Alma Inquebrantable: Parte 1

Capítulo II
Reino Unido 2:00 a.m. El sacerdote Gregor estaba arrodillado en el altar de la iglesia, tenía una caja de fósforos en la mano, estaba prendiendo unas velas que estaban frente al altar, era una noche fría, el viento resonaba y golpeaba las ventanas, todo estaba oscuro, se escuchó un golpe, alguien tocaba la puerta, el seguía en lo suyo sin prestar atención, la puerta de la iglesia se abre, entra un hombre vestido con un traje negro, se para detrás de él, ninguno de los dos habla, a pesar del silencio no había incomodidad, es después de un momento de silencio que el hombre decide hablar. - Ya está todo listo - dijo - solo esperamos sus ordenes, señor - Prendió la última vela, tomó la caja de fósforos y la guardo en uno de los bolsillos de su túnica negra, se levantó y se persignó, volteó hacia el hombre. - Se aseguraron de que no haya nadie rondando- acomodaba su ropa que se había arrugado al estar arrodillado - Si, revisamos el área, no hay nadie - el sacerdote caminó a la salida, con una expresión seria - No se preocupe señor, llegará a salvo - Eso espero - el hombre camino rápido para abrirle la puerta al sacerdote, salió de la iglesia y se encontró con tres captiva negras, sus vidrios polarizados, habían otros hombres afuera haciendo guardia, vestían también de traje negro y portaban armas. - Recuerda Jeff, el camino será arriesgado pero confío en que llegará a salvo, a su destino, protégela - este lo miró un segundo, en la mirada del sacerdote había dolor, pena y arrepentimiento, el sabía el porque, todos estaban así - vallan - lo miro una última vez, antes de caminar, les hizo una señal a los guardias y con eso se montaron en los autos, dieron marcha y se alejaron de la iglesia, ante la atenta mirada del sacerdote. Los tres autos conducieron por las calles vacías, habían tres hombres en el primer auto, y en el tercero, en el segundo iban dos, los primeros estaban pendientes de la carretera por si aparecía algo que no debía estar ahí, los de atrás se aseguraban de que nadie los siguiera, mientras que los de en medio iban pendientes del camino, Jeff iba en el segundo auto, su destino era la iglesia Holy Trinity, ubicada en el centro de la ciudad, todo iba tranquilo, pero Jeff se sentía nervioso, no podía evitar sentirse así, levanta su mano con intención de prender la radio, eso lo calmaría, busca una buena estación, se detiene cuando encontró la indicada, Shoot to thrill de AC/DC comienza a sonar, la música invade el auto, lo que hace que se relaje, suspira y cierra sus ojos un momento. Un hombre estaba en una azotea con unos binoculares, mascaba chicle mientras observaba las calles, mirando detiene su vista en tres autos negros, sonríe y saca una radio. - Se están acercando al punto acordado - espera una respuesta - Enterado - Apaga la radio y sigue observando El conductor del primer auto dio vuelva a una esquina, pero al hacerlo se percató de dos hombres parados a los extremos de una esquina, antes de que pudiera decir algo, éstos lanzan a la carretera abrojos, eran púas metálicas afiladas, el carro pasa sobre ellas y se revientan los neumáticos, haciendo que dé vueltas. El conductor trata de estabilizarlo, pero aun lado de la carretera aparece una camioneta que choca contra ellos sacándolo del carril y estrellandolo contra un edificio. Los otros dos, siguen de largo sin intención de parar, esquivan los abrojos, pero más adelante aparece otra camioneta que les cierra el paso, el segundo frena pero fue tan repentino que el tercero choca contra este, el conductor del segundo auto iba a bajarse. - ¡No, espera!! - le grita Jeff, pero este bajo, se escuchó un disparo y el conductor cayó al suelo sin vida, se agacha en su asiento y cubre su cabeza con sus manos, la aprieta y se jala de los cabellos, antes de levantarse y salir del auto, saca una Glock G19 y dispara contra un hombre que se encontraba detrás del auto, se acerca al tercero y golpea la puerta - ¡Están bien!! - se abre y salen los tres hombres, uno tenía sangre en su cabeza, iba a decir algo cuando se escucharon disparos, se agacharon, tres hombres salieron de la camioneta de enfrente y dispararon contra ellos con sus Sig Sauer P226, corrieron y se escondieron detrás de los carros, empezando a disparar también, del primer auto salieron solo dos hombres, la camioneta que había chocado contra ellos retrocedió con intención de atropellarlos, Jeff se percata de eso, levantandose y comenzando a disparar contra la camioneta, los otros dos sujetos hacen lo mismo provocando que la camioneta retroceda y pierda el control, el sujeto que estaba conduciendo acelera y choca la camioneta contra el primer auto otra vez, ellos corren y se alejan de hay antes de que los dos vehículos exploten, solo quedaban los tres hombres que se bajaron de la primera camioneta. - No, es imposible que solo sean ellos - pensó - si vinieron era porque sabían lo que llevábamos - se volteo a mirar el área, frente a él había un edificio con un estacionamiento, estaba oscuro, pero logro visualizar algo era un sujeto, no….era más de uno, entonces comprendió, no era un ataque improvisado, ya los estaban esperando. Vio como esos sujetos apuntaban hacía ellos, asustado voltea y grita. - ¡Cubranse!! - los vidrios del edificio se rompieron y las personas que se encontraban allí empezaron a disparar con sus ametralladoras Besal, se escondieron detrás de los autos, pero las balas los agujereaban, pronto los autos empezaron a explotar, no tenían donde esconderse, un hombre se levantó y empezó a disparar pero después de dos disparos su cuerpo fue agujereado y cayó muerto, Jeff estaba desesperado, apretaba su cabello con fuerza, no lo había hecho, no logró su objetivo, falló, otra vez…… - ¡Jeff!! - gritó uno de los hombres, este alzó la cabeza y lo miro - Nosotros tenemos una misión, si vamos a morir será cumpliendola - saco una granada de su bolsillo - Ve, toma el cetro y corre, te ganaremos tiempo - Lo mira dudoso pero asiente, sabiendo que no tiene otra opción, su compañero se levanta, le saca el seguro a la granada, cuenta hasta ocho para después voltear y lanzarla con una fuerza increíble hacía el estacionamiento, apenas cae explota, el humo cubre rápido el lugar, distrayendolos. Jeff tomá esa oportunidad, se levanta y se dirige al segundo auto, este no había explotado pero estaba todo agujereado, habré la puerta trasera y se escabulle hacia la parte hasta la parte de atrás, hay había un maletín largo y blanco, lo abre, dentro había un cetro de color plateado, lo toma y sale, empezando a corre lejos del lugar pero los hombres en el estacionamiento se percatan y comienzan a gritar, antes de que dispararan con sus amtrayadoras, los compañeros de Jeff disparan contra ellos, logran darle a más de uno, pero esto no dura mucho cuando uno de los hombres toma su ametrayadora y dispara contra ellos. Jeff solo escucha el sonido de la ametrayadora arrebatandole la vida a sus compañeros, cierra sus puños con fuerza y sigue corriendo, se aleja del lugar, no podía llegar a la iglesia, lo están buscando, si lo persiguen y ven a dónde se dirige sabrán dónde estará el cetro, no podía dejar que eso pasara, corría desesperado intentando alejarse de donde todo había pasado, no sabía dónde ir, qué camino tomar, o a quien llamar, en ese momento se escuchó el sonido de una moto, lo habían encontrado, siguió corriendo sin mirar atrás, sus piernas le comenzaron a doler, ya no podía seguir corriendo, divisó a unos metros de él un muelle, una idea cruzo por su cabeza, no cumpliria su misión, pero por lo menos no dejaría que esas personas pusieran sus sucios dedos en el cetro, corrió con más fuerza, una moto dio con él y lo siguió, estaba tan cerca, manda sus brazos atrás de su cuerpo cuando el de la moto saca su pistola y lo apunta contra él, con toda su fuerza lanza el cetro hacia el mar, y se escuchan tres disparos....todo queda en silencio por un momento, hasta que la moto se estaciona y a lado de está yacía el cuerpo de Jeff cubierto de sangre en el suelo, agonizando logra escuchar  - El cetro se perdió, el desgraciado la lanzó al mar antes de que le disparara, espero la siguiente orden - a pesar de estar muriendo se siente feliz de por lo menos haber logrado algo y con eso cierra sus ojos.
Descubre más en Bookista
Descarga la app y continúa leyendo
Alma Inquebrantable: Parte 1

Populares

Populares

close 0/500