No escaparas de mi

Primer día y Fracasé.
He trabajado muy duro para por fin ser reconocida por la empresa en la que sueño trabajar desde pequeña...Fantasy Animation S.A, la mayor empresa de animación en el mundo, han hecho películas, cortos animados, y series increíbles, desde pequeña he admirado los dibujos y el arte que presentan en la pantalla, llenaron de ilusión a mi hermano, quien ahora está estudiando cinematografía en la universidad, mis padres nos apoyan a ambos, nos han impulsado a llegar tan lejos y ahora me apoyan en el unico puesto que he podido adquirir, secretaria del CEO de la empresa, aunque estudié para animar y se que soy capaz de aprender mucho en este lugar, puedo estar bien con un puesto que me pague el sueldo que necesito para vivir. Soy Jane Harpper, 21 años de edad y trabajaré en la empresa de mis sueños. Cuando aceptaron mi solicitud de trabajo, me indicaron que a mi jefe le gustaba un Capucchino con crema y caramelo en las mañanas, así que decidí comprarlo antes de llegar, para causar una buena primera impresión, lástima que...soy bastante despistada. Al entrar, pase el control de seguridad y me dirigía a los elevadores, pero al abrir la puerta...choque con un hombre alto y ,por decirlo así, fornido...gracias a Dios el CEO prefería su café frío...me pareció raro al inicio pero cada quien con sus gustos. - Lo lamento mucho, señor- Digo sacando un pañuelo de mi bolsa y limpiando su saco, ¡ La mancha no sale ¡ - Señor ¿ Esta bien? ¿ se ha quemado ?- Dice su acompañante quien al terminar de secarlo, me mira con severidad- ¿ Tiene usted idea de lo que ha hecho ? - Yo lo lamento no vi por donde iva no ha sido mi...- Soy interrumpida por el carraspeo y el saborear de a quien he derramado café. - Capucchino con crema y caramelo frío- Dice el con una ceja arqueada y mirándome como una sonrisa ladeada- Eres mi nueva secretaria ¿ No ? - Eso depende- Digo alzando mi barbilla y mirándole de reojo- Soy la nueva secretaria del CEO ¿ es usted?- Digo llenandome de nervios ¡ estoy despedida ! - Si, vayamos a mi oficina- Dice haciéndome una seña para entrar en el elevador, yo simplemente me limito a asentir y subir, de camino a la oficina su acompañante no deja de mirarme de reojo como si fuese una pordiosera. - Disculpe, pero agradecería que dejara de mirarme de esa manera- Digo cerrando los ojos y hablando en el tono más firme que puedo, el CEO frente a mi suelta una carcajada y mira al acompañante. - Déjala por ahora, Will- Dice dejando a " Will" sin palabras, para luego mirarme sobre el hombro- Tienes una personalidad interesante ¿ no ?- dicho esto agacho la cabeza ocultando la vergüenza que me ha provocado su comentario. Al bajar del ascensor, todos los empleados del piso, susurran y murmullan alrededor de su presencia, esto me da mala espina. Cuando llegamos al despacho, el CEO entra y " Will" se quedó fuera. - Adelante, señorita- Dice caminando hacia su escritorio y yo me siento en la silla de enfrente, aplaude y los vidrios de su oficina dejan de ser transparentes- Así que...¿ Cuál es su nombre? - Soy Jane Harpper- Digo poniendo la bolsa sobre mis piernas. - Bien, señorita Jane, desde hoy es mi asistente y secretaria- Dice el esbozando una sonrisa, suspiro de alivio y pongo una mano sobre mi pecho. - Que alivio, pensé que me despedirá por lo sucedido- Digo sonriendole, puede que no sea un mal tipo. - Oh, no...tengo un plan mejor en mente- Dice camiando al rededor del escritorio y acercándose a mi, al estar cerca se inclina sobre la silla poniendo sus manos a mi costado y poniendo su cara a unos pocos centímetros de mi- Desde hoy pagarás tu deuda conmigo. - ¿ De...Deuda ?- Digo apartandome lo más que puedo de su cara, si alguien entra estoy muerta. - Me has derramado café frío enfrente de todos, y además has dañado un traje muy caro- Dice con una sonrisa y serenidad que me perturba. - ¿ Qué tan caro puede ser un smoking?- Digo mirándole seriamente. - Unos diez mil dólares- Dice sosteniendo mi barbilla y sonríedo con picardía- Me gusta esta mirada tuya, es muy atractiva, tanto como tu. - Espere...¿ Ha dicho diez mil dólares?- Digo ignorando el comentario final. - Si, eso he dicho, además me has hecho pasar vergüenza enfrente de todos mis empleados- Dice fingiendo estar dolido- Así que, me pagarás los daños. - No tengo dinero, señor- Digo bajando la cabeza- Si acaso puedo tener para pagar mi pasaje a mi apartamento ¿ cómo podría pagarle ? - Eso es sencillo, señorita Jane- Dice el volviendo a acortar la distancia entre nosotros- Más que ser mi secretaria, quiero que sea...mía. - ¿ Qué...ha dicho ?- Digo tratando de darle sentido a sus palabras ¿ qué sea suya ? esta loco, si apenas le conozco- Es una broma ¿ no ? una prueba. - No, jamás hago bromas...- Dice mirándome los labios para luego levantar mi barbilla- Me apareciste interesante desde que le pusiste los puntos sobre las íes a Will, mis demás secretarias se limitaban a callar y soportar, usted le ha pausado- Dice esbozando una sonrisa ladeada, ¡ aunque sea atractivo, esta muy cerca de mi ! - ¿ A qué se refiere con que sea suya ?- Digo tratando de que no se note el quiebre en mi voz. - A que solo yo pueda abrazarte, besarte y tocarte...más o menos, que seas mi novia desde hoy- Dice con tanta naturalidad que me pregunto si nota el enrojecimiento en mis mejillas. - ¡¿ Qué?!- Dejo escapar un grito casi ahogado en mi boca, y el solo sonríe.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
No escaparas de mi

Populares

Populares

close 0/500