No escaparas de mi

No actúes de esa manera.
Dado que he estado adelantando los bocetos de las escenas del corto para la primavera, me he quedado hasta tarde dibujando, William me ha mandado un mensaje diciendo que Cristián se siente mejor y asistirá al trabajo mañana, lo cual me alegra un poco, solo espero que su actitud sea más amable que hoy, " no quiero ver a nadie ahora" ¡¿ notas que alguien que preocupa por ti, eh?! es un inconsciente, me quedo a su lado toda la tarde y aún así...esto es ridículo ¿ desde cuándo me preocupo tanto por el ? A la mañana siguiente, me despierto demasiado tarde, y eso afectará en mi trabajo, me baño, me visto, recojo los bocetos y me llevo una tostada para el camino, salgo disparada de mi apartamento y me encuentro con Sam en el estacionamiento. - Ey, ¿ por qué la prisa ?- Dice guardando algunas cosas en el maletero de su auto. - No puedo hablar ahora, llego tarde- Digo arreglandome el zapato, el suelta una risita y me mira con detenimiento... - Vamos, te llevo, me queda de camino- Dice montandose al auto, yo sonrio agradecida y subo a la parte de atrás del auto, llevo muchas cosas. Al llegar, le agradezco a Sam por llevarme, amablemente se despide y sigue su rumbo, camino a la oficina de Cristián, me encuentro con Bianca. - Pareces bastante atareada, Jane- Dice ella caminando a mi lado con un café para su jefe. - Sabes que necesitan terminar el corto para la primavera, es primordial terminar a tiempo- Digo acomodando todo en su sitio, ella sonrie de forma bastante sombría y se despide de mi al salir del ascensor, cuando llego al despacho de Cristián, William me mira con temor, y temo que puedo encontrarme con un aún enojado jefe, respiro profundamente y entro a la oficina. - Buenos días, Cristián- Digo caminando a paso calmado hacia mi escritorio. - ¿ Quién era ese ?- Dice mirando a la ventana. - ¿ Quién era...quién?- Digo algo confusa. - ¡ El hombre con el que venías! ¡¿ quién era ?!- Dice el caminando hacia mi. - Mi vecino, me ha traído porque salí tarde de mi apartamento- Digo algo asustada por su actitud- Se ofreció a traerme, le queda de camino a su trabajo. - ¡¿ No pudiste llamarme?! Por algo soy tu novio- Dice el muy cerca de mi, esta apunto de llevarme a mi límite. - ¡ No actúes de esa manera !- Digo dejándole sorprendido por subir el tono- ¡¿ Llamarte ?! ¡¿ Que acaso no recuerdas que ayer dijiste que no querías ver a nadie ?!- Digo dejando que todo el estrés de mi mente aflore a mis palabras- Me quede tarde haciendo los bocetos atrasados por que estabas demasiado enfermo para hacerlos, ¡¿ y vienes a gritarme por que me trajo mi vecino ?! ¡ Por favor ! - Yo...- Parece que le he dejado sin palabras, parece que mis palabras llegaron a su cabeza. - Me preocupo por ti, me quedo a tu lado toda la tarde, cocino para ti cuando no lo he hecho por nadie ¡ deberías ser un poco más...comprensivo, por el amor de Dios !- Digo hiperventilando por que he dicho todo lo que pienso- Debo ir a la sala de reuniones, a organizar todo para la reunión de hoy a la tarde, con permiso. Al marcharme, veo de reojo que Cristián quería detenerme, pero al final titubeó y no hizo nada, ahora me siento mal por haberle gritado así, pero debe saber que las cosas nos siempre giran en su entorno. Cuando estoy en la sala, me encuentro con Serena, la secretaria de Felipe. - Buenos días, señorita- Digo siendo cordial, me mira y me saluda con la mano, parece algo distinta a la última vez que nos vimos, esta más...calmada. - Hola, ¿ Jane, cierto ?- Dice ella caminando hacia mi. - Si, así es- Digo sonriendole. - ¿ Cristián está mejor ? ¿ se recuperó?- pregunta ella con preocupación genuina. - Si, esta " mucho" mejor- Digo remarcando el hecho de que esta tan bien, que puede ser celoso ahora. - Me alegro mucho, luego iré a verle- Dice saliendo de la sala, yo suspiro y espero que cuando se entere de que Cristián me considera su novia, no se enfade. Cuando vuelvo, William no está, y el despacho está oscuro, ¿ se fue ? - ¿ William ? ¿ Cristián?- Digo cerrando la puerta detrás de mi cuando una mano me toma de la cintura y le lleva al sofá. - ¡¿ Qué?!- Digo antes de notar los ojos de Cristián mirándome tristemente.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No escaparas de mi

Populares

Populares

close 0/500