No escaparas de mi

¿ En qué piensa?
Al volver a la oficina, vi una imagen completamente distinta, vi aún hombre responsable planificando la reunión de hoy - Aquí están los papeles- Digo camiando hacia el con la carpeta. - Gracias, ahora debo ordenarlos por orden de...- Dice antes de que yo lo interrumpa. - ¿ Importancia? Ya lo he hecho yo- Digo camiando hacia lo que parece ser mi escritorio de ahora en adelante. - Vaya, ¿ es mera coincidencia o tenemos algo más en común, Jane ?- Dice camiando hacia mi mientras revisa la carpeta. - Tómelo como quiera, señor Cristián- Digo acomodando mi escritorio. - Creo que...- Dice susurrando a mi oído, siento su cálido aliento en mi oreja, tapo mi boca para no gritar- Te he dicho que me llames Cristián, Jane. - Va...Vale, lo lamento...Cri...Cristian- Digo temblando cual maraca en fiesta mexicana, oigo que suelta una pequeña risita y se va con Will. Estoy acomodando mi puesto y el de mi jefe, ahora " Cristian" y entra una chica bastante elegante y de apariencia imponente. - ¿ Dónde está el CEO ?- Dice ella con una pose de " No me toques, soy mejor que tu" - Esta en una reunión, volverá en media hora- Digo limpiando su escritorio- Puede dejarle un recado, si desea. - ¡ Ja ! ¿ Quién te crees?- Dice ella dando un pisotón como una niña pequeña- Lo esperaré aquí. - Señorita, no creo que sea buena idea, el señor no me tiene permitido dejar a nadie aquí todavía- Digo aumentando mi preocupación, aún no me ha dado el reglamento de oficina, no quiero arriesgarme. - ¿ Sabes quién soy?- Dice ella señalándose a si misma con un rostro engreído- Soy la amiga más cercana del CEO, no tienes orden sobre mi. - Señorita yo...- Digo antes de que un hombre alto y elegante entrase por la puerta. - Basta ya, Serena, tenemos trabajo que hacer- Dice aquel hombre que luego recae en mi presencia- Tu debes ser Jane ¿ no ? la nueva secretaria de mi hermano. - Un placer, señor- Digo con todo el respeto que puedo. - Por favor dime Felipe, "señor" me hace sentir viejo- Dice el con una sonrisa amable. - Esta bien, Felipe- ¿ Desde cuándo los jefes y subjefes son tan amables ? - No me iré de aquí hasta ver a Cris- Dice ella sentándose en el sofá del despacho. - Dios mío, ya no eres una niña, Serena- Dice Felipe acercándose a ella cuando... - ¡¿ Por qué tanto alboroto ?!- Dice Will entrando molesto al despacho. - Lo siento Will, esta señorita a entra e insistió en quedarse aquí hasta que vuelva el CEO- Digo escusandome, el asiente y se dirige hacia la señorita Serena. - Debe entender que al señor Cristián no le gusta recibir este tipo de visitas- Dice el con una mano cerca del pecho y una detrás, una postura muy elegante y servicial- Por favor, retirese, Serena. - ¡ No ! William, sabes que lo quiero ver todos los días- Dice ella dejándo ver un ceño triste y desesperado. - Pero no se puede, Serena- Dice " Cristián" entrando en la oficina, dirigiéndose al fondo, donde esta su escritorio. - ¡ Cristián!- Dice ella siguiéndome- ¿ Me extrañaste ? - Serena, debemos trabajar- Dice el sentándose en el escritorio- Felipe, haz algo con tu secretaria ¿ si ? - Lo he intentado, pero no coopera- Dice el dejando ver su fatiga- Aquí, la señorita Jane y yo le hemos tratado de persuadir para que salga y solo no quiere. - Pues si no sale ahora, botare todo su maquillaje de la taquilla- Dice Will frunciendo el ceño, la señorita Serena sale gritando de la oficina, seguido por la caminata y risa de Felipe, quien sale detrás de ella. - Buscaré su tasa de té, señor- Dice Will saliendo a paso firme del despacho, luego de eso " Cristián" resopla frustrado. - ¿ Cómo...le ha ido en la reunión?- Digo tratando de apaciguar sus estrés, no lo perdono aún por este trato, pero no puedo dejar de ser amable con el, es una persona con sentimientos y frustraciones como todos. - Ha ido bien, pero lo que se avecina es un trabajo enorme- Dice masajeandose las cienes. - Estoy aquí para eso, para ayudarle dentro de lo posible- Digo sonriendole amablemente, ya veo, no es de titanio como aparenta ante sus empleados. - ¿ Sabes ?- Dice mirándome con una pequeña sonrisa ladeada ¡ Es hipnotizante !- Es lo más dulce que me has dicho desde que llegaste !- Dado que estoy parada y el sentado, me abraza por la cintura y su cabeza queda en mi vientre. - Pero...¿ Qué...que esta...?- Digo con los brazos en el aire. - Déjame estar así un momento, es agradable, eres calientita- Dice acurrucandose en mi panza, yo solo me resigne y baje los brazos ¿ en qué piensa cuando hace este tipo de cosas ? Al cabo de un rato, cuando Will vuelve, encuentra a Cristian abrazado a mi y yo le hago un gesto para que me ayude y en lugar de eso ¡ Sonríe ! - Señor William- Digo para que Cristián se asuste y me suelte, pero ni se inmutó, solo lo miro y le sonrío. - ¿ Esta cómodo, joven amo ?- Dice el sonriendole a Cristián como si estuviese orgulloso de él. - Si, ¿ a que mi novia es hermosa?- Dice el apartándose un poco de mi para ver mi cara, yo debió la mirada y Will sonríe. Esto va a volverme loca.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No escaparas de mi

Populares

Populares

close 0/500