No escaparas de mi

No me desagrada
Al despertar, me doy cuenta de que el sol está por ocultarse, me muevo con precaución, pues Cristián sigue profundamente dormido, me deje llevar por la comodidad y me dormí, mala mía. Al bajar, veo a William complicándose la vida con la cocina. - ¿ Tu y la cocina no se llevan, verdad ?- Digo bajando las escaleras, dirigiéndome hacia William quien pelea con un sartén. - Desafortunadamente, la cocinera se tomó el día libre por salud y no quiero que el joven se levante y no tenga alimentos preparados- Dice lavando el sartén quemado, sonrio amablemente. - Yo me encargo, puedo preparar algo de comida para todos- Digo lavandome las manos, lo ojos de William se iluminan y asiente rápidamente. - Me haría un gran favor, señorita- Dice tomando mis manos entre las suyas, sonrió y busco los ingredientes para hacer una sopa de pollo deliciosa, mamá me hacía una cada que me enfermaba o mi hermano, se el reconfortante sentimiento que deja. Rápidamente lleno el ambiente con el olor de la sopa, hasta William a quedado maravillado al volver a la cocina, a pocos instantes de terminar, Cristián baja lentamente por las escaleras y olfatea el ambiente. - Huele delicioso...- Dice aun moqueando, sentándose al desayunador, parece un niño pequeño. - Aún falta un poco, espera solo 5 minutos más- Digo poniendo la tapa a la sopa, ahora que miro a el CEO de mi empresa de ensueño, tan vulnerable e inofensivo...siento que no es tan malo, aún me sorprende el hecho de que me pidiera que sea su novia a solo minutos de conocernos, pero es amable y responsable, pensé que el sería un engreído y egoísta pero...no es así, no me desagrada del todo. Cuando la sopa esta lista, sirvo un tazón lleno de humeante sopa recién hecha, Cristián la saborea y deja ver un semblante más renovado. - ¡¿ Cristian?!- Oigo una voz masculina proveniente de la puerta, es Felipe, el hermano de Cristián. - Felipe...¿ qué haces aquí?- Dice Cristián sonriendo al abrazar a su hermano, se quieren mucho al parecer. - Will me ha dicho que habías sido internado al hospital y pues...- Dice Felipe recayendo en la fobia de Cristián por los hospitales- Así que he venido en vez de desviarme. - Gracias por preocuparte- Dice Cristián ofreciéndole un asiento. - Papá llamó hace una hora, pregunta por ti- Dice Felipe poniendo una mano sobre el hombro de Cristián, quien se paraliza al oír la palabra " papá " - ¿ Tuvo tiempo de llamar? Wao...- Dice con sarcasmo continuando con la sopa. - Por favor, olvida lo que pasó hace años...es agua pasada- Dice Felipe tratando de persuadir en a Cristián, quien lo mira enojado. - ¿ Agua pasada ? me abandonó en el hospital por un maldito mes- Dice Cristián apretando la cuchara tanto que la ha doblado un poco, me acerco a el y pongo una mano en su espalda, parece que deja que la tensión afloje pero no demasiado. - ¿ Oiste su versión? ¡ No le has hablado desde hace más de diez años!- Dice Felipe con desesperación, parece que la situación con su padre le afecta igualmente. - Fe...Felipe, ¿ podría parar por ahora ?- Digo poniéndome entre el y Cristián, Felipe asiente y se despide de nosotros a regañadientes. - ¿ Qué se supone que haga ?- Dice Cristián entre lágrimas de tras de mi- ¿ Perdonar que me abandonara en un hospital sin decirme nada ? - Joven, si escuchara al señor...- Dice William antes de frenar ante la mirada gélida y furiosa de Cristián, hasta a mi me ha dado miedo- Jane, vete a casa ahora, William tomate el resto de la tarde, no quiero ver a nadie- Dice volviendo a su cuarto, William y yo nos miramos y nos resignamos a hacer lo que dice. Al llegar a casa, me encuentro con mi vecino desde que llegué. - Hola, Jane ¿ por qué la cara tan larga ?- Dice Samuel acercándose a mi puerta. - Un mal día en el trabajo, Sam...solo eso- Digo metiendo la llave en el picaporte. - Si necesitas algo dímelo ¿ esta bien?- Dice sonriendo dulcemente, a lo que respondo con una sonrisa condescendiente. - Gracias, nos vemos luego, Sam- Digo entrando a mi casa por fin, me dejo caer en mi cama y empiezo a pensar en la actitud de Cristián, parece que esto marcó muy fuerte su vida, se aterrorizó al ver que estaba en un hospital, más aún cuando se quedó solo un momento en el hospital, y lloró al escuchar a su hermano defender a su padre, ¿ qué más esconde esa fachada de líder optimista ?
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No escaparas de mi

Populares

Populares

close 0/500