No escaparas de mi

Solo trabajo
Han pasado solo dos semanas, y han sido muy agitadas, parece que llegue justo en la semana donde harían un nuevo corto animado, y exigen rápidos y eficaces resultados, Cristian, como me ha hecho llamarle, ha estado quedándose hasta tarde entre bocetos y papeles, queda tan cansado que se ha quedado a dormir en el frío despacho, para el, en estos momentos todo es, solo trabajo, me da lástima dejarlo solo en la empresa pero esa es su petición, por más que le diga que puedo quedarme, me dice que no tengo porque pasar lo mismo que el, esa parte de el es tierna en cierto modo. - ¡ Agh ! así no era, volví a equivocarme- Dice el arrugando un papel y lanzandolo a la papelera, casi encestando. - Tranquilo, señor- Dice William ayudándome a recoger los miles de trabajos errados que ha lanzado al suelo. - ¿ Me dejaría ayudar ?- Digo acercandome tras el. - ¿ Sabes como hacer este trazo ?- Dice señalandome el trazo de los dedos en una posición de señalamiento, asiento y tomo el lápiz de su mano, habilidosamente trazo una mano bastante detallada sobre el boceto, Willian y Cristián me miran boquiabiertos. - Lo ha hecho muy simple y fácilmente- Dice limpiándose los ojos. - Antes de entrar he estudiado dibujo para poder apoyar aquí- Digo volviendo a limpiar, veo la hora ¡ Madre mía! ¡ ya casi es media noche! - Cristián, insisto en que esta vez si vayas a casa a dormir- Digo parandome frente a el y quitandole los materiales de enfrente, el reclama y yo lo miro con severidad. - Estas tomando esto muy muy muy enserio, y eso es malo para ti- Digo poniendo un dedo en su pecho- Estas durmiendo en un despacho frío, eso te traerá secuelas, ve a dormir por favor. - Debemos terminar esto antes de la primavera, es muy importante- Dice el notandose agotado. - Lo sé, pero esta es mi empresa favorita, y siendo parte de su equipo ahora, no me gusta ver como te presionas- Digo sorprendiendome por mis adentros de lo que digo- Desde mañana te ayudaré y no quiero excusas, lo haré. - La señorita tiene razón, señor, le prepararé algo caliente en casa- Dice William aprovechando que hay un destello de luz en sus ojos. - Esta bien, pero te llevaré a casa- Dice Cristián recogiendo su saco y camiando hacia la puerta. - No es necesario, el último tranvía esta un en función- Digo tomando mi bolso. - Soy tu novio, es mi deber dejarte segura en tu casa- Dice en tono autoritario, tan autoritario que me pone nerviosa, al final por más que replique, terminaron llevándome a mi apartamento, de camino Cristián se ha quedado dormido en mi hombro, al llegar a mi condominio, quité suavemente su cabeza de mi hombro y doble mi chaqueta para que fuese una almohada para el, se lo doloroso que es despertar con un dolor de cuello. A la mañana siguiente, veo a Cristián, abrazando mi chaqueta antes de volver a ponerla en el perchero, evito que me vea y entro al despacho. - Buenos Días, Cristian- Digo dejando mi bolso en el escritorio. - ¿ Eso es todo ?- Dice el dejando ver que esta...¿ Triste? - ¿ A que te refieres?- Digo arqueando una ceja. - ¿ No vas a darme un beso de buenos días?- Dice haciendo pucheros. - ¿ Por qué debería?- Digo creo que un poco más fría de lo normal, creo que eso le dolió ya que bajo la cabeza y miro mi chaqueta, me da tristeza así que...camine hacia el y le di un corto y rápido beso en la mejilla, el se queda paralizado con una sonrisa boba dibujada en el rostro. - ¿ Eso significa que estas sintiendo algo por mi ?- Dice el muy feliz. - No...solo que me dio cosa dejarte así de triste- Digo mirando hacia otro lado, en un fugaz instante, me toma de la barbilla y hace que lo mire. - Eventualmente sentirás algo por mi, preciosa- Dice mientras pasa un dedo por mis labios, me ha pasado un escalofrío por la espalda, este tipo sabe como dejar a uno sin palabras. - ¡¿ Cristian ?!- Dice Serena entrando al despacho, parece como si fuese a llorar. - Serena, buenos días- Dice Cristián sonriente, volviéndose a sentar en el escritorio. - Fe...Felipe me pidió que te trajera esto- Doce extendiendo su mano, Cristián me lanza una seña para que lo agarre, pero al dirigirme hacia ella, me mira con severidad y me evade, caminando hacia Cristián. - Quiero que los tengas tú personalmente- Dice ella de pie justo enfrente de el, Cristián a regañadientes, toma el papel...pero noto algo rápidamente, esta temblando y esta sudado.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No escaparas de mi

Populares

Populares

close 0/500