No escaparas de mi

¡ Nadie te lo pidió !
Voy muy emocionada a la empresa, la idea de hacer algo por el, me anima muchísimo , el ha hecho mucho por mi y ahora quiero devolverle el favor. - ¡ Cristian...!- Digo entrando a la oficina, pero me sorprendo de ver a Serena susurrando algo a su oído y al verle la cara se le oscurece a Cristian de enojo... - Esto lo confirma, Cristián...- Dice Serena poniéndose detrás de Cristián- Te lo dije ¿ no ? - Serena ¿ Qué...?- Digo confundida por el enojo repentino en los ojos de Cristián. - Serena, danos unos minutos- Dice Cristián poniéndose de pie, Serena sonríe y asiente, camina triunfante a mi lado. - ¿ Es cierto, Jane ?- Dice Cristián caminando lentamente hacia mi. - ¿ Qué es cierto ?- Digo confusa, no entiendo. - ¡¿ Fuiste a ver a mi padre ?!- Dice aún más molesto, me hace dar un saltito hacia atrás asustada. - Quiero que se arreglen...- Digo reuniendo valor- Esta disputa que llevan debe parar, el te estaba protegiendo, y por tu bien no dijo más detalles, el solo quería mantenerte a salvo. - ¿ Por qué fuiste a verlo ?- Dice apretando los puños. - Quiero que su relación mejore, quiero ayudarte- Digo caminando hacia el- Pasaron cosas horribles, el quiso mantenerte ausente de eso pero eras solo un niño y cuando creciste, te apartaste de él por completo, no lo dejaste arreglar nada, solo quiero que ustedes se arreglen. - ¡ Nadie te lo pidió!- Dice el resonando en toda la oficina- ¿ Quién te pidió que te metieras en mi vida ? ¿ Qué eres, mi Celestina ? - ¡ Ya basta !- Digo alzando mi voz, el me mira sorprendido- Fui a conocer a tu padre, has hecho mucho por mi y quise agradecértelo, quería que tu y tu padre hablaran por fin ¡ Pero sigues comportándote como un niño y ya esta bien !...lo único que deseaba era hacer algo por ti, ¡¿ y recibo sermones ?! El solo aparta la mirada, suelto una risita y recojo mi bolsa, la que solté al exaltarme. - Nos vemos, William...- Digo dándome la vuelta y saliendo de la oficina. ~Cristián~ - ¡ Ugh!, ¿ puedes creerlo?- Digo volviendo a mi escritorio. - Señor, debería escucharla...cada que la situación de su padre sale a relucir, ella parece angustiada- Dice William nervioso, ya veo...teme mi reacción. - Nadie le pidió que se preocupara- Digo dejándome caer en la silla. - Usted se esfuerza día con día para gustarle, ¿ no cree que este acontecimiento es producto de eso ? ¿ no cree que había logrado algo con el corazón de Jane?- Dice el con los ojos casi suplicantes, me masajeo la cabeza y empiezo a recapacitar, le grité...soy tan insensato. ~Felipe~ - Hola, Serena...- Digo agotado sentándome en mi escritorio. - ¡ Hola Felipe ¡- Dice ella muy feliz desde su escritorio, sospechoso. - ¿ Por qué estás de tan buen humor?- Digo poniendo las manos bajo mi mentón, ella de acerca y me susurra. - Le dije a Cristián de antemano que Jane fue en secreto a hablar con su papá y el se enojó con ella- Dice ella sonriendo y me levanto de un salto exasperado. - ¡¿ Cómo pudiste ?!- Digo enojado, Jane accedió a ayudarme en cuanto a la relación familiar, a fin seríamos la familia que siempre añore. - Yo...- Dice ella borrando su sonrisa y retrodeciendo notando sus acciones. - ¡ Al fin podía arreglar la relación en mi familia! ¿ Sabes lo qué hiciste?- Digo con lagrimas en los ojos, toda mi ilusión se desmoronó. - Felipe yo solo...- Dice ella antes de que la interrumpa. - Me voy a casa, puede tomarte la tarde libre- Digo recogiendo mis cosas, Serena trata de determe pero hago caso omiso a sus llamados. ~Cristián~ A la mañana siguiente, Jane llegó a trabajar, iba a saludarla como siempre pero recuerdo lo que pasó ayer y me abstengo. - Buenos Días, Señorita Jane- Dice William notando que no puedo atreverme a saludarla. - Hola, William...Buenos Días, Señor Cristián- Dice ella sin mirarme...al menos dice mi nombre- Aquí están los folletos de la cuarta escena, pueden verificarlos y cualquier inconveniente, me informan. Le hago una seña a William para que salga y el asiente rápidamente y sale. - Jane...¿ Podemos hablar?- Digo persuasivo. - Oh, ¿ ahora quieres hablar?- Dice ella poniendo sus manos sobre sus caderas- Lo siento, pero ahora soy yo quien no está dispuesta a oír nada- Dice apunto de irse, la tomo de la mana y la giro hacia mi, ella protesta. - Cristián...ya basta- Dice ella parando de jalar. - ¿ Qué debo hacer para que me perdones? Estoy realmente arrepentido por como te trate ayer- Digo son sinceridad. - Habla con tu padre...solucionen su relación, ese señor tenía dolor en sus ojos cuando dijo que su pobre hijo solo tenía 7 años cuando todo ocurrió- Dice ella casi con lágrimas en los ojos- Hablen...es solo eso lo que te pido. - Yo...- Digo apretando los puños...me resulta imposible- Yo no puedo hacerlo, Jane...no puedo hacerlo solo. - Lo haremos juntos...- Dice ella tomando mi mano entre las suyas- Te acompañaré, iremos juntos, hablemos con tu padre los dos. - Tu...¿ Irias conmigo?- Digo mirándola expectante y lleno de esperanza. - Claro... debes escuchar lo que ocurrió- Dice ella soltando mi mano. - Entonces...vamos a verle- Digo soltando un gran suspiro, es hora de enfrentar la realidad.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No escaparas de mi

Populares

Populares

close 0/500