaron con un brillo de pensamiento, como si hubieran notado algo extraño... Al ver a Zhang Zhenshan alejándose varios metros en el aire, los ojos de Bai Yunfei brillaron peligrosamente. Él no podía estar seguro de si ese golpe sería suficiente para determinar la victoria, por lo que, sin ninguna vacilación, ¡sus pies pisaron con fuerza la tierra, precipitándose rápidamente hacía su oponente, con la intención de no dejarle ni siquiera respirar! Luego de vomitar otra bocanada de sangre por su boca, Zhang Zhengshan no realizó ningún otro movimiento. Si se lo observaba detenidamente, se podía ver que no se encontraba aturdido o paralizado, pero estaba demasiado herido como para poder moverse de alguna forma. Los Pasos Superpuestos habían sido más rápidos que la velocidad a la que Zhang Zhenshan volaba. Antes que Zhang Zhenshan pudiera siquiera caer al suelo, Bai Yunfei ya lo había alcanzado con su mano derecha lista para agarrar a su oponente. “¡Deténgase! ¡Nos rendimos!” Justo en el momento crucial, una voz se escuchó gritando proveniente del lado izquierdo antes que una figura saliera disparada. ¡Usando una mano para agarrar a Zhang Zhenshan, aquella persona utilizó su otra mano, circulando alrededor de esta energía glacial, para golpear el pecho de Bai Yunfei! Se trataba de Liu Cheng, quien había saltado de su lugar para tomar al herido Zhang Zhenshan y golpear a Bai Yunfei. El puño que Bai Yunfei le había lanzado a su oponente momentos atrás sorprendió sobre todo a la secta Glacial, luego de ver como Zhang Zhenshan era enviado a volar. Liu Cheng había visto el estado gravemente herido de Zhang Zhenshan y temía que Bai Yunfei lo terminara asesinando. Por esa razón, no tuvo otra opción que hacer una acción precipitada con tal de salvar a Zhang Zhenshan. Bai Yunfei había detenido la palma de Liu Cheng con su puño, pero no hizo ninguna otra acción después de eso. En su lugar, su cuerpo abruptamente se detuvo, mientras observaba atónito la palma que Liu Cheng había utilizado para atacar. Justo cuando su oponente había atacado, Bai Yunfei podía ver vagamente en sus mangas un brazalete de color azul, no había duda alguna que se trataba de un brazalete. Al igual que Bai Yunfei, Liu Cheng llevaba un brazalete que mejoraba sus capacidades, pero, Bai Yunfei sabía la razón por la que Liu Cheng llevaba equipado ese objeto, ya que ese brazalete permitía que la velocidad del usuario aumentara en gran medida… Repentinamente, una ardiente sensación de furia comenzó a brotar en su corazón, inundado su pecho. Esa furia lo había llenado con una cantidad indescriptible de estímulo… con esa ira creciente, los ojos de Bai Yunfei se inyectaron en sangre. ¡Alzando su puño derecho, procedió a golpear a Liu Cheng, el cual se encontraba justo frente a él! Liu Cheng echó un vistazo a Zhang Zhenshan, el cual se encontraba sostenido por su mano detrás suyo, sólo para ver que su rostro estaba distorsionado por el dolor. La sangre continuaba fluyendo por su boca, pero podía aguantar el dolor, aunque con suma dificultad. Claramente, no estaba en condiciones de seguir peleando, pero cuando Liu Cheng se volvió para decir algo, vio que Bai Yunfei se había lanzado silenciosamente hacia él con su puño extendido. Alarmado, Liu Cheng sabía que era incapaz de esquivar ese golpe con Zhang Zhenshan estando detrás suyo y, en su lugar, levantó los brazos impotentemente. Circulando su fuerza del alma, Liu Cheng se preparó para recibir el potente golpe. “¡Arte Ondas Superpuestas, Puños de los 81 pilares!” Este golpe era algo que Bai Yunfei nunca había utilizado antes, incluso en la batalla contra Zhang Zhenshang. ¡Era el más poderoso golpe del arte Ondas Superpuestas! ~¡BooM!~ “¡Grieta!” Al igual que Zhang Zhenshan, los huesos de Liu Cheng habían soltado un crujiente sonido, antes que también terminara siendo enviado a volar. Mientras volaba por el cielo, varios pedazos de su brazalete roto cayeron al suelo desde su manga. “¡Chico, tú estás buscando morir!” Yu Fei había acompañado a Liu Cheng para interrumpir la pelea, pero había vacilado en interferir en ella. Sin embargo, cuando vio que Liu Cheng también había sido gravemente herido, la ira lo terminó consumiendo. Al mismo tiempo, el aire circundante a su alrededor pareció helarse. Mientras, la energía helada empezaba a aparecer, reuniéndose alrededor de su puño derecho, antes de dirigirse rápidamente hacía Bai Yunfei. Una ráfaga había engullido el área sin previo aviso justo antes que la palma de Yu Fei pudiera tocar a Bai Yunfei. El vendaval de viento se había dirigió hacía Yu Fei, enviándolo a volar hacia atrás. Luego de caer al suelo a varios metros de distancia de Bai Yunfei, Yu Fei se levantó a duras penas del suelo con su mano izquierda, mientras sostenía su pecho con la mano derecha, vomitando sangre por su boca. Su rostro observó a Hong Yin, el cual fue el que lo golpeó con la ráfaga de viento, y luego volvió a observar a Bai Yunfei con la sorpresa notándose en sus ojos. “Este iba a ser un duelo justo. Pero, el lider Yu Fei y el anciano Liu Cheng se atrevieron a interferir, ¿Qué significa todo esto?” Una ligera voz se escuchó cuando Mu Wanqing y Qingfeng se apresuraron al lado de Bai Yunfei. Al ver que el grupo de personas poco a poco incrementaba en número, la cara de Yu Fei se oscureció, como si estuviera pensando en un plan. Bai Yunfei suprimió una bocanada de sangre y observó fijamente a Yu Fei. “¡He ganado, así que, devuélveme la Espina Glacial!”, dijo fríamente. Luego de decir esas palabras, miró a Hong Yin a su lado. Comprendiendo las intenciones de Bai Yunfei, el cuerpo de Hong Yin repentinamente desapareció solamente para reaparecer en un instante delante de Yu Fei, observándolo con una expresión helada. “No lo juzgaré por su conducta tramposa por ahora. ¡Devuelve la Espina Glacial!” Con Hong Yin observándolo tan de cerca y su fuerza de alma presionando sobre él, Yu Fei no pudo dejar de retroceder un paso tras otro. Él sabía que incluso con toda la secta Glacial combinada, aun así, sería incapaz de compararse con Hong Yin. Su rostro se tornó entre los colores azul y blanco antes de finalmente sacar la Espina Glacial y entregársela a Hong Yin de mala gana. Luego, volviéndose, dio una señal a los discípulos detrás de él para que recogieran a Zhang Zhenshan y Liu Cheng, antes de marcharse rápidamente. Yan Xi, enmascarado por las sombras de una columna, le dio una profunda mirada a Bai Yunfei, para luego darse la vuelta y marcharse sin ser percibido. Bai Yunfei permaneció inmóvil. Su brazo derecho había comenzado a involuntariamente temblar un poco con sangre goteando por el mismo. El estallido del Puño de los 81 Pilares había causado que todo su brazo derecho se rompiera, sus músculos y huesos sufrieron un terrible desgarro. Pero él no parecía haber notado esto y ni siquiera echó un vistazo a los enemigos que se marchaban. En cambio, sus perplejos ojos parecían haberse quedado observando fijamente la pequeña pila de fragmentos azules que se encontraban en el suelo con una expresión compleja. Luego de un tiempo, repentinamente soltó una risa que contenía sarcasmo y autodesprecio. “Ah, este era el brazalete que te ‘gustaba’ mucho…” Alzando su mano izquierda, un sombrero de paja de color dorado repentinamente apareció en su mano. “Te lo regale, pero no lo querías… así que, lo que tú me regalaste, ¿por qué debería seguir guardándolo?” ~¡BooM!~ Un crujiente sonido reverbero en el lugar, una bola de fuego apareció en su palma antes de engullir el sombrero de paja, convirtiéndolo en un montón de ceniza, la cual fue dispersada por el viento, volando libremente por el cielo… “Yunfei… ¿estás bien?”, preguntó a su lado Hong Yin, estando preocupado. Bai Yunfei cerró los ojos y respiró hondo antes de exhalar lentamente. Abriéndolos, una calmada mirada se vio en ellos. Inclinando la cabeza con una sonrisa, asintió. “No te preocupes, yo estoy…” Antes que pudiera terminar, la expresión en su rostro se volvió súbitamente rígida y cortó sus palabras antes de caer abruptamente al suelo. Asombrado, Hong Yin apresuradamente sostuvo a Bai Yunfei en sus brazos. Observándolo detenidamente, pudo ver que la expresión de Bai Yunfei se había distorsionado por el fuerte dolor que lo estaba agobiando. Su cuerpo no dejaba de temblar descontroladamente. Este inesperado suceso había hecho que todas las personas a su alrededor entraran en pánico. Chu Yuhe estaba a punto de llorar, mientras Mu Wanqing le acariciaba suavemente el hombro, tratando de consolarla. Volviéndose a mirar a Hong Yin, quien se encontraba inspeccionando Bai Yunfei, Mu Wanqing susurró, “Hong Yin, Yunfei debe estar…” Hong Yin asintió con la cabeza. “Esta era la reacción esperada. Tendremos que regresar a la secta y pensar en algo de inmediato…”
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Especialista en Fortalecimiento de Objetos

Populares

Populares

close 0/500